La triste realidad de los lácteos españoles

Por: | 22 de junio de 2011

Leche
Foto: ANH

Un estudio de la OCU publicado ayer ofrece datos preocupantes sobre la calidad de la leche entera que se consume en España. Tras analizar 47 marcas, la organización de consumidores asegura que algunas no aportan el contenido mínimo de grasa, tienen poco calcio y demasiado fósforo por el posible añadido de estabilizantes, se sobreexponen a tratamientos térmicos agresivos con lo que pierden demasiados nutrientes o directamente son demasiado viejas.

Mientras marcas como Pascual -la mejor valorada-, Hacendado, Consum o Kaiku aprueban con notable, otras como Carrefour Discount, Condis, Puleva, Ram o El Castillo suspenden con tan mala puntuación que la OCU desaconseja su consumo. La palma se la lleva Polesa, que obtiene una puntuación de 10 sobre 100. Me ha sorprendido la inclusión de Llet Nostra entre las peores, puesto que es una leche que consumo con frecuencia y que daba por decente.

Claro que el estudio no sólo valora el sabor, medido por un panel de catadores expertos en leche, sino también el etiquetado, los valores nutricionales, la calidad química de la leche -algunas marcas añaden sueros de quesería, ¡arg!- y su higiene. La Federación Nacional de Industrias Lácteas ha negado validez al informe diciendo que "carece de rigor y fundamento" y que la leche actual "es de mejor calidad que hace 10 años", mientras que el Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino insiste en que "el sector aplica rigurosamente la legislación de la UE".

 

 

Desde la ignorancia de ser un simple consumidor, y con mi paladar como único criterio, siempre he pensado que habría que dar un premio a los grandes productores de leche en España. Conseguir la transformación de una bebida sabrosa con cuerpo, de textura placentera y sabor ligeramente dulce en un insípido aguachirri no debe de ser fácil. Hay que currárselo mucho.

Cualquier persona con cierta edad recordará cómo era leche hace décadas (por ejemplo, la Collantes que se vendía en los setenta), y la podrá comparar en su memoria gustativa con la birria actual. Los más jóvenes, si se acercan a algún pueblo con vacas en el que alguien venda leche de verdad, pueden pillar un litro -digo pillar porque debe de ser ilegal-, hervirlo y comparar una cosa con la otra.

Es cierto que hay algunas alternativas para evitar la por lo general horrorosa leche uperizada de tetra-brick. Una es la fresca pasterizada, que siempre está algo mejor. Lo mismo se puede decir de la ecológica, que aunque es más cara al menos te garantiza que la vaca ha probado la hierba alguna vez en su vida.

Iniciativas especialmente loables respecto a este producto son las máquinas expendedoras de leche, que sirven para que los ganaderos puedan vender directamente al público y dejar de recibir las míseras cantidades de dinero que les pagan los intermediarios o las grandes centrales. Que yo sepa, existen en unas cuantas provincias, y en Madrid y Barcelona hay dos webs que te ayudan a localizarlas, Mivaca y Lletfresca. Tras catar la que se vende en Laredo (Cantabria), afirmo que es lo más parecido a la leche de verdad que he probado en el mercado.

Ampliando un poco el foco, veremos que la situación de los otros lácteos de vaca no induce a dar saltos de alegría. Hay productores y marcas pequeñas que los hacen bastante buenos, pero la mayoría no alcanzan una gran distribución o deben vender a precios altos. Un caso excepcional en Cataluña es el de La Fageda, una cooperativa sin ánimo de lucro que ha logrado estar presente en muchos supermercados con unos yogures muy dignos.

Sin embargo, el panorama de las grandes marcas es de lo más triste, y sus yogures, mantequillas y natas son tan mediocres como la leche. Basta con cruzar la frontera por el norte, darse una vuelta por algún hipermercado europeo, comprar unos cuantos lácteos y comparar. No sólo hay más variedad de productos, sino que la calidad está varios enteros por encima. Incluso las mismas marcas que están en España ofrecen un nivel superior.

Para explicar la situación, se suele argüir que este país es "mediterráneo" y que no tiene mucha tradición de lácteos. Lo pongo en duda. Al menos en el norte, España ha producido leche excelente desde tiempo inmemorial. Me temo que más bien se debe a otros factores, entre los que destacaría la preferencia por la leche uperizada del consumidor español, con la consiguiente anulación del gusto en este terreno; la falta de una oferta competitiva de verdad y el hecho de que España tenga que importar el más de una tercera parte de la leche que consume. Y cómo no, también tendrá algo que ver nuestra proverbial falta de exigencia a la hora de comprar cualquier tipo de alimento: si nos conformamos con cualquier leche, atendiendo sólo al criterio del precio aunque tengamos posibles para aspirar a más, beberemos agua blanqueada por los siglos de los siglos.

Hay 229 Comentarios

Cuando vi el título "La triste realidad de los lácteos españoles" me alegré pensando que la verdad por fin saldría a la luz, pero no ha sido así. Es verdad que la deficiencia nutricional en la leche es preocupante, pero aún hay algo más peligroso que me sorprende mucho no hayan analizado. Soy nutricionista y toxicóloga y me veo con la responsabilidad moral de advertir a la gente de que el 99% de leche proveniente de producción intensiva (convencional) contiene restos de ANTIBIÓTICOS, HORMONAS Y OTRAS DROGAS con las que tratan a las vacas. Hay muchísima literatura al respecto. Desafortunadamente las utilizan para aumentar la producción y evitar que las vacas enfermen. Estos compuestos consumidos cada día tienen efectos secundarios muy serios para nuestra salud como puede ser candidiasis, desequilibrios hormonales o incluso cáncer. Me parece increíble que este tema no se trate con la misma importancia con la que se está tratando en Gran Bretaña, donde cada vez hay más gente concienciada. Es la principal razón por la que la demanda de la leche certificada biológica (única manera del consumidor de asegurarse la no presencia de estas drogas) ha crecido tanto. Tanto que el precio ha bajado mucho y ahora es simplemente 35 peniques más cara que la de producción intensiva. Espero no tener que esperar mucho tiempo hasta que pase lo mismo en España, porque la realidad de la industria alimentaria convencional es en una palabra, PELIGROSA. Recomiendo ver documentales como Food Matters o Food Inc para despertar y concienciarse.

No hay dudas de que la leche actual es peor que la de hace diez años, al menos en sabor.

http://www.tuppermenu.com

Los andrólogos llevan años advirtiéndonos sobre la mala calidad de nuestra leche y su relación con nuestra baja natalidad (Es broma... Aunque el asunto de esta noticia no lo es en absoluto, desde luego).

Un articulo muy ilustrativo.
Yo creo que es la forma que tienen las grandes cadenas de manufactura de modificar los hábitos alimentarios de las nuevas generaciones. Hoy en día si das a muchos jóvenes leche de vaca sin más manipulaciones que su cocción, no les gusta. Así que les han modificado sus preferencias gustativas a un producto de baja calidad.
Otra reflexión, antes, hablo de más de 20 años, la leche de vaca se cuajaba perfectamente, hoy en día a la industrial hay que añadirle cloruro cálcico para que cuaje, por lo que utilizo leche directamente de la vaquería.
Saludos

Porquwe solo mencionan esas marcas como aceptables y no mencionan niguna mas? ¿Hay otros Intereses?? QUE PENA QUE ASI NO AVANZAREMOS EN LA HONRADEZ.

Dios!!!! aquella leche collantes que hacía a los niños gigantes!!! Mi padre cogÍa el coche todas las semanas y recoría más de 15Km para comprarla, eso si que era leche.

Pues prueba a venir a Dinamarca y ver que si consumes leche entera e encontrado hasta ahora 4 tipos de leche: 3,5%, 1,5%, 0,7% y 0,1%. Las dos ultimas me niego a probarlas por el aguachirrir q debe ser eso, y sobre el resto de lacteos mejor me guardo la opinion porq es inexistente... o quiza a esta gente lo q le gusta es el yogur normal y corriente, y los aditivos ya se los echan ellos... No soy una gran consumidora de leche, pero la de aqui tb deja q desear :(

Pozi, me añado a Andrea S. Nadie te obliga a estar aqui (Alemania). Y si tanto te fastidia, aprende a escribir la Ñ en tu ordenador (empieza por algo hombre [o mujer])

Ay, Miguel Vila... en Lalín está la casa de mi abuelo y mis tíos, donde siempre que voy desayuno con leche recién ordeñada. Y a la vuelta, me traigo una botella de 2l de cola, llena de leche fresca. Y sin hervir ni nada. Qué maravilla

Yo también apostaría por las máquinas expendedoras de leche fresca (pasterizada), en grandes ciudades como Madrid. Yo personalmente me recorrería media ciudad si hiciera falta.

La verdad es que ayer cunado lei el estudio me quede de piedra, ahora despues de leer ademas too lo que le añaden o lo que le quitan seguramente por abaratar costes no me extraña que cada vez mas personas sean intolerantes a la lactosa o a lo que parece leche , como bien dices agua blanqueada.
http://www.cocinaconpoco.com/

Pues dependen...en Galicia y Asturias (supongo que también en Cantabria) hay la posibilidad de comprar leche cruda...con todos los controles legales y como antes decía alguién respaldada por los correspondientes organismos oficiales.
Y lo mismo se puede decir de la verdura y fruta...incluso hay páginas de internet que te la sirven a casa (algunas empresas te cobran el seur pero un precio asumible y otras reparten un día a la semana). También te ofrecen la posibilidad de ir directamente a la huerta y hacer la compra eligiendo lo que quieres. Por cierto a precios que son más baratos que comprar en la fruteria o supermercado...ayudas al campo y comes producto natural.
Es una de las ventajas de ser de provincias...y no de la capital.

Mikel, lo resumes muy bien en tu última frase: aunque suene a tópico, tenemos lo que nos merecemos, que es lo que compramos, ni más ni menos.

Pasa exactamente lo mismo con el pan, que no sé en qué momento empezamos a comprar esa mierda plasticosa congelada y precocida, porque era barata y estaba aún calentita del horno; y a la vez, el pan pan, al de miga, el de masa madre, empezó a casi desaparecer. hasta casi convertirse en un producto de lujo. Manda huevos que un pan de trigo o de centeno, de medio kilo, corriente y moliente, fresco y semiartesano, te cueste 5 eurazos. Ojito, a 10€ el kilo, ni que fuera entrecot.

Lo que actualmente nos venden como leche no es leche, es un producto industrial totalmente ADULTERADO, que ha perdido todas las propiedades nutritivas de la leche y que deberíamos considerar tóxico. Los tratamientos de uperisación e incluso de pasteurización destruyen no sólo las vitaminas (digan o que digan), sino muchas otras sustancias, como la lactasa (la enzima que ayuda a la digestión de la lactosa), convirtiendo así la ''leche'' en un producto súmamente indigesto y propenso a causar alergias. Estos son los avances de nuestra ''civilización'', destruir el alimento más sano de la naturaleza, habíéndonos convencido previamente de que no podríamos sobrevivir a su ingesta no procesada. Nos merecemos la mala salud, todas las alergias y enfermedades degenerativas que padecemos.

No creo que sea un problema de precio. La de Hacendado (Marca blanca de Marcadona) es bien barata y aprueba con notable alto. Más bien se trata de que hay marcas a las cuales uno es fiel desde hace años (y no se para a pensar si ellos son iguales de fieles a sus clientes)... o se trata de una cuestión de distribución (si en la tienda a la que voy sólo hay Ran o El Castillo...)

La leche es uno de esos "básicos" de la casa que uno compra casi sin pararse a pensar: según vas por el pasillo de las leches echas unos litros a la cesta de la compra. Esa es una de las circunstancias que explica la falta de "exigencia" de los clientes, quizá: ¡no meditan sobre ello como sin embargo lo hacen sobre un nuevo queso o un vino, percibidos más como caprichos "que quiero que me sepan especialmente bien"!

Lo otro que hay que tener en cuenta y no se está diciendo es que se consumen, frecuentemente, un exceso de lácteos. ¡No somos terneros! Todo en su justa medida pero un exceso de leches, yogures, cremas, etc. no es bueno y causa trastornos digestivos.

Menos cantidad, más calidad y más racionalidad a la hora de pensar en nuestra dieta, ¿no?

En España se consume demasiado producto lácteo y además se quiere pagar poco por ello. El resultado es un producto barato y de poca calidad porque, lógicamente, las empresas se ajustan a la demanda. El que quiere leche de calidad no tien más que ir a comprar la leche fresca de El Corte Inglés, Mercadona,...

Juegan con nuestra salud y la de nuestros hijos de una manera vergonzosa.
¿Y que hago con mi hij@? ¿Cuantas veces te has hecho esta pregunta?
Por eso hemos creado este blog, para ayudarte en el complicado proceso de educación de los hijos. Puedes tanto leer los artículos, como hacer preguntas y compartir opiniones con otros padres.
http://yquehagoconmihijo.blogspot.com/

Lo que no entiendo es que si mucha de la leche que importamos viene de Francia, ¿cómo es posible que cualquier leche que venden en España esté asquerosa, sea cual sea el precio y aquí en Francia, donde vivo, hasta la más barata cutre sin marca uperisada en tetra brick sin abrefácil esté bastante buena?... ya las que venden refrigeradas ni te cuento...

Confirmo lo de las máquinas expendedoras: la leche está buenísima y es lo más parecido que se encuentra en el mercado a la leche que se compra en otros países y a la que mi cuñado producía en su granja. Los niños, reacios a los cambios, lo certificaron: "¡qué buena!"

No me gustan mucho las máquinas expendedoras de leche. Creo que hay demasiadas posibilidades de cometer errores y contaminar el producto. No entiendo porque tienen que vender la leche a granel si podrían emplear el mismo sistema para vender la misma leche pero envasada inmediatamente después de la pasterización, sin andar con trasiegos del pasterizador a la cisterna, de la cisterna a la máquina expendendora, de la máquina a la botella. Antes de que existieran estas dispensadoras de leche a granel ya había máquinas de venta de productos embotellados, por lo que la tecnología no es un problema.
En cualquier caso, en Galicia tenemos el privilegio de poder consumir leche cruda, sin pasterización, tal como sale de la vaca sin más tratamiento que el enfiramiento rápido. La venda un ganadero de Lalín bajo la marca O Alle, respaldada por el Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica de Galicia.
Por otra parte, la inmensa mayoría de los consumidores compran la leche por el precio y no por la calidad y aceptan cualquier líquido blanco a cambio de ahorrarse 15 céntimos por litro. Con esa actitud el mensaje que se manda a la industria es que cualquier cosa vale. Es el mensaje que esperan los que solo piensan en su bolsillo.

Es necesario potenciar las máquinas suministradoras de leche fresca a granel (gracias por poner en el artículo los enlaces). Por un lado beneficiaremos nuestra salud y los ganaderos de nuestra región y, por el otro, respetaremos el medio ambiente y nuestros bolsillos (el sistema de venta de leche a granel no usa el tetrabrick que es uno de los residuos más caros de reciclar)

Un poco sospechoso que se hable tan bien de Pascual, y no salgan en el estudio leches frescas como la Asturiana, o Letona...

Qué pena y rabia da la burla actual, ¿verdad? Recuerdo que en mi barrio de Argüelles, en Madrid, había una vaquería a la que íbamos a comprar una cántara de leche "aguada"; pues bien, de esa leche aguada, una vez hervida, que estaba estupenda, sacábamos nata para dar y regalar con la que mi madre hacía pastas de nata exquisitas. ¿Qué no harán las centrales lecheras con la que les llega a ellos desde las vaquerías? Se dice que 1 L da para 1 litro de cada tipo de leche, queso, nata y yogures.

consumo leche de Central Lechera Asturiana desnatada, siempre miro los ingredientes de lo que compro y en el envase pone: Leche desnatada, Calcio, vitamina A y vitamina D, y confiaba en esta información...hasta que leo que en el estudio pone que lleva estabilizantes, no estarían obligados a incluirlo en los ingredientes? Por qué se permite que se engañe a los consumidores de esta forma?

Amén, hermano. Yo recuerdo la leche con sobaos que vendían las monjas en Santillana del Mar con auténtico fervor y hace unos meses, pasamos unos días en Castro Urdiales y pudimos comprar la leche fresca de máquina y nos pareció una auténtico lujo. Una maravilla. Digan lo que digan, la calidad de la leche no ha mejorado, por muchísimos controles que pasen. Es lo mismo que cuentan en el documental Food Inc. Te dejo la entrada porque últimamente andamos tú y yo de un sincronizado que abruma. http://bit.ly/dIBLZ7

Pozi, si tanto destestas a los alemanes, por que no te regresas a España? Gente como tu no hace falta en este gran pais (Alemania).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal