Si los pasteles te engordan, inhálalos

Por: | 14 de marzo de 2012

Vaportrim1

Sé que algunos os quejáis, con razón, de mi inclinación a sacar en el blog extravagancias sin ninguna trascendencia ni utilidad real. Pero no me resisto a hablaros de una de las cosas más extrañas que he visto en la Red en bastante tiempo. Una marca estadounidense llamada Vaportrim dice haber encontrado la solución definitiva para las vacaburras que no podemos parar de comer cupcakes, tartas y bollos. Se trata de unos inhaladores en forma de cigarro que imitan el olor y el sabor de distintos productos megaengordantes, y que se supone limitan las ansias de zampártelos.

El principio de actuación de los Vaportrim es similar al de los cigarrillos electrónicos. El objetivo es causar en el cerebro la ilusión de que has disfrutado de algo, en este caso una comida, a través del olor y del sabor de la misma. Con unas cuantas inhalaciones obtienes supuestamente el placer de trincarte un pastel de queso o un muffin de chocolate, sin sumar a tu cuerpo ni una sola caloría. En teoría, la sensación hace que te sientas lleno antes de que tu estómago lo esté, por lo que acabas comiendo menos. El fenómeno, según sus creadores, se parece al que experimentas cuando te pasas todo el día en la cocina oliendo a comida: acabas teniendo menos hambre aunque no tomes nada.

A diferencia de otros productos dietéticos, Vaportrim no contiene drogas, estimulantes o diuréticos. Vamos, que no es más que un triste placebo. Cada inhalador cuesta 10 dólares (unos 8 euros) y da para cinco raciones de diez chutes cada una. El abanico de sabores disponibles es todo un recital de repostería hipercalórica americana: frapé de caramelo, muffin de arándanos, rollitos de canela, pancakes con sirope de arce... sólo viendo la lista ya engordas un poco.

No he tenido la suerte de catar este producto. Los que lo fabrican aseguran que sabe bien: "Te parecerá que acabas de comer un postre". Sin embargo, la autora del blog XoJane describe así su experiencia tras probarlo: "El Vaportrim de cupcake de vainilla sabe básicamente como un cigarrillo con un ligero sabor a bizcocho. A lo que no sabe es a un postre delicioso. Y tampoco te hace sentir como si te lo hubieras comido. Si acaso, te hace desear un cupcake de vainilla de verdad, justo lo opuesto a su intención".

 

La web Diet in Review probó el invento en seis adultos, y todos compararon la sensación con la de fumar. Curiosamente, los mayores de 40 años no adivinaron el sabor que el Vaportrim trataba de imitar y se quejaron de su gusto químico, mientras que los de ventitantos sí lo identificaron y lo calificaron de "falso pero dulce" en tono positivo.

Vaportrim sigue la estela de otros productos como Le Whif, unos inhaladores con sabor a café o a chocolate. Sin embargo, mientras estos se presentan como algo más bien lúdico o chic, los falsos cigarrillos de cupcakes y demás guarreridas apelan sin ninguna clase de complejos a las ansias por adelgazar de los millones de obesos estadounidenses. De hecho, en la web no falta el apartado de "experiencias reales", en el que unos cuantos gordos aseguran haber perdido cientos de kilos en pocos meses usando el producto. También hay una especie de foro en el que los usuarios pueden opinar sobre el mismo: oh sopresa, todos los comentarios son positivos.

En mi humilde opinión, Vaportrim es un engañabobos que quizá pueda hacerte comer menos, pero más por autosugestión que por su propia efectividad. Las imágenes de postres chorreantes de los envases no invitan precisamente a la contención, sino más bien a salir corriendo a la pastelería más cercana para ponerte ciego -una contradicción muy propia de un país que vive atrapado en una enloquecida espiral de comida basura y dietas adelgazantes. Siempre que veo éstos y otros métodos milagro pienso lo mismo: ¿y qué tal si comes más verdura y mueves un poco el culo?

Gracias a Ariane Basaguren por sugerirme el tema.

Hay 65 Comentarios

e verdad, justo lo opuesto a su intención".

jajaja. Desde luego es que lo que se invente uno!!! qué barbaridad! Pues yo digo dos cosas: nos estamos volviendo locos y qué pamplinas que tienen algun@s y por lo que están dispuestos a pagar. La comida ha sido, es y debería seguir siendo un tema social, de la salud y de disfrute , y para más inri estamos diseñados para catar por la boca, pasando por los respectivos órganos sensoriales y digestivos. Así que dudo y mucho que esto quite realmente las ganas de un alimento, más bien sospecho que abrirá el apetito... y desde luego si las quita es que somos unos viciosos y no seres humanos. Me sospecho que ya hay gente que está mutando. ¿Será esta la evidencia?

Y como seguidora he de decirte, que no dejes de poner estas y otras cosas, que precisamente por esto es diferente tu aportación bloguera al maravilloso mundo gastronómico.

Vaya con lo que se inventa la gente...
Estoy de acuerdo con tus razonamiento de si quieres tener un buen cuerpo "qué tal si comes más verdura y mueves un poco el culo?". Me quedo con la cara que pone la chica del vídeo después de inhalar una cupcake... no hace falta decir nada más.

¿La ensaimada o un simple bizcocho marmolado tienen menos glamour que un cupcake ? Cómo nos dejamos llevar, ...eso sí, con gusto, porque monos monísimos si que son.
Y admito que la persona más influenciable a la publicidad soy yo, pero es que no son nada del otro mundo,.....

Donde estén unos buenos cupcakes, que se quiten estas "cositas"!

A mí me parece una especie de tortura eso de someterse a una sesión de calienta-glándulas salivares. No le veo la gracia, prefiero zamparme el bollo y luego arrepentirme y bajarlo como pueda.

eso me pasa por hablar sin haber terminado de leer....

En Labstoreparis.com ya se encontraba algo parecido hace bastante tiempo, muy interesante.

Una observación: ¿Los cupcakes son esas magdalenitas con adornito superior que se comen con la vista? A ver si sacan unas gafas... ¡Sería lo más!!

Sería fantástico que ese invento funcionara, pero verdaderamente me da la sensación que lo más que puede conseguir es que te des a continuación un atracón de dulces...Quien invente la comida inhalada y que funcione...sería como la comida en cápsulas, habrían inventado la panacea, eso sí, el placer del buen comer, ¿dónde queda?
http://www.qcomeshoy.blogspot.com

A mi me daría más hambre y ansia. ¿Por qué estoy tan segura? Porque me dan hambre hasta las velas que huelen a vainilla.

No entiendo nada. Hacer una información de un producto arrancando con sus 'propiedades' como si fueran a cumplirse y terminando con varias opiniones de gente que lo ha probado y que, al 100%, demuestran que no cumple... ¿qué es esto? ¿publicidad de los artículos milagro? No parece necesario 'vender' productos que no cumplen, ni siquiera para decir que no cumplen. Y si es quieres hacerlo, una línea es suficiente. No entiendo este post

Me acabo de comer un bocata pamplona de sobre caducado de agosto de 2011.... Mikel, voy a morir?

A mí me recuerda a esos chicles de "Charlie y la fábrica de chocolate" que imitaban comidas completas.

- ¿De qué es ese chicle?

- Pueees de crema de guisantes, lomo a la mostaza y tarta de arándanos. Y café.

En fin....

Si quieres comerte un pastel, cómetelo y ya está. Macho, qué vida tan complicada.

Pijada suprema.

¡¡No se si esto puede engañar a un goloso o solamente despertará más el apetito...!!

Ninguna novedad, hay en el mercado desde hace mas de un año un rol de pitillos del tipo.

Vendedores de humo, pero eso ya lo ha hecho Adria en El Bulli.

¿Y qué tiene de malo un pastelito de vez en cuando? El problema es ponerse tibi@ de azúcar y sofá. Más carreritas para bajar la chicha y menos pánico nuclear.

me parece muy bien el invento, pero a veces por mirar tampoco cobran y aquí encontré unas fotos magnificas de comida y pasteles, y además low cost, se llama Sabores de sada, por si queréis recrearos la vista

Menos plato y más zapato

Vaportrim, Vaporware, Vaportimo, Vaporoso, Pavoroso, Vapoloroso, Vaporfood...

¡Respiracionismo con sabores!

Mi pareja y yo vacaburras en potencia, desde hace un tiempo estamos pensando abrazar el respiracionismo con el único objetivo materialista de adelgazar, no somos nada espirituales ni nos va el rollo rooibos de stracciatella que estos cigarillos irían en esa misma línea.
Nosotros vamos más allá y abarcaríamos un concepto mucho más global, a la par que económico, el RESPIRACIONISMO BARBACONIANO, que consiste en ir de merendero en merendero oliendo el humo de las barbacoas ajenas.
Es que desde que vimos el pseudocumental Vivir de la luz, nuestras vidas han dado un giro de 360º, osea que estamos como estabámos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal