Cosas que nunca debes hacer en un restaurante

Por: | 19 de octubre de 2011

Restaurante
Foto: Ainhoa Gomà

A todos nos gusta salir a comer o cenar, y a todos nos disgustan las experiencias negativas cuando vamos a un restaurante. Sin embargo, a veces los propios comensales somos en alguna medida responsables del desastre, al no seguir unas mínimas normas básicas que nos ahorrarían frustraciones a nosotros y a nuestros compañeros de banquete. Hace ya meses, el bloguero estadounidense Adam Roberts reunió sus "10 cosas que estás haciendo mal en los restaurantes" en un artículo para el Huffington Post, y desde entonces he querido escribir mis recomendaciones. Éstas son las nueve cosas que yo nunca haría.

Comerte lo que te echen

Si algún plato tiene una falta grave, debemos tragarnos las vergüenzas y devolverlo a la cocina explicándole por qué al camarero con mucha educación. En el fondo, le estamos haciendo un favor al restaurante, que así podrá corregir el error, mejorar y a la larga ganar más dinero. Desde luego que la reclamación ha de estar acorde con el establecimiento: no se puede exigir igual en una casa de menú a 9 euros que en un restaurante gastronómico de a más de 100. Pero es precisamente en los sitios finos donde nos reprimimos más a la hora de quejarnos quizá por el miedo a pasar por ignorantes, cuando debería ser justo lo contrario.

Pedir la carne muy hecha

El cocinero neoyorquino Anthony Bourdain lo cuenta en sus 'Confesiones de un chef': los restaurantes destinan los peores trozos de carne a los clientes que la piden muy hecha. Es mucho más fácil de camuflar una mala pieza si se sirve requetepasada, mientras que en las carnes al punto o sangrantes el engaño es más complicado.

Ignorar las temporadas

Todos lo hemos hecho alguna vez, pero no existe vía más directa al fracaso que elegir un plato con ingredientes (sobre todo verduras y frutas) que no estén en temporada. ¿Ensalada de tomate en invierno? Tomarás poliespán teñido de rojo. ¿Alcachofas con jamón en verano? Serán de bote y habrán fallecido víctimas del ácido cítrico. ¿Fresas en otoño? De la Conchimbamba y a precio de oro. Si se desconoce el calendario, lo mejor es preguntar si el ingrediente principal del plato es fresco y local, o guiarse por un principio básico que casi siempre se cumple en las verduras: hojas, otoño-invierno; frutos, primavera-verano.

Ser tiquismiquis con los ingredientes

Cuando te pones plasta con los ingredientes de los platos -”¿puede ser sin aguacate, sin cebolla y sin comino, que no me gustan?”- no sólo estás irritando a los demás comensales al alargar las peticiones con tus dudas. Si el cocinero accede a quitarlos, es más que posible que destruyas el equilibrio que él buscaba al preparar la receta. Cuando no te gusta algo de lo que lleva un plato, mejor pedir otra cosa. Y si no te gustan muchas cosas, quédate en tu casa, pide cuentas a tus padres por no haberte enseñado a comer como Dios manda o espabila de una vez, que ya no tienes 10 años.

Ir a fumar o al baño cuando no toca

Las saliditas a fumar o al baño deben hacerse siempre en momentos en los que no interrumpan el ritmo de la comanda o del servicio. Si vas antes de empezar a comer, hazlo después de haber pedido para que no se retrase el proceso por tu culpa. Durante la comida es de pésima educación largarte a echar un cigarro y obligar al resto de la mesa a esperar tu vuelta para el segundo o el postre. No es una cuestión de intolerancia, sino de respeto al prójimo.

Confundir al camarero con un amigo (o con un enemigo)

Gracias a sus indicaciones, consejos y amabilidad, los buenos camareros logran que la experiencia de comer fuera sea mucho más placentera. Lamentablemente, son una especie profesional en peligro de extinción, puesto que muchos hosteleros piensan que no se necesita ningún tipo de talento o cualificación para desempeñar dicha tarea. En este contexto, conviene mantener una relación cordial con los que te están sirviendo -mostrarse maleducado acaba jugando en tu contra-, pero sin ceder a la presión de sus recomendaciones -pueden ir encaminadas a endilgarte cosas que deben salir de la cocina o a clavarte en la cuenta. Ten en cuenta lo que digan... pero pide lo que te apetezca.

Pedir pescado un lunes

En los tiempos en los que la mayoría de la gente compraba en los mercados, esto no hacía falta ni explicarlo. Pero con la implantación de los súper y su obsesión por darlo todo todos los días, se nos ha olvidado que los lunes no hay pescado fresco. Consecuencia: si ese día de la semana comes algo en un restaurante que haya salido del mar, será congelado o de hace días.

Usar el móvil

Poco tengo que añadir a lo dicho por la escritora Elvira Lindo en un artículo reciente. Estar con el móvil adelante y atrás durante una comida no sólo es de mala educación, sino también una soberana horterada. Además de llenar el buche, cuando comemos estamos disfrutando de un placer y comunicándonos con nuestros compañeros de mesa. Y las llamadas, los mensajitos, los whatsapp y los tweets interrumpen ambas cosas. Al 99,9% de tus comunicaciones no les pasa absolutamente nada por esperar hora y media, así que silencia tu iPhone y deja de molestar.

No mirar la cuenta

Algunas personas consideran una vulgaridad comprobar que la cuenta está bien; otras pasan por simple descuido. Todas ellas se arriesgan a pagar platos o bebidas que no han consumido. Los restaurantes no tratan de metértela doblada -bueno, unos pocos sí-, pero un camarero demasiado ajetreado puede cometer errores en el recuento. No se trata de ponerte a sumar como si fueras un contable o un descendiente de Mr. Scrooge: basta con asegurarte rápidamente de que la lista es correcta.

¿Hay algo que creas que no se debe hacer en un restaurante? ¡Compártelo en los comentarios!

Hay 390 Comentarios

Jamás pedir un plato que no figure en el menú sin preguntar el precio.

"alante y atrás"

ADELANTE!!! Madre de dios, escribes que daña a los ojos. Para cuando nos comemos una almondigas con cocretas?

Estoy de acuerdo con Marcos. Estoy dispuesto a aguantar a niños plasta hasta cierto punto. Pero todos tenemos la experiencia de niños que nos han dado la cena mientras sus padres ni siquieran intentan enseñarles que nuestro comportamiento afecta a los demás. El que crea que es natural que un niño esté siempre gritando y aporreando cosas, se habrá criado en la selva, como Orzowei. Que vuelva a ella.

saludos , soy un novato de los blogs , pero soy virgen en la gastronomía, pero me he animado a relizar un blogg de carne de conejo, tan poco difundida en México y latinoamerica, asi que he dedicado mi esfuerzo en realizar un sitio de información de conejo, (todo lo que pueda), espero tengas tiempo (aunque sea pequeño) , en dar una vuelta de mi pag y realizar alguna sugerencia y recomendarme paginas de información culinaria de conejo.

http://conejopolis.blogspot.com/view/magazine

pd: (también vendo carne de conejo (excelente calidad) en una granja en puebla México)

Propongo que se diferencien restaurantes para gente normal con crios, y otros para aburridos amargados esteriles con ínfulas de marqueses.

Me han encantado los consejos! Hay una cosa que me molesta mucho en algunos restaurantes: no cambiar los cubiertos: Hay que insistir al camarero que cambie los cubiertos entre los platos. Estoy harta de guardar los cubiertos usados del primer plato en el mantel para comer luego con los mismos el plato principal. Un restaurante tiene que tener suficiente cubiertos! No hay excusa!!

Añado uno: continuar la conversación cuando te traen la carta y decidir qué vas a tomar en el momento en que el camarero viene a tomar la comanda.

A mi lo que más me molesta de un restaurante es que te traigan el palillero y veas que alguno está usado. Por lo demás el pescado no me gusta que esté fresco sino que se haya calentado al horno, aunque sea poco, pero caliente, que menos joder.

Para que quede claro: El hecho de pagar no os da lugar a conseguir TODO tal y como lo queréis. El establecimiento tiene unas normas y una carta, eso ha de ser respetado, Si no os gusta no entréis en el establecimiento o comer en casa!!! Que asco de peña la que dice que porque yo pago tengo derecho a todo lo que se me salga de los cojones, NO SEÑOR!

Si yo no tengo niños, tengo que tener el mismo respeto que los que los tienen. Es igual al tabaco, si yo decido fumar, el que no fuma tiene que tener el mismo respeto. Me encantaría ver espacios CERRADOS para padres con niños, al igual que los espacios para fumadores.

La carta hablada... una catetada de esta nuestra España.

No pedir un plato como a uno realmente le gusta? Vamos a ver señores, si yo soy el que pago y no me gusta algun ingrediente, cojo y lo especifico, no me lo voy a tomar porque al señor bloguero le parezca pedante y fuera de lugar.
Ojala le echasen a usted virutas de realisima mierda en la ensalada, a ver si se las come o la pide limpia.

Quien a pesar de la superpoblación y de que estamos llevando el planeta al puto carajo pare, pues que se joda y se quede sin la vida social que no sea ir a cruceros de padres con críos, pasar las vacaciones en una urbanización para padres con críos, ir a restaurantes que permitan la entrada a padres con críos. Es así de simple. A mí no me hacen ningun favor pariendo, más bien al contrario -contaminación, martirio de animales para que sus vástagos coman carne, etc...- y a la réplica de "tú también fuiste crío" pues que se lo digan a mi madre. Yo ya estoy aquí y ya no tiene remedio excepto que me quemen, por ejemplo, por ser homosexual. O de izquierdas. O adorador de Buffy. O padawan. O de Románicas. Os disteis el gusto de no usar goma, pues cargad con eso vosotros.

Por cierto, a mi si me molestan los padres que no hacen entender a sus hijos como comportarse en lugares públicos, ya sea un restaurante, un avión o la consulta de un dentista. Si no son capaces, mejor que disfruten del asilvestramiento de sus retoños en la intimidad.

Mikel, te compadezco, vaya pandilla de cretinos escriben por aqui. No son todos pero tela. Quizas sea que se aburren en casa o en el trabajo y matan el tiempo así, supongo que sera por falta de moscas. Yo escribo sobre el pescado del lunes. Tal y como esta el patio no es que que sea solo el lunes, sino toda la semana y el año completo. Pescado fresco ?. Creo que es el mayor timo que se da en la restauración e incluso en las pescaderias. Para mi ese termino se aplica aun pescado con menos de 72 horas. Hay sitios de alta alcurnia que tiran de congelador. Que se los he visto..... Ademas como ya bien sabras una merluza de Gran sol ya tarda como mínimo 4 o 5 dias en desembarcar. Un rape ?? el asequible es de la Patagonia. Y que vamos a contar de los calamares y sepias..... sudas tinta para encontrar un restaurante que sean frescos de verdad en las grandes cuidades como BCN. Si lo quieres fresco de verdad, de aqui empieza, a rascarte mucho el bolsillo. Claro que para eso hay que saber encontrar la diferencia....ser un pijo, sibarita, puñetitas, etc... vaya lo que me suelen llamar por mi busqueda del santo grial del pescado fresco. Al final lo pago a unos precios que quitan el hipo en una pescaderia en Castelldefels, en donde vivo. Porque hay quien no es capaz de distinguir la pescadilla de 8€ el kilo del Carrefour o Mercadona de la de 20€ venida de la lonja de Vilanova a las 5 de la tarde.

Saludos

No hay que dar tanto la vara con el "alante". Mirad lo que aparece en la Wikilengua del español:

"alante
Wikilengua
http://www.wikilengua.org/index.php/alante


El vulgarismo alante se está extendiendo en el lenguaje popular de España, en sustitución de las formas delante (con prioridad de lugar, en la parte anterior o en sitio detrás del cual hay alguien o algo) o adelante (hacia delante, hacia enfrente) .

* Si quieres echar para alante, lo haces como sea.
* Es muy valiente, muy echao p’alante

El DPD (Diccionario Panhispánico de Dudas) aconseja 'evitar esta palabra en el habla esmerada, usada con frecuencia en el lenguaje popular e incluso entre hablantes cultos en situaciones informales'.

La utilización de alante, aunque se detecta en España en la prensa escrita y en todo tipo de ámbitos, es especialmente frecuente en los espacios deportivos hablados.
Un paso alante... y canasta de Drazen Petrovic
Schumacher, por alante de Alonso

Lo correcto en esos casos es decir:
Un paso adelante... y canasta de Drazen Petrovic
Schumacher, por delante de Alonso"

Ah, además "alante" aparece en el Diccionario Panhispánico de Dudas, y remite directamente a "adelante" como hace con otros muchos términos considerados no del todo correctos, o incluso vulgarismos, aunque -insisto- usados hasta la saciedad.

En la entrada de "adelante" (http://buscon.rae.es/dpdI/SrvltGUIBusDPD?lema=adelante)
en el apartado número cinco, se dice:
"5. En el habla esmerada debe evitarse la forma alante, usada con frecuencia en la lengua popular e incluso entre hablantes cultos en situaciones informales: «El que se atiene a esos postulados va para alante» (Onda Cero [Esp., corpus oral] 5.5.97)."

Así es que, zanjado. Se usa mucho, incluso por parte de hablante cultos en situaciones informales, está en el diccionario Panhispánico (la última palabra en dudas sobre el idioma español) y remite a una entrada más correcta, y es muy usada en el lenguaje deportivo.

Cordiales saludos a todos.
Mercedes

No sabes que hay un real decreto por el cual todos los restaurantes deben congelar previamente el pescado que van a servir crudo o poco hecho para evitar que un posible anisakis llegue vivito al plato? Esto significa la práctica totalidad porque la temperatura que debe alcanzar un pescado para matar al bicho dejaría el pescado negro como el tizón. Yo he visto pescados tostaditos con su tostadito anisakis colenado.

Respuesta a CamareraLita:
1- El cliente también merece ser bien tratado
2- Estoy de acuerdo
3- Si el restaurante es de nivel, siempre aceptará las sugerencias del cliente
4- No sé que tiene que ver ser pijo con ser del PP, hay muchísimos pijos del PSOE y hasta de IU, de los que comen como sibaritas mientras pagamos los demás; y un respeto a la tónica Schweppes, liga mucho mejor que otras "de fuera" mas caras. Mírese esa tendencia suya a etiquetar a fulano o mengana con si es de tal o cual partido porque pida un gintonic.

Madre mía, qué gallinero hay montado aquí.. yo solo quería preguntar por las botellas de vino que se quedan a mitad. A mi me parece que llevársela a casa es lo más normal, pero una vez me tuve que dejar un vino estupendo porque mis amigos se morían de vergüenza cuando lo quise sacar!

Por cierto, CamareraLita, no deberías cambiar de trabajo? Es que si vas a estar tan amargada con los clientes, mejor te dedicas a otra cosa...

A ver, Arantxi, si nos ponemos menos nerviosos con las cosas de los demás. Se llama tolerancia. Y cuando no las aguantas, normalmente no tienes ni puñetera idea de la razón... A mí no me gusta la carne. La he probado poco hecha, nada hecha, en su punto, un poco hecha... Pues nada, solo me gusta el sabor si está algo pasada y en parrilla de carbón. Dirás joer, si no te gusta, para qué la pides (obvio lo de no ir a un restaurante, porque te has sobrado mucho). Porque pasada me gusta. Y como carne dos veces al mes... A ver si lo entiendes. Pasada, me gusta el sabor. Cruda, no me gusta el sabor. Lo pillas? Eso sí, no soy intolerante cuando mis acompañantes se piden la carne medio cruda, chorreando. Eso sí, si me conocen, ya se ahorran lo de "es que eso no es comer carne".

Es importante no ir con tus críos a molestar a todo el mundo, no es el lugar para que descarguen energías (al parque) ni para educarlos porque no se comportan (eso en casa antes de sacarlos a la "civilización) . Como con la salud, la comida basura ha estropeado mucho de esto también, por la competencia desleal y porque muchos ni saben que es el camarero, para ellos está a la altura de alguien que limpia, lo consideran innecesario y ni están dispuestos a dejarles nada

He notado mucho que de año en año, en España, cada vez hay más personas que son muy maniáticas con que les traigan a la mesa todo cerrado, el agua, las botellas...Peña que intenta ver por la rendija de la cocina si intentan envenenar su comida o algo así... El maniatismo está aumentando de forma desproporcionada.

Burdain hace un comentario en su libro que es de tomar en cuenta. "Si vas al baño de un restaurant y está sucio, lárgate inmediatamente de allí, es mucho más fácil limpiar un baño que una cocina.

He visto a gente quejarse porque al pedir una cocacola le habían puesto una cocacola de grifo. Si tu pides una cocacola y no especificas nada más, el camarero te traerá lo que tiene en su establecimiento. Si no te gusta paga y no vuelvas más, pero no armes escándalo porque crees que si la cocacola no es de lata, es veneno!!!!!

Hay que pensar un poco más en las penosas condiciones laborales que hay en la hostelería. Hay que ser mucho más respetuoso con el personal. La gente trata fatal a los camareros, parece como si se descargase toda su frustración con el personal hostelero. Qué culpa tienen ellos de vuestra frustración?!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal