Lasaña ligera de espinacas

Por: | 03 de abril de 2012

Lasaña ligera de espinacas
Animalitos de África mirando una lasaña. / EL COMIDISTA

 

Aun a riesgo de que la parroquia italianófila se me ponga en pie de guerra, diré que las lasañas no me ponen en exceso. No sé si es porque me llenan al tercer bocado, o porque casi siempre que las he tomado en restaurantes han sido una masa blandurria con kilos de queso y bechamel, pero es un plato que no me apetece pedir nunca. Y eso siendo un fans furibundo de la pasta y de la cocina italiana en general. Quizá suceda como con la tortilla de patata o las croquetas, que es tan difícil comerlas buenas fuera de casa que uno ya desiste.

Sin embargo, tras años de alejamiento el uno del otro, la lasaña y yo nos reencontramos en casa de una amiga el otro día, durante el encuentro semanal para ver a nuestros muy añorados tróspidos. Ella (la lasaña, no mi amiga) iba un poco en plan vegetariana, sin un gramo de carne y exuberante de espinacas, pasas y queso fresco. No se parecía en nada al plato denso y empalagoso que había conocido, por lo que la devoré con enorme deleite. Fue una reconciliación maravillosa que me llevó a quererla otra vez, y a desear compartir su receta con vosotros.

El secreto para triunfar con esta lasaña consiste en usar espinacas frescas, soltarse con las pasas y, sobre todo, que la bechamel que usemos sea ligerita. Es decir, con una proporción alta de leche por cantidad de roux (mezcla de mantequilla y harina). Por si a alguien se le pasa por la cabeza comprar bechamel de bote, informo de que cada vez que alguien la usa Dios mata un gatito enharinándolo y friéndolo en grasas hidrogenadas.

Dificultad

Para informáticos y vírgenes.

Ingredientes

  • 1 paquete de 20 placas de lasaña precocida
  • 1 kg de espinacas frescas
  • 1 cebolla grande
  • 100 g de pasas sin semilla
  • 300 g de queso fresco
  • 100 g de queso emmental rallado
  • 750 ml de leche entera
  • 40 g de harina
  • 40 g de mantequilla
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva
  • Pimienta
  • Sal

Preparación

1. Precalentar el horno a 180 grados.

2. Saltear las espinacas en dos tandas en una sartén con un poco de aceite de oliva hasta que pierdan volumen. Retirar del fuego, añadir las pasas y el queso fresco desmigado y reservar.

3. Picar la cebolla fina y poner a calentar la leche en un cazo.

4. En una cazuela mediana, pochar la cebolla con la mantequilla y un chorrito de aceite a fuego suave unos 10 minutos, hasta que esté translúcida. Añadir la harina, remover y dejar que se haga a fuego muy lento otros 10 minutos. Incorporar la leche bien caliente removiendo con una cuchara de madera hasta obtener una bechamel ligera. Salpimentar y sazonar con nuez moscada rallada al gusto.

5. Untar la base de una fuente de horno mediana con un poco de bechamel. Poner la primera capa de pasta y encima la mezcla de espinacas. Cubrir con bechamel, poner la segunda capa de pasta y repetir la operación terminando con pasta.

6. Espolvorear con el queso emmental y un poco de pimienta y hornear unos 25-30 minutos. Cuando esté dorado y la pasta blanda, sacar y servir.

Hay 82 Comentarios

Jajajja, porelamordedios hacer la bechamel que no cuesta nada, jajjaja, pobres gatitos!
Tampoco yo tengo mucha costumbre de subir las lasañas al blog (idea!), pero la última que he hecho de calabaza y queso de cabra está divina. Y la que hizo mi amiga italiana con ragú (exquisito por ciert) y sin tapa gorda de quesos para el gratinado...uffff...qué pasada, qué buena estaba!! Ni en Italia la comí tan buena, y probamos de muuuuy buenas en Florencia.
P.D: Esto es malo para mi salud, no puedo desayunar pesando en una lasaña, esto ya es grave! XD
Besos, Comidistas

Por lo que se ve la reconciliación ha merecido la pena. Yo prefiero utilizar la pasta de los canelones a la de la lasaña, así salen raciones individuales y no se desmonta al servirla. Si se cambia la bechamel por una salsa de tomate rebajada con un poco de leche el plato gana en sabor y evita las fatigas de los que se empuzan con los lácteos.
El diletante.

Hablando de espinacas, anoche para cenar hice una frittata de espinacas y tomate que estaba mortal. Carlos de Vegetal me he aficionado al mundo de las frittatas gracias a tu receta de frittata caprese que suelo hacer a menudo. La de anoche la hice así: rehogué una cebolla picada, un par de tomates cortados en grueso, un manojo de espinacas picadas, después le añadí una lata de atún desmigada, y unos taquitos de queso feta. Batí tres huevos con un buen chorreón de leche, sal, pimienta y orégano y lo eché a la sartén para que cuajara un poco. El último golpe de calor en el grill del horno para terminar de cuajar y gratinarlo. El resultado, espectacular.

La verdad es que la lasaña fuera de casa rara vez está bien (aquí por lo menos, hace poco comí una muy rica en una trattoria en Siena), demasiada bechamel, como bien dices. Eso sí, la casera ya es otra cosa, ya sea la clásica o una versión más ligera como la de tu amiga. Yo hago una muy rica alternando salsa de carne y calabacines entre cada capa de pasta, y por supuesto con una bechamel muy ligera, algo líquida para que se impregne bien y espese al hornear... nunca de bote, desde luego!

me encanta la pasta en general, pero es cierto que la lasaña llena un montón, el otro día hice por petición de mi sobri mi lasaña de carne y casi reviento (o esa sensación me quedó) pero ella comía y comía sin parar, no parecía dolerle nada.
intentaré esta de espinacas a ver si mi sensación de llenazo es menor.
me ha encantado que pusieras que el nivel de dificultad era para informáticos, me he reido agustito.
A los animalitos del plato les ha gustado?
un besico
http://www.recetariodesirena.com

Me alegro de tu reconciliación con este plato de pasta. La lasaña es de mis favoritas y la de espinacas es la que más como. Curiosamente, nunca he subido a mi blog esta receta y es posible que el motivo sea la gran familiaridad que tengo con ella. Si he subido una lasaña con verduras (http://bit.ly/HDvg1u ) y otra con champiñones y pimiento asado ( http://bit.ly/HDvtBD ) que seguro que te gustarían por no ser muy pesada.
En casa, sin embargo, somos de los que nos gusta la lasaña con mucha bechamel y que ésta sea contundente. Ya ves, cuestión de gustos. Pero a mis chicos les pones poca bechamel en la lasaña (o los canelones) y son capaces de mandarte al asilo, preventivamente.
Gracias, Mikel.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

¿Es doblemente facil para los informaticos virgenes? Y que tienen que ver los animalitos africanos si por lo menos estuvieran un "gondolieri" o un mafioso. ¿Solo se ponen 3 capas de pasta? Yo he visto hasta 7, claro que parecía un rascacielos churretoso

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal