La comida ecológica, ese supuesto lujo para pijos

Por: | 18 de septiembre de 2012

DSC_26861

Lentejas rojas ecológicas de El Pagès d'Or. / AINHOA GOMÀ

 

Defensores de lo ecológico, preparad los lanza-melones bío. Detractores, armáos de pistolas de pesticidas. La publicación de un estudio de la Universidad de Stanford, que niega la superioridad nutricional de la comida orgánica frente a la convencional, ha desatado una nueva batalla entre los que prefieren los productos con menos química y los que consideran tal preferencia como una monumental chorrada.

No es la primera vez que estudios de este tipo ponen en cuestión las virtudes de la comida ecológica con similares argumentos. En 2009 ya hubo otro rifirrafe después de que la British Food Standard Agency diera a conocer un informe que concluía que una dieta ecológica no resultaba más beneficiosa para la salud que una normal. Hay quien sugiere que los informes obedecen a oscuros intereses de la industria de tratamientos fitosanitarios, fertilizantes y semillas transgénicas, aunque yo, que soy un poco cándido, prefiero no caer en lo conspiranoico y confiar en las buenas prácticas de unas instituciones a priori bastante serias.

Personalmente, el informe de Stanford ha cambiado más bien poco mi percepción del asunto. Para mí, la nutrición no es un factor fundamental a la hora de elegir entre un alimento ecológico y otro que no lo es. Si alguna vez compro un tomate, un litro de leche o una chuleta bío no es porque asuma que contiene más vitaminas o minerales, sino porque

a) trato de meterme en el cuerpo menos pesticidas, fertilizantes químicos, hormonas o antibióticos -algo que el informe reconoce como ventaja-,

b) creo que le hago un pequeño favor al medio ambiente y promuevo un trato digno a los animales, y

c) tengo la esperanza de que sepa bien al haber sido cultivado o producido de una manera más tradicional. Aunque siendo sincero, he de reconocer que más de una hortaliza ecológica me ha decepcionado en este último apartado, en el que me da la sensación de que otras cuestiones -variedades, maduración, frescura- son bastante más decisivas que el factor eco.

Lo que me sorprende es la virulencia con la que algunos detractores de la comida ecológica atacan a las personas que la defienden, tachándolos de pijo-progres y esnobs que se permiten el lujo de pontificar desde su posición económica privilegiada. El último en sumarse a ese discurso es el chef británico Marco Pierre White, que se ha quedado a gusto tras publicar un artículo sobre el tema en el diario Daily Mail. En él arremete contra cocineros como Jaime Oliver o Hugh Fearnley-Whittingstall, a los que denomina "la altanera mafia orgánica" y acusa de promover una especie de clasismo alimentario que distingue entre ricos compradores de productos bío y pobres humillados ante la imposibilidad de acceder a ellos.

"Si la industria entera se volviera ecológica, no podríamos alimentarnos", escribe. "¿Cuál sería el precio del pan? ¿Y de los huevos? ¿Y de las galletas o la mayonesa hecha con esos huevos? [...] El pollo sería un artículo de lujo. La idea de que algo tan simple -y nutritivo- como un pollo debería negarse a las familias con pocos recursos es francamente aterradora".

En esta misma línea se manifiestan teóricos como Bjorn Lomborg, autor del libro El ecologista escéptico. Lomborg reconoce que evitar los pesticidas podría reducir hasta un 20% de las muertes por cáncer en EEUU. Pero añade que, de imponerse, el alto coste de los productos ecológicos -entre un 10 y un 174% más- reduciría el consumo de frutas y verduras, lo que tendría unas consecuencias aún peores para la salud de los ciudadanos con menor poder económico. El campeón anti-eco en España es el profesor José Miguel Mulet, que en su blog Los productos naturales, ¡vaya timo! insiste en que la agricultura ecológica es poco eficiente, minoritaria y "muy pija".

Que la comida ecológica que llega a nuestras tiendas es más cara es un hecho incuestionable. Y hasta cierto punto lógico, porque hoy por hoy es más costoso producirla. Es razonable que si estás a la cuarta pregunta, prescindas de ella, y desde luego no creo que te debas sentir culpable si no te alcanza el dinero para comer pollo criado en libertad y alimentado con maíz cultivado sin pesticidas.

Sin embargo, no está tan claro que la agricultura sostenible sea incapaz de alimentar a la Humanidad: expertos e instituciones como la ONU comienzan a verla como una vía que a la larga puede ser más productiva que la industrial, y más eficaz a la hora de combatir las desigualdades.

Considerar los productos bío como un capricho lava-conciencias para pijos me parece tan injusto como creerte superior por consumirlos. Si eres tan afortunado de tener el dinero suficiente para comprarlos y los consigues de buena calidad, resulta coherente seguir apostando por ellos. La demanda hace que los productores y distribuidores amplíen la oferta, y siempre será bueno para el medio ambiente que esta manera de proceder se extienda. Además, un mayor interés de los consumidores debería llevar a las autoridades a promover y facilitar la producción ecológica (si es que las autoridades tienen algún tipo de sensibilidad hacia estos asuntos, claro).

Por otro lado, creo que gracias a la tecnología cada vez es más fácil acceder a este tipo de comida a un coste razonable. Internet permite el contacto directo entre el consumidor y los productores, y la actual variedad de webs que venden cestas ecológicas a domicilio entre las que elegir era impensable hace apenas unos años. Más competencia y menos intermediarios, igual más oportunidades de encontrar buenos precios.

En lo que sí coincido con los anti-organic es en que a veces el furor por lo ecológico puede llegar a excesos ridículos. Pienso en esas personas que creen que se van a morir por comer alimentos convencionales o en esas actrices norteamericanas que evangelizan sobre lo orgánico desde sus mansiones de Hollywood. No olvidemos que existen productos fantásticos que no cuentan con el sello de agricultura o ganadería ecológica, entre otras cosas por lo caro que resulta obtenerlo. Que la proximidad es tan importante (¿o más?) que dichos sellos. Y que "ecológico" no es necesariamente sinónimo de "saludable": hablo de los refrescos u otros productos procesados blanqueados, o más bien reverdecidos, con la etiqueta bío.

 

"¿Es USDA Organic, Organ-Organic o Portland Organic?": ecofreaks en la serie 'Portlandia'. 


Hay 178 Comentarios

Soberbio artículo. Creo que el penúltimo párrafo tiene mucha importancia. La tecnología ayudará sin duda alguna a acercar productores y consumidores. Ya hay ejemplos de tiendas online, algunas tan especializadaas como www.biospanishfood.com que solo vende productos ecológicos 100% españoles. La forman los propios agricultores y/o productores, aunque todavía no tienen alimentos frescos porque sirven a toda Europa y tiene, dicen, que testear la logística. Otros casos de éxito son Cesta Verde y Masqueverde. La solución pasa por acercar oferta y demanda. Respecto a la calidad, valores organolépticos, etc. se puede argumentar mucho; pero asertar que los productos Bio no son menos perjudiciales o que no son más positivos para el medioambiente es negar la mayor. Otra cosa será cuanto, o como bien indica el artículo, prioridad del consumidor en la decisión de compra. ALIMENTOS ECOLÓGICOS SI.

Bueno Mikel, parecerá que te hago la pelota, pero es que suscribo al 100% lo que dices en tu entrada. Ah, y el video está genial.

Como el tema entra de lleno en lo que yo curro y escribo, os paso la entrada de mi blog, donde intento explicar porqué son mas caros los productos ecológicos.

http://conocerlaagricultura.blogspot.com.es/2012/09/productos-ecologicos-por-que-son-mas.html

Espero que os guste. Y que haya paz.

Los extremos son perjudiciales!!!, ni los transgénicos y la megaindustria alimentaria nos salvará del hambre, ni la agricultura biológica es el bálsamo que todo lo cura.
Racionalidad a la hora de consumir es lo que hace falta, productos que permitan vivir dignamente a sus productores, eso es lo realmente importante.

Sustituir el sentido común por la ciencia "industrializada", es síntoma de una ingenuidad mayúscula.

acabo de ver esta noticia en El Pais de hoy, así que dejo el enlace

Un estudio indica que ratas alimentadas con transgénicos tienen más tumores ( http://elpais.com/sociedad/2012/09/19/actualidad/1348077416_159661.html )

Hola, os dejo dos enlaces donde trato temas de alimentación en paz, y ecológica, tendiendo a vegetarianismo. Una opción cada vez más obvia. saludos:

http://alimentacionenpaz.wordpress.com

http://semillasysalud.wordpress.com

qué suerte tengo ! Me alimento de los productos de mi huerta, en la que jamás he utilizado ningún produto químico. En 35 metros cuadrados nace comida para mí, mi familia y mis amigos. Vivir en el rural permite comer ecológico y ahorrar.

Enhorabuena por el post de hoy. tengo un compi de curro, que al bajarle el gobierno a 25 horas la joranada semanal (es interino en CV), se ha echado a la agricultura ecológica para completar sueldo. Madre mía los pimientos que me trae. Y a precio sin intermediarios, superasequible. Ahora vendrán las judías verdes rojitas, típicas de aquí, y luego las habas. Todo un lujo y esa química que me ahorro. Y a regalar a la familia y amigos.

sí, es verdad que para mucha gente lo de la comida ecológica es una moda, o como cualquier otra cosa que tenga un precio más elevado, para algunas personas es algo que les da un cierto "status". Pero para otros es algo que nada tiene que ver con modas o status, y, además, va mucho más allá de la salud. Es una convicción, un modo de vivir consecuentemente con sus creencias y de ir aportando nuestro granito de arena en la lucha contra el actual sistema imperante neoliberal, capitalista y consumista. Es chocante que se ataque a lo ecológico como algo que produce desigualdad cuando precisamente el sistema imperante es el que ha producido estas desigualdades, ha dejado a los pequeños campesinos sin tierras y está condenando al hambre cada vez a más gente en el mundo al ser el sistema actual la causa de que se pueda especular hoy en día con los alimentos básicos. Los cultivos ecológicos, unidos a la agricultura de proximidad, y de subsistencia en los países en desarrollo, conduce a sostenibilidad ambiental y social. Es más cara para nosotros porque no lo olvidemos, nos movemos en el sistema capitalista, pero si nos salimos de ahí hay otras alternativas, como los grupos de consumo ecológico, donde la gente compra directamente a los productores recibiendo estos un precio justo por lo que producen y fomentando la agricultura de proximidad que es sostenible con el medido ambiente y también económicamente, al eliminarse los transportes a larga distancia. Así también empezaríamos a salirnos de esta espiral consumista que nos obliga a comprar y consumir mucho más de lo que necesitamos. Nos bombardean con información y nosotros nos creemos lo que nos cuentan..., de eso tambien se aprovecha el sistema; debemos estar bien informados sobre todo sobre lo que comemos y consumimos, de dónde viene, qué supone que nos llegue esa producto a nosotros para el medio ambiente y quien lo produce (y no hablo sólo de alimentos)... si tuviésemos más interés en estar bien informados mucha gente cambiaría sus hábitos y forma de vida.

Vaya jartá de reír de buena mañana... cuando algún estudio científico demuestra la patraña de lo "bio", entonces es sesgado, falso, pagado por oscuros intereses, etc... en cambio los que apuntan en sentido contrario son los "buenos". Esta peña es como una secta.

Pues yo no creo que haya que ser un pijo-pogre para apuntarse a los productos ecológicos, pero sí es cierto que hoy por hoy son productos más caros y hay que poder permitírselos. Tal vez llegue un día en el que la agricultura no sea ese oficio de "paletos embrutecidos" y la oferta se equipare a la demanda estableciendo precios más justos en el sector. Mientras llega ese momento y no, en nuestro directorio de empresas proveedoras para la Hostelería y la Restauración hemos incluido la categoría de "Productos Ecológicos" para aquellos que quieran y puedan permitirse esa opción. Salu2

Menudo cacao mental tiene la gente...
Un producto ecológico no tiene por que ser ni peor ni mejor (como alimento) que no otro que no lo sea. Se trata de la forma de producirlo. La primera es natural y respeta el medio ambiente y la otra es una producción "industrial" que lo primero es producir y lo segundo, también. Al medio ambiente que le den.
Y esta visión se puede extender a cualquier producto que se quiera. La forma de producirlo impacta más o menos.
En mi caso dado un producto (alimenticio o no), voy a buscar el que menos impacto ha tenido en el medio natural.

El video es brutal!!!!!!!!

Hay una agricultura a medio camino entre lo Bio y lo convencional, es la PRODUCCION INTEGRADA. Esta agricultura trata de utilizar solo la química necesaria sin "atiborrar" el cultivo de productos de síntesis. No estaría mal que Mikel nos ilustrara de este tipo de agricultura alguna vez.

¡Hola!
Quizás hay un error de planteamiento y es considerar que sólo el mercado capitalista es capaz de satisfacer nuestras necesidades. Lo explico con un ejemplo que existe hoy:
Madrid, la mayor ciudad de España. Unas 200 personas se organizan en una cooperativa de producción - distribución - consumo donde cada semana se reparte una bolsa de verduras y hortalizas de temporada cultivada por la propia coope en la periferia de Madrid. A las verduras no se les trata con ningún químico. Es decir, lo que llamamos "eco".
Si bien la cantidad de alimento depende de la temporada, os aseguro que da para comer dos personas vegetarianas, añadiendo compra de pasta, arroz y alguna legumbre (por ejemplo, garbanzos y habas están incluidos).
La cuota mensual es de 54 €, es decir, 27 € por persona y mes. ¿Caro? Así se mantiene un proyecto en el que trabajan 4 personas con unas condiciones decentes, y de la que comen unas 200. Todo "eco" (sin etiquetar, por supuesto), todo barato y todo fuera del mercado capitalista. ¿Dónde está el snobismo, o el pijerío?
Todas las personas participan en las tomas de decisiones y desde la coope se intenta cambiar la realidad que nos rodea. Este ejemplo es la cooperativa Bah!, pero existen casos similares por toda España.
Los alimentos saludables no son caros, si nos lo proponemos y movemos el culo un poco. Ahora, si esperamos a que el mercado capitalista nos traiga la solución a casa, apañadas vamos.

En Murcia puedes consumir productos bio al mismo precio que productos convencionales en el mercadona: http://isoeco.blogspot.com.es/

Yo creo, como dicen por ahi, que se trata de un problema economico mas que de solubilidad.
Es decir, vamos a poner un pequeño ejemplo:
- Agricultor monta cesta bio que vende a un precio X. Hasta ahi, todo correcto. Buen plan. Ahora bien. En ese precio X esta lo que el agricultor "bio" te quiere cargar, es decir, compras muchas cosas que quiere el agricultor o una cantidad minima o lo que sea. Seguramente tengas que ir tu a buscar la cesta o si te la trae a casa tendras que pagar portes. Y es mas que probable que ese agricultor "bio", por otro lado, malvenda su producto a un proveedor de una gran superficie que se lo compra a un precio menor que el que te lo vende a ti porque en la gran superficie (hay grandes cadenas de productos "bio") tu tambien tendrias que pagar mas o menos el mismo precio que si se lo compras a el directamente. Resumiendo, compras lo que quiere, requiere un esfuerzo extra el ir a buscarlo que te lo traiga, y al final, no necesariamente sabe mejor y lo pago mas caro? Pues no se donde esta el beneficio, porque no necesariamente sabe mejor. A lo mejor es que vengo de un pueblo muy pequeño y ahora vivo en una ciudad grande y lo que mis amigos de aqui me tratan de "vender" como el no va mas, es, para mi, lo que comia todos los dias y no tenia que pagar mas ni nada, es decir, quitando las grandes ciudades es lo que tienes en el resto de los sitios. Tu vas a cualquier pueblo y en la tienda del pueblo te comes lo que han cultivado los vecinos y ya y en las grandes ciudades hay gente que se aprovecha de eso para sacar provecho y tratar de metertela doblada.
Que un restaurante apueste por los productos de proximidad me parece muy bien y tambien es mejor para ellos economicamente hablando, pero el producto "bio" creo que esta totalmente desprestigiado gracias a gente (del campo y de la industria) que se ha querido beneficiar con eso.
Un saludo

A la izquierda, con los ecológicos y los transgénicos, les pasa lo que a la derecha con el cambio climático: no les gusta lo que dicen los científicos. Creemos en la Ciencia cuando le conviene a nuestra ideología o a nuestros prejuicios. Qué triste.

Como muchas guarrerías, quizá por eso hace unos meses me he apuntado a un grupo de consumo, compramos verduras, frutas, carne, pan y muchos otros productos a proveedores pequeños, hay que implicarse en la gestión del grupo y eso es un rollo, pero los tomates saben a tomates, nunca me volveré una nazi-pija (ya me gustaría tener ese dinero) pero lo recomiendo. No voy a evitar el momento fan: hace mucho sigo el blog sin gustarme la cocina, pero me ayuda mucho a reconciliarme con ella, de vez en cuando, sin abusar. Saludos

Como muchas guarrerías, quizá por eso hace unos meses me he apuntado a un grupo de consumo, compramos verduras, frutas, carne, pan y muchos otros productos a proveedores pequeños, hay que implicarse en la gestión del grupo y eso es un rollo, pero los tomates saben a tomates, nunca me volveré una nazi-pija (ya me gustaría tener ese dinero) pero lo recomiendo. No voy a evitar el momento fan: hace mucho sigo el blog sin gustarme la cocina, pero me ayuda mucho a reconciliarme con ella, de vez en cuando, sin abusar. Saludos

Meca, pues yo también vivo en Austria, concretamente en Viena, y TODOS los productos ecologicos son significativamente más caros... igual es que no te fijas mucho en el precio porque no te hace falta. Mínimo un 50% más caro todo y sino dime donde compras y qué por favor, que a mi también me interesa.

Vivo en Austria, el país con la mayor superficie de agricultura/ganadería ecológica de toda la EU. En algunas regiones, el porcentaje llega ya al 50% de toda la superficie cultivable. Es fácil encontrar supermercados ecológicos, pero no solo eso: en cualquier supermercado "normal" se puede hacer la compra bio, pues para todos los productos básicos existe una alternativa ecológica. El precio de la cesta de la compra no va a variar mucho por eso. En realidad, todo es una cuestión de oferta/demanda. Saludos a todos, y gracias, Mikel, por fomentar el debate constructivo.

Vivo en Austria, el país con la mayor superficie de agricultura/ganadería ecológica de toda la EU. En algunas regiones, el porcentaje llega ya al 50% de toda la superficie cultivable. Es fácil encontrar supermercados ecológicos, pero no solo eso: en cualquier supermercado "normal" se puede hacer la compra bio, pues para todos los productos básicos existe una alternativa ecológica. El precio de la cesta de la compra no va a variar mucho por eso. En realidad, todo es una cuestión de oferta/demanda. Saludos a todos, y gracias, Mikel, por fomentar el debate constructivo.

Solo hay que recordar cuando uno cortaba una manzana y a los pocos minutos se ponian oscuras ,,,eso ya no pasa,por supuesto que son superiores los que comen productos 000000% toxinas pero eso es cada vez mas imposible de conseguir solo con guardarlos en plasticos ya se desprenden de dioxinas que se acumulan en el organismo,de todas formas van ganando y por mucha ventaja por que todas las semillas son tratadas o transgenicas y esto hace muy dificil conseguir semillas originales de años de cultivos.....

A mi me caen muy mal algunos fanaticos de lo ecologico. Creo que para alguna gente es una moda, o una pose. Mi companhera de piso desenchufa los electrodomesticos y lamparas de la casa todos los dias. Por Dios que esta el microondas enchufado, que desperdicio de energia! Pero luego hace la colada a 60 o 90 grados centigrados, pone la lavadora para lavar un pantalon, o deja la ventana del salon abierta cuando esta puesta la calefaccion. Gana poco y esta endeudada hasta la medula, pero todos los productos de limpieza de la casa y de higiene personal son ecologicos, organicos y no se que mas: son de marca cuestan 2 o 3 veces mas que los no ecologicos. A mi esta gente me da risa.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal