Crema de boniato y coco

Por: | 17 de noviembre de 2011

Crema de boniato y coco

Foto: Ainhoa Gomà.


Creo que probé mi primer boniato con 30 años o así. Tengo un lejano recuerdo -quizá sea una fantasía- de que mi madre se negaba a consumir estos tubérculos "porque ya había comido suficientes después de la guerra", un argumento que esgrimía también con los garbanzos. Pero mientras éstos últimos sí entraban en casa, y por la puerta grande, el boniato jamás apareció. Seguramente no era un alimento muy apreciado en el País Vasco, porque tampoco me suena haberlo visto en las tiendas o en casas de amigos.

Si mi madre ya había comido bastantes boniatos en la multicolor posguerra franquista, yo estoy lejos de llenar mi cupo, a tenor del placer que experimento con este producto y del uso intensivo que hago de él en otoño, cuando está en temporada. El boniato es como una patata pero más vistosa -su pulpa es naranja- y bastante más dulce. Me gusta de todas las formas, pero pienso que funciona especialmente bien en platos exóticos, combinado con elementos picantes y ácidos.

La receta de hoy no deja de ser una crema normal y corriente, con ligeros toques orientales: leche de coco en vez de nata, un poco de chile, jengibre fresco, comino y lima. Juro por mí y por todos mis compañeros que está buenísima, y que sorprende por lo relativamente ligera que resulta al no llevar ni patata ni cremaza.

Dificultad

Para botarates.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 800 gr. de boniatos
  • 1 litro de caldo de verduras o de pollo
  • 400 ml de leche de coco
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 guindilla o chile rojo fresco (en su defecto, seco)
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1 lima
  • Cilantro (opcional)
  • Aceite de girasol
  • Sal

Preparación

1. Poner un chorro de aceite de girasol en una cazuela grande a fuego suave. Rehogar un par de minutos el jengibre, el comino y la guindilla picada. Añadir el boniato pelado y cortado en rodajas, más un chorrito de zumo de lima. Remover, salar y dejar que se haga lentamente hasta que esté blando y se pueda aplastar con una cuchara o tenedor de madera.

2. Mojar con el caldo, la leche de coco y el azúcar, remover y dar un hervor suave de unos 5-10 minutos. Triturar. Si el boniato tiene muchas hebras, conviene pasarlo por el chino. Y si la crema ha quedado muy espesa, se le puede añadir un poco más de caldo y mezclar bien.

3. Servir la crema caliente en boles o platos hondos con cilantro picado por encima y unas gotas de zumo de lima.

Hay 72 Comentarios

Hola: en valencia el boniato es blanco y en Castilla, creo que es batata, se utiliza más el amarillo. Yo encuentro el blanco más fino al paladar y para cocinar. en Valencia, los pasteles de navidad caseros de toda la vida són de boniato-moniato blanco. Nunca se cocina con el de color naranja! Vicent

Hola Mikel!!
Me encanta tu receta, las cremas ahora que llega el frío son muy agradecidas... pero lo malo es que soy alérgica al boniato; me salen unas ronchas tremendas y la lengua se me inflama y me arde.
¿Puedo hacer la misma receta con calabaza? ¿Perderá textura? ¿le añado algo más?
Gracias.

Boniatos! Bien! Mira que yo voy a los puestos de castañeras y pido boniato, así, como una friki, y me los como con cuchara con un encanto de manjar de dioses.
Yo a la crema de boniato también le echo calabaza y es ya el redondo naranja de temporada.
Un saludo!

Pido ayuda a los castellanohablantes: si llamais boniato al amarillo, ¿que es la batata?

Hola Mikel, si entre tus curiosidades o utensilios de cocina tienes un " roner" prueba cocinar una buena pieza de secreto ibérico al vacío, 14 horas, aprox 62 - 65 celcius, luego asado al grill solo para marcar y acompañado con puré de boniato!! Es la bomba... Mis recuerdos de haber vivido dn la sierra de Huelva

DULCE DE BONIATO!!

http://www.deliciapalmera.com/

Para boniatos.........

Querida Terelu Campiñas, no sé en qué mundo vivirás, pero tanto la leche de coco como el boniato no son tan difíciles de encontrar. Por cierto, me encanta tu nombre, es precioso :-)

Querida Terelu Campiñas, no sé en qué mundo vivirás, pero tanto la leche de coco como el boniato no son tan difíciles de encontrar. Por cierto, me encanta tu nombre, es precioso :-)

Querida Terelu Campiñas, no sé en qué mundo vivirás, pero tanto la leche de coco como el boniato no son tan difíciles de encontrar. Por cierto, me encanta tu nombre, es precioso :-)

Hola soy española pero vivo en Skopje, mis recuerdos del boniato son asados en la lumbre liados en papel de aluminio, riquisimos, ahora en este país tan bonito donde vivo he recuperado la costumbre que en España se ha perdido por desgracia, la de consumir frutas y verduras de temporada el boniato aparece con todo su esplendor para traerme los recuerdos de mi españa. Un saludo

Lo primero que digo es que al poner que es una receta para botarates ya es un insulto. Pero no me extraña este adjetivo porque creo que esta receta es fácil de hacer si vives al otro lado del charco porque aqui los boniatos brillan por su ausencia. A no ser que tengas un Spar, un Día o un Lidlt cerca nada de nada. Dónde se puede comprar? Y el coco? Rallo mapazán del año pasado? Soy fiel seguidora pero creo que con esta receta, cuya foto además no es nada atractiva, has patinado. Gracias

Con estos frescores que ya tenemos, esto entra de cojón de mico.
¡Click sobre mi nick para comer esta crema y no querer mancharte!

Mikel, prueba a añadir medio boniato, a tu próxima tortilla de patatas.
Brutal!!

Pues en Canarias es muy típica, la llamamos batata y hay de las dos variantes, naranja y blanca, por fortuna la tenemos durante todo el año ya que se utiliza mucho en los potajes. Tambien se utliza para comida dulce, como las truchas (una especie de empanadillas).

En Cuba hacemos una receta muy parecida, que se llama "boniatillo". Lleva boniato, leche y azúcar... y coco rayado, sólo en las grandes ocasiones. Cuando empezó el periodo especial de Cuba, en la crisis dura de los años 90, en La Habana, junto al cine Riviera, abrieron un chiringuito que vendía boniatillo. Los universitarios subsistíamos con eso. En Murcia, las monjas hacen un dulce parecido, para mi gusto, demasiado dulce.

Claro que son dulces, como que en inglés se llaman sweet potatos. En la posguerra (y posguarra) no sé porque no llego a tanto, pero en los sesenta, los fines de semana era obligatoria la llanda de boniatos que, ojo, había que llevar al horno de la panadería más próxima. No sólo eso, sino que también había que traerlas y en caliente, una heroicidad que nunca ha sido reconocida a los mengajos y mengajas de los 60 por ninguna agencia de la ONU. Si, encima, había que complementar con la consabida llanda de cabezas de cordero asadas (hoy sería anatema y puede que su sola mención hasta motivo de censura en un blog tan importántico como el de Mikel) la cosa rozaba claramente la explotación infantil. Pero a lo que vamos, los boniatos. En casa, quizá por el trauma de porteadores infantiles, no somos muy aficionados a lo dulce, excepción hecha de los pastissets valencianos , que se elaboran con boniato blanco y cuyas fechas de ponerse cerdazo con ellos están afortunadamente cerca. Pero ese desapego lo conpensamos cosumiéndolos en salado, mezclándolos con las patatas fritas (apenas un poco más grueso el corte y friéndolos juntos) En casa, el auténtico festival es con patatas, boniatos y chayotes, cuando tenemos la suerte de encontrarlos, acompañando a los típicos huevos fritos y filete y/o pescado.

En Valencia también está muy arraigado! Son típicos del invierno los Pastelitos de Moniato (se nos cayó la "b"), con masa de anís y azúcar por encima.
Por nuestra zona, en la guerra, la gente se hartó de comer nabos, así que el boniato está a salvo!!

"por mi y por todos mis companeros"
Me muero de risa, Mikel! Me alegras el dia (la "grisaille" parisina) cuando me recuerdas esas expresiones de nuestra infancia :)
Abrazos

Pues en Cartagena lo hemos comido toda la vida, y mi abuela los asaba con mucho cariño en papel albal, ummm que ricos Lo mejor, el pastel o bizcocho de boniato.. hacerlo, no os arrepentireis

La probare hoy mismo. En México llamamos a ese tubérculo Camote y se preparan dulces exquisitos con el. Camote confitado, en miel de piloncillo (melaza) y los famosos camotes de Puebla, unos dedos de camote y azúcar...

Buenos dias. Mi madre pasó igualmente el tiempo de "la hambre" comiendo batatas (cuando había y podían), arencas, cebada en vez de café, y pasando muchas penurias... pero nunca dejó de adorar las batatas: asadas o cocidas, junto con las castañas.
Me ha encantado esta riquisima, arriesgada y original crema. Una receta muy interesante, que con ése toque de cilantro y coco tiene que estar de muerte lenta.
¡¡ La probaré con total seguridad.
Gracias Mikel

hola soy de ibiza y aqui el boniato es muy comun, la variedad de pulpa naranja que mencionas aqui no gusta demasiado, el mas comun es de pulpa blanca, aqui se utiliza mucho con las legumbres combinado con las patatas y tambien asados al carbon envueltos en albal y enterrados, para hacer la ensalada payesa se utiliza pimiento, cebolla, patata, ajos, tomate, boniato todo asado al carbon

Mi madre asaba un boniato en el horno con azúcar, por eso yo estaba acostumbrada a verlo (es lo que tiene la cocina del sur). Lo cierto es que la única de la familia aparte de mi madre a la que le gusta el boniato es a mi, pero no suelo comerlo mucho porque no sé cocinarlo.
Puede que pruebe la receta, pero sin la leche de coco ni nata (en mi caso, tendrá que ser leche desnatada, como mucho).

Interesante la receta. En Madrid si es un tuberculo de toda la vida, sobre todo en invierno con las castañas asadas que se han vendido siempre en la calle aunque ya esta en desuso. En Japon también es muy popular y se hace de muchas formas especialmente asado y con saltados. Nosotros en casa lo agregamos al puré o crema de verduras, con el Ceviche porque es imprescindible y frito en rodajas muy finas como aperitivo.....El tubérculo de las mil y una aplicaciones...


Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal