Ni vegetarianos, ni carnívoros: flexitarianos

Por: | 23 de marzo de 2011

5151357025_d2445f6b64_z
Foto: Ainhoa Gomà

Los flexitarianos no son una secta satánica ni unos primos de los romulanos de 'Star Trek', sino seres humanos normales con una dieta particular. Se parecen a los vegetarianos en que su alimentación se basa en las plantas, pero se distinguen de ellos en que consumen carne y pescado de vez en cuando y en pequeñas dosis. Siempre han existido -¿no era un poco flexitariana la dieta de la gente sin muchos recursos hace años?-, pero tienen nombre desde 1992, se pusieron de moda en el mundo anglosajón a finales de la pasada década, y ahora cuentan por fin con una web dedicada a ellos en España, Flexitariano.

El sitio, inaugurado hace apenas un mes, incluye recetas que encajan con los principios de esta forma de comer, consejos prácticos y definiciones bastante claras de lo que significa adaptar tu dieta al modelo. "Es la frecuencia y la cantidad de carne o pescado que comen lo que define a los flexitarianos", explica el fundador del sitio, Eugenio García. "No son un subtipo de vegetarianos, aunque su alimentación sea mayoritariamente vegetal y de que la palabra provenga de la unión de 'flexible' y 'vegetariano". 

¿Cuáles serían platos modelo para un flexitariano? "Los de diario deberían ser ovolacto-vegetarianos [vegetales más huevos y lácteos]. En la web tengo unos criterios para clasificar una receta con carne o pescado como flexitariana: básicamente, que éstos no sean protagonistas, sino complementarios de alimentos de origen vegetal. Un ejemplo: una pechuga empanada frente a un wok de fideos, verduras y pollo. Las cantidades de carne y pescado deberían ser moderadas, entre 50 y 80 gramos por persona. Un entrecot de 350 gramos es, en muchos aspectos, un barbarismo alimentario, aunque esté socialmente bien visto".

Los flexitarianos no tienen, en principio, alimentos prohibidos. "Las prohibiciones las decides tú por tus propias convicciones. Yo evito los productos que implican sufrimiento innecesario a los animales, como la caza, el foie, o los productos procedentes de avicultura o ganadería intensiva, por poner algunos ejemplos. Pero cada uno tendrá sus criterios".

Los practicantes defienden que ser flexitariano es más sano que ser omnívoro, al ingerir más fibra y menos grasas saturadas. "Si tu alimentación es en un 90 o 95% vegetariana, compartes los beneficios de esa dieta: menor riesgo cardiovascular, descensos en la presión arterial y del colesterol, disminución del riesgo de algunos tumores, mayor longevidad… Los aportes ocasionales de proteína animal, más aún si se basan en el pescado azul, complementan la dieta vegetariana ya que evitan algunas carencias comunes, como la de vitaminas del grupo B", asegura García.

No sólo el cuidado de la salud mueve al flexitarianismo. La sostenibilidad es su otra línea argumental: desde el momento en el que, por lo general, pescar o producir carne tiene un coste ecológico más alto que el de cultivar vegetales, sus defensores mantienen que es la opción más sensata para toda persona preocupada por el planeta que no quiera prescindir de las delicias de un jamón, una merluza o un chuletón de vez en cuando.

Uno de los mayores apóstoles del flexitarianismo -aunque el prefiere llamarse "omnívoro inteligente y concienciado"-, el columnista del New York Times Mark Bittman, se convirtió a la nueva religión tras conocer un dato impactante: la producción de ganado emite más gases de efecto invernadero (un 18% según las Naciones Unidas) que todos los vehículos del mundo juntos.

El periodista adoptó entonces una dieta que denominó VB6 (Vegan Before 6), en la que no comía ningún producto de origen animal antes de las 6 de la tarde, pero podía hacerlo después de esa hora. "El veganismo [vegetarianismo sin tomar productos de origen animal] tiene sentido, pero no es una opción para la mayoría de nosotros", ha asegurado. "Comer poca carne a mí me ha funcionado, y funciona para mucha gente que quiere ir más allá de comprar bombillas de bajo consumo".

Eugenio García reconoce que ser flexitariano es "socialmente más fácil" que ser vegetariano o vegano. "Pero cuando tú tomas una opción, no te planteas si es más o menos sencillo. Yo he sido vegetariano unos meses y nunca me he quedado sin comer. En cualquier caso, en el flexitarianismo tu alimentación se adapta a tu vida, no tu vida a lo que comes. En mi casa, cuando yo cocino, mi alimentación es ovolacto vegetariana y, cuando como fuera de casa, suelen ser los momentos flexibles en los que tomo algo de pescado y carne". 

Como no podía ser de otra forma, los flexitarianos son mirados con recelo por algunos vegetarianos, que ven la ingesta ocasional de carne como una especie de frivolidad. "Teniendo en cuenta el impacto medioambiental, en la salud y en el maltrato a los animales, ser flexitariano es como fumar dos paquetes de cigarrillos en vez de 10, golpear a un cerdo hasta matarlo en vez de a dos, y echar medio litro de gasolina por el fregadero en vez de cuatro", ha dicho Kathy Guillermo, director de investigación de la organización PETA, a la revista 'Newsweek'.

"No me gustan nada el radicalismo, que a veces hace que lo que defiendes pierda la razón por las formas", replica García. "Es más fácil que tu postura cale en la sociedad desde la integración. Me disgusta si un vegetariano me dice que 'como cadáveres'. Yo puedo pasar semanas sin tomar carne, por lo que en principio soy más comprensivo con su actitud, pero por ese camino se consigue muy poco, por no decir nada".

Los más optimistas ven el flexitarianismo como un primer paso que puede enseñar a la gente las bondades de la dieta vegetariana o animar a los restaurantes a incluir más verduras en sus cartas. "Muchas personas son flexitarianas aunque no conozcan el término", reflexiona García. "Y evidentemente una alimentación más vegetal romperá posibles tabúes y miedos, cuando descubres lo sana y sabrosa que es la cocina vegetariana y lo bien que le sienta a tu cuerpo".

¿Estarías dispuesto a hacerte 'flexitariano'? Deja tu opinión en los comentarios.

Hay 237 Comentarios

Gracias por encontrar una definición para el staff femenino de Chuequita!!!!

Tiene una pinta horrible eso de la foto.

No te creas todo lo que se publica (respecto a los males que has leíso de la soja). Detrás de los milagros que dicen algunos del chocolate, hay campañas, intereses... Digo chocolate por poner un ejemplo. Y para hablar mal también...
Sé bastante bien que para decir una mentira basta una sola frase, pero para desmentirla hacen falta minutos... y a veces horas y pruebas...

teneis mucho tiempo para inventaros palabras,los que vamos comprando de camino a casa no tenemos tiempo de pensar en dietas sanísimos y en preparar esas recetas tan maravillosas que parece que hay de vegetales. Como poca carne pero si pescado, aunque mucha verdura y legumbre, pero no me considero flexinoseque...... Con lo rico que está el jamón, los calamares, las gambas y más.

quien te ha dicho a ti cuantas chuletitas de cordero puedo o no puedo comer...

por fin se lo que soy!!!! soy flexitariano desde hace mucho, pero nunca le habia buscado un nombre oficial, hasta ahora lo llamaba "jamon-ovo-lacteo-vegetariano"

Anda, ¡pues yo soy eso!

flexivegetariana y yo sin saberlo...y los conozco a momtones...y estos cursis creen que han inventado algo...
muchísima gente mayor de 60 (somos la tira) hacemos esa dieta.

El entrevistado es tan inútil que confunde "barbarismo" con "barbaridad". No he pasado de esa línea.

A SENTENCIA. No tiene sentido tu comentario. Yo tengo conciencia, y como animales (muertos, principalmente). Lo que quiero decir, para dejarlo claro, es que como cadáveres cocinados, y tengo el placer de algunas veces matarlos con mis propias manos (a los conejos, con un golpe seco en la nuca basta), despellejarlos, limpiarlos -sacarles las entrañas- y desmembrarlos. Lo hago también con el pescado. Me siento orgulloso de poder hacer todo el proceso, hasta presentarlo en un plato, con su perejil. Soy de ciudad, y la verdad es que esta actitud comenzó cuando un amigo mío (de campo) me trajo una liebre recién cazada como regalo, y le dije que no tenía ni idea de qué hacer con eso. No te hablo ya de la casquería, que no tenía ni idea de dónde venía, o el pescado. Si un día faltara el pescadero... ¿Quién sabe cómo hacer unas cocochas si le dan una merluza recién pescada? ¿O trocearla, y congelarla en condiciones? Me sentí inutil, y pensé que había perdido un conocimiento básico del ser humano.
Me parece perfecto el modelo vegetariano, pero no se me ocurriría decir que tienen o no conciencia por ser vegetarianos.
Totalmente de acuerdo con Antonio López. El impacto 0 es casi imposible.

Una entrecot de 350g un barbarismo ??????
Un barbarismo es no comer una de 700g!

La gente sin recursos no comia carne en pequeñas dosis, cuando mataban al cerdo o a otro animal una vez al año tenian una temporada de comer carne.

No soy cazador y no me agrada ver caer a un animal abatido, pero no estoy de acuerdo con la idea de que con la caza al animal se le cause un dolor innecesario. Gracias, entre otras cosas, a la caza, los humanos en nuestra arrogancia "permitimos" a muchos animales disfrutar de un ecosistema. La caza en sí me parece un mal necesario. Lo que me parece condenable es el furtivismo y ciertas modalidades de caza que son, básicamente, un fusilamiento y una masacre. Caza sólo lo que te vayas a comer... y trata de acertar bien el tiro para causar el mínimo sufrimiento.

Creo que no es necesario ir etiquetando... Cada uno debería adaptar su forma de comer a sus gustos y necesidades. Respeto totalmente a aquellos que son vegetarianos a muerte, pero la verdad es me que costaría no comer nada de carne, creo que el sano equilibrio es lo mejor y eso te lo va pidiendo tu cuerpo. Uno no come igual de adolescente que siendo un treintañero...
http://losbonvivant.wordpress.com/

Acabo de descubrir que soy flexitariana. ¡Cómo mola!

habeis visto a la gente que rebusca en los contenedores de basura?, no buscan mucha verdura que digamos, buscan carne embutidos, fruta..., ya les gustaria poder comer unas buenas alcachofas, o unos esparragos de navarra, no te jode. ¿ Quien se puede permitir comprar buenas verduras y frutas realmente ecológicas?

eso eso comed muchas lechugas y dejadme a mi el solomillo

...presiento en esta nomenclatura la misma sutileza que el hablar sobre la "tortilla de patatas" y la "patata de tortilla"...la primera, obra de la buenaventuranza de la alimentación para el cuerpo... la segunda, obra del snobismo y la desidia existencial que alimenta egos inflados por la burbuja narcisista.

Yo he empezado hace unos meses a comer con la cabeza y no con el estómago...


Ahora intento comer poca carne y pescado (por razones de salud y ecológicas). Además (por razones ecológicas) procuro evitar vegetales que tienen que recorrer miles de km antes de llegar a mi mesa, sobre todo si los mismos productos los hay en mi región, país o país vecino.


Lo de ponerle nombre a las cosas es algo que el hombre siempre ha necesitado para evitar malentendidos en la comunicación:
- Si digo que soy flexitariano (un término que he visto en este blog por primera vez), aquellos que han leído este blog sabrán a qué me refiero. Aunque más bien podríamos decir que soy un flexitariano conscientemente sostenible :-D
- Si digo que como sano o de forma consciente, no sabrán si es que soy vegetariano, vegano, que hago dieta, que soy un tacaño con la comida, que soy de Greenpeace, que soy de PETA...


Bien es cierto que el nombre suena a coña :-)

A estos Sres. les falta CONCIENCIA.

Son hipocritas cuando dicen que respetan a los animales.
No es cierto, la carne y el pescado que comen es porque han matado a animales.

como alguien ha dicho por ahi...lo mejor es tener una dieta lo mas equilibrada posible..despues que le llamen como quieran

Comerse un diminuto entrecot de 350 gr es un ¿barbarismo?. Con eso no tengo yo ni de aperitivo. Cuanto mejor sería si todos volvieramos la vista a la que fue nuestra única dieta verdaderamente natural, la que consumiamos cuando aún no podíamos dominar la naturaleza a nuestro servicio. Básicamente, proteinas animales en un 95%. Por supuesto, no comíamos casi verduras, porque no había casi verduras comestibles. De vez en cuando algunas ortigas, cuatro helechos, dos castañas, y a seguir buscando insectos, peces y carroña. Para esa dieta altamente proteinica es para lo que estamos diseñados, aunque uno pueda abandonar el fanatismo carnivoro y disfrutar de una buena menestra de vez en cuando. Pero sin olvidar nunca quienes somos, sin olvidar que las hermosas frutas llenas de azucar que ahora compramos son manipulaciones genéticas de miles de años que antes no existían, sin olvidar que el trigo, el maiz, las alcachofas o las vainas, espontaneamente, no existen salvo como excepciones.

pues me pareceis todos un poco pánfilos, la verdad. los que se hacen de un grupo para poder pertenecer a un grupo me parecen carentes de orgullo personal. estais hablando de no comer carne procedente de ganaderia intensiva porque emite gases que aumentan el efecto invernadero. pero quiza hagais el triple de kilometros para conseguirla. o los hace la carne desde donde se produce. o los haceis para buscar el restaurante vegetariano que os gusta. y comeis mas verduras pensando que producen menos contaminación, pero para su producción se utilizan productos fitosanitarios que a saber qué efectos producen en el medio ambiente a largo plazo. y sin tener en cuenta el plástico que se produce para los invernaderos, ni el agua que en muchisimos casos sale de acuiferos ilegales. ni el aumento de terreno agricola arrasando terreno forestal, eliminando plantas autoctonas y atrayendo infinidad de plagas. tampoco teneis en cuenta que esos producto vegetales no se producen durante todo el año en el hemisferio norte, y tienen que hacer viajes desde latinoamerica o el lejano oriente, o se coservan en cámaras frigorificas del tamaño de un pabellon de deportes en atmosferas modificadas para que no se estropeen. y no hablamos de la recolección en la que se queda el 50% o el 100% de la producción si el precio es bajo, atrayendo mas plaga aun, o las cadenas de producción, con infinidad de maquinaria y cintas de transporte y embalajes. todo en este mundo es relativo. si quitas de aqui, pones alli. ¿o tambien os asegurais que los vegetales que comeis tienen impacto cero?

Creo que basicamente se trata de una dieta sana..pero al final parece que nos tenemos que encasillar en algun grupo o pnernos un nombre porque si no no somos nadie...

A esto quiero añadir que yo como de todo y respeto al que opta por no comer carne, o no comer pesacdo o ser vegano..pero siempre me pregunto porque muchas veces hay vegetarianos que te hechan en cara que comas carne (si es un cadaver etc etc etc).
Si quieren que les respeten , tienen que aprender a respetar..

Un saludo y felicidades por el blog

"cualquier muerte animal a manos del hombre es innecesaria"; "mientras la humanidad se siga reproduciendo como los conejos"... cuánta razón!
Para alimentarnos deberíamos ser como las hienas: sólo comer los animales que encontremos muertos por ahí.
Y para la reproducción, como los peces: tú dejas "tu cosita" sobre la sábana, y luego vengo yo y derramo "mi cosita" encima.
Y el mundo será un paraíso!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal