Cosas que NO debes hacer en la cena de Nochebuena

Por: | 23 de diciembre de 2011

Christmasfood
Pavo viejunillo de Navidad.

 

El gran momento culinario del año se acerca, por lo que es hora de ofrecer una serie de claves para navegar en ese mar tormentoso que es la Nochebuena familiar. Si sigues los mandamientos que se detallan en esta entrada, tus posibilidades de hacer el ridículo disminuyen radicalmente. Te lo dice alguien que los ha incumplido casi todos con resultados desastrosos.

NO hagas los fritos tres horas antes

En el caso de que hayas cometido la imprudencia de incluir rebozados en el aperitivo debes asumir las consecuencias y tratar de freírlos en el último momento, aun a riesgo de oler después a Eau de Croquette. Una fritanga que lleve tiempo hecha es el peor inicio posible para un menú. Y lo peor de lo peor es un frito que ha estado tapado: la condensación por el calor habrá hecho que se humedezca y el rebozado se haya quedado blando, pastoso, grasiento y repugnante.

NO improvises el cóctel

Mola servir un cóctel antes de cenar, pero mejor si lo piensas un poquito antes y, sobre todo, lo pruebas. Las improvisaciones de última hora, en plan "le pongo un chorrito de esto y una gota de lo otro", suelen producir bebercios intragables. Mi padre, que en gloria esté, era un gran aficionado a innovar en este terreno justo antes de la cena, y sólo los miembros más alcohólicos de la familia pasaban de un sorbo con sus espantosos cócteles de champán.  

NO te vistas como si fuera Nochevieja

Nochebuena es Nochebuena, y Nochevieja es Nochevieja. Eso é asín. Aclarada esta verdad universal, te conmino a que el 24 no te calces el traje de gala ni el vestidito corto de raso con lentejuelas y volantes. Estás en una celebración familiar que, creas en el niño Dios, en el solsticio de invierno o en Justin Bieber, tiene un origen religioso. Relájate y ponte algo discreto y elegante, que ya irás hech@ un cuadro en Fin de Año.

NO te creas Ferran Adrià

La experimentación y la libertad creativa está muy bien... cuando no tienes a toda la familia cenando en casa en una fecha señalada. Si controlas mucho de cocina, da rienda suelta a la imaginación. Si no, reprime al cocinero molecular que llevas dentro y limítate a lo seguro o a lo que ya hayas cocinado otras veces con buenos resultados. Recuerda, además, que las uvas rellenas de foie con espuma de garnacha y coco caramelizado pueden no gustarle a la abuela.

NO muerdas las patas del marisco

10 de cada 9 dentistas recomiendan no partir las patas del marisco con la boca. No sólo estarás castigando tus molares, sino que ofrecerás un espectáculo muy poco apetitoso para el que esté enfrente. Usa un instrumento adecuado para ello -un cascanueces vulgar y corriente vale- y luego chuperretea discretamente. Tampoco es bonito, pero no se debe renunciar al placer por motivos estéticos.

NO administres cafeína a los niños

Ni cafeína, ni ningún otro tipo de droga estimulante. Los niños ya son un elemento suficientemente radioactivo en Navidad como para encima darles coca-cola o chocolate. Evita cualquier tipo de sobreestimulación y, durante la cena, no te empeñes en que coman ni les obligues a aguantar horas en la mesa como si fueran adultos. Cuanto antes se vayan a jugar y dejen de dar la caca, mejor.

NO te apiporres

Meterse 3.000 calorías en la cena de Nochebuena quizá tuvo algún sentido en la posguerra, cuando se pasaba frío y hambre en el invierno. Ahora que estamos todos como morsas cebadas, no. "Celebrar" no es sinónimo de "llenar la andorga hasta que se te salga el turrón por la boca del esófago". Tampoco es cuestión de ponerse a hacer la Dukan justo esa noche, pero la comida sabe mucho mejor si se toma en cantidades moderadas. Además no hay que olvidar que la comilona del día siguiente rellenará cualquier posible hueco.

NO seas cursi con el servicio de mesa

Muchas personas se ponen más barrocas que Manuela Trasobares con las vajillas, las cristalerías y las cuberterías, creyendo equivocadamente que más es más. Estas mismas personas sufren de adicción a los centros florales, las velas, las piñas y los lazos, y los colocan cual catafalcos en mitad de las mesas impidiendo la visión de los demás comensales. Toma la dirección contraria y huye como de la peste del exceso y de lo recargado, que para cursi ya está Judit Mascó en el anuncio de Ferrero-Rocher.

NO hables de política ni de dinero

Son dos temas que, como dice mi tía Luisi, "no entran en el protocolo". Para disfrutar de la comida y que siente bien se deben evitar las discusiones a toda costa, y la política suele dar pie a entablarlas. Por ese mismo motivo no conviene sacar trapos sucios familiares ni temas que resulten conflictivos: ya tratarás otro día la herencia de tía Paqui, la ruptura con el novio de la Vane o la salida del armario de Borjita. Hablar de dinero es directamente una vulgaridad, propia de nuevos ricos, pijos de medio pelo y ejecutivillos con exceso de gomina.

NO te cuezas ni te drogues (antes)

No seré yo quien condene a nadie por evadirse de este mundo y sus miserias. Ahora bien, no pasa nada por contenerse y esperar un poquito. Una cosa es tomarse algo y llegar con un punto, pero sentarse cegatón a la mesa es una falta de respeto a la persona que ha cocinado. Si el que cocinas eres tú, un vinito vale, pero el consumo irresponsable de alcohol y drogas mientras trajinas con las cazuelas no es lo más recomendable: recuerda que no eres Anthony Bourdain.

Hay 228 Comentarios

aah yo pense que eran consejos para reducir calorias

Me parece muy bueno tus consejos pa no cagarla en nochebuena jajaja!! Pero como el mismo nombre los dice es una noche para pasarla en familia. Así que bebe todo lo que quieras, come todo lo que puedas y te apetezca, si te drogas que no se note mucho que tus padres van a estar presentes jajajaja!!! y señores nada de remilgos ke estamos en familia y ya se sabe la familia toca no se elige!! Si te conviertes en el alma de la fiesta por lo menos las rizas están aseguradas aunque seas el causante. Que la familia lo perdona todo Y habrá algo de lo que hablar asta el año próximo!!! A darlo todo Y felices Fiestas para todos

¡qué risa...! verdades como puños...

Divertidos tus comentarios, y como alguien ya mencionó, aplica a todas las culturas. Estoy en Montevideo, Uruguay, generalmente en las fiestas estamos en los 30 grados y nos atiborramos de turrones, Pan dulces; etc. etc. toda comida de invierno: ¡¡¡vuestra herencia!!!, je,je, (que igual la disfrutamos mucho) un abrazo

Completamente de acuerdo con algunos comentarios... Los de las drogas sobra y no es 28 de Diciembre para pasarlo por inocentada!. Además de las interesantes ideas que das en el blog, hay que añadir muchísimas más que cada persona puede haber experimentado... Saludos y Felicies fiestas!

A fernando: somos muchos los que nos gusta cocinar fumando un porrete. A otros con el vino. Y para la mayoría con ambos ;)

¡Camiseta guapa, camiseta fina, camiseta de hasta la XXL para regalar a toda esa gente que se va a poner como el Kiko estas fiestas!
¡CLICK SOBRE MI NICK!

El parentesis del "NO te cuezas ni te drogues (antes)" creo que sobra. Esto no es un articulo de la revista Canabis ni nada similar. Creo que es mas que evidente que lo de drogarse ni antes, ni durante, ni despues. El vino es algo tipico, y un error de exceso puede llevar a soltar una lengua mas de la cuenta, sin la necesidad de tener que acabar abrazando el inodoro. Pero el tema de las drogas creo que no era necesario ni incluirlo, y mucho menos con ese "antes". Despues ya si? Coca o pasamos directamente al crack?

Qué gracia me ha hecho el artículo!! Personalmente, lo que me va a costar muchísimo es no apiporrarme, cuesta resistirse a toda la comida rica que ponen en mi casa. Y es que las cantidades son bestiales... mi madre se pasa jajaja

muxu bat eta gabon zoriontsuak!

¡Cómo me he reído con tus consejos, Mikel! Verdades como morcillas. Y me apunto a la sugerencia de nacho: que las mamás o abuelas refrenen la tentación de cebar a los hombres de la familia. Nuestra madre, un mal ejemplo, nos anima a terminar los restos de las bandejas como quien jalea a un maratoniano en su último kilómetro. Al grito enardecido de "Vinga, que això s'ha d'acabar" (Venga, esto hay que terminarlo) tanto mi hermano como yo nos vemos obligados a engullir canelones sueltos, butifarras de cocido y restos de barra de turrón. Extenuante, este amor materno.

Estilo" jedi-apostolico", preciso...

Señor Iturriaga, respecto a los consejos para no hacer el ridículo en nochebuena, yo haría dos observaciones que, creo, son bastante útiles.
 
La primera, que no se beba. Suena a postura extremista e inadmisible en un país en donde el alcohol es cultura, pero tiene cojones que haya 364 días para darle al bebercio y tenga que ser precisamente esa noche la que se escoja para hacer el imbécil. Por lo que he visto en casas de terceros, el alcohol es el culpable de la mayoría de las escenas más penosas, vergonzosas y subnormales que uno pueda imaginarse. En realidad recomendaría beber en pequeñas cantidades, pero como la moderación con la bebida es algo de lo que todos presumen pero pocos practican, no le veo mucho sentido ser tan tibio. La gente se pasa la tibieza por las pelotas.
 
Segundo, que a la lista de temas de conversación a evitar (dinero y política) yo añadiría otros dos: fútbol y religión. Sé que tiene mandanga recomendar no hablar de fútbol en un país con el cerebro lavado por ese deporte. Y aún peor que no se recomiende hablar de religión en estas fechas. Pero teniendo en cuenta el radicalismo de los defensores y detractores, con frecuencia regado con alcohol, son dos temas que convendría evitar aunque fuese por un sólo día. Lo malo es que eso tampoco garantiza nada, porque hay tantos asuntos por los que discutir (la propia familia, por ejemplo, que ninguna está exenta de manchas y dimes y diretes) que siempre algo se cuela entre dientes. Y no hablo sólo de comida.
 
Claro que, si quita esos temas de conversación, muchos no van a tener gran cosa de la que hablar, lo que me lleva a una propuesta estupenda: no hablar. Calladitos están todos más monos. O mejor aún: a casita y a no dar más por culo a la familia. Así cada cual podrá emborracharse y discutir sobre el equipo de sus amores en la privacidad de su casa, ahorrándonos vergüenza ajena a los demás y el esfuerzo que supone contener los instintos homicidas para no clavarle el tenedor en el ojo a alguien.
 
Nada más. Mis mejores deseos para usted.

Eres muy gracioso escribiendo Mikel...Lastima no seas jefe de protocolo de la nueva alcaldía de Madrid...( visto como se viste, me temo que (por San Perejil del Islote) haya mucho trabajo en el tema "cosas que no debes hacer administrando una ciudad...Por ejemplo y en estilo "jedi" : De la contaminación del aire, al polvo africano, no acusaras...)

Encuentro divertidos y, sobre todo, utiles los comentarios. Palabras mas palabras menos (quiere decir: modismos mas modismos menos) estas divertidas sugerencias se aplican a todas las culturas y en todas las latitudes, incluyendo a este mexicano que habita en Washington.

Jajajajajajaja. Me ha encantado la entrada de hoy. Me parto la goma! Corroboro lo que dices sobre el vestir en Nochevieja, mucha gente va disfrazada, y entullida en un traje que no les pega.
Un amigo mío habla de "familias felices" en estas ocasiones en las que hay que reunirse obligatoriamente y en las que se nota que el yerno no aguanta a la suegra, pero en la que todos ponen(mos) una sonrisa cual políticos delante de un fotógrafo.
En mi casa siempre cenamos lo mismo en Nochebuena, así que nada de improvisaciones. Un saludo y que pases (paséis) unas felices fiestas y un próspero año.

Hoy nos has hecho reír a mucha gente, pero tienes razón, todos nos salimos un poco y se hacen excesos,y si estamos muchos peor, y si estamos poco es porque alguien se ha ido para no volver FELIZ NAVIDAD besos

En estos años de atrás los menús que se preparaban en las casas eran una salvajada, entiendo que "la crisis" está haiendo que volvamos a la sencillez y a pensar en lo que este dia representa. Y es que unos cardos, un pavo relleno y algo de turrón pueden ser tan exquisitos como el menú más extravagante. Y de precio es obvio.
Cuando volveremos al consomé de verduras, al cordero asado, al pollo (del bueno, no del de los supermercados), al pavo (idem que el pollo), la ensalada de apios o amargones y a los turrones de siempre? lo añorooooo!!!!

¿Aceptamos así tan abiertamente, en el blog de un periódico nacional, que "NO TIENE NADA DE MALO" drogarse?
Que asco me da mi pueblo Español....

Gracias, muy divertido Mikel, te superas. Feliz Navidad a todos.

qué bueno, la verdad es que ya la nochebuena se parece más a un banquete de boda que a una cena familiar, lo de cursi estoy contigo, madre mía, qué excesos...

Tal cual ! Muy buen artículo y si se aplicaran a diario estas sencillas reglas de convivencia tendríamos el Mundo feliz de Huxley ! No por hablar de desgracia siempre vamos a arreglar el mundo o la flia. A todos excelentes Navidades!

Pues sí, tomo buena nota. Me enrojece reconocer que algunas de las cosas de las que habla las tenía pensadas: los fritos pues hago unos shan hai y oleré a eau de... aunque me pondré un pañuelo y me enfundaré cual michelín... del resto, muy bien aconsejado. Gracias y feliz noche a todos/as y mejor 2012.

Eres muy gracioso escribiendo, Mikel... lástima que no seas un protozoo.

Genial,

Si no fuera porque yo no conozco al periodista que lo ha escrito, diria que esta publicando mi vida. Me siento muy identificado.
hahahahaha

A fuerza de querer ser amable , guay y todo eso pues uno deja ser uno para ser un hipocrita .Personalmente creo que uno deba hablar de lo que quiera ese dia u otros siempre y cuando no se quiera un pensamiento unico y amen a todo.
Las cenas de nochebuena o el dia de navidad deben reflejar la diversidad , el respeto y lo importante no es si hemos metido la pata en la preparacion sino el hecho de pasar tiempo con gente que pertenence a nuestra familia pero que ya hemos olvidado como son...
En ese dia o en otros si tu ne te ocupas de la politica , la politica no te apures que se ocupara de ti!!!!
A fuerza de no hablar de nada para contentar a todo el mundo los traumas del pasado afloran donde menos se lo piensa uno...el silencio nunca arreglo nada !!!
hablar libera a la persona y si un dia de fiesta se jode pues que le vamos a hacer.
La verdad duele pero no mata

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal