La triste realidad de los lácteos españoles

Por: | 22 de junio de 2011

Leche
Foto: ANH

Un estudio de la OCU publicado ayer ofrece datos preocupantes sobre la calidad de la leche entera que se consume en España. Tras analizar 47 marcas, la organización de consumidores asegura que algunas no aportan el contenido mínimo de grasa, tienen poco calcio y demasiado fósforo por el posible añadido de estabilizantes, se sobreexponen a tratamientos térmicos agresivos con lo que pierden demasiados nutrientes o directamente son demasiado viejas.

Mientras marcas como Pascual -la mejor valorada-, Hacendado, Consum o Kaiku aprueban con notable, otras como Carrefour Discount, Condis, Puleva, Ram o El Castillo suspenden con tan mala puntuación que la OCU desaconseja su consumo. La palma se la lleva Polesa, que obtiene una puntuación de 10 sobre 100. Me ha sorprendido la inclusión de Llet Nostra entre las peores, puesto que es una leche que consumo con frecuencia y que daba por decente.

Claro que el estudio no sólo valora el sabor, medido por un panel de catadores expertos en leche, sino también el etiquetado, los valores nutricionales, la calidad química de la leche -algunas marcas añaden sueros de quesería, ¡arg!- y su higiene. La Federación Nacional de Industrias Lácteas ha negado validez al informe diciendo que "carece de rigor y fundamento" y que la leche actual "es de mejor calidad que hace 10 años", mientras que el Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino insiste en que "el sector aplica rigurosamente la legislación de la UE".

 

 

Desde la ignorancia de ser un simple consumidor, y con mi paladar como único criterio, siempre he pensado que habría que dar un premio a los grandes productores de leche en España. Conseguir la transformación de una bebida sabrosa con cuerpo, de textura placentera y sabor ligeramente dulce en un insípido aguachirri no debe de ser fácil. Hay que currárselo mucho.

Cualquier persona con cierta edad recordará cómo era leche hace décadas (por ejemplo, la Collantes que se vendía en los setenta), y la podrá comparar en su memoria gustativa con la birria actual. Los más jóvenes, si se acercan a algún pueblo con vacas en el que alguien venda leche de verdad, pueden pillar un litro -digo pillar porque debe de ser ilegal-, hervirlo y comparar una cosa con la otra.

Es cierto que hay algunas alternativas para evitar la por lo general horrorosa leche uperizada de tetra-brick. Una es la fresca pasterizada, que siempre está algo mejor. Lo mismo se puede decir de la ecológica, que aunque es más cara al menos te garantiza que la vaca ha probado la hierba alguna vez en su vida.

Iniciativas especialmente loables respecto a este producto son las máquinas expendedoras de leche, que sirven para que los ganaderos puedan vender directamente al público y dejar de recibir las míseras cantidades de dinero que les pagan los intermediarios o las grandes centrales. Que yo sepa, existen en unas cuantas provincias, y en Madrid y Barcelona hay dos webs que te ayudan a localizarlas, Mivaca y Lletfresca. Tras catar la que se vende en Laredo (Cantabria), afirmo que es lo más parecido a la leche de verdad que he probado en el mercado.

Ampliando un poco el foco, veremos que la situación de los otros lácteos de vaca no induce a dar saltos de alegría. Hay productores y marcas pequeñas que los hacen bastante buenos, pero la mayoría no alcanzan una gran distribución o deben vender a precios altos. Un caso excepcional en Cataluña es el de La Fageda, una cooperativa sin ánimo de lucro que ha logrado estar presente en muchos supermercados con unos yogures muy dignos.

Sin embargo, el panorama de las grandes marcas es de lo más triste, y sus yogures, mantequillas y natas son tan mediocres como la leche. Basta con cruzar la frontera por el norte, darse una vuelta por algún hipermercado europeo, comprar unos cuantos lácteos y comparar. No sólo hay más variedad de productos, sino que la calidad está varios enteros por encima. Incluso las mismas marcas que están en España ofrecen un nivel superior.

Para explicar la situación, se suele argüir que este país es "mediterráneo" y que no tiene mucha tradición de lácteos. Lo pongo en duda. Al menos en el norte, España ha producido leche excelente desde tiempo inmemorial. Me temo que más bien se debe a otros factores, entre los que destacaría la preferencia por la leche uperizada del consumidor español, con la consiguiente anulación del gusto en este terreno; la falta de una oferta competitiva de verdad y el hecho de que España tenga que importar el más de una tercera parte de la leche que consume. Y cómo no, también tendrá algo que ver nuestra proverbial falta de exigencia a la hora de comprar cualquier tipo de alimento: si nos conformamos con cualquier leche, atendiendo sólo al criterio del precio aunque tengamos posibles para aspirar a más, beberemos agua blanqueada por los siglos de los siglos.

Hay 229 Comentarios

En alimentación, hay 2 productos básicos cuya calidad general en España es pésima: la leche y el pan, y productos afines.
En mi experiencia, la inexistencia general del pan-pan en España tiene algunas excepciones, con pan de buena calidad en bastantes localidades y comarcas de Galicia y en algunas comarcas castellanas, catalanas o vascas. Pero el llamado "pan industrial", que en realidad no se debería permitir que recibiese el nombre de pan, predomina en el 99% del territorio. Esos sucedáneos han masacrado al pan-pan. Por lo que conozco, esta situación es una característica casi exclusivamente española.
Lo de los lácteos es también patético: Ni leche, ni yogures (que aquí mucha gente llama "danones", lo que por sí solo indica la pobreza de calidad y nula diversidad de oferta). Y, sin embargo, somos un país de buenos quesos curados.
El caso es que, casi cada vez que voy, p. ej., a Italia o Francia, varias veces al año, vuelvo cargado de pan y productos lácteos, para aguantar un poco hasta el siguiente "alijo".

No soy experta en la materia, sólo una consumidora. Más allá de lo riguroso que sea el estudio de la OCU, creo que cualquiera puede darse cuenta, saliendo de España, de que la leche de tretra-brik que normalmente consumimos no puede presumir de mucha calidad, aúnque sea sólo por el sabor. Probar cualquier leche fresca en Reino Unido, Francia, Suecia es un placer, no tiene ni punto de comparación.
Aquí ya la consumo desde hace unos años, aunque no lo mismo y no hay mucha variedad, mejora la de tetra-brik.
También sigo disfrutando (espero que aún por mucho tiempo) de la de la lechería del pueblo de mi familia cada vez que lo visito. Con su nata, su sabor, su textura y su color. Lo dicho, ni punto de comparación.

Yo también vivo en el extranjero. Mi mujer sólo compra leche fresca pasteurizada. Por motivos de trabajo pruebo de vez en cuando la leche uperizada y noto una diferencia de sabor enorme. De hecho son dos productos diferentes. La leche fresca actual aguanta un par de semanas en la nevera. No creo que nadie tenga problemas por reponerlas comprando cada 10 días.

Cómo hago para seguir tu blog,la verdad,no supe...Un abrazo.Te sigo asiduamente desde Ondakin,lo que pasa que nuca dejo demasiados comentarios...hasta ahora jajaja

trabajo en una fabrica de envasado del grupo iparlat, envasamos marcas como kaiku, hacendado, eroski, llet nostra, altamira, beyena, gurelesa y alguna mas que no recuerdo ahora.
bueno lo que tengo que decir es que este estudio es una farsa sin valor ninguno porque normalmente la unica diferencia entre marcas es la etiqueta que se le pone. cuando se esta envasando por ejemplo hacendado y hay que envasar eroski solo hay que cambiar de etiqueta. con esto quiero decir que la mayoria de las veces la diferencia entre marcas solo es el precio

Yo vivo en Inglaterra desde año y medio y la leche fresca pasteurizada le da mil vueltas a la leche uperizada de tetra-brick. Aquí el pasillo del supermercado de leche de tetra-brick es ridiculo comparado con los de España y las neveras de leche fresca son enormes. En mi trabajo la traen en botellas de vidrio retorables cada día. El problema es el lunes temprano después de un viernes de fiesta, ya que la leche del jueves no aguanta y suele estar agria o cortada directamente. Hay que esperarse un poco más tarde cuando traen la del mismo día que está deliciosa.

Compro Puleva con soja. Pensé que era mejor que Hacendado,porque era - es- más cara. Y poque las aceitunas La española son mejores que las de Hacendado. Pascual, donde vivo no llega. En fin , todo lo que comemos ahora yo creo que es peor. ¡ Vaya panorama ¡

He visto los datos en la web de la OCU y hay cosas que sorprenden.
No es comprensible que marcas de fabricante salgan peor paradas que las marcas blancas de distribuidores que ellos mismos fabrican
Desde el punto de vista de un documento de análisis "científico", y un estudio de este tipo, tiene que profundizar o mejor dicho poner más concretamente los valores obtenidos en las mediciones.
Hay una valoración final de puntos, pero en los aspectos valorados de cada marca (se puede comprobar haciendo comparativas) sólo hacen medidas de aceptable, muy bien, muy mal... Tendrían que poner todos los resultados del análisis para ser justos y así podríamos comparar de forma objetiva además de saber qué aspectos son los que ponderan más en la puntuación final.... Hay leches que salen mal paradas y luego los valores parciales que ponen no son tan malos. Creo que falta rigor técnico en ese ranking y en la presentación de resultados.

Un análisis que manejo demuestra que este blog es de los peores del mundo. Tiene una puntuación de 10 sobre 10000. Desaconseja su lectura. ¿Cómo se ha hecho el estudio?¿Qué metodología ha seguido?¿Qué se ha baremado?... ESO ES LO DE MENOS, HOMBRE

Este estudio lo hizo algun tecnico jubilado de Pascual ... que despidieron de Leite Rio...


La leche de vaca es perfecta para ti si eres un ternero y tienes que doblar tu peso en pocas semanas, de lo contrario mejor no probarla http://www.dietapaleolitica.es/showthread.php?t=501

vivo en bcn, residí 20 años en suecia. cambiaría con gusto el aguachirri de arla por cualquiera de las leches que he probado en tres años en barcelona

Yo resido habitualmente en Suecia, donde la gran mayoría de la leche que se consume es fresca, lo que no quiere decir que no tenga un tratamiento industrial previo al consumo. Como consumidor de un buen número de marcas de leche en España, puedo decir que cualquiera de ellas tiene un mejor sabor que el aguachirri sueco que bebo habitualmente. Cierto es que en productos lácteos como la mantequilla o los yogures, el nivel fuera de nuestras fronteras es bastante superior (tengo una envidia sana de los franceses en este sentido).

Un tema muy interesante, yo pensaba que la leche era un complemento en la dieta que no podia faltar, pero ahora me doy cuenta de que la leche es solo para los lactantes, las personas adultas han de sacar los nutrientes de la leche de otras partes, va a resultar más perjudicial de lo que parece.

En Vizcaya tenemos la suerte de que los ganaderos de Carranza han instalada varias máquinas expendedoras de LECHE fresca. Y sí, nada tiene que ver con la cosa esa que sale del tetra brik. Por otro lado, recientemente estuve en Cantabria y probé los yogures y el arroz con leche de una pequeña empresa láctea llamada Clem, que estaban deliciosos. Desafortunadamente, la distribución que tienen es muy limitada; de hecho, los compramos a un repartidor que iba en furgoneta por los pueblillos cántabros.

Soy extranjera e intolerante a la lactosa y noto una diferencia con la leche de mi País (que no quiero mencionar por no generar comparaciones inutiles): me parece que la leche que se comercializa y distribuye en los grandes punto de distribución es leche aguada porque yo sin ningun problema la puedo tomar.
Desde luego creo que la solución, para los lecheros, es la leche fresca que aquí en España, en la gran distribución, casi no se ve (acaban de salir hace poco la comercialización de leche fresca).
Recomiendo además que se puedan fabricar brick de medio litro y no todos solo de un litro. Es más práctico.
Todo esto, sin ir más allá, deberían poderlo extender también a la comercialización de los huevos.
Se debería poder comprar huevos frescos de granja también en las grandes ciudades.

no hay mas que hablar........y los ganaderos, muriendonos de hambre....parecen traficantes, cortando la leche ,que pagan a prceio puta, y sacando de un litro 3....y a nadie se le cae la cara de vergüenza........

la fageda es lo mejor!!

Hola
Soy veterinario, trabajo en un programa de mejora de la calidad de leche de una administración autonómica, tambien soy hijo de un productor de leche ya retirado. Me he criado con leche natural de vaca, sin tan siquiera hervir porque no hacía falta.
Quiero manifestar mi defensa del sector productor de leche. UNa cosa es la leche fresca producida en explotación, en general de excelente calidad, y otra lo que el consumidor compra, es decir un producto tratado y envasado. O sea, una cosa son las vacas dando leche y otra muy distinta son la industria y las cadenas de comercialización. Estas apuran a la industria para que ponga un producto barato, muchas veces para usar como reclamo comercial y sin importarles nada mas que el precio de oferta. A sú vez la industria aprieta al ganadero, pero este tiene que cumplir con todas las normas, con lo cual tiene que trabajar cada vez mas para obtener la misma renta. Ya me gustaría que a la industria se la controlase tanto como al productor.
Tambien quiero manifestar mi malestar porque las autoridades sanitarias, que son quienes tienen que controlar el producto final miran hacia otro lado y lo unico que les intersa controlar es al productor, desentendiendose de lo que hay a disposición del consumidor, quien a su vez adolece normalmente de falta de información (a este paso no tardaremos mucho en ver que la gente piensa que la leche natural es un producto que se fabrica en una industria.

Estoy totalmente de acuerdo con cada letra de este artículo, incluso a pesar de no llegar a la veintena de años he tenido el placer de probar la leche de la vaquería de mi pueblo (al sur de la Com. Valenciana) de bien pequeño, de ir al norte de España y probar leches fantásticas, de viajar tanto a Francia como Inglaterra y comprar en los supermercados leche que nada tiene que ver con lo que se nos ofrece en este país. Tú mismo lo has descrito bien, después de haber catado lo bueno, parece que las marcas comercian agua blanqueada. Un saludo Mikel y sigue así.

Caramba, pues sí que estamos bien. Yo consumo la de Hacendado, y tenía dudas, pero lo que también me ha sorprendido es "la nostra", aunque nunca me han gustado los que utilizan el sentimentalismo patriotero para el comercio y el negocio. Si un producto es bueno, hay que consumirlo, si no lo es o no lo es tanto, hay que rechazarlo por mas "nostre" que sea. Es una burda propaganda. Y después dirá, como ha dicho un conseller de la Generalitat, que no consumamos Rioja, que consumamos productos "nostres". Mayor desvergüenza no cabe entre estos manipuladores, los que por cierto nos quieren robar la sanidad pública para hacer negocio. Disculpen, pero es que estoy indignado con el golfería político en general, y con el catalán que es el "meu", en particular.

Como no se comenta una información tan relevante como que la leche es cancerígena? Es un tema que ya aha aparecido en la prensa y parece que se retira para no perjudicar a la industria de lácteos.

algo va bien en España??? de paso ablemos de como embotellaban aceite de mala calidad como virgen extra en el sur... y del atún en el norte... y de los frutos secos podridos y de mala calidad...

A mí me habian dicho que la leche caducada de los super, la vuelven a llevar a las centrales y la mezclan con la nueva y asi sucesivamente, no sé si será cierto pero eso creo que no aumenta la calidad, o si? ¿Porque esta prohibido comprar leche directamente de las vaquerias? ¿alguien lo sabe?

Me encanta la legendaria frase de que "nadie da duros a cuatro pesetas"...
Es una gran verdad, pero confunde los términos "valor" y "precio":
Estamos tan acostumbrados a que nos vendan los duros a ocho pesetas que cuando nos los venden a seis, pensamos inmediatamente que ahí tiene que haber gato encerrado.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal