Ni vegetarianos, ni carnívoros: flexitarianos

Por: | 23 de marzo de 2011

5151357025_d2445f6b64_z
Foto: Ainhoa Gomà

Los flexitarianos no son una secta satánica ni unos primos de los romulanos de 'Star Trek', sino seres humanos normales con una dieta particular. Se parecen a los vegetarianos en que su alimentación se basa en las plantas, pero se distinguen de ellos en que consumen carne y pescado de vez en cuando y en pequeñas dosis. Siempre han existido -¿no era un poco flexitariana la dieta de la gente sin muchos recursos hace años?-, pero tienen nombre desde 1992, se pusieron de moda en el mundo anglosajón a finales de la pasada década, y ahora cuentan por fin con una web dedicada a ellos en España, Flexitariano.

El sitio, inaugurado hace apenas un mes, incluye recetas que encajan con los principios de esta forma de comer, consejos prácticos y definiciones bastante claras de lo que significa adaptar tu dieta al modelo. "Es la frecuencia y la cantidad de carne o pescado que comen lo que define a los flexitarianos", explica el fundador del sitio, Eugenio García. "No son un subtipo de vegetarianos, aunque su alimentación sea mayoritariamente vegetal y de que la palabra provenga de la unión de 'flexible' y 'vegetariano". 

¿Cuáles serían platos modelo para un flexitariano? "Los de diario deberían ser ovolacto-vegetarianos [vegetales más huevos y lácteos]. En la web tengo unos criterios para clasificar una receta con carne o pescado como flexitariana: básicamente, que éstos no sean protagonistas, sino complementarios de alimentos de origen vegetal. Un ejemplo: una pechuga empanada frente a un wok de fideos, verduras y pollo. Las cantidades de carne y pescado deberían ser moderadas, entre 50 y 80 gramos por persona. Un entrecot de 350 gramos es, en muchos aspectos, un barbarismo alimentario, aunque esté socialmente bien visto".

Los flexitarianos no tienen, en principio, alimentos prohibidos. "Las prohibiciones las decides tú por tus propias convicciones. Yo evito los productos que implican sufrimiento innecesario a los animales, como la caza, el foie, o los productos procedentes de avicultura o ganadería intensiva, por poner algunos ejemplos. Pero cada uno tendrá sus criterios".

Los practicantes defienden que ser flexitariano es más sano que ser omnívoro, al ingerir más fibra y menos grasas saturadas. "Si tu alimentación es en un 90 o 95% vegetariana, compartes los beneficios de esa dieta: menor riesgo cardiovascular, descensos en la presión arterial y del colesterol, disminución del riesgo de algunos tumores, mayor longevidad… Los aportes ocasionales de proteína animal, más aún si se basan en el pescado azul, complementan la dieta vegetariana ya que evitan algunas carencias comunes, como la de vitaminas del grupo B", asegura García.

No sólo el cuidado de la salud mueve al flexitarianismo. La sostenibilidad es su otra línea argumental: desde el momento en el que, por lo general, pescar o producir carne tiene un coste ecológico más alto que el de cultivar vegetales, sus defensores mantienen que es la opción más sensata para toda persona preocupada por el planeta que no quiera prescindir de las delicias de un jamón, una merluza o un chuletón de vez en cuando.

Uno de los mayores apóstoles del flexitarianismo -aunque el prefiere llamarse "omnívoro inteligente y concienciado"-, el columnista del New York Times Mark Bittman, se convirtió a la nueva religión tras conocer un dato impactante: la producción de ganado emite más gases de efecto invernadero (un 18% según las Naciones Unidas) que todos los vehículos del mundo juntos.

El periodista adoptó entonces una dieta que denominó VB6 (Vegan Before 6), en la que no comía ningún producto de origen animal antes de las 6 de la tarde, pero podía hacerlo después de esa hora. "El veganismo [vegetarianismo sin tomar productos de origen animal] tiene sentido, pero no es una opción para la mayoría de nosotros", ha asegurado. "Comer poca carne a mí me ha funcionado, y funciona para mucha gente que quiere ir más allá de comprar bombillas de bajo consumo".

Eugenio García reconoce que ser flexitariano es "socialmente más fácil" que ser vegetariano o vegano. "Pero cuando tú tomas una opción, no te planteas si es más o menos sencillo. Yo he sido vegetariano unos meses y nunca me he quedado sin comer. En cualquier caso, en el flexitarianismo tu alimentación se adapta a tu vida, no tu vida a lo que comes. En mi casa, cuando yo cocino, mi alimentación es ovolacto vegetariana y, cuando como fuera de casa, suelen ser los momentos flexibles en los que tomo algo de pescado y carne". 

Como no podía ser de otra forma, los flexitarianos son mirados con recelo por algunos vegetarianos, que ven la ingesta ocasional de carne como una especie de frivolidad. "Teniendo en cuenta el impacto medioambiental, en la salud y en el maltrato a los animales, ser flexitariano es como fumar dos paquetes de cigarrillos en vez de 10, golpear a un cerdo hasta matarlo en vez de a dos, y echar medio litro de gasolina por el fregadero en vez de cuatro", ha dicho Kathy Guillermo, director de investigación de la organización PETA, a la revista 'Newsweek'.

"No me gustan nada el radicalismo, que a veces hace que lo que defiendes pierda la razón por las formas", replica García. "Es más fácil que tu postura cale en la sociedad desde la integración. Me disgusta si un vegetariano me dice que 'como cadáveres'. Yo puedo pasar semanas sin tomar carne, por lo que en principio soy más comprensivo con su actitud, pero por ese camino se consigue muy poco, por no decir nada".

Los más optimistas ven el flexitarianismo como un primer paso que puede enseñar a la gente las bondades de la dieta vegetariana o animar a los restaurantes a incluir más verduras en sus cartas. "Muchas personas son flexitarianas aunque no conozcan el término", reflexiona García. "Y evidentemente una alimentación más vegetal romperá posibles tabúes y miedos, cuando descubres lo sana y sabrosa que es la cocina vegetariana y lo bien que le sienta a tu cuerpo".

¿Estarías dispuesto a hacerte 'flexitariano'? Deja tu opinión en los comentarios.

Hay 237 Comentarios

Vaya, leyendo los comentarios me doy cuenta de que el español medio (si es que quien comenta aquí refleja eso) es peor que un parvulitos en una pelea de patio.
Ah, lo de comer huevos es comer abortos... es lo más infantil que he visto. Lo peor es que nadie le ha dado la réplica a eso de forma exacta.
El huevo es un óvulo sin fecundar. Sin más.
Para hablar de aborto hay que hablar de fecundación primero. Imagina si no: las mujeres estaríamos abortando todos los meses con la regla.
En fin, seguid así, que yo me lo paso pipa con tanta tontería. Me distrae de otras cosas ;)

Qué fuerte, hoy me he enterado de que soy "flexitariano".

Por cierto, si como muy poca carne no es por salud, ni por ecología, ni por problemas éticos. Simplemente nunca me ha gustado la carne (vaya broncas me tuve que tragar en casa...), y con el tiempo me he dado cuenta de que mi caso no es único. Parece que la única discusión posible es si comer carne es un placer aceptable o un placer inmoral. Pues no, para muchos de nosotros tener que comer carne es un calvario que aceptamos por no montar el numerito en la mesa. Cuando veo a un pobre niño intentando comer un filete sin poder tragarlo y aguantando la presión de unos padres agobiantes y palurdos me pongo malísimo. Ni que fuese un capricho del niño el no poder comer esa masa gorda y fibrosa.

La manía anglosajona de ponerle nombre nuevo a algo que se ha hecho TODA LA VIDA.
En fin.
En cuanto al tipo este de Vegan before 6... no lo entiendo.
La proteína aporta energía, que necesitas a lo largo del día. De todos es bien sabido que mejor comer carne durante el día y evitarla en la cena. En la cena, mejor hidratos como pasta o patata, que facilitan que venga el sueño y aligeran además el tema de las posibles molestias digestivas que puedan darse si se come de forma más copiosa.

Vamos es una dieta que preserva la salud, mas halla de toda la parafernalia de ser ecológico. Comer carne es necesario, pero en dosis moderadas. Vivir sin carne se puede perfectamente, si es por proteínas si combinas cereales y legumbres consigues todo los aminoácidos esenciales, Pero es necesario para acceder mas fácilmente al hierro con la carne o conseguir ácidos grasos poliinsaturados del pescado azul, altamente beneficiosos para prevenir cardiopatias.

Y María se puede estar obeso y tener una desnutrición, son conceptos muy distintos, que no os vendan la moto.

un saludo.

Aquí el amigo Bruno se ha hecho un cursillo de comercio exterior con los fondos de ayuda para el empleo de la UE, y viene aquí a demostrarnos todo lo que sabe. Propongo a El Pais que incluya la forma de adjuntar el curriculum vitae al apartado de comentarios, así le damos su sitio a eruditos como este señor. Yo soy vegetariano, desde hace 10 años, y aunque me han pedido en multitud de ocasiones explicaciones, jamás las he dado. No tengo porqué justificarme, y por supuesto no invito a nadie a que lo haga. El problema es que hay gente que tiene miedo de caer en el dogma ecologista. Sin embargo, ni el ecologismo es un dogma, ni un club, ni mucho menos una religión; sino un término por extensión que abarca a personas que piensan incluso en modo contradictorio. Razonamientos como los de Bruno son de herencia positivista.

Primero, soberana chorrada lo del flexinosequé. O sea, si eres vegetariano al 90%, parece ser que cuentas como momento flex. Y, según la OMS, la ingesta de proteínas debe ser del 10 al 15%. La dieta mediterránea, según estos figuras, ahora debería llamarse dieta fleximeditariana, o algo así. Definitivamente, se creen que han inventado las sopas de ajo.
Insisto: menuda chorrada.
Pero una chorrada útil, permite apreciar el nivel mental de la gente de PETA y similares. Está claro que algo de proteína animal es necesaria para el cerebro. Militan en una religión que desprecia y condena a los infieles. Menudos elementos. Que cada cual coma lo que le parezca, mientras no sea un chuletón del vecino del quinto, a ser posible.

Plato estrella para los flexitarianos:

Paella con langostinos, costillas de cerdo, niscalos y verdura.

Foto y enlace de receta:

http://www.flickr.com/photos/adaja/2550922818/in/set-72157619110312991/

Me parece una postura interesante y razonable. Y Eugenio es una garantía de seriedad
Pero el asunto de los gases de efecto invernadero de las vacas es una chorrada. Seguro que emiten gases de efecto invernadero, pero también los consumen a través de la hierba (fotosíntesis). Desconozco si el balance es a favor o en contra de las vacas. En el caso de los coches es totalmente en contra. No se pueden comparar.

Me parece muy interesante la idea, pero lo que no me resulta creíble es que el autor del blog flekitariano.org en la foto aparece con sobrepeso.

Go Vegan, ya tardas en empezar a flagelarte por tus 16 años de ovo-lacto-vegetarianismo... por tibio! A ver si no podía haberte funcionado antes la "conciencia"!!

Voy a ir corriendo al cementerio a decirle a los gusanos que no coman cadáveres... ah y a los leones... que son taaaan crueles...
No al maltrato animal, pero tampoco al pensamiento irracional. Soy ecologista, me dedico al medio ambiente, a la lucha contra la pobreza y el hambre en el mundo y las actitudes tan poco basadas en razonamiento científico hacen más daño que bien.

La carne DEBE comerse porque es esencial para el desarrollo mental, físico y por muchos motivos a los que no quiero entrar. Lo importante es saber que comer un filete a la semana de res, no está mal, que debemos comer una vez pescado (esque necesitamos el Fósforo, el ácido fólico, etc. y no me vengais con que me meta a comer algas exclusivamente) y que el pollo o el pavo de vez en cuando también están bien. Ahora... comer siempre con carne es una burrada que efectivamente tiene efectos nocivos para salud, ambiente, economía, desigualdades, ecosistemas (ganadería extensiva en Paraguay por ejemplo).

Pero a estos vegetarianos, decirles que su queridísima SOJA para poder tomar proteínas y otras cosas sin comer carne, ha destrozado selvas en zonas como Paraguay, Brasil, Bolivia y ha desgastado acuíferos como el Acuífero Guaraní, por no hablar de la gran predominancia de transgénicos.

A ver si somos conscientes.

Alimentación variada, con productos locales y lo más ecológicos posibles si... usar la cabeza para alimentarnos bien, sanamente y no tratar a los animales con crueldad... pero no extremismos irracionales...

VEGAN, vete tu a decirle a las comunidades Aché y Guaraní y Ayoreo que han tenido que dejar su selva y pasar hambre y enfermedades, perder derechos de tierras y su cultura, que la soja que te comes y que les ha arruinado es la solución para no comer la carne que antes les jodía el bosque... pero que, en tu caso justifiques porquela vaca sufre.

SEAMOS SERIOS

POr cierto, el que come un huevo come un aborto...o eres VEGAN o déjate de chorradas hipócritas... y si me llamas bárbaro a la cara pues igual me barbarizo y te pego una hostia... que a ti nadie te insulta.

Todos a conseguir un mundo eskimal sin carne (tots morts), filipinas sin pescado (puro arroz), polinesia sin pescado (casi muertos), Siberia y laponia sin carne (todos emigrando 6 meses al año)...

Ah no, que el transporte aéreo de mercancias para comer verduritas está bien?

Que agotar el agua del desierto de ICA y los recursos de Huancavelica en Perú para comer espárragos está bien??

Hipócritas qeu no teneis idea

(alguien que he hecho investigaciones durante años y conoce el Cambio climático, lso recursos hídricos y el comercio internacional de vegetales como para ir diciendo tonterías)

Yo soy uno de esos desde hace años, y me acabo de enterar ahora.

De acuerdo con los comentarios que se mofan de las etiquetas. Yo a eso le llamo una dieta sana, mucha verdura y legumbres, algo de pescado, y poca carne, pero de calidad...

Menuda novedad...

Nazario, ¿has visto a un chimpance comiendo carne alguna vez? yo unas cuantas,y se la quitan de las manos los unos a los otros... si no la comen más a menudo, es por la chicha está viva y se escapa. Y no se les puede acusar de "no primates" Los humanos tenemos una dentadura (e intestino) intermedios, entre carnívoros y vegetarianos... o sea, que podemos y debemos comer de todo

Bueno yo soy una flexitariana entonces, gracias por el término :)

Yo ya lo soy, desde hace años, por motivos ecológicos. Como mucho como carne o pescado una vez a la semana. Y me parece bien que se ponga de moda, más que nada porque, como explica muy bien Michael Pollan, comer carne o pescado es muy poco sostenible. Para conseguir una caloría de origen animal hace falta mucha más energía que para conseguir la misma caloría vegetal. Así que dentro de poco todos seremos flexitarianos, los que quieran y los que no.
http://laflordelcalabacin.blogspot.com

Pues ahora me entero de lo que soy. No está mal que le pongan nombre a las cosas, te ahorran explicaciones.

Los gusanos se alimentarán de mi cuerpo cuando me muera. Mientras soy yo la que come animales. ¡Es el ciclo de la vida!

Resulta que llevo años practicando esta dieta y sin saberlo, pués!!!.
Resulta dificil en Euskal Herria no comer un buen rape, o merluza, o darle un tiento a una buena Txuleta...

Seguramente los animales a los que cazan en el monte sufran mucho menos cuando los matan que todos los cerdos los pollos y las vacas de granja que te comes con tanto cuidado. Que incultura mas brillante, que inconsciencia más chic, oiga!!

Sin proponérmelo, soy flexitariano, vaya nombre, como muchos de aquí. La poca carne y los muchos huevos y lácteos que como es siempre de producción biológica (organic se dice aquí donde vivo, UK)... Estoy en contra de la producción masiva industrial de carne, que no respeta la dignidad del animal.

La verdad es que yo también tiendo a una dieta de este tipo, aunque todavía no llego a los porcentajes para considerarme flexitariana.

Sólo una consideración, si todos fuesemos flexitarianos, qué superficie sería necesaria cultivar a nivel mundial?

Pues yo también me invento mi etiqueta: soy jamoniana y cigaliana, ¡quién las comiera cada día!

Por mi trabajo acostumbro a comer el "menú del día". Y el segundo plato es siempre carne o pescado. Todos los días. Me gustaría comer alternativas pero no existen en nuestra cultura.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal