Comida viejuna: especial Navidad

Por: | 21 de diciembre de 2011

La foto(7)

Navidad es tiempo de paz, de familia, de concordia... y de comida viejuna. Aferrados como ladillas a la tradición, entremeses y postres de otros tiempos vuelven cada año a nuestras mesas sin que podamos hacer nada por evitarlo. Como la lista de platos navideños requetepasados de moda es larga, el Equipo de Investigación de El Comidista ha seleccionado cinco clásicos de ayer que siguen dando guerra hoy, y les ha planteado algunas preguntas sobre su actividad festiva.

 

VOLOVANES RELLENOS

¿Cómo celebrarán estas navidades? Pues como siempre, hasta arriba de atún con mayonesa o de gambas con bechamel. ¿Echan de menos Francia? No mucho. Allí somos demasiado etéreos, se nos lleva el viento. Preferimos nuestra versión española, sólida, contundente y sin un gramo de mantequilla en el hojaldre. ¿Comprados o caseros? Ah, ¿pero alguien nos hace en casa? Primera noticia. Nosotros donde mejor nos sentimos es en las panaderías o en los supermercados, bien envueltos en plástico. Nos hacen grandotes, indestructibles, y el efecto mazacote en boca es único. ¿Es cierto que la expresión "partirse el hojaldre" viene de ustedes? Más de una persona nos ha comentado nuestro parecido con esa parte del cuerpo, pero ni la RAE ni la Fundeu se han manifestado al respecto.

 

ROLLITOS DE JAMÓN YORK CON HUEVO HILADO

¿Dónde han estado desde la última Nochevieja? Por ahí. Sólo aparecemos en estas fiestas, nos gusta vernos como un producto de temporada, algo que es muy in en estos momentos. ¿Cómo se conocieron? Jamón York: Fue una Navidad de 1962 en un chalé de la sierra de Madrid. Yo estaba con mayonesa pero fue ver al huevo hilado y me enamoré perdidamente de él. Era tan fino, tan dulce, tan moderno... Huevo hilado: Al principio la gente no veía bien nuestra relación, éramos demasiado adelantados a nuestro tiempo. Pero poco a poco nos fueron aceptando y nos convertimos en imprescindibles para alegrar las fiestas. Jamón dulce y huevo dulce suena un poco raro para un entremés. Ya, pero y el contraste de colores rosa y amarillo, ¿qué? ¿Dónde ha visto usted algo más yeyé? ¡Y con una aceituna rellena pinchada encima ya somos el acabóse!

La foto(3)



LANGOSTINOS CONGELADOS CON MAYONESA

¿Por qué resultan imprescindibles en la Navidad española? Porque somos muy chulos y estamos que te cagas. A algunos les parecen la cosa más basta del universo. Bah, los clásicos pijos de morro fino que no saben apreciar nuestras virtudes. Somos marisco y somos baratos, y eso es lo que quiere la gente. ¿A qué obedece su formidable textura rígida y su poderoso sabor a conservante? Es un proceso complicado, requiere mucho esfuerzo. Primero nos tienen que cebar bien a antibióticos en el vivero de algún país tropical y tercermundista. Luego nos pescan y envasan a cascoporro y nos tienen una buena temporadita ultracongelados. Una cocción a lo bestia en casa termina por convertirnos en un producto exquisito. ¿Qué fue de Rodolfo Langostino? Montó una fundación para gambas discapacitadas con Iñaki Urdangarin, y ahora está huido en Argentina.

La foto(5)



FRUTA CONFITADA Y PIÑA EN ALMÍBAR

¿Por qué hacen juntas esta entrevista? ¡Porque somos inseparables! Siempre venimos juntas en las cestas de Navidad, para llevar la alegría al corazón de todos los trabajadores de España. Además somos sanísimas y fresquísimas. Hombre, fresquísimas, lo que se dice fresquísimas... Bueeeeeno, vaaaaale. Digamos que estamos un poquito embalsamadas en azúcar, pero así conservamos todo el esplendor de nuestra belleza natural. Somos como la Preysler pero en comida navideña. O sea, que estarán igual en las fiestas de 2050. ¡Por supuesto! Duramos más que un residuo nuclear.

La foto(4)



PELADILLAS

¿Cómo se les presenta estas Navidad? Pues hija, como siempre. Aquí muertas de asco hasta el final de las comilonas, cuando nadie nos hace ni caso. Nos dejan para decorar los turrones, tristes como solteronas que se han quedado para vestir santos. ¿Les gustaría ser más protagonistas? Claro. Antes éramos las perlas de la Navidad, un clásico en las cestas. En la de su periódico por ejemplo no fallábamos nunca. Pero ahora como que se nos ha pasado la almendra. No lo podemos entender, con el juego que damos. ¿Qué le piden al 2012? Que algún cocinero de vanguardia de la Comunidad Valenciana, de donde provenimos, nos reivindique y haga algo raro con nosotros. ¿Conoce usted a Quique Dacosta? Por favor dígale que estamos desesperadas y dispuestas a todo.

 La foto(6)

¿Qué comida viejuna reaparece en Navidad en tu casa? Cuéntalo en los comentarios.

Hay 194 Comentarios

Las gambas a la gabardina, las croquetas y los calamares a la romana... tres grandes clásicos dignos de engrosar (nunca mejor dicho lo de engrosar) la lista de comida "viejuna". Genial el post.

Viva lo viejuno !!!!!!! Que artito estoy de los experimentos culinarios......

Para mi los volovanes, más que navideños, son el típico plato (junto con la quiche) con el que la gente que no sabe cocinar piensa que queda bien en cualquier ocasión. Lo malo es que no cuela. Y lo peor es el relleno, casi siempre rebosante de nata.
Si no sabes cocinar, mejor un pincho de pan con jamón, que nunca falla.

Peladillas! Pues a mí me encantan... pero no las relaciono especialmente con las Navidades, me recuerdan más a Pascua... en mi casa, siempre que pasábamos por Casinos caían unas bolsitas de peladillas... y todavía caen de vez en cuando!!

A mí me encanta las frutas de Aragón, me muero por las frutas escarchadas, pero solo puedo permitirme un poco de naranja, me gustan los polvorones, mantecados y roscos de vino, las figuritas de mazapán, el praliné de café de Lacasa, añoro la lombarda que hacía mi madre... soy viejuna y feliz de serlo y estoy segura que si tanto moderno tuviera que exiliarse no echaría de menos las espumas de no se qué, sino el olor a Navidad de este tipo de cosas, que es el olor a familia y a tu país. Pregunten a esa generación que se nos está yendo a ver qué echan de menos desde Sao Paulo o Berlín. Y me encantan las entrevistas de El Comidista con la comida viejuna, hará algún día una al Whopper?, que también me encanta, será algún día viejuno? porque está aguantando un montón, me gustaría saber la opiniónde Mikel a este respecto.

Otro top: el discurso del rey mientras mi padre perpetra unas gambas a la plancha, o crudas o casiquemadas, casi te diría que en años alternos (y que, todos los años, desde noviembre, estamos todos de acuerdo que este año gambas no)
Sí que hay mucho faltón-faltona en estos comentarios, ¿masoquismo? ¿sentido del humor agotado desde, pongamos, 1990? ¿talibanes aficionados? ¿profesionales? Pobrines

No solo de peladillas vive el hombre... por alusiones fotograficas les invito a visitar la web de Federico Verdu donde podran encontrar no solo peladillas, sino todo tipo de dulces navideños.
www.federicoverdu.info

Pués a mí me gustan algunas de estas comidas viejunas. Los rollitos de jamón york y huevo hilado me encantan. Y los melocotones en almibar me pirran, hasta el liquidillo. No para todos lo días pero de vez en cuando comer estas cosillas tan "dukan" está la mar de bien. Las frutas de aragón son de lo mejor XXDD!
Viva la comida viejuna!!!! Jajajaaaa! Me parto!
El año pasado puse una cena de lujo asiático y lo que más triunfó, la tortilla de patata, cebolla y calabacín, no quedó ni rastro, a la lubina salvaje al horno no llegó nadie, pero el día de navidad todavía estaba de morirseeeeee!!!

¿pero por qué son tan amargados los pesados que se toman este blog como una ofensa? por favor, que solo estamos de broma ¿no véis que nos cachondeamos todos de que lo comemos nosotros mismos en nuestras casas? (Siii, esa extraña cosa que se llama capacidad de reirse de uno mismo).
De verdad, que pesadez de vida, todo el día viendo la puntilla.

"Pa" viejuno, el bloguero. Esos calificativos perjudican a los artesanos, sin ningún motivo. Las recetas tradicionales son bastante más racionales y sanas que muchas moderneces.

Nora, guapa, si alguna vez ha visto el anuncio, el langostino es argentino (allí los pescan), habla con acento "canyengue y mistongo", y usa chambergo y chal. ¿¡¡¡Donde quería Ud. que huyera el animalejo en cuestión...!!!?¿Qué tiene que ver lo que Ud. comenta...? Si nos ponemos en exquisitos, y en lacrimógenos como un tango, antes de quejarse, mirar un poco la viga en el ojo propio. Argentina no necesita delincuentes extranjeros... Capisci??

alguien ha mentado las frutas de Aragón! me encantan! sucumbo a la comida viejuna bajo esta sugerente forma todas las navidades.
Su archienemigo es el caramelo de piñones, donde perder alguna muela era lo menos que te podía pasar.

No vale, te gusta la manipulación. Si las fotos las hubiera hecho Ainhoa estaría todo tan apetecible que no sería viejuno!
Por cierto al paso que vas el comentarista de deportes será famoso por ser tu hermano, a estas alturas!!!

Yo lo que no sé es qué c@#€ pinta una kartoffelsalat en el menú de mi fin de año, pero todo sea por la paz universal. Los langostinos entran, por desgracia; los volovanes puede que también, pero eso no me inquieta demasiado.
Al menos logré echar para atrás la proposición de ponerle gulas a una ensalada.

Simplemente decir que sigo mucho este blog. Generalmente me gusta pero... cuando intentas ser gracioso y/o haces hablar a los alimentos es aún peor que el rollo de jamón y huevo hilado

Ni viejuna, ni moderjuna. En casa es intemporal y de un sólo día en el año. Siempre hecha en casa. Lengua a la escarlata, trufado de verdad (con trufa negra) ternera y jamón picados, cocido en consome y prensado, previamente se le envuelve en un paño de algodón humedecido con un vino blanco dulce, y enfriado al natural. Se hacen 15 días antes. Todo se sirve frio. Mousse de chocolate con ralladura de naranja, hecha al tiempo que el resto, pero congelada hasta 2 horas antes de servirse. Un plato caliente variable, carne o pescado.Vino al gusto del que reciba en su casa.

Los canelones, con su relleno más clásico y empachoso de carne picada con foie-gras y bechamel y mucha más bechamel por encima y queso rallado y nuez moscada y... uff, ya estoy empachado nada más de pensarlo.
http://50maneras.blogspot.com/

Ay, Nora, ha dicho Argentina porque está muy lejos!! No te piques tanto! Te lo dice una andaluza que vive en Cataluña y que aguanta a diario mucho cachondeito!! jaja (por el acento, el "mi alma", las pantojas, nuestro amor a los lunares, etc. etc., claro). ¡El sentido del humor es la sal de la vida!

Divertido post, enhorabuena. Hay una versión más que viejuna de las frutas escarchadas: las frutas de Aragón, y si llevan una jota escrita por el envoltorio ya ni te cuento. Aunque hay algunas muy ricas: las de naranja (cómo las odiaba de crío), las de jenjibre (neofrutas de Aragón) En realidad como todo lo viejuno si están bien hechas están muy ricas. De viejuno a clásico sin pasar por la casilla de salida... Feliz año a casi todos!!!

Mike, qué risa de artículo! Me ha encantao!

Ines te felicito por tu menu.Se me hacia agua la boca al leerlo.Feliz Navidad


Has estado maravilloso¡ esta sección me encanta, diría más que una buena salsa de tomate.
En mi blog tengo una sección de mundo ranciuno, que es una burda imitación de mundo viejuno. Y recomiendo los huevos rellenos de bonito y el pixin (rape) alangostao
Mikel estas creando escuela.
Te diré que como amante del kitsch, los platos viejunos me pirran. En mi casa, hace unos años mi madre ha introducido en la cena de Navidad unos PATITOS DE PSEUDO-FOIGRAS, recubiertos de gelatina y adornados con huevo hilado, of course, que son más kitsch que la casa de ALASKA. Este año les saco foto ja ja ja ja

muy bueno,Mikel, pero que serían las Navidades sin algo de esos viejunos, yo sigo con mi sopa de marisco, pixin (rape) alangostado y cordero lechazo, más viejuno imposible. Y el 25 por nupcias pavo,chipolatas,roasties, stufing, etc o sea que cocino más que en todo el año. Una cosa que a mi me mata es en las cestas de Navidad el pedazo de tarro de cristal de melocotón en almibar.jajaja, alguien se lo come?

Pues yo llevo 35 años repitiendo la cena de Nochebuena: consomé, cardo con piñones, langostinos, chuletas de cordero y piña y mientras me siga tocando a mi prepararla pienso seguir igual. Felicidades por el blog y feliz Navidad

Ultraviejuno: el solomillo ese forrado de hojaldre que hay que quitarle el hojaldre y además está soso. La clásica "pavita" dura, fría, rellena de cosas que no pegan nada y reseca. Las peladillas por supuesto sirven para adornar, las podrían hacer de poliestireno expandido o de piedra caliza y nadie se daría cuenta. El turrón de chocolate ese que todo el mundo menos yo dice que no es turrón y que qué aberración, y luego es el primero que se acaba (no diré la marca, sólo que empieza por "su" y acaba por "chard") por cierto, a partir de Reyes lo liquidan en todos los súper, a precio de risa. Recién inventado y ya es viejuno, aparte de malejo y carísimo: el capón de coscorrones o como se llame, lamentable pseudofiambre de moda, no sirve ni como comida húmeda para perros.
Por cierto, alguien ha dicho que el helado en invierno es una aberración. Es una aberración en verano, excepto para bañarse en él, porque te mueres de sed si no lo acompañas de unos 3 ó 4 litros de agua fría p/p. Al estómago poco le importa la temperatura del mundo exterior. ¡El helado, siempre en invierno, que produce buenas calorías!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal