Café sin agua caliente

Por: | 30 de septiembre de 2011

Kickstand-small

Ni pucheros, ni cafeteras italianas, ni nespressos a precio de oro: lo más cool en estos momentos es el café infusionado en frío. Es decir, un café al que no se le ha aplicado calor en ningún momento, y que sólo se ha dejado en agua fría las suficientes horas como para que impregne al líquido de su sabor y aroma.

Según cuentan algunos medios gastronómicos, el café en frío ha sido la bebida de moda del verano en Estados Unidos o, mejor dicho, en Nueva York y en algunas ciudades de la costa Oeste. Se puede tomar frío o caliente, y se vende listo para beber o concentrado, para mezclar con agua, leche o chocolate caliente.

¿Cuál es la ventaja del cold brew coffee respecto al tradicional? El café infusionado con agua muy caliente destila ácidos y aceites que al bajar la temperatura se concentran, lo que puede convertir esta bebida en un trago duro. Según sus defensores, el café en frío es más suave y menos amargo, y de alguna forma respeta más el sabor natural del producto.

Las marcas de cold brew coffee parecen bastante artesanales y ninguna es parte de una gran multinacional tipo Coca-Cola o Nestlé. La preocupación medioambiental es una constante en sus productos, y casi todas utilizan café obtenido con comercio justo. 

Chamaleon, por ejemplo, fue impulsada por el dueño de una tienda de café y su vecino cafeinómano, según cuenta Tasting Table. Se trata de una mezcla centroamericana infusionada 24 horas, ideal para tomar con hielo o para dar un toque a una horchata, un chocolate o una bebida de proteínas.

Header_03

 

El Grady's Cold Brew está hecho en Brooklyn (Nueva York), pero rinde homenaje a Nueva Orleans, donde se ha consumido café infusionado en frío desde hace décadas. Está concentrado, y con cada botella se pueden hacer unas ocho tazas.

Bottle

 

El Stumptown me encanta porque me recuerda a las botellas de cerveza Skol de mi infancia (las que tomaban mis padres y mis tíos, que de niño yo no le pegaba al frasco). Es de Portland y fue incluida en la lista de las 50 mejores bebidas del verano de la revista 'Mix'.

Stumptown

 

Kickstand es también de Brooklyn, y aparte de tener un envasado chulísimo, me encanta que se pueda comprar online y que hagan el reparto por la ciudad en bicicleta. La compañía es muy militante en su respeto al medio ambiente y vende su café concentrado, para utilizar menos envases y de paso facilitar los envíos.

Kickstand-in-route1

 

¿Cuajará esta tendencia en Europa? Quizá sea más difícil que en Estados Unidos, donde están acostumbrados a un café muy ligero. No tengo claro que países como España o Italia, en los que gusta el expreso bien potente, vayan a recibir con las gargantas abiertas al cold brew coffee. En cualquier caso, por si alguien se anima a hacer la prueba en casa, aquí va una pequeña receta sacada de 'Bon Appétit'.

Dificultad

Con dos ingredientes debe ser muy difícil.

Ingredientes

  • 110 gr. de café natural poco molido
  • 1 litro de agua filtrada o mineral

Preparación

Poner el café en un recipiente grande. Añadir el agua a temperatura ambiente. Remover con una cuchara de madera hasta que los grumos de café de la superficie desaparezcan. Dejar reposar sin mover a temperatura ambiente entre 12 y 16 horas. Colar con un paño o un colador de tela. Se conserva en la nevera hasta cuatro semanas.

 

 

Hay 52 Comentarios

Interesante invento... y muy fácil de probar... solo por curiosidad habrá que hacerlo... ;-)

Una infusión se hace, por definición, con agua a punto de hervir. Cuando se usa agua fría es una maceración... Lo digo por lo del "infusionado en frio" del primer párrafo.

Señores, lean despacio. Cafe infusionado en frío, no es igual a café infusionado en caliente puesto a enfriar. ¡ Me puedo imaginar a Gerardo descojonándose!. Lean el comentario de Umami Madrid, por ejemplo. Repito, el café es el mismo, pero Mikel hoy nos cuenta otro proceso sin calor.

La verdad es que desde mi punto de vista, nosotros somos más de tomar café en función de las estaciones, lo que implica que el café sólo se toma frío en verano. En invierno como bien dices un café potente y calentito para empezar el día con fuerza. No veo claro que esta tendencia por nuestros lares vaya a causar furor.

Saludos.

Me gusto mucho el tema del envase y el diseño, pero el café frío existe hace mucho tiempo en otros lugares no tan "cool" como NY, recuerdo que en mi casa en Buenos Aires mi mamá preparaba en verano "mazagrán", hecho a base de café fuerte, azúcar, hielo y rodajitas de limón, ¡una delicia!
http://www.losbonvivant.com/

Mikel, esto va a ser como cuando San Adriá, salio en aquel anuncio de caprabo llenando las cubiteras con cafe para hacer el cafe con hielo de cafe, que momento, y que revelacion, ya te veo ya.

C caliente
A amargo
F fuerte
E escaso.

Ala ahi lo dejo.

Lo prometido es deuda.
Este es post de hoy en mi blog que decía que podía interesarte:
http://vegetalytal.blogspot.com/2011/09/las-recetas-de-el-comidista.html
Espero que efectivamente te interese.
Gracias, Mikel.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

No he tenido tiempo de leer los comentarios, pero con Nescafé, te puedes preparar un café frío en un segundo, para quien le guste claro, yo lo detesto con agua fría y agua caliente. Así que el invento parece otra campaña de marketing a la americana.

Yo soy cafeinómano y no me hace especialmente gracia tomarme el café con hielo (una vez me dijeron que a los que nos gusta el café, difícilmente te gusta con hielo), y este invento no digo que lo prueba (ayer probé la maceración de los melocotones y me quedé con la basca) no se si me convencerá.
Por cierto los botellines del Stumptown me recuerda los de la cerveza Dia% que en épocas de crisis, son los que habitualmente consumo.
Feliz fin de semana a tod@s!!!!

Todo muy "Cool" y muy "Green", pero para los que nos gusta el café cargado me temo que nos va a parecer "Aguachirlis" como dicen en mi pueblo

Ahora cuando vaya a NY, lo probaré.
http://www.tuppermenu.com

A propósito, se me pasó, os dejo un artículo muy interesante del NYT (lo siento en inglés) sobre infusiones de café y té en frío escrita por el archifamoso científico (y divulgador) especialista en alimentos Harold McGee: http://dinersjournal.blogs.nytimes.com/2011/07/22/harold-mcgee-on-coffee-and-tea/

Saludos!

Hola a todos, yo soy un fan del té infusionado en frío (pero no tanto del café), siempre tengo al menos 2 litros de distintos tés en la nevera. Me encanta porque queda menos amargo y el sabor cambia banstante, haciéndolo más sutil e interesante. En realidad poco tiene que ver con el té infusionado en caliente- los aromas que pasan al agua no son los mismos y no se producen las reacciones que se ocurren en el agua caliente, que cambian los sabores- se podría decir que la infusión es más "virgen" con sabores más fieles a la hoja del té.

Sin embargo, cuando se trata de infusionar café no me ha convencido demasiado, necesitas muchísima más cantidad de café de la que se necesita cuando se infusiona en caliente y el sabor es... más crudo, no sabría explicarlo, pero no me convence tanto. Además, como bien dices Mikel, es mucho más suave, lo que no cuadra con nuestros gustos cafeteros. Está claro que si lo vas a tomar hay que pensar en que se trata de una bebida distinta a la del café normal, si no te decepcionaría muchísimo.

Yo, por una vez, parece que he adelantado a NY en las moda, ya que llevo haciéndolo desde primeros de año para evitar los ardores de café cuando aun tengo el estómago vacío, que me cae un poco fuerte si aun no he desayunado.

Y por otra parte es perfecto para aprovechar la cafetera francesa, que la tenía un poco abandonada. Mezclas todo por la noche en la jarra, dejas a la mezcla pasar la noche en la cocina, y por la mañana aprietas el émbolo, y a beber... Y el resto a un bote :)

¡Que cachondo el Gerardo! Mikel, para poder poner palabras de agradecimiento de éste cafeinómano a tu entrada de hoy, solo puedo mascullar: Fuu, tio, Mikel, pedaso de entrada. ¡ Me encanta, y la voy a hacer mañana sábado, seguro!

Desde el punto de vista físico, la cuestión clave en un café alaborado en cafetera es el resultado de un balance entre presión y temperatura del agua o vapor.

Los dispositivos monoblock sin juntas han permitido obtener rápida, duradera y fiablemente presiones desde 19 hasta 21 bares para obtener cafés menos calientes.

Esto es lo que está detrás de ese comentario generalizado que dice: "el café de mi cafetera de cápsulas solo tiene una pega y es que sale poco caliente. Siempre tengo que calentar previamente la taza o vaso".

Resulta que es mejor que salga menos caliente, pues el abuso de temperatura quema la molienda y saca del café truenos y diablos para el paladar.

Buenas...

me encanta este blog...ya era hora que alguien saliera del sota-caballo-rey habitual.

Me encantó el otro día oirte pinchar en Radio3 y por eso un link sonoro de nuestra época relacionado con el tema de este post:

http://www.myspace.com/distrito5/music/songs/cafetosis-15257963


Salut


Gabo

me gusta el producto, seguro que lo consumiría

Al que le gusta el café, le gusta probar todas las modalidades, este no es muy conocido pero gracias ti ahora no tanto, pero hay que probarlo, tomarlo en frío ideal para verano y la botella es cierto que es super chula. Nos atraes con productos tan cool.

colgaremos el artículo en nuestro fbk

Electrolux Professional

Interesante, pero para mi que el punto del cafe es precisamente ese regusto amargo que le dan los acidos y aceites... pero es una buena idea para probarlo.
Un supersaludo

Que lujo! Y encima el diseño de la botella es guapísimo.
Para todo lo demás....
http://foodoku-stefano.blogspot.com
saludos

Mikel, se lo has puesto dicilillo, no?, así que, con tu permiso, voy a dar algunas ideas a tus incondicionales para los comentarios de hoy:

"Eso se ha hecho en mi pueblo de toda la vida, lo llamamos "cafe fresco" y le añadimos unos arañones, un poco de anís y hojitas de romero"
"Café en frío?, vaya aberración!!, y esto es un blog gastronómico?, el café de toda la vida caliente y fuerte, y además como los pigmeos, negro y cortito"
"Que casualidad!!, yo también lo hago en casa, pero no le pongo ni café ni agua, bueno, en realidad tampoco me lo bebo"
"En realidad es una antigua receta etíope con reminiscencias somalíes que fué exportada primero a la costa oeste africana y luego a Brasil..."

Animo muchachos!!, hay que dar lo mejor de nuestros teclados!!! Mikel lo espera...

Hola Mikel,
Es un producto tentador, debo decirte que desde que leí en una entrada tuya sobre el te, que se podía preparar en frío (del mismo modo que estos cafés) lo hago casi a diario, es un gustazo llegar al despacho y que esté esperando una infusión tan bien hecha, ahora que empezará el frío probaré de darle un toque de micro a la infusión una vez hecha a ver si lo soporta. Y lo del café lo pruebo fijo, es algo que casi siempre tomo con hielo porque no me gusta mucho caliente.
Muy buen post
Saludos,

Interesante, y no dudo que lo probaré... Pero a mí el olor de café recién hecho por la mañana en toda la casa me encanta, así que difícilmente me pillarán con esta tendencia tan cool... ;-p. Buenos días y buena suerte en la presentación del libro en Bilbao!! Saludos, Raquel.

A mí seguro que me gusta. Me encanta el café en cualquier versión. Tiene que estar bueno, parecido a cuando tomas el café con hielo o así...........pero bueno, como para comprarlo online no, la verdad, Por muy monas que sean las botellitas......

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal