Comida viejuna: el cóctel de gambas

Por: | 14 de abril de 2011

En su particular 'Qué pasó con...' de la gastronomía, El Comidista continúa su serie de entrevistas a platos pasados de moda de los que nunca más se supo.

La foto

Si no has comido nunca cóctel de gambas es que eres muy joven o te fuiste a Marte en los ochenta. Se puede afirmar sin temor que éste es el plato más emblemático de aquella década en España, donde para variar hizo furor muchos años después que en el resto del mundo. Fuera de gambas o de langostinos, el cóctel era consumido religiosamente en fiestas, bodorrios y banquetes navideños, hasta que el tiempo y el hartazgo lo hicieron desaparecer. Hoy es considerado una horterada gastronómica... a pesar de que, bien hecho, tampoco estaba tan malo.

El Comidista encontró al cóctel de gambas en un aparthotel de dos estrellas de Torrevieja, y tuvo la ocasión de hacerle estas preguntas.

¿Cómo es que ha acabado aquí?

Pues ya ve. La vida de un plato pasado de moda no es fácil, te tienes que adaptar a lo que venga. Menos mal que en España quedan bastantes sitios como éste, ajenos a las modas que vienen y van, donde saben valorar lo que es bueno.

¿Lo siguen haciendo como siempre?

Sí, claro. Sigo llevando mis trocitos de aguacate, mi marisquito y mi buen chorrazo de salsa rosa. Y en la base, lechuga iceberg de la buena.

Dios mío, lechuga iceberg...

¿Tiene algo contra ella? Es la más crujiente y la que más aguanta la humedad de los demás ingredientes. Con ella me pueden tener preparado horas antes de servirme, o incluso días. Por cierto, aquí me ponen también maíz y piña en almíbar, que el amarillo da mucho glamour.

¿Y no le parece indigno seguir llevando salsa rosa?

Pero bueno, ¿qué le pasa a la salsa rosa? Fue una combinación superinnovadora de mayonesa, ketchup y tabasco. ¡Lo más de lo más! Algunos atrevidos incluso le ponían un poquito de brandy o de cognac, en plan sofis total. Además, la salsa no se llama rosa, sino 'Marie Rose'.

¿Ah sí?

Así es como la bautizaron sus inventores, esos grandes gourmets que son los británicos. Supongo que en España la dejaron en rosa porque lo de salsa Rosa Mari no quedaba muy fino. También he de decir que en los sitios finos, pero finos finos, me hacían con salsa golf, que es como más chic por el nombre y porque en vez de ketchup lleva tomate.

Superinteresante. En fin, volvamos a los inicios. ¿De dónde salió usted?

Bueeeno... en Estados Unidos hay indicios de mi existencia ya en el siglo XIX, pero donde di el golpe fue en Las Vegas a fines de los cincuenta. Dicen que me allí me popularizó el Hotel Nevada, que me servía por medio dólar, fíjese. En los sesenta me extendí por todo el país, y el pelotazo mundial lo di en los setenta, cuando no había recepción, soirée o cena elegante en la que yo no estuviera presente. Aquí llegué un poco tardío, yo diría que en la época de la movida y el lujo sociata, aunque supongo que los más enterados ya me tomarían antes.

¿A quién se le ocurrió lo de poner las gambas en el borde de la copa como si se estuvieran suicidando?

A ver, yo era un cóctel. Y en los cócteles se ponen cosas en el borde de la copa para adornar. Además así podías coger las gambas y mojarlas en la salsa rosa.

Qué elegante. ¿Y se puede saber por qué le ponían hielo debajo?

De verdad, es usted un ignorante. ¡Para que estuviera bien frío! Vamos a ver, ¿no se le pone hielo al caviar o a las ostras? Pues a mí igual, que yo también soy un plato de lujo.

Unas gambas congeladas con mayonesa de bote y ketchup no es lo que yo entiendo como un plato de lujo.

Disculpe, pero está usted hablando de las versiones chungas que hacían algunos desaprensivos, ésas con un mogollón de gambas escuchimizadas y mal descongeladas que casi parecían plancton. En mis mejores momentos siempre he estado hecho de marisco bien fresco y salsa casera.

Si usted lo dice... Para acabar, ¿cómo ve usted su futuro?

Estoy bastante animado. Los fans de lo retro suspiran por mí en Estados Unidos, y en el Reino Unido hay chefs que me están reivindicando, como Jamie Oliver o Gordon Ramsay. Mire, usted que es tan moderno y tan así se podía marcar un tanto diciendo que soy enrollado otra vez.

Pues no es mala idea. Cualquier día de estos le reinvento y publico su receta en el blog.

Le estaría muy agradecido. Si lo hace, mándeme el recorte por correo.

Hay 130 Comentarios

Qué bueno Mikel, cómo me he reido!

Creo que el plato pretencioso de la primera década de los '00 que pasará a la historia será la ensalada de rúcula con rulo de cabra, nueces y chorretón de sirope de vinagre de módena.

No hay restaurante modernillo que que se precie que no la tenga en su carta para darle el toque chic, y creo que ya huele un poco.

En cuanto a postres, desde luego será el "chocolatísimo", la magdalena esta que la abres con la cuchara y tiene chocolate líquido por dentro. A ver, que la tienen hasta en el mercadona, que ya no da el pego, dejen de cobrarla a 6 euros.

Yo creo que Kikiwey es el cóctel de gambas comentando con pseudónimo

Horrorizarnos ante este tipo de platos que no han aguantado el paso del tiempo demuestra que la gastronomía no es arte (ni la moda, por lo mismo, dicho sea de paso).

¡Una entrevista picada magistral! Una pena que algunos no se levanten de humor para apreciarla... ¡Esperando la tercera!

Gran documento...;-P
Qué duros somos a veces con nuestro propio pasado...no?
En fin, me ha enternecido, no digo más.

Debe de ser que el autor desayuna en tacita de oro todas la mananas... Por dios, que tufo a nuevo rico.

Que yo sepa el cóctel de gambas no habla, pero he oido decir que alguna salmonela evolucionada es capaz de conceder entrevistas. Espero que no te hayan dado lumpo por esturión... Tambien me han dicho (yo no me mojo) que a la Rosa Mari se le podia poner salsa Perrins.¿? Tengo que probar a hacer este cóctel un dia... Gracias!

Al hilo del anterior, la tarta al Whisky, yo me pregunto qué pasó con aquel postre que me fascinaba de niño: El limón helado.

A ver si te animas y nos cuentas algo de la prima hermana del Coctel... ta chan....LAS ENDIVIAS CON SALSA ROQUEFORT

aunque son graciosos, estos artículos desprenden cierto aroma, pijo, snobista, clasista y burgués

¿no?

Muy buena la entrevista, me encanta la manera divertida que tienes de encarar la gastronomía. Humor y buen gusto juntos de la mano.
Paco, majete, tómate un anti ácido.

Jajajaja! Impagable lo del toque de glamour que da el amarillo de la piña en almíbar y el maíz!
Genial, Mikel, como siempre!

Brutal documento!!!

Uno que se ha hartado de comerlo -o más bien de jugar con el- en esas bodas de vestidos tornasolados y señores semiasfixiados por un cuello estrecho y un nudo gordo de corbata (que hay más nudos que el windsord, caballeros!!) no puede disociar del "cocktail" la piña en almíbar. por cierto, aquí lo servían 9 de cada 10 veces dentro de una piña y era una manera de categorizar las bodas. Malas: "con piña"; muy malas: "sin".


Lo que no sabía es que venía de Las Vegas como CSI o Tom Jones.


Ah, estoy muy a favor del Día de la Comida viejuna. Pero mucho.

jajaja pero qué salao el cóctel de gambas! a mí me encanta, que quieres que te diga, si es casero es super rico... de hecho si nos pones una receta (sin piña plis) te la replico en tamaño Mega :P

Eso sí, la foto que has elegido es impactante: esa cabeza de gamba sin pelar, con cara de estar a punto de ahogarse en ese mar de mayonesa, es para echarse a temblar!

Hoy con expresiones como: te fuiste a Marte en los 80 y la salsa Rosa Mari que es como la pienso llamar a partir de ahora te has salido! Si no estuviera tan liada hoy me leía todos los comentarios, si me pierdo algo interesante me lo comentas, eh?

Yo me pedí hace un año un coktail de gambas en un restaurante de lo mas hip de Londres, precísamente porque me pareció algo muy antiguo. Estaba excelente, tenía langostinos, gambas, y cangrejo, con un toque de picante, y estaba servido en su copa, con su lechuga debajo. En España ya se comía en los 70, y toda esa degeneración en los 80 de utilizar gambas congeladas, la indestructible e insípida lechuga iceberg, y esa horrenda mayonesa con ketchup, lo convirtieron en un auténtico asco.

Señor Coctel, yo tambien le escribo en la esperanza que tenga internet en su aparthotel de Torrevieja y pueda leer estas letras: no se preocupe, hoy en dia lo retro puede ser chic!!!. Se le rehace un look, como ya le han dicho, se le reconstruye, se le esferifica, o se le reboza a lo Jamie Oliver y vuelve a quedar usted de lo mas "in". Por cierto, si le sirve de alivio le confieso que yo soy de las que preparo la salsa rosa con whisky. Un abrazo y un mordisco.
PD: Recuerdos al señor Melon con jamon si se lo cruza usted en el hogar del pensionista.

Como que pasado de moda ? Yo lo hago muchas veces y me sale buenísimo y en los bares de Sevilla todavía se sirve. Bueno claro, que ahora que lo pienso, a lo mejor los del sur es que somos muy catetos y entendemos que si una comida gusta, da igual el tiempo que tenga...

Me encanta este blog!!
Actualmente en México, el cóctel de gambas es un lujo de fin de semana y de restaurantes playeros, en lugar de salsa rosa, lleva una mezcla de ketchup y refresco de naranja y ya ni digo del melón con jamón que es el entrante clásico en todas las bodas y reuniones donde los anfitriones quieren muy bien. Jejeje.

Que foto más buena. ¿y el limon? Que no falte nunca en los platos casposos, las paellas chungas ni en los calamares o chopitos sospechosos. Siempre hay alguien , que en los platos a compartir agarra el limón y lo estruja sin piedad en Todo el plato sin consultar a los demás. ¡NO a los egoistas limoneros!

Pues a mi me gusta el cóctel de gambas, cuando mi abuelo preparaba la salsa golf ,lo hacía con whisky, tabasco ,tomate y zumo de naranja. Plato estrella de las navidades.
El Pastel de Cabracho me encanta también, aunque sea de un pueblo con minimareas y muchos kms de playa para que se pongan tetas o lo que quieran al sol :-P

Esas torillas asturianas tengo yo que probarlas.... pan de leña y almíbar??!! ñam!!!

Me ha encantado esta entevista Mikel, era dificil superar a la tarta al whisky ;-)))

Mikel, me encantan tus articulos y esta serie de entrevistas a comidas que pasaron a vieja gloria! Enhorabuena!
Ahora bien, quería hacer un comentario que creo que ha faltado y es que en otros paises como en EEUU o Mexico el coctel de gambas se ha rejuvenecido y goza de un prestigio que su pariente ya ha perdido. Y es que la clave esta en la salsa. En EEUU lo sirven en muchos aperitivos con las gambas colocadas en un plato grande y en medio un bowl con una salsa solo de tomate con algo de picante y esta buenisimo porque es un aperitivo muy fresco (al estar las gambas algo frias y muy poco hechas). Y en Mexico lo hacen estilo ceviche, en una copa y completamente sumergido en salsa de tomate, con algo de picante, pero sobretodo con cilantro y cebolla y esta buenisimo (a pesar de que creo que tambien usan ketchup). En fin, que la salsa rosa era lo malo. Las gambas siguen estando buenas.
Sigue escribiendo que nos divierte mucho!

Nunca entenderé por qué estos son platos "viejunos" y pasados de moda y, por ejemplo, una tortilla de patata (¡que mira que es vieja la receta!) no es considerada igual.

Completamente de acuerdo con Paco, vivimos con los ojos bien cerrados a las consecuencias de nuestro consumo en muchos lugares del mundo. Y que revienten, pero que no vengan a incordiarnos!!! Qué vergüenza...

(Pero Mikel, tu entrevista super divertida, y es verdad que da grima ese langostino ahogandose en el medio de la copa!).

Abrazos parisinos

Monica

¿ Cómo que está pasado de moda ? Precisamente acabo de publicar en mi blog una receta de ensalada cóctel basada en este plato.....
Muy bueno tu blog, pongo un enlace en el mío.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal