Comida viejuna: especial Navidad

Por: | 21 de diciembre de 2011

La foto(7)

Navidad es tiempo de paz, de familia, de concordia... y de comida viejuna. Aferrados como ladillas a la tradición, entremeses y postres de otros tiempos vuelven cada año a nuestras mesas sin que podamos hacer nada por evitarlo. Como la lista de platos navideños requetepasados de moda es larga, el Equipo de Investigación de El Comidista ha seleccionado cinco clásicos de ayer que siguen dando guerra hoy, y les ha planteado algunas preguntas sobre su actividad festiva.

 

VOLOVANES RELLENOS

¿Cómo celebrarán estas navidades? Pues como siempre, hasta arriba de atún con mayonesa o de gambas con bechamel. ¿Echan de menos Francia? No mucho. Allí somos demasiado etéreos, se nos lleva el viento. Preferimos nuestra versión española, sólida, contundente y sin un gramo de mantequilla en el hojaldre. ¿Comprados o caseros? Ah, ¿pero alguien nos hace en casa? Primera noticia. Nosotros donde mejor nos sentimos es en las panaderías o en los supermercados, bien envueltos en plástico. Nos hacen grandotes, indestructibles, y el efecto mazacote en boca es único. ¿Es cierto que la expresión "partirse el hojaldre" viene de ustedes? Más de una persona nos ha comentado nuestro parecido con esa parte del cuerpo, pero ni la RAE ni la Fundeu se han manifestado al respecto.

 

ROLLITOS DE JAMÓN YORK CON HUEVO HILADO

¿Dónde han estado desde la última Nochevieja? Por ahí. Sólo aparecemos en estas fiestas, nos gusta vernos como un producto de temporada, algo que es muy in en estos momentos. ¿Cómo se conocieron? Jamón York: Fue una Navidad de 1962 en un chalé de la sierra de Madrid. Yo estaba con mayonesa pero fue ver al huevo hilado y me enamoré perdidamente de él. Era tan fino, tan dulce, tan moderno... Huevo hilado: Al principio la gente no veía bien nuestra relación, éramos demasiado adelantados a nuestro tiempo. Pero poco a poco nos fueron aceptando y nos convertimos en imprescindibles para alegrar las fiestas. Jamón dulce y huevo dulce suena un poco raro para un entremés. Ya, pero y el contraste de colores rosa y amarillo, ¿qué? ¿Dónde ha visto usted algo más yeyé? ¡Y con una aceituna rellena pinchada encima ya somos el acabóse!

La foto(3)



LANGOSTINOS CONGELADOS CON MAYONESA

¿Por qué resultan imprescindibles en la Navidad española? Porque somos muy chulos y estamos que te cagas. A algunos les parecen la cosa más basta del universo. Bah, los clásicos pijos de morro fino que no saben apreciar nuestras virtudes. Somos marisco y somos baratos, y eso es lo que quiere la gente. ¿A qué obedece su formidable textura rígida y su poderoso sabor a conservante? Es un proceso complicado, requiere mucho esfuerzo. Primero nos tienen que cebar bien a antibióticos en el vivero de algún país tropical y tercermundista. Luego nos pescan y envasan a cascoporro y nos tienen una buena temporadita ultracongelados. Una cocción a lo bestia en casa termina por convertirnos en un producto exquisito. ¿Qué fue de Rodolfo Langostino? Montó una fundación para gambas discapacitadas con Iñaki Urdangarin, y ahora está huido en Argentina.

La foto(5)



FRUTA CONFITADA Y PIÑA EN ALMÍBAR

¿Por qué hacen juntas esta entrevista? ¡Porque somos inseparables! Siempre venimos juntas en las cestas de Navidad, para llevar la alegría al corazón de todos los trabajadores de España. Además somos sanísimas y fresquísimas. Hombre, fresquísimas, lo que se dice fresquísimas... Bueeeeeno, vaaaaale. Digamos que estamos un poquito embalsamadas en azúcar, pero así conservamos todo el esplendor de nuestra belleza natural. Somos como la Preysler pero en comida navideña. O sea, que estarán igual en las fiestas de 2050. ¡Por supuesto! Duramos más que un residuo nuclear.

La foto(4)



PELADILLAS

¿Cómo se les presenta estas Navidad? Pues hija, como siempre. Aquí muertas de asco hasta el final de las comilonas, cuando nadie nos hace ni caso. Nos dejan para decorar los turrones, tristes como solteronas que se han quedado para vestir santos. ¿Les gustaría ser más protagonistas? Claro. Antes éramos las perlas de la Navidad, un clásico en las cestas. En la de su periódico por ejemplo no fallábamos nunca. Pero ahora como que se nos ha pasado la almendra. No lo podemos entender, con el juego que damos. ¿Qué le piden al 2012? Que algún cocinero de vanguardia de la Comunidad Valenciana, de donde provenimos, nos reivindique y haga algo raro con nosotros. ¿Conoce usted a Quique Dacosta? Por favor dígale que estamos desesperadas y dispuestas a todo.

 La foto(6)

¿Qué comida viejuna reaparece en Navidad en tu casa? Cuéntalo en los comentarios.

Hay 194 Comentarios

jaja, excelente post. como siemrpre que tocamos el mundo viejuno....en mi casa no somos muy prolíficos a estas típicas reliquias culinarias, la piña es natural, y en los postres pastelitos y turrón, es más, a la mayoría de estas piezas de museo ni las he catado....que ya es decir. Obviamente si le ataco a los langostinos, pero en mi casa son más de domigo que de fiestas especiales.

En mi casa no faltan los embutidos ibéricos, los langostinos cocidos con mayonesa y el lechazo y, por supuesto, los turrones, los mazapanes y el cava.

Pues creo que junto al jamón de york con huevo hilado, te has dejado en el centro del plato un par de cucharadas de ensaladilla rusa de esa congelada y mayonesa de bote... a modo de decoración. Ah bueno, que si es Navidad, hacemos la mayonesa.....

He tenido que taparme la boca de las carcajadas... Eres único para alegrar las mañanas. Te deseo Feliz Navidad y mucho humor para ese sombrío 2012 que se acerca.

Hola Cristina, no sé desde cuando lees "El Comidista" y más concretamente, las geniales entrevistas a comidas viejunas, pero quiero aclararte algo, son cualquier cosa, menos pretenciosas o para sibaritas. Lo que tienen es que están hechas con (mucho) sentido del humor y con (mucho) cariño para la mayoría de esas comidas. El propio blogger admite que le varias de esas comidas, por cierto. No sé dónde ves el elitismo o sibaritismo de lo que para ti son la mayoría de los comentarios. ¡Si lo que dice la mayoría es que en sus casas también se comen éstas u otras comidas viejunas! (en la mia también, por cierto, aunque lo de chupar las cabezas de los langostinos siempre me ha parecido, ya ves, bastante guarrete, perdona mi "elitismo"). En fin, que creo que no has acabado de pillar el sentido del blog. En cualquier caso, te deseo sinceramente unas Felices Navidades en las que entre otras cosas, comas lo que más te apetezca, sea viejuno o el colmo del sibaritismo deconstructivo que parece que se ha apoderado de algunos cocineros. Perdón ¡quise decir restauradores!

En casa siempre había de primero lombarda con piñones y pasas, así ligerito, para ir ensanchando el estómago. Como nos aburríamos, un año mi madre hizo una montaña.... de coliflor hervida, cubierta de mahonesa... fue divertida la competición con los petardos de los más pequeños :))

No es muy típico de la Navidad, pero otro plato viejuno, viejuno es la ZARZUELA DE MARISCO. Un clásico en los setenta y primeros ochenta.
Saludos,
Pablo.

Yo paso de viejunos y modernezes cursis, estas navidades nos comemos el cochinillo crudo sin cubiertos sobre la mesa, eso si en familia.
En plan performance.
Que uno no sabe ya que hacer, para estar como hay que estar, segun dicen.

Jejejejeejeee, el caviar que dice Álex, igual del todo. Es lo único que respetaré este año. Nos hemos declarado en rebeldía, cenaremos fideuá y/o spaghetti alla putanesca. De postre, pastel vasco.

La diferencia entre lo que nos gastábamos antes y lo de ahora va a ir a Médicos sin Fronteras, previo acuerdo familiar. Y tan contentos.

El cásico es la variante del Jamón York con huevo hilado. Tenemos el LACÓN con huevo hilado, influencia de una gallega que siempre cena en Navidad con nosotros...

Yo hace años que monto unos volovanes de fabada en los entremeses la cena de fin de año con unas morcillitas muy monas que venden el ECI (media por volován) y alubias guisadas de lata.
Ha pasado de ser gamberrada a convertirse en tradición.

Uff, siempre-siempre leo y nunca-nunca escribo... pero esto de hoy amerita. En Argentina nos atragantaban con tomates rellenos (de atún, mayonesa y arroz en su variante más moderna), o la estrella total era el pionono (brazo de gitano pero salado: jamón dulce, palmitos, morrón y mayonesa). Ahora hace años que estoy por estas tierras y ya me voy adaptando a la gamba congelada-antigua. Buenísimo el blog!!

Hola Mikel, eres genial para alegrar la mañana, mi cena va a ser sorpresa en gran parte, nos vamos a una casa rural, somos 14 y tengo dos voluntarias para hacer la cena, mi tía y su hermana, así que me voy a poner a sentarme en el sofá a jugar a las cartas y a ver que ponen, de hecho sabemos que va a ser barbacoa, no me vuelve loca, pero habrá multitud de otras cosas para picar, están en plan competición. En casa normalmente hacíamos un jamón asado, hasta que la confitería dejó de prestar el horno, canapés, ensalada, algún experimento de postre y el turroncete. Lo que no sé es porqué cuando me preguntan que quiero sólo pienso en macarrones con tomate y atún gratinados....y se me olvidaba!, me he comprado medio kilo de batatas glaseadas, ¡Me encantan!!.

Pues yo que quieres que te diga, veo con mejor gusto estas comidas tradicionales o "viejunas" que tu las llamas que cualquier tontá que puedas hacer tu de esas con nitrogeno o con cualquier otra modernidad.
Lo que más me molesta es que llames "viejuna" a tu cultura, y comerte por ejemplo un tejine sea una modernidad cuando en Marruecos lo llevarán comiendo 2000 años.
Cuanta tontuna habrá en el mundo, necesitamos al hombre de la vara.

Acabamos de hacer una propuesta en nuestro blog de una de nuestras comidas viejunas preferidas: el cóctel de gambas. Nos encanta tu blog y nos hace mucha gracia esta sección.

Mikel he llorado de risa!!!..en mi casa no hay comida viejuna pero me ha encantado el post...muy cuéntame haciéndose los modernos. Felicidades por el blog y ánimo para 2012!!

Las peladillas, esas sí que son auténtica comida navideña viejuna. Recuerdo que en la fuente de los turrones siempre se quedaban las últimas, ya pegadas al papel dorado que se ponía para decorar. Y es que estaban duras y a veces te salía alguna con la almendra amarga (supongo que en casa no comíamos las de extra super clase suprema). Había otras más pequeñas que sí tenían un cierto éxito. En lugar de almendra tenían piñon en el interior y, al no ser tanta, la cobertura azucarada era más blanda. En cualquier caso, este año les haré un tributo y compraré un paquete de peladillas que pondré en mi bandeja de turrones y pascuas (como llamamos por Murcia).
Pero este año el lugar estelar lo ocuparán las rescatadas tortas de boniato ( http://bit.ly/vX4egV ), un dulce navideño que está perdiendo protagonismo y espero que lo recupere.
Gracias, Mikel.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

ummm, pues yo ahora me "aplicaba" un volovan, si señor. Estoy con malara, comida viejuno's power!!!!

Lo que no hemos conseguido erradicar ni poniéndonos en una sentada con pancartas: las endivias rellenas de un pastiche fabricado con palitos de cangrejo, picadillo de gamba, lechuga en juliana, tomate, aceituna. Ese mejunje, ligado con cantidades ingentes de pseudo-salsa rosa. Todo eso va bien amasijado y desbordando la pobre endivia, que se dobla tanto del peso que en el trayecto del plato a la boca se cae la mitad y la mesa queda regadita de pegotes. Así todos los años llueva o truene.
Cómo me está gustando esta catarsis colectiva. Gracias, comidista, lo que nos ahorramos en psicólogo.

En mi casa no puede faltar el manzanate, es decir la compota con manzana, pera, canela, higos, pasas, orejones.... y vino de Rioja todo cocido. Aunque ya no puedas comer más hay que probarlo, es casi lo único que conservo de Euskadi para Navidad. Ah¡ lo que sobra está divino para desayunar.

Escogidos exponentes de la comida casposa. Y escogidas fotografías, también viejunas.
No debemos olvidar el consomé.

Hola Mikel!! Aunque sean viejunos, desfasados y blablabla....no hay nada que mas me guste que volver a casa por navidad( como el Almendro) y ver esa fuente petada de langostinos, esparragos de Navarra, la mojama, la palometa y sus derivados....y todo lo que mi buena madre nos ofrece en unos platos tan retro como los platos(unos verde transparentillos que salen en Cuentame!)...ah las peladillas no me las como porque tengo miedo de que se me rompa un diente

Jamás he sido capaz de comerme una fruta escarchada... qué sabor , qué textura!! ...pero volovanes llevo unos cuantos... y lo del huevo hilado y las peladillas ha sido supremo, jajaja

Jijijiji yo todavía pongo los volavanes rellenos. Mientras se los sigan comiendo.... ;)

Javiiiiiii, he visto al PUNK entre las frutas confitadas!!! jajajajaj jajajajajajajjaja

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal