Diseño para comer insectos

Por: | 17 de mayo de 2012

Ento 2
Croquetita de saltamontes. / ENTO

 

La idea de comer insectos nos repugna a la mayoría de los ciudadanos del mundo occidental. Aunque devoramos sin problema animales similares -gambas, cangrejos-, pensar en meternos en la boca un saltamontes o una larva revuelve nuestros estómagos. ¿Pero qué pasaría si este tipo de alimento, consumido en buena parte del resto del mundo, se nos presentara de una forma atractiva que no recordara en absoluto a los bichitos en cuestión? ¿Nos negaríamos a aprovechar esta fuente de nutrientes sana, barata y sostenible? ¿O desaparecerían nuestros prejuicios como los que teníamos contra el pescado crudo japonés hace no demasiado tiempo?

Estas son las preguntas que se hizo un grupo de estudiantes del Royal College of Art de Londres antes de lanzar Ento, un proyecto que aspira a convencer a los británicos de que comer insectos es guay. La manera de lograrlo se resume en una sola palabra: diseño. "Cuando existe una resistencia intuitiva contra algo, el diseño es una muy buena herramienta para combatirlo y jugar con las percepciones negativas", explica a El Comidista Julene Aguirre-Bielschowsky, una de las promotoras. "Se trata de crear un medio amigable que permita a las personas probar la comida y atravesar la barrera del tabú que existe hoy en día en la cultura occidental". Con estos principios, Ento ha diseñado unos prototipos de comida hecha de insectos en la que no vemos ni antenas, ni ojos, ni alas, sino cubos que parecen croquetas, bandejas estilo sushi o deliciosas miniempanadillas.

Ento 3
Ento 1
Ento 4

En Ento están convencidos de que el público será menos reacio a comer insectos en formatos aceptables. "Hicimos varias series de experimentos visuales con personas", recuerda Julene. "Intentamos varios grados diferentes de abstracción, desde galletas hechas con harina de insecto hasta insectos completos. Las opiniones que obtuvimos de este estudio nos ayudaron a formar nuestro diseño. Curiosamente, cuando empezamos nuestro proyecto tuvimos gran dificultad de convencer a la gente de probarlos. Una vez terminado el proyecto, con la marca, recetas hechas, empaquetado y demás, en la exposición donde lo mostramos la gran mayoría de las personas que vieron nuestro stand probaron las muestras sin necesidad de convencerlos verbalmente".

Los productos de Ento están hechos de saltamontes, grillo picado y gusano de miel. "Mis preferidos son los saltamontes tostados, tienen un sabor parecido a las nueces y con sal y pimienta son deliciosos", asegura Julene. Todavía no son más que un experimento, pero puede que pronto acaben llegando a las tiendas. "Estamos preparándonos para empezar en verano. Ahora estamos todos acabando nuestro proyecto final de máster, y en Julio podremos dedicarnos nuevamente a Ento. Entonces empezaremos a buscar inversores". Su plan es empezar a domesticar el mercado con comidas muy alejadas de la estética bicharraca, para acabar introduciendo insectos cocinados con su apariencia original hacia el 2020.

 

Puede que el proyecto nos parezca una chifladura, pero quizá no lo sea tanto si pensamos que la producción de insectos es ecológica y barata: con la misma cantidad de comida que se gasta en generar un kilo de carne de vacuno se pueden obtener nueve de insectos. Además, son una fuente de proteínas, aminóacidos, hierro y vitaminas de lo más sana. Con la población mundial creciendo y los recursos naturales cada vez más sobreexplotados, ¿podremos vivir mucho tiempo sin acudir a este grupo que constituye el 80% de las criaturas que hay sobre la faz de la tierra?

Como en tantas otras cosas, el país europeo en vanguardia en consumo de insectos es Holanda. En Amsterdam, el restaurante Specktakel incluye platos con bichos en su carta, al parecer con bastante éxito. En la Universidad de Wageningen, científicos investigan cómo producir este tipo de comida de una forma cotidiana y barata. "Si el Big Mac te cuesta 100 y el Bicho Mac, 4, la gente cambiará al Bicho Mac", ha declarado a la NPR Arnold Van Huis, jefe del departamento de entomología. También se ha publicado un libro de cocina con esta materia prima, e incluso hay una asociación de productores llamada Venik que planea lanzar el primer bocadillo de insectos del mundo.

Personalmente, no sé si me podría comer ni la ensalada con larvas crujientes del Specktakel ni las elegantes croquetas de saltamontes de Ento sin que me dieran arcadas. Casi preferiría tomarlos con los ojos cerrados o sin saber lo que son, porque así los prejuicios no activarían mis mecanismos de defensa. Sin embargo, estoy de acuerdo con Julene en que las costumbres pueden cambiar. "Cada vez existe más curiosidad hacia diferentes tipos de comida, así como más conciencia sobre la procedencia de los alimentos y las consecuencias de nuestra dieta", señala. "El prejuicio cultural puede ser desafiado. Ya sucedió con el pescado crudo del sushi, que hace 30 años era considerado una barbaridad en Occidente".

¿Te animarías a probar los productos de Ento? ¿Crees que acabaremos comiendo insectos? Deja tu opinión en los comentarios.

1. ¿Cómo, cuándo y por qué surge la idea de vuestro proyecto?
Vimos esfuerzos hechos en la dirección, y pensamos que era una área
muy interesante - sobre todo considerando áreas de percepción. Cuando
existe una renuencia intuitiva contra algo, el diseño es una muy buena
herramienta para combatir y jugar con percepciones negativas.

2. ¿Creéis que la gente puede ser menos reacia a comer insectos si se
le dan en formatos "aceptables" como croquetas o empanadas? ¿Lo habéis
comprobado de alguna forma?
Si. Hicimos varias series de experimentos visuales con personas.
Intentamos varios grados diferentes de abstracción, desde galletas
hechas con harina de insecto hasta insectos completos. Las opiniones
que obtuvimos de este estudio nos ayudaron a formar nuestro diseño.
Curiosamente, cuando empezamos nuestro proyecto tuvimos gran
dificultad de convencer a la gente de probarlos. Una vez terminado el
proyecto, con la marca, recetas hechas, empaques y demás, en la
exposición donde mostramos nuestro proyecto, la gran mayoría de las
personas que vieron nuestro stand probaron las muestras sin tener que
ser si quiera convencidos verbalmente.

4. ¿De qué insectos son exactamente los prototipos que se ven en el
vídeo y las fotos?
Saltamontes, grillos y gusano de miel.


5. ¿Hay posibilidades de que Ento se convierta en una realidad, y que
se empiecen a vender los productos que habéis diseñado? ¿Habéis
encontrado inversores que crean en el proyecto?
Si. Estamos preparándonos para empezar en verano. Ahora estamos todos
acabando nuestro proyecto final de maestría, y en Julio podremos
dedicarnos nuevamente a Ento, entonces empezaremos a buscar
inversiones.

6. ¿Habéis calculado de alguna forma el precio de venta al público que
podría tener un plato de vuestros productos?
Tenemos una idea de lo que pudiera costar, ahora solo sabremos
exactamente una vez desarrolladas las recetas para manufactura en
mayores cantidades. Por lo pronto las recetas y procesos que tenemos
son para prototipos.


7. ¿Estáis convencidos de verdad de que en el mundo occidental acabará
comiendo insectos? ¿No es demasiado grande el prejuicio cultural
contra ellos?
Creemos que cada vez existe mas curiosidad hacia diferentes tipos de
comida, tanto como mas conciencia sobre la procedencia y consecuencias
de nuestra dieta. El prejuicio cultural puede ser desafiado de la
misma manera que sucedió con el pescado crudo en el sushi, que hace 30
años era considerado una barbaridad en el este.

8. De los insectos que habéis probado, ¿cuál es el que mejor sabe y
cuál el que peor?
Mis preferidos son saltamontes tostados, tienen un sabor parecido a
las nueces y con sal y pimienta son deliciosos.

9. ¿Conocéis lo que se está haciendo en Holanda en este terreno? Hay
un libro de cocina y un restaurante... ¿Qué os parecen? ¿Es el país
más avanzado de Europa en cuanto a comer insectos?¿Habéis entrado en
contacto con los holandeses o con gente de otros países que produce
comida de insectos? ¿Qué os han dicho de vuestro proyecto?
Si; tenemos mucho interés en su trabajo y hemos tenido contacto con
ellos. A través de la información que tenemos de ellos, tienen mucho
trabajo en el área de recetas, crecimiento y producción. El área en la
que hemos aportado con nuestro proyecto es en percepción y como
podremos a través del diseño e imagen generar un medio amigable que
les permita a las personas probar la comida y atravesar la barrera del
taboo que existe hoy en día en la cultura occidental.

Hay 100 Comentarios

Por cierto que los tabúes culinarios (más bien los pre-juicios) son fuertes y en ocasiuones absurdos: tengo una amiga capaz de comer con auténtica glotonería una caracolada pero que empieza a dar arcadas con sólo que se le nombren las ancas de rana... Sólo es cuestión de tiempo, me parece, que comamos esas croquetas de saltamontes con toda naturalidad...
http://gastrocinemia.blogspot.com.es/

La iniciativa es buena y el packaging es muy chulo peeeeeero no, ni de coña Mikel!

Pero está claro que es algo completamente cultural. Hace unos años tuvimos en mi casa a un estudiante alemán de intercambio. Mi madre, bilbaína de pro y reina de los fogones le preparó todo tipo de suculentos platos. No olvidaré jamás la cara del chaval al ver los txipis en su tinta (no fue capaz ni de probar la salsita untada en pan) y el txuletón sangrante. Y eso que no vio unas nécoras de esas que se mueven al meterlas en la cazuela ni unos percebes! Y mira que Alemania está a la vuelta de la esquina, como quien dice!

Una gran estrategia de marketing, si señor!

Es bueno ejercitar el paladar con nuevos sabores, texturas y disfrutar de otras experiencias culinarias. Luego cada uno es libre de incluirlas, o no, en su dieta habitual ;)

Nosotros no somos muy de "insectos" pero... por probar que no quede!

Cheers

Interesantísimo, Mikel.
Pues no te digo que no a probarlos algún día.
Lo del nombre de esta iniciativa, "Ento", me recuerda al "bento-box" japonés y de aspecto también le da un aire.

Saludos,

La cadena de tiendas Naturhouse ha perdido su demanda contra la Asociacion Española de Dietistas y Nutricionistas por denunciar esta su publicidad engañosa, la ausencia de dietistas en sus centros, la ineficacia de los productos que vende y la carencia de una analítica completa para determinar la dieta. Y tambien denunciada por FACUA y la OCU. http://www.dietapaleolitica.es/showthread.php?t=152

Tengo ganas de probar estas cosas. Hasta ahora había que hacer un largo viaje, pero con esto está más a nuestro alcance. En realidad la diferencia entre un saltamontes y una gamba o un percebe con una larva no creo que sea mucha. Así que a experimentar.
http://www.miscaprichosculinarios.blogspot.com

Pues seguramente que es una cuestión cultural, pues como bien dices comemos gambas, bígaros, percebes...pero yo creo que el tema de insectos me supera, aunque tengan un diseño y presentación como estos.
No me imagino pensando "que bien que llega la temporada del mosquito trompetero", no, es demasiado para mi...

Es curiosa la reticencia y los prejuicios que tenemos todos ante determinados alimentos, hasta muy mayor no quise probar los alimentos negros y ahora me vuelven loca los chipirones en su tinta.
Una receta con pasta negra y pesto rojo para valientes..que un día rompen con sus miedos
http://elpucherodehelena.blogspot.com.es/search?q=Pasta+negra

Buenos dias. La primera vez que viajé a Thailandia fue en el año 1994, me sorprendió ver tan "extraños bichos" comestibles, vendidos incluso en puestos callejeros, servidos en cartuchitos como si de "pescaito" frito andaluz se tratara. A quienes por cultura no estamos acostumbrados a estos nutrientes naturales nos podemos casi "escandalizar", al igual que les ocurre a los que no conocen nuestra cultura alimentaria y les produce verdadera "grima" comer por ejemplo "callos"....tal y como me comentaban mis amigos thailandeses.
Hay que respetar costumbres y culturas por supuestos...pero en cuanto a la comida, pienso que es como todo, ponerse a ello.
Aparte, con el hambre a falta de pan: buena son tortas.
Un cordial saludo y felicitarte nuevamente por éste interesantisimo articulo, desde "Mi cocina", que espero y deseo sea "Tu cocina".

Bueno, bueno...pues yo creo que acabaremos comiendo insectos, no me cabe la menor duda, en cuanto los pongan así de monos, como en las fotos, y los sirvan los sitios más sibaritas, estoy segura de que los probaremos.

http://qcomeshoy.blogspot.com.es/

Nunca he probado los insectos y supongo que comerse un saltamontes, así sin más, con todas sus patas, debe ser un tanto desagradable, sobre todo por la textura de las patas, que deben de ser duras, y el interior, un tanto blandurrio. Pero no entiendo que nos produzca tanto rechazo el hecho de comer insectos. Ya comemos caracoles en muchas partes de España, y a priori a mucha gente le pueden parecer menos apetitosos que las hormigas, a fin de cuentas son babosas, con caquita y todo! Comidista, me esperaba mucho más de ti, pero en el última párrafo te has cubierto de gloria hijo mío! Yo esperaba algo más tipo LANCÉMONOS A LOS ARBUSTOS DEL JARDÍN DEL VECINO A POR BICHOS BOLA!

He tenido que leer dos veces el título por que no me lo creía!!! jajaja

Interesante artículo, gracias por compartirlo.

Les invito a todos a mi blog http;//www.cocina-casera.com

Saludos de Cocina Casera,

Sí, yo sí que los probaría. De hecho en algun viaje no he dejado de catar todo cuando veía jalarse a los semejantes. Lo mejor que he probado es una raíz que buscan y se comen los osos pardos que viven en el Gobi (no es broma). Estaba buenísima, y si no comí más fue porque el sitio no es precisamente un vergel y esas raices escasean... mejor dejarlas para los osos, unas pocas decenas que viven en un sitio como Plutón.

Por otra parte, estoy convencido de que los humanos, a la vuelta de unas décadas, terminarán comiendo insectos a punta de pala, no sé si por una inclinación a su exquisitez sino porque el planeta peta y no da para estar criando pollos, cerdos y vacas al ritmo que vamos pariendo... como la culpa de todo lo que pasa la tienen los chinos (hay que joderse), parafraseando a mis vecinas "el día que los chinos se pongan a comer vacas esto va a ser el acabose"... así que prepararse para que cualquier día Campofrío saque al mercado el salami de lagartija. Buen día!!

Yo preferiría no saber lo que es... entonces puede que lo comiese

Qué interesante! quizás así sí que incluso los probaría... lo que hace la mente...
Almu
http://mavieenrose-almu.blogspot.com.es/

Confieso que la única manera posible de que coma insectos es que no sepa lo que estoy comiendo. Es uno de los últimos reductos de mi gastro-cerrazón mental y racionalizarlo no me ayuda a superarlo.

PS: Lo de las hormigas culonas colombianas me ha llegao...

Si ves las fotos sin saber que se trata de insectos, te dan ganas de probarlo... Nada más cierto que lo que dice la promotora, si te lo ponen bonito, te venden lo que sea...
http://www.losbonvivant.com/

Seguro que no. Sólo de pensarlo me dan arcadas.

yo creo que el modo de comérnoslo y superar el prejuicio es que no nos enteremos de lo qué es lo que comemos, si no lo llevamos crudoooo.
http://www.recetariodesirena.com

Así en principio si que me da como un poco de manía comer insectos, pero es cierto que las gambas me encantan.... Creo que lo probaría. Y com bien dices la comida japonesa ni nos la imáginábamos tan presente aquí hace menos de 30 años. Y ahora hasta son un referente para los que comemos en tupper.

http://cuinescuina.blogspot.com.es/2012/04/obento-el-tupper-japones.html

Hola Mikel, trabajé con tu hermano Juanma en Supervivientes y allí les dábamos a comer todo tipo de insectos en los juegos. El doctor nos decía que mientras que los friéramos un poco no había problema.

Yo probé las hormigas culonas colombianas y una vez que te quitas los prejuicios te las comes como pipas.
Un abrazo para ti y otro para Juanma.

Mikel estás Entó!

Pese a las barreras culturales, yo creo que sí los probaría... al menos! Lo que no sé si los incluiría en mi alimentación diaria... habría que ver su disponibilidad, precio (con las cosas de moda y diseño ya se sabe...) y por supuesto, ideas para prepararlos... Mikel, ¿no te animas a prepararnos un platico de hormigas picantes? ;p Besets! Raquel

Bueno, un vegetariano que puede decir con algo como esto?
Creo que la cosa está en no plantear la necesidad de producir un kilo de carne o de pescado. ¿Por qué no recurrir a la fuente original de alimentos? Pero, claro, yo soy vegetariano y qué voy a decir.
Pues digo que yo mejor me como unos dorayaki ( http://bit.ly/L7lMHk ) que para eso son la comida favorita de Doraemon.
Gracias, Mikel.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

Todo es cuestión de cultura, el marisco debería dar el mismo asco porque la textura es muy parecida, chirlas, navajas o gambas. Los saltamontes fritos están deliciosos, en México son un plato nacional, los chapulines colorados

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal