¿Es el anís el nuevo gin-tonic?

Por: | 29 de julio de 2011

5960737783_225b394da4_b 
Foto cedida por El Aderezo

Aunque millones de españoles lo hagamos cada día, no se debe opinar sobre lo que no se conoce. Siendo un periodista gastronómico, tampoco se debería escribir sobre lo que no se ha probado, y eso es justo lo que me dispongo a hacer en este momento.

Cuando crees que ya no queda en este mundo producto comestible alguno por convertir en exquisito, en moderno y en chic, en definitiva, por gourmetizar, surge uno nuevo que te vuelve a sorprender. No habiéndome repuesto aún de la noticia de la dignificación del kalimotxo en un campeonato de cocteleros en la Escuela de Hostelería de Vitoria, el otro día llegó a mi mail un correo promocional que me anunciaba la próxima conversión del anís en una bebida cool. 

El improbable cambio está promovido por la empresa de bebidas navarra Baines, que ha lanzado al mercado una marca de esta bebida llamada Inopia. Nada en el diseño de la botella recuerda a las casas clásicas del licor, como El Mono o La Asturiana. Su etiqueta no muestra homínidos ni señoras con traje regional, ni luce ese aire como de principios del siglo XX que parecía inherente a los envases de anís, sino unas nubecillas estilosamente grabadas en el vidrio. La gráfica del logotipo es contemporánea y, según la empresa que lo ha pergeñado, tiene como objetivo gustar al público femenino.

En la web del producto se asegura que el Inopia es “incoloro y translúcido”, “en su aroma envolvente destacan las notas anisadas con un agradable fondo cremoso” y “tiene una sensación predominantemente dulce”. Vamos, que es anís. La página también propone de forma muy visible que lo usemos para cócteles, repostería o infusiones, casi como reconociendo de manera implícita que así, a pelo, es material hardcore.

Me pregunto si un cambio de look y una buena calidad serán suficientes para atraer a nuevos consumidores jóvenes y urbanos hacia esta bebida, asociada por muchos a las bisabuelas, los aldeanos o, como mucho, los obreros que se calzan un sol y sombra antes de entrar a currar a las 7 de la mañana. Imagino que a una empresa que hace anís no le queda otra que renovarse, estando todos esos grupos humanos en vías de extinción o de transformación en clases sociales bebedoras de whisky, ron, ginebra o vodka. Es una cuestión de pura supervivencia.

Para mí, el recuerdo del anís está indisolublemente asociado a 'Raíces', un programa sobre folclore de la televisión de mi infancia en cuya cabecera salía una viejuca tocando una botella con una cuchara como si fuera un instrumento. Era empezar a sonar el crin-crin-crin y ya te entraba la bajona, porque sabías que en vez de dibujos animados, una serie o algo divertido te esperaba una hora de tradiciones populares que no te interesaban lo más mínimo.

 

 

Quizá por este trauma infantil, unido a mi aversión generalizada a los alcoholes dulces, siempre he aborrecido el anís. Por eso lo dicho al principio: no me hace falta probar el Inopia para saber que no me va a gustar. Lo que no significa que no valore el intento de esta empresa por sacar la bebida del mundo de los puros, las tardes de dominó y las mesas camilla. Al fin y al cabo, si el gin-tonic ha vuelto, el anís también podría quitarse la caspa. Pero algo me dice que lo va a tener más complicado.

Hay 105 Comentarios

que hartada a reir con la cabecera de Raices y tu comentario sobre los dibujos!. Que recuerdos!

En casa el anís lo usamos para ponerlo en el arroz con leche. Un chorrito cuando estás revuelve que te revuelve la leche con el arroz. Le da un punto.

Desde los tiempos de Maricastaña la botella de anís además de animar el desayuno, el aperitivo, los postres, el carajillo, el dolor de tripas y las resacas faraónicas sirvió como elemento de percusión. Por eso anís las cadenas no servía para acompañamiento de la Banda del Mirlitón. Como Baines no envasa aguachirri habrá que ir al contenido dejando de lado el continente antifolklórico. Lo de los pelotazos con agua del carmen ya lo sabíamos los más viejos del lugar, que el revuelto de moscatel con anís ya quedaba para abrir boca antes de almorzar y dar una cabezada con sardinas asadas o panceta en las fiestas de cualquier sitio cerca del Ebro.

Muy bueno el vídeo promo de "Raíces". Mikel, yo también tengo asociada la botella de anís a la señora tocándola con la cuchara, recuerdos de infancia. Por eso, cuando me preguntaban si sabía tocar algún instrumento, la respuesta era siempre, sí la botella de anís, ja ja ja.

El nombrecito no me parece muy acertado, y si se trata de proponer nuevos usos quizá deberían plantearse usarlo como desinfectante : p

NB: ahora la que está de bajona soy yo porque también ne acuerdo de la serie raíces xD

Siento estar en desacuerdo contigo, creo que hay licores que se deben modernizar, del mismo modo que lo esta logrando el brandy, he tenido el placer de probar este producto, y estoy preparando un post con posibilidades, estoy haciendo pruebas con el, y creo que puede dar mucho juego tanto en cocteles como en postres, creo que debemos darles una oportunidad a productos de toda la vida que no hacen mas que intentar renovarse o morir.
Porque pueden en Sexo en NY volver a poner de moda el cosmopolitan un coctel de los 80? y nosotros no podemos rescatar el anis, o el brandy?
http://www.cocinaconpoco.com/

Yo siempre odié el anís hasta que llegó un compañero de universidad que era de Chinchón y le cogimos una afición desmedida.

Los sábados no perdonábamos el muy estudiantil "kilo de espaguetis con tomate", seguido de una botella de anís (para varios, entiéndase). Si había Roland Garros o vuelta ciclista, mejor que mejor.

anis! recuerdos de mi abuela, anis con agua fresquita, anis para "curar" el botijo, un cortado "tocaet" de marie brizar... reivindicamos el anis con cubitos de hielo para el verano! Y la botellica de anis para cantar villancicos con una cuchara!

Hay que reconocer que el diseño de la botella está muy currado... A ver qué pasa con la reentré del anís...
http://losbonvivant.wordpress.com/

No hay peor borrachera que la de Anis!!! Para morirse!!! Eso si, a la hora del café con un hielo está rico

el Marie Brizard no faltaba en casa para las visitas de la señoras, y en los setenta le dimos al pastis una parte de anis y cinco de agua fria, y ademas ibamos al Pastis un lugar bohemio regentado por una francesa, forrado de fotografias rancias y con musica tipo Edit PIaff estaba al final de las Ramblas de Barna, Asi que para mi es sinónimo de señoras, modernidad de los setenta y bohemia. Igual easta empresa consigue rejuvenecerlo.

Me confieso: soy adicto al Marie Brizard, al que me aficionó mi abuelita Encarnación... para mí, la primera vez que llegué al aeropuerto de Burdeos y vi el gigantesco anuncio de la botella con la etiqueta azul, fue algo muy parecido a volver al hogar... después, alucinaba cuando el dueño de un restaurante de allí ignoraba que semejante maravilla se fabricase en su ciudad... he de reconocer que además, me gustan el pacharán, el bayleys, el cointreau... será que, como dice un amigo con el que comparto, secretamente, estas perversiones, "tenemos morrico de puta"...

+1 Gintonic
-1 Anís
http://www.tuppermenu.com

Anís, Pastis, Sambuca, Ouzo, Raki...

"porque sabías que en vez de dibujos animados, una serie o algo divertido te esperaba una hora de tradiciones populares que no te interesaban lo más mínimo", jajaja, me he reido un buen rato con esta frase.
PD.: La cabecera de Raices da MIEDO, estoy escribiendo desde debajo de la cama, por cierto, tengo que barrer aqui.

Ese anís castizo!!!! hay que convertirlo en una figura kitsch

http://www.ingenioconsaboralaca.com/2011/07/publicidad-buenrrollista-y-por-tanto.html

Me parece una genial idea que se modernice la imagen del anís!

Yo hubo una temporada que bebía anis con cola, sabe a regaliz. Yo lo pedía en Katxi, lo cual era una salvajada, pero para una copa esta muy rico (para gustos, claro). Me parece estupendo que promocionen algo que si no se consume es por su imagen, no por su sabor. Pero Mikel, no están inventando nada, en Europa tomarte un Ricard o un Sambuca no da complejo y es prácticamente igual que anis. Que no te sorprenda si lo distribuyen un día para flambear, como una absenta. Un saludo

Pues yo que le doy al anís una gotica de vez en cuando os propongo a todos (a colación del título) el combinado del futuro: "Chin-tonic". Mezclar el anís con tónica (Chinchón en mi caso, de ahí el nombre) es uno de los combinados más cojonudos que mi alcoholica mente ha descubierto. Sólo me queda descubrir una mezcla que tenga bitter y algo más (¿con cointreau, con gin?). ¡Grande Comidista!

La verdad es que no me veo muy del norte, Antonio. Toda mi vida he visto a muchos agricultores tomarse por la mañana lo que aqui, en Valencia, conocemos como barrechát.

¿Quién no ha tomado anís con agua? o anís con agua con gas? o anís con soda?
¿Cómo toman los franceses el pastis?
Tenemos una maravilla de bebida y sólo la adversión a lo nuestro y el culto por lo foráneo impide que el anís y el brandy sean dos grandes bebidas. Sólas o combinadas.
El desayuno (no el almuerzo ni la comida) de muchos obreros de mi tierra era una copa de anís y un vaso de agua.
¿Y nuestros postres? rosquillas con anís...
Un placer

Jajaja. Viendo lo de las palomitas, no se me olvidará nunca el cesto que agarré una vez con anís. En radio 3 había un impagable programa llamado Caravana de Hormigas, donde salía un personaje, Manolito, que hablaba de las sesiones de palomitas de anís de su abuelo. Me hizo tanta gracia que no pude reprimir tomarme unas cuantas por la noche en homenaje al abuelo de Manolito. Habrá sido una de las peores borracheras de mi vida, y ha motivado que jamás, salvo circunstancias extremas, vuelva a probar el anís tal cual. Eso sí, me encanta el patxaran. Por cierto, que el de Baines es buenísimo y ya es de los pocos que no me sabe a aguachirri y no tiene un color sospechosamente marrón. ¿Es cierto o me lo parece a mí que el 95% de los patxaranes servidos en bares de Madrid o Barcelona están aguados? Pregunta al aire...

En Valencia se toma el barrachat que no es sino Anís Tenis con moscatel, (1/4, 3/4). Eso después del almuerzo donde, a las diez de la mañana, te aprietas una sepia con mayonesa más ensalada más litro de tinto con casera. Luego un par de barrachats y a la playa que es hora del aperitivo.

No diré que a menudo, pero en ocasiones a media tarde soy consumidor de anís + hielo + guinda, en vaso de whisky. Siempre como paso posterior a un buen café, y como preludio de una tarde "cool".
Creo que en ciertos ambientes, y no sólo en las barras de los bares a las 7 de la mañana, puede reivindicarse el anís como bebida oficial.

Puahhhh alcoholazo hiperazucarado, menudo veneno.

Dolores de post pedal garantizado.

Los mejores anises, los de la Sierra de Huelva, especialmente el "Milano negro" de Cortegana y "La Hormiga", que creo que es de Almonaster. Y los clásicos cazallas, de Cazalla de la Sierra, claro: Machaquito y el Clavel. Nada más acogedor que una copita de anis en invierno, con los mantecados.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal