Carta no fumadora a Mariano Rajoy

Por: | 14 de noviembre de 2011

Rajoy fumando
Mariano Rajoy, en 2001. / GORKA LEJARCEGUI

 

Estimado Sr. Rajoy,

Imagino que andará usted estresado con la campaña electoral y que no estará para aguantar las monsergas de un bloguero. Puede quedarse tranquilo: no voy a discutir sus posiciones políticas ni a usar esta bitácora para alabarle o para soltarle un rapapolvo, ya que por suerte no soy un tertuliano. Le escribo por sus recientes y para mí muy alarmantes declaraciones sobre la ley que prohíbe fumar en bares y restaurantes.

Han pasado cinco días desde que insinuara en una entrevista la posible derogación de la norma cuando llegue al poder. Que yo haya leído, ni usted ni nadie de su partido han confirmado después qué van a hacer con el asunto en la próxima legislatura, en la que gobernarán a no ser que un asteroide choque contra la Tierra o nos invadan los extraterrestres. Así que nos han dejado en la inquietud de desconocer nuestro futuro a este respecto, como si del último capítulo de una temporada de Perdidos se tratara.

Siendo usuario habitual de establecimientos hosteleros por un lado, y fumador ocasional por otro, doy gracias al Señor y a la madre de la ministra que impulsó la ley cada vez que entro en ellos. Considero una bendición comerme mi filete sin que nadie me lo pueda amargar con la peste de un puro o tomarme una sopa libre del humo del cigarrillo del de la mesa de al lado, ese que por misterios de la física siempre va directo a tu nariz te pongas donde te pongas. Soy el primero al que le apetece fumar mientras se toma una copa, pero me voy fuera a hacerlo y aprovecho para recordar que, milagro, no voy a volver a casa oliendo como un gigantesco cenicero andante.

Creo sinceramente que es una buena ley, y me da igual qué partido la haya impulsado: la defendería fuera iniciativa de la Falange Auténtica, la Liga Comunista Revolucionaria o La Sandía con Tres Avances. Es buena para nuestra salud y, sobre todo, para la de los que trabajan en hostelería, que no se pasan 8 o más horas al día chupándose la nicotina ajena. Y es buena para nuestros paladares, que ya no están obligados a soportar las odiosas interferencias tabáquicas cuando disfrutamos de un plato o una bebida.

No entiendo muy bien a qué se debe su interés por tumbar una norma cuya aplicación se ha llevado a cabo sin grandes problemas. La inmensa mayoría de los fumadores dio desde el primer día un ejemplo de civismo al respetar la norma. Nadie ha muerto por salir a la calle a fumar en vez de hacerlo dentro. Al menos en mi entorno, muchos habituales del tabaco que se enfadaron con la ley reconocen ahora que no era tan mala idea.

Las apocalípticas profecías de algunas asociaciones de hosteleros, que preveían poco menos que una hecatombe en sus negocios, no se han cumplido. Se quejaron, con razón, de que la ley cambiaba una anterior que les obligó a llevar a cabo reformas en los locales mayores de 100 metros cuadrados. Pero es que esa ley intermedia nunca debería haber existido, puesto que la prohibición tenía que haber sido completa desde el principio. Como lo es ahora.

No se trata de perseguir a los fumadores, que están en su perfecto derecho de ahumar sus pulmones como un salmón. Es una cuestión de respeto, no sólo para los que no fuman, sino hacia cualquier persona que en un momento dado no le apetezca meterse en el cuerpo los cigarrillos de los demás mientras desayuna, come, cena o toma una cerveza, sea fumador o no.

No sé si sus declaraciones serán fruto de esa fiebre que les entra a los políticos españoles por descalificar todo lo que han emprendido sus adversarios. Le recuerdo que un buen gobernante es el que corrige los errores de sus prececesores, pero también aprovecha y defiende sus aciertos. En caso de que le haya dado un simple ataque de electoralismo campañil, y todo sea un intento de atraer el voto de las chimeneas más recalcitrantes, le recuerdo que según las encuestas la mayoría de los ciudadanos estamos a favor de la ley. Y de paso, que su propio partido votó a favor de la misma en el Congreso.

En resumen, le pido que reconsidere su postura. No ceda a las insensatas presiones de hosteleros que colaboran con las tabacaleras, y no cometa el disparate de volver a intoxicar los restaurantes y bares españoles, convirtiéndolos en una excepción entre todos los demás lugares públicos cerrados. Fúmese tranquilamente los puros en casa o en la terraza de su bar favorito, pero por favor no nos devuelva al pasado desconectándonos en esto de las naciones más civilizadas del planeta.

Hay 769 Comentarios

No entiendo a los que defienden que unos locales sean de fumadores, y otros no. Hablan de libertad, cuando precísamente es todo lo contrario. En este caso, ¿quién defiende la salud de los trabajadores que se pasan 8-10h tragando humo? ¿Es acaso esto un ejemplo de libertad?

El PSOE solo hizo pocas cosas exitosas:
Tabaco y Tráfico, ¡no las quitéis!
Cuando vas con amigos fumadores a un restaurante, o a un bar, ¿los abandonas porque no eres fumador?
Seguramente que no, y te chupas sus humos, y llegas a casa oliendo fatal.

El señor Rajoy ya tiene mi voto.

Todavía la gente no se ha enterado muy bien de lo que pretende Rajoy. ¿De veras creen que derogaría esa ley sólo para contentar a los hosteleros o a los fumadores? ¿Desde cuando un político piensa en los ciudadanos?

Rajoy está pensando en los productores de tabaco, en los intermediarios que se forran con la planta, al venderla a los fabricantes de cigarrillos y, por supuesto, a estas grandes empresas tabaqueras. Son a esos a los que pretenden beneficiar. No se puede ser tan ingenuo, hombre. Que el PP es el partido de las grandes fortunas y empresarios.

Deberían prohibir que los limpiabotas entren en el cinco jotas, el señor que quiera limpiar su calzado que salga fuera y si quiere se fume un pitillo, pues el líquido que usan huele a desinfectante de baños y se acaba el disfrute del desayuno. No es el tabaco solamente lo que altera el gusto, es cualquier olor fuerte. El respeto por el ambiente donde uno come debe ser defendido por el restaurador y debe ser un derecho del comensal.

Aquí todo el mundo piensa en sí mismo y no en que SON NEGOCIOS PRIVADOS. Si fumar es legal por qué el propietario de un negocio de hostelería no puede dejar fumar a sus cliente??? Y si lo hace no será porque le reporta más beneficios??? Si hacen algo que no me gusta en un sitio, simplemente no voy. Esta postura radical de los no fumadores es un sinsentido incomprensible

¿Qué opinarían los usaurios fumadores de la mesa de al lado del restaurante donde estoy comiendo en el momento que oyeran mi fastuoso PEDO y acto seguido lo olieran?? ¡Eso es salud!. Y no digamos eruptar!!!
Pensad en la mezcla de olores unida a la del tabaco... ¿y si me duelen lo pies? ¿me puedo quitar los zapatos? Total, no molesto a nadie...
Aquí, o contaminamos todos o se rompe la baraja.

Me parece de una iresponsabilidad querer llevarse algun que otro votante por el echo de engañarnos diciendonos que nos va a dejar fumar en los bares, este dato es el que me ha hecho tener clarisimo que no le voy a votar, solo por querer engañarnos. Soy fumadora empedernida, y Sr. Rajoy, ya no quiero fumar en los bares, y menos ahora con este comentario oportunista que hace usted.

Totalmente de acuerdo. Una pregunta al hilo de la carta, antes de esta ley ¿qué postura tenían al respecto los "templos" de la gastronomía? Me refiero a Arzak, Bulli, Celler, etc. Me sorprendería muy negativamente que hubieran permitido fumar.

Oye Santiago ¿y quién sería el que decidiese los bares en los que se podría fumar y los que no? Tu solución era la que planteaba la antigua ley, esa que no sirvió para nada porque todos los bares "eligieron", por presión fundamentalista de los fumadores, que se podía fumar.

Es de lo más populista pretendeer cambiar una ley, que incide tan directamente en la calidad de un servicio tan extendido en este país como la hostelería. Y hablo como fumador, y nieto de un camarero que después de 30 años detrás de una barra, tiene los pulmones detrozados, cual empeternido fumador, sin haberse llevado en la vida un cigarro a la boca.

Yo no soy fumador, pero las opiniones de los antitabaco en este foro son completamente fundamentalistas.

Que existan bares que permitan fumar y otros que no. Así se solucionaría el problema

Soy sanitaria y estoy totalmente de acuerdo contigo.

Es muy fácil:

-Si en un sitio se permite fumar y no te agrada el humo, no entres.
.El dueño de un local es su propietario. De él depende permitir, o no, que se consuman en su local productos que se venden legalmente.

A mi, de todo esto, solo me preocupa una cosa: que todo el mundo te da la razón y que, todavia, nadie te ha insultado.... es preocupante, Mikel, muy preocupante....

No pueden derrogarla, por la simple razón de que es una normativa que viene ya impuesta desde la UE.

En campaña, para atraer votos, son capaces de prometer lo que sea.

Van a modificar la ley porque ese magnate de las Vegas que va a poner los casinos, antes lo inentó en los Monegros, exige que para hacer la inversión se pueda fumar en todos sus locales, los trabajadores no estén sindicados y varias cosas mas que exigen modificar varias leyes nacional...y lo van a hacer por el morro.

...lo único malo es tener que ver la foto de la trotona de pontevedra en mi blog favorito!

Hasta los webs de estos señores que tienen que deshacer todo lo que han hecho otros, sólo porque lo NO LO HAN HECHO ELLOS.

SEGURO QUE CON ESTA "POLITICA" ES LA SALIDA DE LA CRISIS!!!

Basta de humos en los sitios públicos.

PD: Seguro que la Espe está deseando que se pueda fumar en los hospitales.

Totalmente de acuerdo con la carta y coincido con el comentario de Miguel, no es más que un amague populista para conseguir votos de fumadores y hosteleros cabreados con la ley... En fin... estos son los políticos que tenemos...
Por cierto, más heavy aún me parecería que se derogara la ley del matrimonio homosexual (algo que seguramente los del PP ya se están pensando)
http://www.losbonvivant.com/

Mi apoyo. Los bares y restaurantes se han convertido en lugares mucho más frecuentables desde que existe la ley.

Rajoy en estado puro, y nunca mejor dicho a juzgar por la foto. Como siempre, este político flota, cual volutas de humo, en la ambigüedad. Dice, sugiere, propone, pero cuando llega la hora de concretar, ahí se desvanece como las citadas volutas. Por favor, que nos alcance ya el asteroide ese que menciona Mikel.

Mikel, me parece magnífica tu misiva, pero, no sé si algún tertuliano lo habrá señalado, ¿no debería haber lugares exclusivos para fumadores (con cocineros fumadores) donde éstos pudieran comer y dedicarse a su vicio sin molestar a los demás? Para mí, por otra parte, esta ley ha sido una bendición pero tengo amistades fumadoras que están radicalmente en contra. Está claro que nunca llueve a gusto de todos. http://unmundocultura.blogspot.com/

Di que sí, Mikel!! :D También anunciaron que revocarían la ley sobre matrimonios homosexuales, otro ejemplo de como iríamos en dirección contraria a la de los otros países "desarrollados"... Cuando oigo cosas como estas me dan ganas de largarme de este país! :(
Pero ole tú, me encanta tu carta :) jaja

Pocas veces estaré tan de acuerdo contigo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal