Diseño para comer insectos

Por: | 17 de mayo de 2012

Ento 2
Croquetita de saltamontes. / ENTO

 

La idea de comer insectos nos repugna a la mayoría de los ciudadanos del mundo occidental. Aunque devoramos sin problema animales similares -gambas, cangrejos-, pensar en meternos en la boca un saltamontes o una larva revuelve nuestros estómagos. ¿Pero qué pasaría si este tipo de alimento, consumido en buena parte del resto del mundo, se nos presentara de una forma atractiva que no recordara en absoluto a los bichitos en cuestión? ¿Nos negaríamos a aprovechar esta fuente de nutrientes sana, barata y sostenible? ¿O desaparecerían nuestros prejuicios como los que teníamos contra el pescado crudo japonés hace no demasiado tiempo?

Estas son las preguntas que se hizo un grupo de estudiantes del Royal College of Art de Londres antes de lanzar Ento, un proyecto que aspira a convencer a los británicos de que comer insectos es guay. La manera de lograrlo se resume en una sola palabra: diseño. "Cuando existe una resistencia intuitiva contra algo, el diseño es una muy buena herramienta para combatirlo y jugar con las percepciones negativas", explica a El Comidista Julene Aguirre-Bielschowsky, una de las promotoras. "Se trata de crear un medio amigable que permita a las personas probar la comida y atravesar la barrera del tabú que existe hoy en día en la cultura occidental". Con estos principios, Ento ha diseñado unos prototipos de comida hecha de insectos en la que no vemos ni antenas, ni ojos, ni alas, sino cubos que parecen croquetas, bandejas estilo sushi o deliciosas miniempanadillas.

Ento 3
Ento 1
Ento 4

En Ento están convencidos de que el público será menos reacio a comer insectos en formatos aceptables. "Hicimos varias series de experimentos visuales con personas", recuerda Julene. "Intentamos varios grados diferentes de abstracción, desde galletas hechas con harina de insecto hasta insectos completos. Las opiniones que obtuvimos de este estudio nos ayudaron a formar nuestro diseño. Curiosamente, cuando empezamos nuestro proyecto tuvimos gran dificultad de convencer a la gente de probarlos. Una vez terminado el proyecto, con la marca, recetas hechas, empaquetado y demás, en la exposición donde lo mostramos la gran mayoría de las personas que vieron nuestro stand probaron las muestras sin necesidad de convencerlos verbalmente".

Los productos de Ento están hechos de saltamontes, grillo picado y gusano de miel. "Mis preferidos son los saltamontes tostados, tienen un sabor parecido a las nueces y con sal y pimienta son deliciosos", asegura Julene. Todavía no son más que un experimento, pero puede que pronto acaben llegando a las tiendas. "Estamos preparándonos para empezar en verano. Ahora estamos todos acabando nuestro proyecto final de máster, y en Julio podremos dedicarnos nuevamente a Ento. Entonces empezaremos a buscar inversores". Su plan es empezar a domesticar el mercado con comidas muy alejadas de la estética bicharraca, para acabar introduciendo insectos cocinados con su apariencia original hacia el 2020.

 

Puede que el proyecto nos parezca una chifladura, pero quizá no lo sea tanto si pensamos que la producción de insectos es ecológica y barata: con la misma cantidad de comida que se gasta en generar un kilo de carne de vacuno se pueden obtener nueve de insectos. Además, son una fuente de proteínas, aminóacidos, hierro y vitaminas de lo más sana. Con la población mundial creciendo y los recursos naturales cada vez más sobreexplotados, ¿podremos vivir mucho tiempo sin acudir a este grupo que constituye el 80% de las criaturas que hay sobre la faz de la tierra?

Como en tantas otras cosas, el país europeo en vanguardia en consumo de insectos es Holanda. En Amsterdam, el restaurante Specktakel incluye platos con bichos en su carta, al parecer con bastante éxito. En la Universidad de Wageningen, científicos investigan cómo producir este tipo de comida de una forma cotidiana y barata. "Si el Big Mac te cuesta 100 y el Bicho Mac, 4, la gente cambiará al Bicho Mac", ha declarado a la NPR Arnold Van Huis, jefe del departamento de entomología. También se ha publicado un libro de cocina con esta materia prima, e incluso hay una asociación de productores llamada Venik que planea lanzar el primer bocadillo de insectos del mundo.

Personalmente, no sé si me podría comer ni la ensalada con larvas crujientes del Specktakel ni las elegantes croquetas de saltamontes de Ento sin que me dieran arcadas. Casi preferiría tomarlos con los ojos cerrados o sin saber lo que son, porque así los prejuicios no activarían mis mecanismos de defensa. Sin embargo, estoy de acuerdo con Julene en que las costumbres pueden cambiar. "Cada vez existe más curiosidad hacia diferentes tipos de comida, así como más conciencia sobre la procedencia de los alimentos y las consecuencias de nuestra dieta", señala. "El prejuicio cultural puede ser desafiado. Ya sucedió con el pescado crudo del sushi, que hace 30 años era considerado una barbaridad en Occidente".

¿Te animarías a probar los productos de Ento? ¿Crees que acabaremos comiendo insectos? Deja tu opinión en los comentarios.

1. ¿Cómo, cuándo y por qué surge la idea de vuestro proyecto?
Vimos esfuerzos hechos en la dirección, y pensamos que era una área
muy interesante - sobre todo considerando áreas de percepción. Cuando
existe una renuencia intuitiva contra algo, el diseño es una muy buena
herramienta para combatir y jugar con percepciones negativas.

2. ¿Creéis que la gente puede ser menos reacia a comer insectos si se
le dan en formatos "aceptables" como croquetas o empanadas? ¿Lo habéis
comprobado de alguna forma?
Si. Hicimos varias series de experimentos visuales con personas.
Intentamos varios grados diferentes de abstracción, desde galletas
hechas con harina de insecto hasta insectos completos. Las opiniones
que obtuvimos de este estudio nos ayudaron a formar nuestro diseño.
Curiosamente, cuando empezamos nuestro proyecto tuvimos gran
dificultad de convencer a la gente de probarlos. Una vez terminado el
proyecto, con la marca, recetas hechas, empaques y demás, en la
exposición donde mostramos nuestro proyecto, la gran mayoría de las
personas que vieron nuestro stand probaron las muestras sin tener que
ser si quiera convencidos verbalmente.

4. ¿De qué insectos son exactamente los prototipos que se ven en el
vídeo y las fotos?
Saltamontes, grillos y gusano de miel.


5. ¿Hay posibilidades de que Ento se convierta en una realidad, y que
se empiecen a vender los productos que habéis diseñado? ¿Habéis
encontrado inversores que crean en el proyecto?
Si. Estamos preparándonos para empezar en verano. Ahora estamos todos
acabando nuestro proyecto final de maestría, y en Julio podremos
dedicarnos nuevamente a Ento, entonces empezaremos a buscar
inversiones.

6. ¿Habéis calculado de alguna forma el precio de venta al público que
podría tener un plato de vuestros productos?
Tenemos una idea de lo que pudiera costar, ahora solo sabremos
exactamente una vez desarrolladas las recetas para manufactura en
mayores cantidades. Por lo pronto las recetas y procesos que tenemos
son para prototipos.


7. ¿Estáis convencidos de verdad de que en el mundo occidental acabará
comiendo insectos? ¿No es demasiado grande el prejuicio cultural
contra ellos?
Creemos que cada vez existe mas curiosidad hacia diferentes tipos de
comida, tanto como mas conciencia sobre la procedencia y consecuencias
de nuestra dieta. El prejuicio cultural puede ser desafiado de la
misma manera que sucedió con el pescado crudo en el sushi, que hace 30
años era considerado una barbaridad en el este.

8. De los insectos que habéis probado, ¿cuál es el que mejor sabe y
cuál el que peor?
Mis preferidos son saltamontes tostados, tienen un sabor parecido a
las nueces y con sal y pimienta son deliciosos.

9. ¿Conocéis lo que se está haciendo en Holanda en este terreno? Hay
un libro de cocina y un restaurante... ¿Qué os parecen? ¿Es el país
más avanzado de Europa en cuanto a comer insectos?¿Habéis entrado en
contacto con los holandeses o con gente de otros países que produce
comida de insectos? ¿Qué os han dicho de vuestro proyecto?
Si; tenemos mucho interés en su trabajo y hemos tenido contacto con
ellos. A través de la información que tenemos de ellos, tienen mucho
trabajo en el área de recetas, crecimiento y producción. El área en la
que hemos aportado con nuestro proyecto es en percepción y como
podremos a través del diseño e imagen generar un medio amigable que
les permita a las personas probar la comida y atravesar la barrera del
taboo que existe hoy en día en la cultura occidental.

Hay 100 Comentarios

Lo poer de esta noticia es que al final comeré insectos

pues con esta pinta tengo clarísimo que como lo que me pongan...

Hombre, todo depende... Yo las larvas moviendose en mi boca,como que no, moscas, como que no... todo depende del lugar, de la situacion, de que... Esta claro que hay gente muy repudiosa, gente que la carne se la come quemada, ese tipo de gente esta claro que no va a comer nada que no sea sota, caballo o rey, yo desde luego soy de mentalidad abierta en ese aspecto...pero claro, no por eso me voy a comer un plaston de mierda por mucho que me digan que es delicioso :D

De aquí al 2020 a saber andeandaremos... Hasta entonces, me quedo con el BigMac mucho más contenta que con el BichoMac...

Yo estaría dispuesto a probarlo pero lo que más me podría repugnar son los hábitos de esos insectos. Una mosca verde de la caca no me la como ni en formato empanadilla. Un saltamontes de campo es otra cosa. A menudo haciendo paellas al fuego caen por accidente y algo digo yo que enriquecen. Es como la diferencia entre comer rata o conejo. Buena parte de los prejuicios está en pensar cómo se han criado.

Me chiflan el marisco y los caracoles. Creo que ya tengo parte del camino hecho. Eso sí, prefiero que me los den disimulados, al menos de entrada. El disfraz de los de la foto los convierte en más apetecibles. Debe de ser que como con los ojos. Interesante entrada.

El parrafo holandes te ha salido muy El Mundo Today. Yo que soy muy caracolero, creo que llegaremos a comerlos.

Veo en los comentarios que hay gente que no come de ná, y gente que le da igual ocho que ochenta, to pa dentro.

Creo que entra en las costumbres, sobre todo lo que has visto en casa te suele parecer normal y lo que no, te da reparo.

Hola, la verdad que esta muy bien el experimento. pero me gustaria comentar que los insectos se comen en Mexico y sin diseño asi como hormigas y la hueva de estas. Nadie ha probado en una borrachera el gusamo de maguen con una botella de mezcal? es cosa de costumbre..
Saludos y a probar que el mundo se va a acabar!

Yo me he comido un buen plato de abejas fritas en China, sin mayor reparo. Y se veía bien lo que esran, abejas.
Lo que sí no voy a comer son vieiras y similares. Una custión de reougnancia a su textura.

Hola, holae!
Yo, que no he querido probar nunca el sushi ni el ceviche ni los caracoles ni las angulas ni las salsas de marisco que llevan triturados los ojos de los langostinos..., pues ésto tampoco, pero muy interesante como siempre, Mikel!
En lo que espero que sí estemos todos de acuerdo es en querer tener la Sanidad para todos, ¿no, txikis? Nos leemos!

camarero camarero!! en mi plato de moscas hay una sopa!!

En China se comen todo lo que camina, y después de verlo con mis propios ojos (y olerlo con mis propias narices), se me quitaron las ganas de tener ganas, que diría Gomaespuma. Pero supongo que a todo se acostumbra uno y si en el futuro hiciera falta porque no hay otra cosa, me tendría que zampar un grillo, o un escorpión, serpiente, pupa, gusano o cualquier otra cosa de esas que tanto parecen gustar a los chinos.

Mis abuelos no comen pizza. Mi madre no come sushi. Yo no como insectos (aunque los he probado). No quiero ni pensar en lo que mis nietos no consentirán comer.

get your facts right, they do not eat insects in Iran.

Un novio mío me enseñó una vez un estudio que me puso los huevos por corbata: cada ciudadano occidental consume, sin saberlo, unos cuantos kilitos de insectos al año.
¿Que como es posible eso? ¿verdad que todos coméis cosas hechas con cacao, con girasol, con harina de maíz, con harina de trigo, salvado, centeno, soja, etc etc?
¿creéis que las fábricas que muelen estos cereales y gramíneas se ponen a mirar uno por uno todos los granitos a ver si tienen bichos? ¿o vuelcan sacos enteros y cubas enteras en las máquinas que lo muelen?
Pues ea...a seguir comiento chocolatito Nestlé...que tiene elementos 'altamente nutritivos'.

Comemos cosas peores que insectos. Hay una lata de hormigas que esta deliciosa, la comí en Bogotá. Y en México hay unos pequeños saltamontes que fritos y con limón y sal están buenísimos. A mi al menos, me gustan estas cosas.

Camarero, camarero! Hay una sopa en mi mosca!.
Nose a vosotros pero a mi me han dado ganas de probarlo!

-¡¡¡¡Camarero, camarero!!! -Dígame el señor... -Camarero, la ración de moscas sólo tenía un regusto pero ésta de cucarachas tiene un rotundo sabor a mierda. -Disculpe el señor, no les han debido lavar bien las patitas.

Bueno, hasta que llegue el momento de vernos obligados zampar estos inocentes bichos, una recomendación para aprender algo sobre fauna y de paso alimentarse con productos de la Montaña Leonesa y disfrutar del paisaje: Del 3 al 7 de Julio Curso sobre la conservación del Oso Pardo en España, a los pies de los Picos de Europa. Toda la información en www.lajurbial.es

Y no, no vamos a comer gusanos esos días... os lo aseguro.

Cristina, si te hubieras criado con la comida de un comedor de colegio en los ochenta, creo que estarías harta de insectos a estas alturas. Empero, te puedo dar un par de direcciones de bares donde incluyen, sin cargo en la factura, algún que otro bichito.

Mikel, haces solo un blog a la semana y tiene que ser sobre insectos? Really? Te damos ideas de cosas que interesen a los comidistas espanoles?

Pues entre unos caracoles y unos gusanos , no sé que es peor

En algunos restaurantes ya te ponen ese extra en el menú, y gratis además.mmm, ¿crujirán esas croquetas por dentro también?, mmm que rico, insectos triturados, delicioso puré,mmmmmmmm

Yo conocía los de Edible. http://www.edible.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal