Comida viejuna: melón con jamón

Por: | 16 de junio de 2011

La foto

El melón con jamón es una rara avis dentro de la comida viejuna. Normalmente los platos que se quedan anticuados suelen formar parte de modas pasajeras, innovaciones que no tienen demasiado arraigo en la cocina tradicional y tal como vienen, se van. Sin embargo, el melón con jamón sí que cuenta con una larga historia, aunque bien es verdad que su explosión se produjo, como el de tantos otros, en esa España del desarrollo ávida de modernidad. Hoy no lo sirve ningún restaurante con unas mínimas aspiraciones gastronómicas, aunque resiste en algunos establecimientos recalcitrantes.

En esta ocasión, el Equipo de Investigaciones Profundas de El Comidista no ha tenido ningún problema en encontrar al entrante en un bar de menús de Logroño. Lo más peliagudo ha sido entrevistar a sus dos ingredientes a la vez. Ambos se han negado en redondo a contestar a las preguntas como un plato unido.

¿Por qué no quieren hablar juntos? Se supone que eran uña y carne.

Melón: Yo no comparto las opiniones de esta cosa reseca y vieja.

Jamón: Prefiero ser una cosa reseca y vieja que una fruta gorda que retiene líquidos.

Entonces, es una leyenda que ustedes pegan.

J.: Pero vamos a ver, ¿cómo va a pegar una delicia como yo con eso? Soy lo mejor del cerdo, tengo un sabor único y un balance perfecto de carne tierna curadita, grasa suave y sal. ¿Cómo se le ocurre que puedo llevarme bien con una especie de pepino obeso y dulzón? ¡Por favor!

M.: Tú te darás muchos aires, querida pezuña, pero cuando la gente nos pedía en verano no era por ti, sino por mi frescura, mi cantidad de agua única en el mundo de las frutas, capaz de rehidratar al más bocaseca.

Pero a ver, ¿por qué les juntaban en el mismo plato?

M.: Pues no sé, una moda que vino de Italia. Por lo visto allí lo hacían desde tiempo inmemorial, porque a mí me tomaban al principio de la comida, y de ahí a mezclarme con ordinarieces de aperitivos como los fiambres, pues hay un paso.

J.: Yo tengo mi teoría personal sobre el asunto. Como el jamón italiano no es tan bueno como yo, que soy serrano, ibérico y español por los cuatro costados, pues les dio igual mezclarlo con lo primero que se les ocurrió.

Hombre, el contraste de salado y dulce que hacen no está tan mal.

J.: Pregunte a cualquier especialista en jamón ibérico a ver que le cuenta sobre el tema. La mayoría están en contra de este maridaje contra natura. ¡Es que este tío me mata el sabor!

M.: Tú sí que me matas con ese sabor a cerdo muerto. Me da asco tenerte encima. ¡Yo soy 100% vegano!

En privado parecen ustedes Pepa y Avelino, de 'Escenas de matrimonio'. Pero en público qué bien fingían, como si fueran amiguitos.

J.: ¡Qué remedio! La gente nos amaba así. Le debía de parecer de lo más exótico y elegante comerme junto a esto. Éramos una mezcla arriesgada hasta cierto punto: dulce y salado, jugoso y seco, fruta y cerdo... Y encima fácil de hacer.

M.: Teníamos tanto éxito que no nos quedaba más remedio que hacer el paripé de que nos llevábamos bien. Éramos como Ella Baila Sola, pero en aperitivo. Yo por supuesto era Marta, la más mona.

J.: Dios, no aguanto a este trucha.

Bueno, tranquilidad. ¿Por qué creen que pasaron de moda como pareja gastronómica?

J.: Mire usted, cuanto más sabía la gente de mí, del jamón ibérico del bueno, menos querían verme mezclado con un sabor tan agresivo como el de esta foca acuosa.

M.: ¿Es que no sabes hablar sin insultar? A ver, yo pienso que la gente moderna me prefiere en preparados más finos como una sopa, o directamente como postre, con hierbecitas y en bolitas y todas esas formas tan cuquis que hacen conmigo ahora. Más sano y ligero.

He visto por ahí recreaciones de todo tipo de los dos juntos.

J.: Sí, como en nuestro formato tradicional de loncha de jamón sobre rodaja de melón ya nos hemos quedado viejunos, ahora nos ponen en pinchos, en láminas, o hasta en vasitos. Mi forma favorita es cuando le trituran bien triturado a éste y le ponen a él de sopa y a mí de guarnición.

M.: Pues la mía cuando te meten a ti al horno y te dejan bien crujiente. En fin, a mí o como soy muy actual me encanta que nos esferifiquen y hagan experimentos extraños con nosotros en plan Ferran Adrià.

¿Formalizarán algún día su separación?

J.: ¡Qué va! ¿Adónde va a ir éste sin mí?

M.: Uy no, yo prefiero quedarme como estoy que igual me acaban sirviendo con chorizo.

Hay 113 Comentarios

Todavia quedan por ahi muchas reliquias: las endivias al Roque-for, todo un éxito en los comienzos de los ochenta en las nocheviejas. O mas sofisticada La kish Lorena...os acordais..?

y salmorejo de Córdoba

será viejuno (como yo) pero es lo que voy a cenar esta noche, en verano no falta en casa el melón con jamón, la vichyiçoise el ajoblanco malagueño con uvas y el gazpacho

Tronchante, amigo vascuence (término viejuno donde los haya). ¿Cuándo me darán a mí un blog en Elpaís?

Claro que es un plato viejuno. Porque ahora la gente se ha vuelto muy finolis y solo come jamón ibérico. Pero si en la cesta de navidad, en época de crisis te regalan unas lonchas de jamón serrano (sin ninguna etiqueta más) lo mejor es guardarlo para el verano y comérselo con un buen melón. Por cierto que otro plato que yo hacía en mi casa y era riquísimo es una ensalada de jamón con tomate, aliñada con aceite y vinagre. Pruébenlo, muy rico.

El melón con jamón puede estar buenísimo, ser centroeuropeo, belga, lo que queráis, pero viejuno es un rato. Que viejuno no quiere decir malo, quiere decir, como su propio nombre indica, viejuno. XD, si casi es onomatopéyico!!!

#Sandra: vintage, la palabra es vintage :D

Mikel: te adoro y te acabo de rendir un humilde homenaje en mi blog sobre gastronomía de bodas :D

Aquí en Bélgica es muy típico, en cuanto hay melones (de Francia o España) en el super, sacan el jamón y lo ponen al lado... a mi me gusta, pero el ibérico lo guardo para el pan, si no te tengo serrano lo mismo compro un poco de prosciutto... aunque no me parece ninguna locura usar lo mejor si el plato te gusta (y te lo puedes permitir). Saludos

Pues a mí no me parece una comida viejuna y puede encontrarse en muchísimos restaurantes y en el menú de muchas familias, sobre todo en verano, porque es muy refrescante.

Siento discrepar pero, debido a mi experiencia culinaria por Europa (soy chef de un restaurante en Madrid y he trabajado por Europa), el melón con jamón es un plato centroeuropeo, me atrevería a afirmar que francés. Para nada es una invención española. Tengan en cuenta que hace 30 años el jamón conocido en Europa era el parma y melones no sólo hay en España.

Tú si que eres viejuno, no me jodas Es un plato exquisito, barato y muy saludable. ¿La paella valenciana tambien es viejuna?

A ver, que lo voy a poner en letras bien grandes al inicio de cada entrada: VIEJUNO NO ES IGUAL A MALO. A MÍ HAY PLATOS VIEJUNOS QUE ME GUSTAN.

En cuanto a lo de Logroño, lo puse simplemente porque es donde lo tomaba yo cada verano. No hay ningún ánimo de ofender a los riojanos. De hecho, me estaría ofendiendo un poco a mí mismo, porque soy medio de allí...

A mi no me parece anticuado, me gusta , igual que tambien me gustan las uvas con queso, y el helado de turrón, qué? también anticuados..............
Son platos de temporada, habría que ver que comes! seguro que no tienes ni idea!!!

Y yo me pregunto, ¿era necesario que el bar fuera de Logroño?

Hace unos días comí melón con jamón, riquísimo. Evidentemente tenía ciertas variantes:

Bolitas de melón.
Grissinis, untados en mantequilla líquida y envueltos con tiras de jamón.
Reducción de oporto con una cucharadita de azucar, para echar encima de la bolitas de melón.

Colócalo bonito y a triunfar.

¡Ay! pues yo lo puse este mismo lunes de primero, un melón buenísimo con jamón ibérico (de casa)... y qué quieres, fresquito y riquísimo.

Vaya tontería esto de los platos antiguos, como si el gusto pasara de moda...

a ver, pa el q lo vea viejuno, batidora 1/2 melon sin piel ni semillas, 1 yogur natural, 1 pepino. servr frio con un trozo limon confitado sumergido y unas virutasde jamon serrano salteado flotando lo mas cool de los cool

La próxima entrevista que sean los dátiles con bacon, porfa, porfa, porfaaaa.
Genial conversación

¿viejuno?
no teneis ni idea: UN CLASICO

¿Y las mediasnoches con jamón de york?

Jajajaja! la mejor de las entrevistas hasta ahora, divertidísima. Y esta misma semana me zampé un melón con jamón (aquí en casita) que no te menees. Es la viejuna "in me", qué le vamos a hacer...Estoy con algun@s que han sugerido el huevo pasado por agua. A mí me encantaba de pequeña, pero ahora no me puedo ni imaginar volverlo a probar! Por último: soy yo la única que se acuerda de la copa Danone, esa que salió al principio, con mala nata y crema de chocolate peor, que se ponía de postre los domingos en las casas??

¿Y lo contrario de viejuno qué es? ¿Modernuno? Porque un melón con jamón en que ambos ingredientes sean buenos, es decir, el melón en su punto y el jamón bien curado, déjate de bobadas, que está buenísimo. ça este paso el pan con chocolate también será viejuno. Y conste que los restaurantes con ínfulas que lo sirven de postre me parecen ridículos. Hay cosas que se comen en casa y otras en un restaurante. Creo yo, claro.

Pues yo tengo que añdir un dato secreto: el dopaje del melon...
Hace muchos años un camarero de BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones) nos contó en una cenita por que todos los melones que ponian estaban dulces aunque sus carnes estuvieran duras como piedras.
"Tu coje una sacarina, untala por el melon y ya verás al ratito lo dulce que está!!! "

tranquila sandra lo de toda la vida siempre acaba volviendo y funcionando! lo importante es que esté buenísimo, porque yo lo que no perdono cuando voy por ahí es comer mal, que la comida esté mal cocinada, o grasienta o super salada, etc. si es a la moda o no me da igual. comer bien no pasa de moda.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal