La cocina de 'Juego de tronos'

Por: | 07 de marzo de 2012

Game-of-thrones-cersei

La bella y malvada reina Cersei, con algunas cositas para picar. / HBO

 

Me apostaría cien dragones de oro a que George R. R. Martin es un fanático de la comida. No lo digo porque el autor de Juego de tronos esté bastante gordezuelo, sino por las lujuriosas descripciones de los banquetes en su serie de novelas. Martin no pierde ocasión de darnos hambre en cada capítulo. En cuanto los personajes se juntan para zampar, cosa bastante frecuente, desfilan por nuestras mentes uros asados con puerros, empanadas de venado con zanahoria, panceta y setas, chuletas de cordero en salsa de clavo y miel, cisnes de crema y unicornios de azúcar.

Por eso parece algo natural que la obra, cuya fantástica versión televisiva regresa en abril, acabe teniendo su propio libro de cocina con el que los fanses podamos montarnos versiones caseras de los festines de Invernalia o Desembarco del Rey. El recetario, que se publicará en Estados Unidos el 29 de mayo, está firmado por Chelsea Monroe-Cassel y Sariann Lehrer, dos bostonianas que hace menos de un año tuvieron la genial idea de crear un blog culinario basado en las novelas.

The Inn At The Crossroads (La posada en la encrucijada) nació después de que estas dos cocineras aficionadas -Chelsea trabajaba en un museo, y Sariann, en un banco- organizaran en su casa una cena temática de Juego de Tronos. El subtítulo de la bitácora parafrasea uno de los lemas de la serie: "En el Juego de la Comida, o ganas o limpias los platos". Aunque las autoras hacen gala de un sano sentido del humor, poca broma hay en sus recetas, cuya solidez aleja el blog de la mera gracieta friqui.

Las técnicas culinarias de las entradas provienen en muchas ocasiones de la Edad Media, la época real más fácilmente trasladable al universo fantástico de la serie. Acompañados por la cita concreta del libro en la que aparecen, platos como la sopa de castañas de Cersei con pato ahumado y lentejas, el cordero de Dorne con hojas de parra rellenas, olivas y vino dulce o la tarta de fresa están muy bien formulados y ejecutados, resultando tan atractivos como los personajes que los toman en la ficción.

Desayuno invernalia
 

Lemon cakes

Desayuno de Invernalia y pasteles de limón. / THE INN AT THE CROSSROADS

 

"Es una gran ocasión de exporar los tipos de comida que existieron en nuestra propia historia, y usar esa información para imaginar cómo podrían ser las comidas en Poniente", explica Chelsea por e-mail desde Boston. "Es fascinante ver cómo la cocina ha evolucionado en el tiempo. Ademas, poder comer lo que los personajes comen hace su mundo más accesible: tomar pasteles de limón [dulce favorito de Sansa] te ayuda a entender mejor su personalidad: ligera, dulce, pero con una profundidad y una riqueza que toma un tiempo apreciar. Comer los contundentes estofados de la Guardia de la Noche intensifica la relación del lector con Jon Nieve, Sam Tarly y los demás".

Para Sariann, la comida es un instrumento literario en las novelas: ambienta las escenas y ayuda al desarrollo de los personajes y la trama. "Usando una parte tan simple y básica en la vida ordinaria de la gente, crea una realidad alternativa pero accesible a los lectores. Los platos más frecuentes son históricos y tradicionales, y a la vez nos suenan remotos, lo que ayuda a recrear el escenario pseudo-medieval".

Yo añadiría que las escenas de comida contribuyen a mantener la alta temperatura sensorial de la historia, de una manera similar a las de sexo. No en vano han sido consideradas como puro food porn. Son un vehículo más para que respiremos ese mundo brutal, lascivo y muchas veces despiadado, en el que aparte del honor, sólo importan el placer, el poder y la supervivencia.

 

Avance de la segunda temporada televisiva de 'Juego de tronos'.

 

El objetivo de las autoras es hacer todos y cada uno de los manjares que aparecen en Juego de Tronos. Según ellas, en los cuatro primeros tomos hay unos 160, bebidas incluidas. Pero más que la cantidad, su principal problema son algunos ingredientes que no se venden precisamente en el supermercado de debajo de casa, como la ardilla o las serpientes. Por no hablar de especies extinguidas, como el uro. "Esperamos poder hacer algunos platos raros si encontramos los ingredientes. Para otros, inventaremos un modo de falsearlos", explica Chelsea.

"Antes de este proyecto, no nos dábamos cuenta de lo difícil que es conseguir algunos alimentos aquí que son bastante populares en otras partes del mundo", añade Sariann. "Yo me embarqué en una búsqueda titánica de anguila y lamprea desde el principio. ¡He prometido que haré el pastel de lamprea!". Hay platos que, por repugnancia o porque serían ilegales en Estados Unidos, se quedarán en el mundo de la fantasía: salchichas de perro, aceitunas rellenas de gusanos, garza con higos...

El propio George R. R. Martin ya les advirtió desde su blog que evitaran algunas delicias: "Les he dicho que se salten la gaviota cuando lleguen a ella. De la rata-en-un-palo también merece la pena pasar", escribió. Aun así, le pareció fantástica la idea y pidió a sus fans que animaran a las blogueras. "Tienen un montón de comida por hacer. Sólo en el banquete de boda de Joffrey salen 77 platos".

Chelsea y Sariann conocieron en persona al escritor en una firma de libros. "Le llevamos una cesta de comida y fue muy amable con nosotras. También ha escrito el prólogo para el libro de cocina", cuenta Chelsea. ¿Y es tan gourmet como se imagina uno leyendo sus libros? "Se considera más un comedor que un cocinero", responde Sariann. "El mismo admite que no sirve de mucho en la cocina".

Hay 70 Comentarios

Esta serie no la sigo no me gusta lo siento, respecto a libros de cocina ahora estoy leyendo "Afrodita" de Isabel Allende que trata sobre el sexo, la historia y la relación con los alimentos afrodisiacos y lo recomiendo encarecidamente es una auténtica belleza
http://elpucherodehelena.blogspot.com

Y curiosamente, las lampreas son típicas en Galicia, alguien debería decirle a estas chicas que estamos en temporada alta de lampreas, que se den un paseíto por tierras gallegas ;)

Haciendo memoria ahora de relatos sobre comilonas de bichos... hace pocos días me contaban que en primavera era habitual en algunas zonas de Courel -en el oriente de Lugo- que los mozos fuesen a los nidos de urracas a coger los huevos para hacerse una tortilla o con los pollos un arroz... en Candás y Luanco, en la costa asturiana, les marañueles -una pasta típica de huevo, mantequilla y harina- se hacían antiguamente con huevos de gaviotas, que eran muy abundantes en momentos puntuales... en algún libro he leído que el caldo de abejarucos era estupendo... ya no te cuento el guiso de gatos, domésticos o monteses... en las lagunas del interior se cazaban todos los "pájaros" que hubiera, gansos, garzas, grullas, patos... y hasta las cigueñas eran vendidas como gansos una vez que se les quitaba el pescuezo y las patas... bufff, estoy pensando que todo esto da para escribir un librito... y creo que se me olvidan algunas cosas... si me acuerdo las cuento.

Buenos dias....a pesar de que me gusta la lectura, siempre tengo un libro entre manos, no conocía éstos de los que tan fantásticamente hablas...tiene que ser interesante, no sólo por sus "recetas". Es interesante que no se pierda la cultura gastronómica de nuestros ancestros. Humildemente procuro en "Mi cocina", sobre todo en las recetas malagueñas que no se pierda la forma de cocinar de mis abuelas y de mi madre....quizás en pocos siglos, entren en mi blog y les suene "rarisimo" los platos y los productos que consumimos ¡¡¡ quién sabe lo que depara el futuro de la gastronomía !!!
Intentaré leer el libro, aunque no siga o haga sus recetas.
Que tengas un buen dia y por cierto estupendo reportaje, como siempre nos tienes acostumbrados a tus seguidores.
Un cordial saludo desde http://micocinacarmenrosa.blogspot.com

Pero mira que ye listu esti nenu!!!


Muy bueno el articulo, Mikel. La transversalidad de lo que comemos nos marca en cada faceta de la existencia física y espiritual, no tengo duda.

Uno, que se entretiene en laberintos donde se mezclan humanos y fauna, ha recogido mucha información sobre lo que en algún momento ha sido capaz de zamparse la peña ibérica... en el oeste -Zamora, Salamanca y la Extremadura- era habitual comer lagartos y culebras bastardas; ardillas en los pinares del Sistema Ibérico; ratas de agua en el norte de Burgos... pero hay más. Algún lince en el sur; osos en la Cordillera Cantábrica y en Pirineos -en cecina, guisados y el unto para aderezar caldos, las manos eran una exquisitez hace unos cientos de años, reservada a los poderosos-; nutrias; tejones; y hasta algún lobezno, pollos de águila real,... en fín, que no hemos dejado títere con cabeza... para los que asquean de las costumbre culinarias de otras culturas les aconsejo a interesarse por lo que nos hemos venido zampando en este terruño hasta hace cuatro días... e incluso lo que algún alicate sigue zampándose si se pone a tiro.

Buen día

Mikel, hoy estoy criticona:
fanses, friki, food porn... el que esté libre de culpa que tire la primera piedra, sin acritud;
Qué ricas las tartas medievales de frutas, mira que hay blogs-perdón, bitácoras- interesantes por el mundo..!
¿Visteis la foto del niño de ayer en 3500millones? Me pregunto si el pobre comerá comida medieval ó moderna, muxuak, txikis!

Jejeje! Me he reído mucho con la recomendación de R.R. Martin. Y esos pasteles de limón tienen una pinta deliciosa...

Estoy 100% de acuerdo: la comida en los libros ayuda a que te metas más en ellos!!! Estas chicas han tenido una iniciativa genial, y se ve que la están tratando con cura y cariño. Espero que sigan así! :)

Un beso!!

Winter is coming! Soy fan de los libros, de las series y de la cocina. Ya había pensado experimentar un poco con algún plato dulce de los que describe en los libros, o sea que me apunto el nuevo libro para cuando salga. Gracias Mikel!

Biscayenne me descubrió el libro y no puedo esperar a que salga. Además, me encanta explorar la cocina pretérita y esta, aunque sea inventada, me parece muy interesante!

Que saga tan grande! tanto la escrita cómo la televisiva, animo a l@s que no tengan el placer de haberla leído o visto, a que lo hagan. Que embriagadores banquetes! Cuan importante es la comida y cómo es capaz de crear determinados ambientes mejor que la más exhaustiva descripción de cualquier novelista. Buenos días a todos!!

Gran artículo. La Hbo casi siempre nos deja esos detalles culinarios en sus series. Una delicia para los apasionados de las series y la gastronomía. Si os apetece aquí escribe algo sobre el papel de la gastronomía en Treme. http://sopranismoilustrado.blogspot.com/2012/02/series-y-gastronomia-treme-y-la-cocina.html

Hola Mikel,
No te hacía yo seguidor de esta serie tan aparatosa como vacua, reconozco que tiene una estética poderosa pero no me ha enganchado nada, los libros duermen en mi ebook en espera de algún momento tonto. La iniciativa es graciosa aunque el tipo de cocina no sé si me interesa demasiado, me parece que es cultura del atracarse y yo ya hace mucho que no estoy por esas labores. En fin, si a ti te parece recomendable será cuestión de darle una ojeada :-)
Un saludo

Con Juego de Tronos tengo pasión, tanto con la versión en papel como con la audiovisual, son geniales las dos. El plato que más recuerdo es el cisne relleno de palomas, y desde luego que en Estados Unidos van a tener que buscar una adaptación muy light para esto

Qué contenta con la entrada de hoy! Lo que no tengo muy claro es en qué mesa me sentaría
Hoy me empiezo el 2º libro sí o sí, mi compi se lo ha fundido en 10 días!
Espero ese libro de cocina con gran ansia. Qué bueno unas ratas en palo, ñamiiii ;)
besitos a todos los comidistas, buen día!

Yo tambien habria pensado a priori que era puro marketing (hace tiempo me regalaron el libro de "Mujeres desesperadas" y deja mucho que desear...) pero me encanta un buen relato a través de la comida, no se me olvidará leer por primera vez "Como agua para Chocolate" y después ver la película. Esas perdices con chocolate, o la escena de verano y sandía, uhhmmmmm!

Si no fuera Mikel quien lo recomienda, pensaría que se trata de un producto más fruto del merchandising, pero ahora no me va a quedar más remedio que darme un paseo por alguna librería… http://unmundocultura.blogspot.com/2012/03/arrugas-vejez-enfermedad-y-soledad-en.html

aiiinssss... que ganas de que llegue la segunda temporada ya!!! yo me comía un estofado con Jon Nieve... lástima que en el libro sea un pipiolo de 14 años... ;-p Por cierto, genial idea la del blog de estas chicas! Feliz miércoles Comidistas! Besets! Raquel

Aquí me has pillado con el paso cambiado. Ni he leído el libro, ni he visto la serie Juego de Tronos (aunque sé que alguno de mis hijos sí sigue esta saga). Tampoco me resultan atractivos esos festines llenos de platos de larguísimos nombres con el de algún animal como centro. Soy de gustos más sencillos y me conformo con hacer pan chino ( http://bit.ly/zPQHeY ).
Lo qué sí me parece estupendo que haya gente tan imaginativa y decidida como Chelsea y Sariann poniendo en marcha un blog culinario basado en la obra de GRRM.
Gracias, Mikel.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

Estoy contigo. La comida ayuda a crear un entorno de sensualidad.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal