Comida viejuna: el cóctel de gambas

Por: | 14 de abril de 2011

En su particular 'Qué pasó con...' de la gastronomía, El Comidista continúa su serie de entrevistas a platos pasados de moda de los que nunca más se supo.

La foto

Si no has comido nunca cóctel de gambas es que eres muy joven o te fuiste a Marte en los ochenta. Se puede afirmar sin temor que éste es el plato más emblemático de aquella década en España, donde para variar hizo furor muchos años después que en el resto del mundo. Fuera de gambas o de langostinos, el cóctel era consumido religiosamente en fiestas, bodorrios y banquetes navideños, hasta que el tiempo y el hartazgo lo hicieron desaparecer. Hoy es considerado una horterada gastronómica... a pesar de que, bien hecho, tampoco estaba tan malo.

El Comidista encontró al cóctel de gambas en un aparthotel de dos estrellas de Torrevieja, y tuvo la ocasión de hacerle estas preguntas.

¿Cómo es que ha acabado aquí?

Pues ya ve. La vida de un plato pasado de moda no es fácil, te tienes que adaptar a lo que venga. Menos mal que en España quedan bastantes sitios como éste, ajenos a las modas que vienen y van, donde saben valorar lo que es bueno.

¿Lo siguen haciendo como siempre?

Sí, claro. Sigo llevando mis trocitos de aguacate, mi marisquito y mi buen chorrazo de salsa rosa. Y en la base, lechuga iceberg de la buena.

Dios mío, lechuga iceberg...

¿Tiene algo contra ella? Es la más crujiente y la que más aguanta la humedad de los demás ingredientes. Con ella me pueden tener preparado horas antes de servirme, o incluso días. Por cierto, aquí me ponen también maíz y piña en almíbar, que el amarillo da mucho glamour.

¿Y no le parece indigno seguir llevando salsa rosa?

Pero bueno, ¿qué le pasa a la salsa rosa? Fue una combinación superinnovadora de mayonesa, ketchup y tabasco. ¡Lo más de lo más! Algunos atrevidos incluso le ponían un poquito de brandy o de cognac, en plan sofis total. Además, la salsa no se llama rosa, sino 'Marie Rose'.

¿Ah sí?

Así es como la bautizaron sus inventores, esos grandes gourmets que son los británicos. Supongo que en España la dejaron en rosa porque lo de salsa Rosa Mari no quedaba muy fino. También he de decir que en los sitios finos, pero finos finos, me hacían con salsa golf, que es como más chic por el nombre y porque en vez de ketchup lleva tomate.

Superinteresante. En fin, volvamos a los inicios. ¿De dónde salió usted?

Bueeeno... en Estados Unidos hay indicios de mi existencia ya en el siglo XIX, pero donde di el golpe fue en Las Vegas a fines de los cincuenta. Dicen que me allí me popularizó el Hotel Nevada, que me servía por medio dólar, fíjese. En los sesenta me extendí por todo el país, y el pelotazo mundial lo di en los setenta, cuando no había recepción, soirée o cena elegante en la que yo no estuviera presente. Aquí llegué un poco tardío, yo diría que en la época de la movida y el lujo sociata, aunque supongo que los más enterados ya me tomarían antes.

¿A quién se le ocurrió lo de poner las gambas en el borde de la copa como si se estuvieran suicidando?

A ver, yo era un cóctel. Y en los cócteles se ponen cosas en el borde de la copa para adornar. Además así podías coger las gambas y mojarlas en la salsa rosa.

Qué elegante. ¿Y se puede saber por qué le ponían hielo debajo?

De verdad, es usted un ignorante. ¡Para que estuviera bien frío! Vamos a ver, ¿no se le pone hielo al caviar o a las ostras? Pues a mí igual, que yo también soy un plato de lujo.

Unas gambas congeladas con mayonesa de bote y ketchup no es lo que yo entiendo como un plato de lujo.

Disculpe, pero está usted hablando de las versiones chungas que hacían algunos desaprensivos, ésas con un mogollón de gambas escuchimizadas y mal descongeladas que casi parecían plancton. En mis mejores momentos siempre he estado hecho de marisco bien fresco y salsa casera.

Si usted lo dice... Para acabar, ¿cómo ve usted su futuro?

Estoy bastante animado. Los fans de lo retro suspiran por mí en Estados Unidos, y en el Reino Unido hay chefs que me están reivindicando, como Jamie Oliver o Gordon Ramsay. Mire, usted que es tan moderno y tan así se podía marcar un tanto diciendo que soy enrollado otra vez.

Pues no es mala idea. Cualquier día de estos le reinvento y publico su receta en el blog.

Le estaría muy agradecido. Si lo hace, mándeme el recorte por correo.

Hay 130 Comentarios

Que bueno!! Y este por lo menos tiene gambas, pero los de surimi ni te cuento. Me ha encantado lo del recorte :-))))

Un abrazo Mikel

¡Me encantó! aunque me haya sentido viejuna...

Qué divertido, aún sin caché puedo disfrutar de este plato viejuno, es que crecí en esas época donde era lo más chic este entrante.

Pues la verdad es que nunca lo he probado.

Hola,

Su blog ha captado nuestra atención por la calidad de sus recetas.

Agradeceríamos que lo registre en Ptitchef.com para poder indexarlo.

Ptitchef es un directorio que referencia los mejores sitios web de
cocina. Cientos de blogs ya se han inscrito y disfrutan de Ptitchef
para darse a conocer.

Para suscribirse a Ptitchef vaya a
http://es.petitchef.com/?obj=front&action=site_ajout_form o en
http://es.petitchef.com y haga clic en "Anade tu blog " en la barra la
parte superior.

Atentamente,

Vincent

Es lo que tiene cuando miras atrás y lo haces con cierto desprecio hacia lo ya pasado. Me imagino lo mucho que me voy a reir cuando pasen unos años y entrevisten a las reducciones, a los risottos con espárragos, a la "cook-fusion", a las tapas que sirven en vasos, a los pinchos deconstruidos, a los acompañamientos con canónigos y rúcula y un largo etc.

La salsa golf, al menos en su versión argentina, lleva unas gotas de salsa Worcestershire y queda riquísima.

Es una entrevista muy divertida a un entrante. También parece que este cóctel un poco menos simpático que la tarta al whisky ( o a lo mejor estaba de mal humor). Para los que critican este tipo de comentarios, creo que acierto si digo que los nos divertimos sólo nos estamos echando unas risas, y que por supuesto, cualquier tipo de comida, con buenos ingredientes está buenísima. Propongo el finde hacer entero un menú "viejuno":
-De primero: cóctel de gambas
-De segundo: a decidir entre todos
-De postre: Tarta al whisky/Limón helado/ Pijama (a decidir)

Aquí en Canarias circulaba mucho en los establecimientos turísticos una variante: el aguacate con gambas. Se partía el aguacate por la mitad, se sacaba la pipa y se rellenaba cada mitad con su cascara, con gambas peladas de buena calidad y se recubría con salsa rosa. Se comía con cuchara pequeña. Si el aguacate se escogía bien... no estaba mal.

¿Que me dices de las cartas de postre viejunas? tarta helada, tarta al whisky, piña en almibar, melocotón en almibar, fruta del tiempo y yogur...

jajaja que grande... pues a mi me encanta este coctel, me gusta frio en veranito, pero así todo mezclado en un plato normal =) aunque ese de la foto no tiene muy buena pinta no?¿?¿ jejeje.... debe ser la gamba decapitada.

ahora se lo mando a mi abuela -

Peazo receta remember !!

Usted no cito a un gran amigo que tambien conoce bien y, tambien reivindica esas recetas...

El peazo deivid !!

http://www.daviddejorge.com/2010/05/24/robinfood-coctel-de-gambas-fofo-bocata-de-pollo-frio/

Saludos.

Pues yo echo de menos aquellos platos de entremeses con mortadela de aceitunas, cabeza de jabalí, pollo trufado, queso de sandwich y una cucharada de ensaladilla en el centro coronada con una aceituna con hueso.
Bueno, echo de menos la edad que tenía entonces...

Me ha gustado mucho el artículo y me he reído también un montón, por eso he leído todos los comentarios.
Creo que ya sólo leer la palabra "viejuna" denota algo divertido, y así es como me he tomado el artículo con sentido de humor. He entendido por "viejuna" (quizás esté equivocada) una gran receta que quisieron imitar todos los cocineros, no todos buenos. La receta era imprescindible en toda buena mesa y al final tuvimos tal hartazgo de esa receta (tanto bien hecha como mal) que poco a poco fue desapareciendo. No creo que nadie quiera menospreciar ninguna receta, simplemente nos encanta reirnos.

Buenísimo. Me encantan las sugerencias de esas otras entrevistas, al pastel de cabracho (de palo), a las endivias al roquefort y al solomillo a la pimienta. ¿Y qué hay de la legendaria copa de la casa, con melocotón, piña, flan y nata?
¿Y la crema de marisco de las bodas?

He de decir, que bien por James Olivier al rescatar el cocktail. Si se hace bien, no es un mal platillo, aunque si haces la mahonesa como mi madre, que se le queda líquida, fatal. Las gambas flotando con la lechuga en la salsa rosa, sin salsa perrins ni nada... Muy mal, mamá.

Espero que dentro de poco puedas incluir en esta sección del Coulant de Chocolate prefabricado, que hoy en día no falla en ningún restaurante y que todo el mundo pide incluso más que la tarta de whisky o comtessa en su día...

Mikel, confiesa que la foto la has sacado de la boda una prima-hermana tuya celebrada en el 82, por lo menos.

La piña y maiz con salsa rosa aun son la única innovación en las cartas de algunas cafeterías-restaurante. Hace no muchos años me sirvieron una ensalada en la propia cáscara de la piña que había sido vaciada. No recuerdo que hubiese gambas pero había seguro lechuga iceberg y maíz y desde luego salsa rosa a tutiplén. Un asco. ¿Y que me decís de los huevos rellenos?

A finales de los ochenta conocí a un cóctel en Carmel, California, que daba pena. Las gambas aunque abundantes eran minúsculas, y se trataba de, además de la salsa rosa, ponerles por encima salsa ketchup. En fin, un lugar muy elegante pero para llorar.

Qué gran post!

Gordon Ramsey está en esa delgada línea que separa la revelación del timpo con cosas como esta y tantas otras que ofrece en su programa de la cocina del infierno. Aún así me encanta dicho "pograma".

Pues a mi me gusta diga lo que diga Mikel

Un poco impertinente y un tanto a la defensiva, la cocktail esta. Me parecio mas simpatica la tarta al güiski. Para cuando unas tartaletas variadas intervieu en grupo. Al estimo Mikel.
Saludos

Que bien escribes, me parto de risa con tus textos.

En un día neblado como hoy, la risoterapia con tu blog va de coña ;-)
Felicidades por la entrevista, MIkel, y saludos desde El mundo del chocolate. http://blogdelchocolate.blogspot.com/
¿Alguna entrevista futura a mousse de chocolate, biscuit con chocolate caliente, "coulant" recalentao, crocanti...

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal