Cosas que NO debes hacer en la cena de Nochebuena

Por: | 23 de diciembre de 2011

Christmasfood
Pavo viejunillo de Navidad.

 

El gran momento culinario del año se acerca, por lo que es hora de ofrecer una serie de claves para navegar en ese mar tormentoso que es la Nochebuena familiar. Si sigues los mandamientos que se detallan en esta entrada, tus posibilidades de hacer el ridículo disminuyen radicalmente. Te lo dice alguien que los ha incumplido casi todos con resultados desastrosos.

NO hagas los fritos tres horas antes

En el caso de que hayas cometido la imprudencia de incluir rebozados en el aperitivo debes asumir las consecuencias y tratar de freírlos en el último momento, aun a riesgo de oler después a Eau de Croquette. Una fritanga que lleve tiempo hecha es el peor inicio posible para un menú. Y lo peor de lo peor es un frito que ha estado tapado: la condensación por el calor habrá hecho que se humedezca y el rebozado se haya quedado blando, pastoso, grasiento y repugnante.

NO improvises el cóctel

Mola servir un cóctel antes de cenar, pero mejor si lo piensas un poquito antes y, sobre todo, lo pruebas. Las improvisaciones de última hora, en plan "le pongo un chorrito de esto y una gota de lo otro", suelen producir bebercios intragables. Mi padre, que en gloria esté, era un gran aficionado a innovar en este terreno justo antes de la cena, y sólo los miembros más alcohólicos de la familia pasaban de un sorbo con sus espantosos cócteles de champán.  

NO te vistas como si fuera Nochevieja

Nochebuena es Nochebuena, y Nochevieja es Nochevieja. Eso é asín. Aclarada esta verdad universal, te conmino a que el 24 no te calces el traje de gala ni el vestidito corto de raso con lentejuelas y volantes. Estás en una celebración familiar que, creas en el niño Dios, en el solsticio de invierno o en Justin Bieber, tiene un origen religioso. Relájate y ponte algo discreto y elegante, que ya irás hech@ un cuadro en Fin de Año.

NO te creas Ferran Adrià

La experimentación y la libertad creativa está muy bien... cuando no tienes a toda la familia cenando en casa en una fecha señalada. Si controlas mucho de cocina, da rienda suelta a la imaginación. Si no, reprime al cocinero molecular que llevas dentro y limítate a lo seguro o a lo que ya hayas cocinado otras veces con buenos resultados. Recuerda, además, que las uvas rellenas de foie con espuma de garnacha y coco caramelizado pueden no gustarle a la abuela.

NO muerdas las patas del marisco

10 de cada 9 dentistas recomiendan no partir las patas del marisco con la boca. No sólo estarás castigando tus molares, sino que ofrecerás un espectáculo muy poco apetitoso para el que esté enfrente. Usa un instrumento adecuado para ello -un cascanueces vulgar y corriente vale- y luego chuperretea discretamente. Tampoco es bonito, pero no se debe renunciar al placer por motivos estéticos.

NO administres cafeína a los niños

Ni cafeína, ni ningún otro tipo de droga estimulante. Los niños ya son un elemento suficientemente radioactivo en Navidad como para encima darles coca-cola o chocolate. Evita cualquier tipo de sobreestimulación y, durante la cena, no te empeñes en que coman ni les obligues a aguantar horas en la mesa como si fueran adultos. Cuanto antes se vayan a jugar y dejen de dar la caca, mejor.

NO te apiporres

Meterse 3.000 calorías en la cena de Nochebuena quizá tuvo algún sentido en la posguerra, cuando se pasaba frío y hambre en el invierno. Ahora que estamos todos como morsas cebadas, no. "Celebrar" no es sinónimo de "llenar la andorga hasta que se te salga el turrón por la boca del esófago". Tampoco es cuestión de ponerse a hacer la Dukan justo esa noche, pero la comida sabe mucho mejor si se toma en cantidades moderadas. Además no hay que olvidar que la comilona del día siguiente rellenará cualquier posible hueco.

NO seas cursi con el servicio de mesa

Muchas personas se ponen más barrocas que Manuela Trasobares con las vajillas, las cristalerías y las cuberterías, creyendo equivocadamente que más es más. Estas mismas personas sufren de adicción a los centros florales, las velas, las piñas y los lazos, y los colocan cual catafalcos en mitad de las mesas impidiendo la visión de los demás comensales. Toma la dirección contraria y huye como de la peste del exceso y de lo recargado, que para cursi ya está Judit Mascó en el anuncio de Ferrero-Rocher.

NO hables de política ni de dinero

Son dos temas que, como dice mi tía Luisi, "no entran en el protocolo". Para disfrutar de la comida y que siente bien se deben evitar las discusiones a toda costa, y la política suele dar pie a entablarlas. Por ese mismo motivo no conviene sacar trapos sucios familiares ni temas que resulten conflictivos: ya tratarás otro día la herencia de tía Paqui, la ruptura con el novio de la Vane o la salida del armario de Borjita. Hablar de dinero es directamente una vulgaridad, propia de nuevos ricos, pijos de medio pelo y ejecutivillos con exceso de gomina.

NO te cuezas ni te drogues (antes)

No seré yo quien condene a nadie por evadirse de este mundo y sus miserias. Ahora bien, no pasa nada por contenerse y esperar un poquito. Una cosa es tomarse algo y llegar con un punto, pero sentarse cegatón a la mesa es una falta de respeto a la persona que ha cocinado. Si el que cocinas eres tú, un vinito vale, pero el consumo irresponsable de alcohol y drogas mientras trajinas con las cazuelas no es lo más recomendable: recuerda que no eres Anthony Bourdain.

Hay 228 Comentarios

Cojonudos estos consejos y cojonudo la forma de abordarlos y el lenguaje...que te desconjonas vamos! Mu' bueno! Eso e asin!

..hay que decir que TODOS hemos vivido alguna 'escenita' de las que haces mofa!!! jaajajjaajaja. Tremendo el artículo! me ha encantado!! muchas felicidades :)

Estás tan lleno de sentido común que asustas. En los últimos años se ha puesto de moda salir antes y después de la cena de Nochebuena y es una moda que no entiendo, sean cuales sean tus creencias. Con la cantidad de días que hay en el calendario para salir hasta las siete de la mañana y mamarte como un cerdo, es mucho pedir que el 24 lo pases con tu familia, sobrio y sin el imperioso impulso de salir pitando a mamarte? Es mucho pedir que el 25 no llegues a la comida recién levantado, mal duchado, apestando a pecado?

Respecto al vídeo de la loca esa, la manuela, no sé qué es mejor, si ella o el público que tiene por detrás. Juraría que uno de ellos es un hombre vestido de mujer.

Jajajajajajajjajajajaj. Buenísimoooo.... los seguiré al pie de la letra.

Genial, como siempre. Mucha razón tienes con lo de cebarse cual capones, pero a ver quién convence a una madre de las de antes de que no hay por qué reventar ese día...

me estoy despiporrando viva, no se si hacerme una chuleta y leermela a cada pocos en la comida de navidad (esta no che nochebuena...o sea que ceno made in mi famili sea marido+niños y gatos) con las veintantas personas delante...o imprimirmelo y ponerlo en un marco....

Una excelente profesional en el paro, otra ha perdido su casa con piscina y su negocio, otro en un trabajo de fin de semana siendo un tio muy creativo, la siguiente de baja por maternidad que ya suda de pensar en la vuelta a no se sabe donde, un bebe gordito y precioso que rie feliz todo el dia, una pensionista con una incapacidad y un soltero de oro con un trabajo, no sé de que vamos ha hablar este año, pero seguro que Urdangarin sale como tema de la noche aunque no sea lo correcto jajaja Ya sé, ya sé, esto es precisamente lo que no hay que hacer, tus consejos son imprescindibles.

Vaya consejos, parecen sacados de una revista para mujeres del franquismo -aunque las de ahora no son muy distintas-.
El que no hable de política y dinero con sus familiares y amigos en una cena a poco tiempo de las elecciones pasadas, en una crisis económica terrible, en vísperas de un todavía desconocido cambio en Europa, no tiene sangre, tiene horchata. Quizás eso es lo que quiere el escritor de este blog. Muy acorde a la línea que sigue El País últimamente.
Un saludo.

Hoy te has salido Mikel!!!

Gracias por esos sabios consejos. Me he reído mucho. Pondré en práctica todos excepto el último, porque ceno lejos de mi gente, en una recondita ciudad de Alemania, con mi familia política, todos hablando en alemán, idioma que aún no domino, así que voy a tener que doparme y que si se me traba la lengua o tartamudeo le echen la culpa al alcohol y no a que soy un poco azote para las lenguas extranjeras.
Un fuerte abrazo. Liebe Grüsse

GENIAL. Queda advertir que ojo con los brindis.
El diletante.

Todos los consejos son muy acertados, y, dalo por seguro, que casi nadie los va a poner en práctica. Comeremos como si a continuación fuéramos a hibernar seis meses. Beberemos suficiente alcohol como para enviar a una ciudad a la luna. Los niños beberán colas y tomarán chocolate... por separado o a la vez y revolotearán por la mesa como avispas. De lo primero que se hablará será de política, y sí, de dinero en segundo lugar. Siempre habrá un plato o bebida experimental que tal vez algún día nos convierta en X-Men (o en un supervillano de laboratorio). La decoración "rococó" de la mesa hará más cómodo comer en el suelo y solo las mujeres estarán más decoradas que la propia mesa y procurarán llevar más oro encima que M. A. Barracus.

Buenísimo Mikel, me he reido un montón, sobretodo con el tema 3000 (he soltado una carcajada) y con la gente que antes de la cena ya está tajada, conozco a más de uno.
Me encanta la Navidad y mas desde que tengo niños pero la nochevieja me cae "GORDÍSIMA" y es una noche que me gusta estar solo en casa con el batín, las zapatillas y viendo la Primera, me transformo en un Grinch. Cuando era "RICO" compraba una botella de MoetChandon, ahora una de cava, una cenita xuli (me estresa que tengo que pelar y quitar las pepitas a la uva) y a la 1 como muy tarde me voy al sobre. Por cierto, me encanta ver el concierto de año nuevo y bailar con mi mujer.
Salu2, este año he descubierto un gran blog,FELIZ NAVIDAD y palante con el 2012.

Lo de la ANDORGA me ha llegado al alma. Lo decían siempre en mi casa, mi abuela, mi padre..."Hija, no te llenes tanto la andorga que luego vienen lo gómitos". Genial

Gracias, Mikel:

con las risas que me he echado se me ha casi olvidado la mala lexe que me entró con la entrada de ayer. Buenísimo.

Ven a cenar a mi casa, por favor!!!!!!!!

Geniales, para mí, el undécimo sería:

NO entres al trapo de las bromas pesadas del cuñao o el primo 'gracioso' que casi todos tenemos. Casi todos los asistentes saben que tiene la gracia en el orto, no hace falta montar el pollo. Aguántale, una vez más, y que se retrate él mismo. O, si le respondes, que sea lo más sutil y suavemente que puedas, lo justito para dejarle en evidencia.

Feliz Nochebuena a todos los comidistas.

pues nada chuparemos entnces el conejete anteas que las patas de las cigalas xd

a-d-o-r-o leerte!
cuánta razón!
y cuánta risa!
de verdad, muchas gracias, nen!

Deberíamos llevar a rajatabla todas tus recomendaciones como si fueran la Biblia misma. Añadiría: no dejarse imbuir por el espíritu navideño. Tu padre seguirá siendo el mismo "tiquismiquis" de siempre, tu madre intentará corregir tus acciones y presentaciones calentándote con sus mejores consejos para "ayudarte" y tu suegra seguirá dando por c... a pesar de que sea Navidad. Así que no te hagas muchas ilusiones...Elige una buena cerveza o un buen vino mientras cocinas, pero solo toma una dosis...antes de cenar. Buena salud

jajajajaja!!!Muy bueno yo el último caso de más de uno que llega con unas copillas de más ya lo he contemplado. Al principio es gracioso, pero después cuando entre los entrantes y los principales empiezan los bostezos...es una situación un tanto incómoda.

Saludos.

Yo creo que lo de política o dinero es casi imposible en cualquier casa

Geniales consejos Mikel, la mayoría muuuy acertados (y creo que la mayoría los hemos visto todos en nuestras cenas).

De todas formas disfrutemos de la noche de mañana, que para muchos es la única vez en el año que vemos a los que tenemos muy lejos.

¡Un saludo y feliz nochebuena!

Hay personas, que van de guays, y dicen aquello de que lo importante es tener ideas propias, ser uno mismo el que tome las decisiones. Pues yo digo que no, que es mucho más cómodo que El Comidista piense por mí y me ponga las cosas claritas para disfrutar de la Nochebuena. Suscribo todos tus mandamientos, Mikel. Es más, los comentaré por ahí como si fueran ideas mías, para hacerme el interesante ;-)

Qué buena forma de empezar el día! Cuanta verdad y que gracia para contarlo!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal