Ni vegetarianos, ni carnívoros: flexitarianos

Por: | 23 de marzo de 2011

5151357025_d2445f6b64_z
Foto: Ainhoa Gomà

Los flexitarianos no son una secta satánica ni unos primos de los romulanos de 'Star Trek', sino seres humanos normales con una dieta particular. Se parecen a los vegetarianos en que su alimentación se basa en las plantas, pero se distinguen de ellos en que consumen carne y pescado de vez en cuando y en pequeñas dosis. Siempre han existido -¿no era un poco flexitariana la dieta de la gente sin muchos recursos hace años?-, pero tienen nombre desde 1992, se pusieron de moda en el mundo anglosajón a finales de la pasada década, y ahora cuentan por fin con una web dedicada a ellos en España, Flexitariano.

El sitio, inaugurado hace apenas un mes, incluye recetas que encajan con los principios de esta forma de comer, consejos prácticos y definiciones bastante claras de lo que significa adaptar tu dieta al modelo. "Es la frecuencia y la cantidad de carne o pescado que comen lo que define a los flexitarianos", explica el fundador del sitio, Eugenio García. "No son un subtipo de vegetarianos, aunque su alimentación sea mayoritariamente vegetal y de que la palabra provenga de la unión de 'flexible' y 'vegetariano". 

¿Cuáles serían platos modelo para un flexitariano? "Los de diario deberían ser ovolacto-vegetarianos [vegetales más huevos y lácteos]. En la web tengo unos criterios para clasificar una receta con carne o pescado como flexitariana: básicamente, que éstos no sean protagonistas, sino complementarios de alimentos de origen vegetal. Un ejemplo: una pechuga empanada frente a un wok de fideos, verduras y pollo. Las cantidades de carne y pescado deberían ser moderadas, entre 50 y 80 gramos por persona. Un entrecot de 350 gramos es, en muchos aspectos, un barbarismo alimentario, aunque esté socialmente bien visto".

Los flexitarianos no tienen, en principio, alimentos prohibidos. "Las prohibiciones las decides tú por tus propias convicciones. Yo evito los productos que implican sufrimiento innecesario a los animales, como la caza, el foie, o los productos procedentes de avicultura o ganadería intensiva, por poner algunos ejemplos. Pero cada uno tendrá sus criterios".

Los practicantes defienden que ser flexitariano es más sano que ser omnívoro, al ingerir más fibra y menos grasas saturadas. "Si tu alimentación es en un 90 o 95% vegetariana, compartes los beneficios de esa dieta: menor riesgo cardiovascular, descensos en la presión arterial y del colesterol, disminución del riesgo de algunos tumores, mayor longevidad… Los aportes ocasionales de proteína animal, más aún si se basan en el pescado azul, complementan la dieta vegetariana ya que evitan algunas carencias comunes, como la de vitaminas del grupo B", asegura García.

No sólo el cuidado de la salud mueve al flexitarianismo. La sostenibilidad es su otra línea argumental: desde el momento en el que, por lo general, pescar o producir carne tiene un coste ecológico más alto que el de cultivar vegetales, sus defensores mantienen que es la opción más sensata para toda persona preocupada por el planeta que no quiera prescindir de las delicias de un jamón, una merluza o un chuletón de vez en cuando.

Uno de los mayores apóstoles del flexitarianismo -aunque el prefiere llamarse "omnívoro inteligente y concienciado"-, el columnista del New York Times Mark Bittman, se convirtió a la nueva religión tras conocer un dato impactante: la producción de ganado emite más gases de efecto invernadero (un 18% según las Naciones Unidas) que todos los vehículos del mundo juntos.

El periodista adoptó entonces una dieta que denominó VB6 (Vegan Before 6), en la que no comía ningún producto de origen animal antes de las 6 de la tarde, pero podía hacerlo después de esa hora. "El veganismo [vegetarianismo sin tomar productos de origen animal] tiene sentido, pero no es una opción para la mayoría de nosotros", ha asegurado. "Comer poca carne a mí me ha funcionado, y funciona para mucha gente que quiere ir más allá de comprar bombillas de bajo consumo".

Eugenio García reconoce que ser flexitariano es "socialmente más fácil" que ser vegetariano o vegano. "Pero cuando tú tomas una opción, no te planteas si es más o menos sencillo. Yo he sido vegetariano unos meses y nunca me he quedado sin comer. En cualquier caso, en el flexitarianismo tu alimentación se adapta a tu vida, no tu vida a lo que comes. En mi casa, cuando yo cocino, mi alimentación es ovolacto vegetariana y, cuando como fuera de casa, suelen ser los momentos flexibles en los que tomo algo de pescado y carne". 

Como no podía ser de otra forma, los flexitarianos son mirados con recelo por algunos vegetarianos, que ven la ingesta ocasional de carne como una especie de frivolidad. "Teniendo en cuenta el impacto medioambiental, en la salud y en el maltrato a los animales, ser flexitariano es como fumar dos paquetes de cigarrillos en vez de 10, golpear a un cerdo hasta matarlo en vez de a dos, y echar medio litro de gasolina por el fregadero en vez de cuatro", ha dicho Kathy Guillermo, director de investigación de la organización PETA, a la revista 'Newsweek'.

"No me gustan nada el radicalismo, que a veces hace que lo que defiendes pierda la razón por las formas", replica García. "Es más fácil que tu postura cale en la sociedad desde la integración. Me disgusta si un vegetariano me dice que 'como cadáveres'. Yo puedo pasar semanas sin tomar carne, por lo que en principio soy más comprensivo con su actitud, pero por ese camino se consigue muy poco, por no decir nada".

Los más optimistas ven el flexitarianismo como un primer paso que puede enseñar a la gente las bondades de la dieta vegetariana o animar a los restaurantes a incluir más verduras en sus cartas. "Muchas personas son flexitarianas aunque no conozcan el término", reflexiona García. "Y evidentemente una alimentación más vegetal romperá posibles tabúes y miedos, cuando descubres lo sana y sabrosa que es la cocina vegetariana y lo bien que le sienta a tu cuerpo".

¿Estarías dispuesto a hacerte 'flexitariano'? Deja tu opinión en los comentarios.

Hay 237 Comentarios

Javier, está muy bien lo que dices, pero en muchas personas hoy existe el sentido de la responsabilidad, una balanza de lo bueno y lo malo, que tiende a ser catastrófico por la falta de moral del ser humano. La moral, ya que la mencionas, no tiene porque inclinarse hacia la indiferencia y la destrucción y sí hacia la armonía y la convivencia entre seres vivos. Además, todo esto va mucho más allá... pero eres uno de ésos, de los que piensan que lo que hacen ellos es lo correcto, yo no critico al resto, pero que no me critiquen a mi.

pues yo soy un poco flexitariano, pero además es que suelo seguir un poco mi instinto, esto es, que hay rachas que me apetece más carne, pues me la como y otras que me da más por la verdura, pues idem. Pero bueno, no pasarse con la carne así en principio pues parece una buena idea. Y cuando se me antoja especialmente un alimento, pues me suelo dar el capricho, entonces creo que mi cuerpo me lo pide por algo

para la caña sin tapa, eres un cerveceriano....que grande

¿Alguien piensa, que cuando una leona, persigue hasta la extenuación a una gacela, le desgarra el cuello con los dientes, y luego se la zampa, en muchos casos todavía moribunda... alguien piensa que la leona piensa en su sufrimiento? La moral, maldito invento humano... os váis de la olla, cualquier día, pediréis el suicidio nada más nacer, no vaya a ser que hagáis sufrir al cosmos.

Eduard. No creo en eso del Karma. Nos desacemos del cristianismo para caer en cosas más tontas e inverosímiles. ¿Cómo me voy a preparar mentalmente para cuando sea pescado como pez en otra supuesta vida? Eso sería lo mismo que decir que los peces tienen la misma mente que los humanos que se supone que fueron. Entonces, simplemente, no picarían el anzuelo...

Yo me alimento con cerveza. Me gustaría que alguien me dijese en qué grupo me encuentro.

Anda, ahora me entero que los vegetales no son seres vivos, que nace, crecen, se reproducen y mueren. Si arrancarlos de la tierra no es matar un ser vivo.......... y es un cadaver en la mesa al igual que un trozo de cerdo o de vaca
Estoy de acuerdo que las carnes han ocupado demasada parte de nuestra dieta

Qué manía con etiquetar todo y a todos :/

Mucha gente era flexitariana y ni siquiera lo sabía. Yo misma. Ciertamente es complicado seguir una dieta vegetariana a rajatabla, aunque seguramente sea lo más sano (y también lo más humano). Todavía no está bien visto y tenemos la falsa idea de que es algo propio de jipis y perroflautas, cuando en realidad nuestro organismo agradece aligerar la ingesta de carne. Supongo que es como precindir de la sal o la lactosa, al principio cuesta, pero es una cuestión de habituarse.

Interesante el artículo sobre el flexitarianísmo, ideas culinarias que desconocia. Yo esta metología alimenticia la he seguido por intución para el bienestar de mi vida física, quizás por sobrevivir en mejores condiciones al sobrepasar esta segunda etápa de madurez. Tengo 67 años.

KI | 23/03/2011 20:44:51...Tienes toda la razón...Hay un aforismo sánscrito que dice: "Jivo jivasya jivanam"...Una entidad viviente es comida de otra...Por eso, los que no comemos carne ni pescado y que sí comemos plantas...también matamos...En acuerdo a la cultura Védica, uno debe recitar unos mantras y ofrecer la comida a Dios antes de comer....Hacer del acto de comer una actividad espiritual....para librarse de la reacción kármica que implica matar a las plantas...

Héctor, cuánta razón. Los que tenenemos sensibilidad química múltiple sabemos mucho de grasas y tóxicos.

Hay dos grupos de razones para ser vegetariano: la salud y todas las demás. Ser flexitariano es mucho mejor que ser omnivoro, pero éticamente, por sostenibilidad, por solidaridad (tenemos que comer los 6.000 millones y sólo hay una Tierra), por estética, por ciudar el karma (quien se lo cuíde, claro), el vegetarianismo es mejor. Todas las incomodidades vienen de que todo está pensado para omnívoros. Pequeña ventaja: me he convertido en una autoridad en pinchos de tortilla de patatas. (El que no se consuela, etc.)

Cuando era onmivoro nunca tuve que dar una explicación de por qué lo era, desde que soy vegetariano, no paro de dar explicaciones (bueno, ya no las doy, pero me las piden sin parar, he preparado una respuesta que corta la conversación de raiz: "pues por aburrimiento". Hay que decirlo muy serio, pero, si se consigue, es muy eficaz...

Martin...Ten cuidado, ¡eh majo!...Ya sabes como acaban los fumadores "pasivos".....El karma no perdona....

yo siempre me he preguntado porqué a nadie le da reparo comer plantas, si al fin y al cabo son tan seres vivos como cualquiera, y hasta se "comunican" entre ellas (http://www.cuantaciencia.com/investigacion/comunicacion-entre-plantas)...no tienen sistema nervioso pero tampoco se podría asegurar que no haya otro sistema con funciones análogas...para vivir hay que matar, qué crudo

: I´m dickitarian...Nos las cuenta....un primo de aquel que te cuenta a tí que venimos del mono, que los animales son poco menos que "cosas", que los transgénicos van a acabar con el hambre del mundo, que las vacunas te protegen de las enfermedades y que las microondas no se ha demostrado que te frían el cerebro...ah!, se me olvidaba, y que el dinero que tienes en el banco es tuyo.....¡.A que sí, eh majo!....

Mirella,

¿y qué crees que comen los animalitos que tú te comes?

Nosotros también lo practicamos, pero nos autodenominamos "vegetarianos pasivos". Es decir, si estamos en casa de alguién y nos prepara carne o pescado, no se lo rechazamos. Pero nosostros no compramos, ni cocinamos, animales muertos (o vivos).

Hombre, yo como vegetariano (y bien sano, que me he hecho un analisis de sangre completo, y tengo todo perfecto, para que luego no digais) pues me parece bien esto de flexitariano, aunque es un poco como tirarse el moco...
Tipo: < Pero bueno, mejor eso que ni siquiera pensar en los animales, al menos así hay conciencia.

pero estoy de acuerdo con la gente. ¿Lo que describe el artículo no es basicamente una dieta normal?

¡Pobre Xerach! ¿Te han puesto tus padres a comer sólo vegetales a los 14 años? Debes de tener unas cuantas funciones atrofiadas...

me parece que el termino cocina taoista es mas apropiado...

Eduard, ¿quién os cuenta esas cosas?

mirella | 23/03/2011 19:34:35...Estoy seguro de que la mayoría de carnívoros que habláis en este foro..ni sabéis, ni os atrevéis a coger un cuchillo para matar al animal que tanto deseo tenéis de comer...¿Porqué?.....¿Qué os pasa?....Si tan clarto lo tenéis...Lo lógico sería que os apostáseis detrás de un arbusto y saltárais cual felino sobre su presa....Y de tú a tú.....¡Anda que no íbais a pasar hambre!...

En mi pueblo se le ha llamado siempre "semi-vegetarianismo". Por cierto, a todos aquellos que nos llaman intransigentes, egoístas y mil estupideces más a los que hemos decidido optar por una dieta vegetariaao: no hay nada más intransigente e irrespetuoso que insultar a alguien que no comulga con lo que te echas a la boca. Un saludo de un vegetariano que lleva siéndolo desde los 14 años.

¿Y existiendo la palabra "sensato" porque se inventan esa nueva y difícil de decir?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal