¿Es el anís el nuevo gin-tonic?

Por: | 29 de julio de 2011

5960737783_225b394da4_b 
Foto cedida por El Aderezo

Aunque millones de españoles lo hagamos cada día, no se debe opinar sobre lo que no se conoce. Siendo un periodista gastronómico, tampoco se debería escribir sobre lo que no se ha probado, y eso es justo lo que me dispongo a hacer en este momento.

Cuando crees que ya no queda en este mundo producto comestible alguno por convertir en exquisito, en moderno y en chic, en definitiva, por gourmetizar, surge uno nuevo que te vuelve a sorprender. No habiéndome repuesto aún de la noticia de la dignificación del kalimotxo en un campeonato de cocteleros en la Escuela de Hostelería de Vitoria, el otro día llegó a mi mail un correo promocional que me anunciaba la próxima conversión del anís en una bebida cool. 

El improbable cambio está promovido por la empresa de bebidas navarra Baines, que ha lanzado al mercado una marca de esta bebida llamada Inopia. Nada en el diseño de la botella recuerda a las casas clásicas del licor, como El Mono o La Asturiana. Su etiqueta no muestra homínidos ni señoras con traje regional, ni luce ese aire como de principios del siglo XX que parecía inherente a los envases de anís, sino unas nubecillas estilosamente grabadas en el vidrio. La gráfica del logotipo es contemporánea y, según la empresa que lo ha pergeñado, tiene como objetivo gustar al público femenino.

En la web del producto se asegura que el Inopia es “incoloro y translúcido”, “en su aroma envolvente destacan las notas anisadas con un agradable fondo cremoso” y “tiene una sensación predominantemente dulce”. Vamos, que es anís. La página también propone de forma muy visible que lo usemos para cócteles, repostería o infusiones, casi como reconociendo de manera implícita que así, a pelo, es material hardcore.

Me pregunto si un cambio de look y una buena calidad serán suficientes para atraer a nuevos consumidores jóvenes y urbanos hacia esta bebida, asociada por muchos a las bisabuelas, los aldeanos o, como mucho, los obreros que se calzan un sol y sombra antes de entrar a currar a las 7 de la mañana. Imagino que a una empresa que hace anís no le queda otra que renovarse, estando todos esos grupos humanos en vías de extinción o de transformación en clases sociales bebedoras de whisky, ron, ginebra o vodka. Es una cuestión de pura supervivencia.

Para mí, el recuerdo del anís está indisolublemente asociado a 'Raíces', un programa sobre folclore de la televisión de mi infancia en cuya cabecera salía una viejuca tocando una botella con una cuchara como si fuera un instrumento. Era empezar a sonar el crin-crin-crin y ya te entraba la bajona, porque sabías que en vez de dibujos animados, una serie o algo divertido te esperaba una hora de tradiciones populares que no te interesaban lo más mínimo.

 

 

Quizá por este trauma infantil, unido a mi aversión generalizada a los alcoholes dulces, siempre he aborrecido el anís. Por eso lo dicho al principio: no me hace falta probar el Inopia para saber que no me va a gustar. Lo que no significa que no valore el intento de esta empresa por sacar la bebida del mundo de los puros, las tardes de dominó y las mesas camilla. Al fin y al cabo, si el gin-tonic ha vuelto, el anís también podría quitarse la caspa. Pero algo me dice que lo va a tener más complicado.

Hay 105 Comentarios

En Málaga todavía se toma bastante aguardiente, sobre todo en los ambientes campesinos, y es el combustible imprescindible para la Fiesta de Verdiales. No en vano rezan unas coplillas como sigue:
................
"A las tres de la mañana
qué bueno está el aguardiente
con un cigarrillo puro
y la novia en la ventana"
...............
"El aguardiente es pariente
y el vino tinto es mi primo
cuando voy a la taberna
me junto con toa mi gente"

Con lo que ha molado, toda la vida de Dios, tomarse un Machaquito después del café y quedarse dos minutos viendo en negro, como ciega.

En Venezuela, hace muchos años, el ron era un producto con una fama muy parecida a la del anís aquí en España, o quizá peor. Era de las cosas más baratas que podías comprar. Y sabes qué hicieron para que la gente se quitara ese estereotipo de la cabeza y lo consumiera? Sencillamente, lo subieron de precio. La gente empezó a comprarlo y con ello vino un cambio en el embotellado y mejoras varias de imagen, pero el producto seguía siendo el mismo.

Más cool que la botella con Darwin imposible. ¿Recordaís que Marie Brizard inventó el avisa esposas? Intentas modernizar un clasico y la caspa te espera, por narices, a la vuelta de la esquina. Resacas aparte.

....cuidado la sobredosis de inopia... digo de anís es peligrosa. No es nada nuevo el vincular el anis al glamur femenino, no se nos olvide el anisette.

Alguien por aca ha recordado el calisay ...existe aun? es como el Chartreuse....una delicia.....

!Cómo cambian los tiempos¡ Recuerdo a mi madre que el día de mi cumpleaños me llevaba a la cama una copita de anís y para que hablar de aquellas copas que te metías unos momentos antes del examen de conducir en la cantina que había donde se celebraba el examen del práctico. Los copazos en el " Comercial " de Madrid antes de empezar a arreglar el mundo con los amigos. Y en cambio no salimos unos borrachos porque se bebía disfrutando y no para caerte lo antes posible.

.....no se si me gusta lo de que el logo está pensado para gustar a las mujeres y luego le pongan ese nombre INOPIA.... :-@

Como aficionada a bebidas no muy "cool" (me encanta la mistela) aplaudo la iniciativa de esta marca de anís.

Yo conocí el anís este que sacais por casualidad, en http://www.bourmet.com/2011/06/26/anis-natural-inopia-hacer-coctel-con-anis/ y después de probarlo, creo que no es para tanto. Un anís muy bueno, pero no para volverse loco. O por lo menos eso creo yo. Eso sí, está genial que revitalicen los clásico.

Mi primer cubata fue en casa y fue anís con Fanta de naranja. Muy dulce. Me pregunto por qué nuestros productos en España son asociados a vejestorios alcohólicos y fuera de España son productos de lujo, como el brandy de Jerez. En Turquía y Grecia se toman cosas similares (Ouzo, Raki) y no se le ha maltratado nunca con mala fama. Es más, he visto españoles tomando un Raki que quitaba el aliento y nunca se han tomado un "Castellana".

"Sobre gustos no hay nada escrito", que dice mi madre (muy del gusto de usar refranes).También hay quien dice que, justo lo contrario, "sobre gustos se ha escrito demasiado". En cualquier caso, te perdonaremos este pecadillo de no gustarte una bebida tan españolísima como lo es al anís. No sé si serán tan indulgentes los de "Inopia" (vaya nombrecito se han buscado, según la RAE significa: Indigencia, pobreza, escasez - http://bit.ly/qpIlLL).
A mí lo que se me hace difícil es ver este licor como parte de combinados. No sé a qué sabrá un cubata de anís o el mencionado "anís tonic" (que, digo yo, habrá que cambiar el gin por el anís). Eso sí, un buen copazo de anís, con el doble de cantidad en agua helada y dos o tres cubitos hacen una bebida refrescante como pocas he probado en mi vida. Igual así sí te gusta.
Gracias, Mikel.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

.. me gustaría saber quién es el luces que le ha puesto el nombre.. ¿inopia?
es que suena fatal.. ¿se les habrá ocurrido mirar la palabra en el diccionario?

En Puerto Rico lo tomamos mezclado con ron, y se conoce este trago como "chichaito", palabra que quiere decir algo asi como una folladita.

si, si! estoy de acuerdo con lo viejuno que suena el Licor 43, pero que me decís del inefable Calisay.?..de ese no se acordaba ya casi nadie....

Posiblemente... para las señoras que jueguen al bridge.

Inmejorable Sexto parrafo, pre-pulitzer, anisaco a saco, gracias Mikel, mañan te leo desde la beach, orgullo proletario que tiene uno.

Todos los niños españoles que fuimos iniciados en el proceloso mundo del alcohol a base de pajaritas, anís con agua, reivindicamos hoy de adultos la plena vigencia y vitalidad del anís, el programa raíces y la España inmortal.... ¡tun tururururtun turururutun tururutuntun tuntún.........

El anís está asqueroso.

¡Qué divertida entrada para empezar el finde! ¡Qué recuerdos parecidos me trae el vídeo!
No es para mí el anís aunque me gusten otros alcoholes dulces, me encanta un buen moscatel.
Y para dulces, las pastelerías y bombonerías de Donosti...
http://blogdelchocolate.blogspot.com/

Afortunadamente no me ha ocurrido nunca, pero tengo entendido que una borrachera de anís te proporciona la peor resaca del mundo. Esa botella tan de diseño debería tener una advertencia en ese sentido para las señoras a las que se dirige, puesto que creo que el anís pega fuerte antes de que hayas tenido tiempo de enterarte.

No es por nada pero en Valencia el anis esta mas de moda que nunca. Es bastante normal entre la gente joven, y los no tan jovenes, hacerse un colpet de cassalla o una palometa ( cassalla con agua ) cuando estan de fiesta o antes de comer. De hecho el conocido grupo "la gossa sorda" le dedido una cancion en su ultimo disco a esta bebida: http://www.youtube.com/watch?v=PDon_WVblZ0
Saludos

Nada nuevo bajo el sol. Mi padre ya me lodecía, lo mejor para la sed es una pajarita, o lo que es lo mismo, anis con agua. Y nuestros abuelos "mataban" el sabor de los botijos con anís. Yo, como muchos, tomamos anis (chinchón, castellana, las cadenas, el tajo de ronda, machaquito, pero nunca MB) con hielo como copa después de una buena comida. Osea, que para otra vez busquen un asesor de marketing mejor.

Yo también soy pro-anís, nunca he entendido su mala fama. Otra cosa es lo que hacíamos un amigo y yo de jovencitos, cuando lo bebíamos combinado con batido de chocolate.

Soy veintegenario (finales ya, pero veintegenario) y reivindico el agua dulce!! ;) de pequeño adoraba los caramelos de anís y en la facul también me miraban raro cuando pedía un café y una copa de anis para compartir con algún amigo, vaya tardes echábamos... y el café con lagrimilla es de los mejores reconstituyentes que hay, te quita el frío y te vas a currar tan contento :) eso sí, con mesura que la resaca debe ser terrible...

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal