Carta no fumadora a Mariano Rajoy

Por: | 14 de noviembre de 2011

Rajoy fumando
Mariano Rajoy, en 2001. / GORKA LEJARCEGUI

 

Estimado Sr. Rajoy,

Imagino que andará usted estresado con la campaña electoral y que no estará para aguantar las monsergas de un bloguero. Puede quedarse tranquilo: no voy a discutir sus posiciones políticas ni a usar esta bitácora para alabarle o para soltarle un rapapolvo, ya que por suerte no soy un tertuliano. Le escribo por sus recientes y para mí muy alarmantes declaraciones sobre la ley que prohíbe fumar en bares y restaurantes.

Han pasado cinco días desde que insinuara en una entrevista la posible derogación de la norma cuando llegue al poder. Que yo haya leído, ni usted ni nadie de su partido han confirmado después qué van a hacer con el asunto en la próxima legislatura, en la que gobernarán a no ser que un asteroide choque contra la Tierra o nos invadan los extraterrestres. Así que nos han dejado en la inquietud de desconocer nuestro futuro a este respecto, como si del último capítulo de una temporada de Perdidos se tratara.

Siendo usuario habitual de establecimientos hosteleros por un lado, y fumador ocasional por otro, doy gracias al Señor y a la madre de la ministra que impulsó la ley cada vez que entro en ellos. Considero una bendición comerme mi filete sin que nadie me lo pueda amargar con la peste de un puro o tomarme una sopa libre del humo del cigarrillo del de la mesa de al lado, ese que por misterios de la física siempre va directo a tu nariz te pongas donde te pongas. Soy el primero al que le apetece fumar mientras se toma una copa, pero me voy fuera a hacerlo y aprovecho para recordar que, milagro, no voy a volver a casa oliendo como un gigantesco cenicero andante.

Creo sinceramente que es una buena ley, y me da igual qué partido la haya impulsado: la defendería fuera iniciativa de la Falange Auténtica, la Liga Comunista Revolucionaria o La Sandía con Tres Avances. Es buena para nuestra salud y, sobre todo, para la de los que trabajan en hostelería, que no se pasan 8 o más horas al día chupándose la nicotina ajena. Y es buena para nuestros paladares, que ya no están obligados a soportar las odiosas interferencias tabáquicas cuando disfrutamos de un plato o una bebida.

No entiendo muy bien a qué se debe su interés por tumbar una norma cuya aplicación se ha llevado a cabo sin grandes problemas. La inmensa mayoría de los fumadores dio desde el primer día un ejemplo de civismo al respetar la norma. Nadie ha muerto por salir a la calle a fumar en vez de hacerlo dentro. Al menos en mi entorno, muchos habituales del tabaco que se enfadaron con la ley reconocen ahora que no era tan mala idea.

Las apocalípticas profecías de algunas asociaciones de hosteleros, que preveían poco menos que una hecatombe en sus negocios, no se han cumplido. Se quejaron, con razón, de que la ley cambiaba una anterior que les obligó a llevar a cabo reformas en los locales mayores de 100 metros cuadrados. Pero es que esa ley intermedia nunca debería haber existido, puesto que la prohibición tenía que haber sido completa desde el principio. Como lo es ahora.

No se trata de perseguir a los fumadores, que están en su perfecto derecho de ahumar sus pulmones como un salmón. Es una cuestión de respeto, no sólo para los que no fuman, sino hacia cualquier persona que en un momento dado no le apetezca meterse en el cuerpo los cigarrillos de los demás mientras desayuna, come, cena o toma una cerveza, sea fumador o no.

No sé si sus declaraciones serán fruto de esa fiebre que les entra a los políticos españoles por descalificar todo lo que han emprendido sus adversarios. Le recuerdo que un buen gobernante es el que corrige los errores de sus prececesores, pero también aprovecha y defiende sus aciertos. En caso de que le haya dado un simple ataque de electoralismo campañil, y todo sea un intento de atraer el voto de las chimeneas más recalcitrantes, le recuerdo que según las encuestas la mayoría de los ciudadanos estamos a favor de la ley. Y de paso, que su propio partido votó a favor de la misma en el Congreso.

En resumen, le pido que reconsidere su postura. No ceda a las insensatas presiones de hosteleros que colaboran con las tabacaleras, y no cometa el disparate de volver a intoxicar los restaurantes y bares españoles, convirtiéndolos en una excepción entre todos los demás lugares públicos cerrados. Fúmese tranquilamente los puros en casa o en la terraza de su bar favorito, pero por favor no nos devuelva al pasado desconectándonos en esto de las naciones más civilizadas del planeta.

Hay 769 Comentarios

Esta carta no tiene desperdicios. La comparto en las redes sociales inmediatamente.

gracias, mikel!

No puedo estar más de acuerdo. Espero que la Asociación Española contra el Cáncer también haga algo

En realidad, cualquier oposión a una ley impuesta por el gobierno, justa o no, es sólo postura política y berrinche opositor. Aún no recuerdo que ley, norma, posición o tendencia propuesta por cualqueir gobierno, sea apoyada (o crucificada) por su correspondiente oposión.
De patio de colegio.

Sola cabe derogar la ley si permiten los cigarrillos aliñaos, que para eso es un blog gastronomico.
Saludos Mikel and Friends

Muchas gracias, Mikel, por escribir lo que muchos pensamos. Esperemos que alguien de la campaña de Rajoy la lea (aunque sea por casualidad) y se le haga llegar. ¿Qué tal un hashtag en Twitter al efecto?

Me inquieta sobremanera la posibilidad abierta por Rajoy, no sólo por lo que planteas, sino porque demuestra, nuevamente, la penosa clase política que tenemos. ¿Hasta cuando aguantaremos? Al menos yo, ya estoy más que harta.
Totalmente de acuerdo contigo. Besos.

Totalmente de acuerdo con tu carta, Mikel. No quito ni una coma, sólo añado que después de casi un año podemos ver el beneficio de la ley, como has comentado, y los no fumadores, por fin hemos visto que no se pisotean nuestros derechos en aras de los deseos de los fumadores.

Lo que no entiendo es por qué el PP votó a favor de la Ley en el Congreso y ahora dice que quiere modificarla...
Por otro lado: ¿somos en España menos civilizados que en Irlanda, Reino Unido, Italia, etc. donde tienen una Ley antitabaco aún más restrictiva?
Si la Ley ha sido efectiva, los fumadores se han acostumbrado y no ha provocado una debacle social y económica...¿por qué cambiarla y volver atrás? de todos modos estoy seguro que Rajoy no va a cambiar la Ley es todo demagogia política

Mikel, estoy totalmente de acuerdo contigo, es una gozada, comer en un restaurante sin humo, y llegar a casa y que la ropa y el pelo sigan oliendo al perfume que cada uno llevamos.
Pido por favor al partido que vaya gobernar que no cambien lo que ya todos los fumadores tienen más que asimilado.
Espero seguir disfrutando de estos ambientes tan limpios, que tanto nos están ayudando en la salud de los fumadores y no fumadores, ...
gracias Mikel

El problema de los locales para fumadores son los trabajadores. Quizá en locales en los que trabajen sólo los dueños sería viable. Pero en cuanto contratas a alguien, tienes que velar por su salud.
A veces me ha ocurrido estar en la puerta de un bar vacío, porque todos los clientes, incluido el dueño, están en afuera fumando. Pero también me consta que ese camarero sí quería fumarse ese cigarro, y no aguantar 8h de humo ajeno.

Bravo, nada que añadir

Donde dije digo, digo Diego... Si antes me repateaba entrar en un restaurante en España y que pareciera Londres, ahora que hemos probado lo bueno, me parece imposible volver atrás. Una vez que pruebas el jamón ibérico no puedes volver al chopped.

A Carlos, de Vegetal y tal: la razón es la salud de los trabajadores en la hostelería. El empresario es responsable de su salud, y de ninguna manera se les debería exponer a 8 horas diarias como fumadores pasivos. Es un riesgo perfectamente evitable y poniendo en una balanza, está antes el derecho del trabajador a su salud que el del fumador a echarse su cigarrito con su café.

Soy viudo de fumadora(+46 años);eso sí , de tabaco light. Su padre murió también de cáncer hace quince años. Mi café y mi partida de guiñote se interrumpen cuando después de jugarme el café mi contrincantes o mi compañero salen a echar humo. De algo nos tenemos que morir, pero por cada fumador que llega entre toses a los noventa ya hay cien que se han quedado en el camino. Yo le añado a mis guisotes todas las hierbas que puedo para que mi comida sepa mejor, pero no amanita phalloides ni tripas de fugu porque sé que matan. Al tabaco le meten de todo lo malo para que sepa mejor, sea más adictivo y más atractivo su consumo. Con su pan se lo coman, yo con lo mío voy sobrado y el daño que causa el humo que no vaya a fumadores pasivos. Sin humo disfruto del buen olor a café, a todos los cafés que se desnudas con su aroma sin los velos del apestoso tabaco, que de los perfumes pestilentes como puñetazos hablaré otro día si te parece bien, Miquel. Gracias.

De verdad que espero que nadie derogue esa ley, porque ahora se me hace inconcebible que estuviese permitido fumar en los locales hace unos años. Tampoco creo que sea buena solución autorizar bares y restaurantes sólo para fumadores: ¿qué hay de los trabajadores?¿Por qué tendrían que estar tragando el humo de los demás y poner en riesgo su salud? Actualmente soy ex-fumadora, pero en mis épocas de fumadora recalcitrante, me pareció fantástico cuando estuve viviendo en Nueva York que tuviésemos que salir a la calle para fumar, y estoy hablando de que había días en pleno invierno que estábamos bajo cero.
En fin, seamos o no fumadores creo que hay suficientes evidencias de lo perjudicial que puede ser el tabaco, por no decir lo desagradable que es comer cuando alguien está fumando a tu lado.
Gracias Mikel por tu carta, totalemente acertada.
Saludos
Marisa

Hola Mikel,
Por una de esas casualidades que suceden la última vez que pensé en lo beneficiosa que resulta la ley antitabaco fue en la presentación de tu libro. En aquella pequeña, pero encantadora, sala abarrotada, la densidad de seres humanos era casi superior a la posible y, mientras esperábamos a la presentadora, pensaba que hace poco tiempo aquella estancia hubiera sido un espacio en el que tan solo hubiera habido masa humana y masa humeante. En aquel espacio había fumadores (se vio claramente cuando llegó el momento de las cervezas, cuando atestamos la entrada de la calle con nuestros cigarrillos) y unos cuantos no fumadores, incluidos los niños de papás valientes, nosotros no lo fuimos. Es solo un detalle pero me hizo sentir que estábamos mejor en una sociedad que ordena una situación así en aras del beneficio común, salud y confort para la mayoría.
Lo del PP con sus amagos sobre liberalizar el fumar o aquella famosa tontería de "Quién me tiene que decir a mí si puedo o no puedo tomar unos vinos antes de conducir?" siempre me han resultado sorprendentes si se contrastan con sus poco liberalizadoras posturas frente a la inmigración (con exámenes de "patriotismo) o a la educación (con su postura férrea favoreciendo UN tipo de enseñanza, religiosa y privada para más señas), será cosa de que no los veo con simpatía.
Saludos
Que no se preocupe nadie que estos tipos siempre amagan en campaña lo que luego no tocan (divorcio, aborto, ...)

Aplausos a tu carta MIkel! Plas, plas, plas, plas!!! Y mira que soy fumadora, pero me molesta que fumen a mi lado mientras como, y que me huela a tabaco hasta el alma (por no decir otra cosa) cuando salgo por la noche... en fin, que espero que este señor recapacite y piense bien lo que ha dicho! Buena semana! Saludos, Raquel

Apoyo totalmente tu carta.
Por que Rajoy dice esto ahora no tengo ninguna duda, pura y simple demagogia para arañar los votos de hosteleros y fumadores compulsivos
sin hablar de los gastos sanitarios que ocasiona el consumo de tabaco, si Rajoy tuviera el o su familia problemas con el cáncer por el consumo de tabaco otro gallo cantaría.

Soy no fumador (además de vegetariano) y esposo de una fumadora. Mi postura en esta cuestión de la Ley AntiTabaco no sería fácil de resumir en la longitud deseada para un comentario. Así que sólo dejo una propuesta abierta: ¿Por qué no se podrían autorizar bares y restaurantes para fumadores que indicaran claramente que lo son? El que quiera entrar ya sabe a lo que se atiene. Y si la cosa va de defensa de nuestra salud y de la del vecino, ¿por qué no se prohibe la venta de tabaco y se acabó el problema?
Sé que ambas preguntas no hacen más que abrir la polémica, pero ahí quedan. Mientras tanto yo voy a terminarme mi platito de Arrope y Calabazate ( http://j.mp/sQGyNG ) que me tengo que ir a trabajar.
Gracias, Mikel.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

« Anterior 1 2 ... 25 26 27 28 29 30 31

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal