Lo que hay que comer en verano

Por: | 25 de junio de 2012

Sandia-feta-aceitunas
Ensalada de sandía, queso feta y cebolla roja. / AINHOA GOMÀ

 

El verano es una explosión de lujuria hortofrutícola. La abundancia de jugos de los productos de la naturaleza no puede ser más adecuada para una época en la que necesitamos meter líquido en el cuerpo para aguantar el calorazo. Yo diría que es mi estación favorita en cuanto a frutas y verduras. Aunque claro, también lo diría del otoño por la calabaza y las setas. Y del invierno por las naranjas y la coliflor. Y de la primavera por las fresas y los espárragos. En fin, lo importante es no ser cortimer y tomar los alimentos frescos en su temporada: es más barato, más sabroso y más sostenible. Estas son algunas de las maravillas que nos depara la estación, ordenadas más o menos por orden de aparición.

Brevas e higos

Una breva es lo mismo que un higo, pero recogido al principio del verano y no al final. Aunque son un poco más sosillas que sus hermanos tardíos, los adictos a la especie no podemos esperar y nos lanzamos a por ellas en cuanto asoman por los mercados. Cualquier cosa que hagas con unas lo puedes replicar con los otros: con jamón, mozzarella y avellanas están espectaculares, y al horno, todavía más.

Ensalada brevas mozzarella

Ensalada de brevas, mozzarella y avellanas. AINHOA GOMÀ

 

Melocotones, nectarinas y paraguayas

En mi humilde opinión, los melocotones son la fruta estrella del verano. Hay que aprovechar bien junio, julio y el principio de agosto, porque después se empiezan a poner pastosillos (aunque esto depende de las zonas). Tratar de comprar ejemplares de proximidad en mercados o fruterías también ayuda a evitar el poliespán naranja con aspecto de melocotón habitual en las grandes sufisies. Lo mismo se puede decir de las paraguayas o de las nectarinas. Estas últimas son perfectas para comerlas cuando te da el ataque de vagancia y pasas de pelar fruta, porque la piel no da cosica (siempre he alucinado con la gente que se come los melocotones y los paraguayos a pelo: para mí es como meterte un trozo de ante en la boca). Las tres frutas son muy versátiles: recomiendo el gazpacho de tomate y melocotón, el melocotón con picotas y vainilla, el lomo relleno con nectarinas, y el sablé bretón con nata, higos y nectarinas.

Calabacín y berenjena

 Aunque ya se encuentran en los mercados casi todo el año, la época de esplendor del calabacín y la berenjena es el inicio del verano (una vez más, esto depende de las zonas: cuanto más al norte, más tarde). Ahora puedes disfrutar de los ejemplares que mejor funcionan en la cocina por su sabor y carnosidad. Prueba a salirte del rollo de siempre (berenjena frita, tortilla de calabacín) con un gazpacho verde con hierbabuena, unos calabaguetis con ajo y guindilla, una ensalada de calabacín marinado, una parmigiana de berenjenas con morcilla o un arroz especiado con berenjenas y yogur. Y si te va lo clásico, aquí está el legendario pisto de mi madre.

Calabaguetis
Calabaguetis. / AINHOA GOMÀ

 

Ciruelas

Pocas cosas existen más deliciosas que una ciruela dulce y jugosa. Lástima que, con el tomate, sea uno de los frutos que peor ha llevado el ajetreo de la vida contemporánea: supongo que al favorecer las variedades más productivas se ha dejado atrás buena parte de su exquisito sabor original. Hoy es difícil comerlas buenas, especialmente las claudias, pero todavía se encuentran ejemplares decentes. Recuerda: la buena ciruela tiene que estar madura, pero firme: ni rebotante cual pelota de ping pong ni blanda como un globo lleno de agua. A mí me encantan solas, pero puedes experimentar con ellas haciendo un bizcocho de ciruelas frescas.

Tomate, pimiento y pepino

O la Santísima Trinidad del verano. Se unen en el gazpacho, sin el que parece difícil sobrevivir al verano, aunque yo tampoco los desdeñaría juntos en ensalada. Nunca están tan buenos como ahora, especialmente esa especie literalmente destruida en términos de sabor en las últimas décadas llamada tomate. En esta época del año, en algunos mercados o en algunas zonas todavía sobreviven muestras dignas de la especie, que si se compran en buen estado de maduración y no se castigan con la nevera pueden proporcionarnos la satisfacción que sólo da este prodigio de la naturaleza. Las recetas son infinitas, pero puestos a destacar, propondremos una ensalada de tomate, pimiento verde y pan, un gazpablanco de tomate y almendra, un conejo con pimientos y aceitunas, una sopa fría de pepino, yogur y menta o un bonito con tomate.

Gazpablanco
'Gazpablanco'. / AINHOA GOMÀ

 

Judías verdes

Si alguna verdura me despista con su temporada es la judía verde. En el País Vasco, donde crecí, siempre ha sido de verano. El Ministerio de Agricultura casi dice lo contrario. En Cataluña, donde vivo, su precio y calidad sufren unas oscilaciones con las que no hay manera de aclararte de cuándo es tiempo y cuándo no. En cualquier caso, si las pillas cercanas, tiernas y sin fibras duras ni correas de transmisión en los bordes -sí, hay algunas con las que te podrías hacer unas alpargatas-, daté un jartón de judías verdes con salsa verde y cuscús, tómalas con almendras y salsa de miso o en plan más normalito con zanahoria, patata y cebolla al vino.

Sandía y melón

Puede que no sean las dos frutas con el sabor más intenso del mundo, pero la cantidad de líquido que almacenan en su interior las convierte en campeonas absolutas en los días de más de 35 grados. La pregunta clave con el melón es: ¿cómo saber si está maduro? Fácil: debe oler a melón -si está verde tendrá escasa o nula fragancia- y la base -la punta opuesta a la del tallo- ha de estar un poco blanda. Dicho esto, es posible que yo sea monguer, pero ambas pruebas siempre me han dado resultados irregulares. En cuanto a la sandía, según dicen en Consumer.es, debe tener una mancha amarillenta en la zona que ha estado en contacto con la tierra -señal de que no ha madurado en una cámara frigorífica-, y al darle golpecitos con los dedos se debe "sentir hueca". Aparte del melón con jamón, que ya sé que os va lo viejuno, podéis hacer un megarrefrescante ajoblanco de melón; con la sandía, os emplazo a que no os vayáis de este mundo sin probar la ensalada de sandía, queso feta y cebolla roja.

Ajoblanco-melon
Ajoblanco de melón. / AINHOA GOMÀ

Hay 57 Comentarios

Que buena entrada,

Saludos de http://www.COCINA-CASERA.com

"Mi hijo ya no come arena" (3500millones)
¿Cuántos millones de niños no probarán en su vida estas frutas y verduras tan frescas?
No sabemos la suerte que tenemos.
Mikeltxu, no sé si llamarte "El Comiditas" ó "El Verduritas"; oye, qué cabezazo el de Xabi Alonso, me quedé impresionada y éso que no soy futbolera, bueno, sólo cuando juega mi hijo, hala, a por el "no hay dos sin tres", ikusi arte= hasta la vista!

Me ha sorprendido leer que el melón y la sandía no tienen un sabor intenso.Sería como decir que el tomate sabe a corcho y así es si nunca has comido un buen tomate de huerta,.Probablemente nunca hayas probado una buena sandía o un buen melón de secano.Mi abuelo,que solía plantar ambos frutos,solía sacar sandías de 30 kg,tan dulces que llegaba a brotar azúcar de su piel,coagulándose,formando heridas de puro dulzor.Nunca he visto nada igual en tienda alguna.
Cómo echo de menos los veranos en el pueblo,donde unos plantaban melones,los otros tomates y pimientos y los de mas allá cebollas y calabacines.Cuando la compra se hacía en casa de la vecina y no en el supermercado.

qué maravilla, muchas gracias por este post! :-)

Mikel, gracias por la orientación. Leo el blog por éstas cosas, porque esta es una de mis funciones en la casa, aunque la cocinera el 101% de las veces es mi mujer. Quiero hacerte la aclaración que el higo y la breva son frutos del mismo árbol, que como sabes (aunque no lo has expresado bien), poseen características muy diferentes (sobre todo dulzor, tamaño y agua). No todas las higueras dan brevas, hay algunas que dan sólo higos....y hay muchos higos que no son comestibles. En fin. Saludos

¿Que pensarias si la bolleria industrial fuera la base de nuestra dieta?. Eso mismo ocurrio hace 10.000 años con el pan. http://www.dietapaleolitica.es/showthread.php?t=155

Buenos dias! y feliz lunes!
Hoy te has salido con tu entrada!, si señor, no hay nada mejor que las frutas en verano!, pero he echado de menos las cerezas, que es verdad que empiezan un poquito antes de que entremos en el verano, pero las disfrutamos durante gran parte de este...eso si, lo melocotones tampoco estan mal la verdad, en general todas las frutas y verduras del verano... pero no hay nada peor que te toque una sandia insipida, aunque incarle el diente y llenarte la boca de agua no esta mal...pero es que si te toca una de las buenas es lo mismo que si te tocara un pequeña loteria!
Saludos a todos comidistas! y un buen lunes!

yo he encontrado unos payeses que han montado su propia cooperativa. Tienen un montón de especies diferentes de tomates y cuando los probé casi se me saltaron las lágrimas!!!! nunca más los volveré a comprar en ningún otro sitio!!!
el otro día hice un gazpacho memorable!

La ensalada de sandía se ve muy buena. La probaré!
http://www.losbonvivant.com/

Esa ensaladita de sandía y feta tiene todas las papeletas de caer en breve... en un par de horitas. Y eso que por aquí nos hemos levantado con un solano digno de un buen cocido con siesta, pero la foto me tienta. Los gazpachos y el ajoblanco caerán también porque yo por una sopa fría MA-TO y tienen todas muy buena pinta.

Saludetes.

Magnífico artículo y el el norte aún hay buena coliflor.

Viva el Verano y la comida del Verano, qué rico todo!
Almu
http://www.mavieenroseblog.com/

La huerta de mi madre, en Galicia, todavía no está a pleno rendimiento, pero ya sueño con lo que se avecina: judía, tomates, calabacín, pimientos, pepinos... mmmm La fruta de verano me vuelve más loca que a Shakira su tigre, tengo que racionarla porque si no acabo con sobredosis de fructosa. Por cierto, yo me como sin problemas la piel del melocotón, nunca pensé que hubiese gente que le diese grimilla. Que tengas un muy feliz verano, Mikel!

Aló comidista:

Necesito una bonita infografía, indicando frutas y verduras de cada estación, para colgar en mi frigorífico ¿alguna sugerencia?

Pues a mi la piel del melocotón y del paraguayo me encanta. ¿Has probado a lavarlos frotándolos con la mano? No sabría comerme un melocotón sin piel, de verdad...
Y, la parte blanca de la sandía hace una mermelada rica donde las haya ;) Esa ensaladita de sandía cae seguro...gracias
saludos Comidistas!

La mejor época para mi en cuanto a frutas se refiere. Gazpachos, helados de frutas, zumos, ensaladas inimaginables en otra parte del año. Los colores y aromas del verano son únicos así q a aprovecharlos.
http://www.miscaprichosculinarios.blogspot.com

No compro claudias nunca, espero a que el ciruelo del abuelo Juan empiece a dar sus frutitos, y a zampar. Y como tenemos excedente para parar un tren y subir el azúcar de medio Vitoria, hacemos mermelada sin azúcar para las tostadas del resto del año. Gracias Mikel por la meleé de recetas veraniegas, tienen todas una pinta escandalosa que me va a venir fenomenal.

Hola.

Te querìa preguntar por unos higos negros, muy ácidos y poco dulces, que suele haber en Francia y, a veces, aquí en algún Carrefour. No parecen brevas, pues son pequeños y gelatinosos y brillantes por dentro; como para foto, aunque su sabor se aproxima más al de una fruta ácida.

¿Estos higos son "normales" -como mi ignorancia- o me he fumado algo?

Gracias.

Hola, Comidista!
Yo tengo mis peculiares manías con la fruta, pero la que saca de quicio a mi madre es la de los melocotones: los lavo bien, pelo la piel y me como el melocotón y, si era uno bueno y dulce, me como la cáscara. También me como la parte blanca de la sandía y el melón, hasta dejar la piel verde.
¿Por qué lo hago? Ni idea. Será que cuando como algo que merece la pena, me gusta aprovecharlo hasta el final.

La verdad es que esta estación es para no parar de comer fruta y verdura, de hecho, para mí la carne en verano es una tortura. Como ya te dije via twitter la ensalada de garbanzos, un exito y ahora probaré la de sandía y queso, que tampoco tiene mala pinta.
http://qcomeshoy.blogspot.com.es/

Lo importantes es, como dices, aprovechar la temporada y disfrutar de estos manjares que nos da la tierra, sobretodo si es tierra de verdad, al aire libre... productos que huelen a lo que son y que no parecen plástico.

A disfrutar de tomates con olor a tomate!!!

Mis amigos bercianos me obsequian cada año con unas cajas de tomates... (SUSPIRO)... tomates feos, rotos, chepudos, desiguales sí, pero pocas cosas hay en este planeta tan deliciosas. Tienen además la virtud de que mientras conviven conmigo en casa me regalan alegría olfativa y visual. Entro en la cocina y hablo con ellos, les beso y no me canso de decirles lo bonitos que son... para mi es la primavera roja.


Tengo un amigo ciruelo al que visito frecuentemente. Cada septiembre me regala un cesto de unas perlas dulces como esa gotita de miel de los higos de la que le hablaba J.R. Jímenez a Platero.


Hoy nos has hablado de poesía MLI. Parafraseando a Dersú Uzalá... los pimientos, tomates, ciruelas y demás, todos ellos, son buena gente.


Buen día!!

yo soy de las rarunas que se comen los melocotones con piel! bien lavadita, la piel esta buenísima!!!

Gracias por todas estas ideas, algunas ya las he "catado" con alguna variante. La ensalada de higos está estupenda. Por cierto, para l@s panader@s: el sabado probé la otra receta de coca de Sant Joan, muy buena, la recomiendo. Aunque el santo ya no volverá hasta dentro de unos meses, se puede disfrutar igualmente de esta coca, a la hora del café, para desayunar o para regalo. Buen dia a tod@s!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal