Aceite de oliva desvirgado extra

Por: | 30 de octubre de 2012

Aceite de oliva
Planta de envasado en una cooperativa. / GARCÍA CORDERO

 

Tenía que pasar. La OCU desvirgó el jueves a nuestro queridísimo aceite de oliva. Mejor dicho, desvirgó la inocencia de creer que todo lo que se vende en los supermercados españoles como aceite de oliva virgen extra lo es. El fraude era un runrún que corría en el mundillo gastronómico desde hace mucho tiempo. Pero ahora encuentra por fin un estudio independiente en el que basarse.

Según la Organización de Consumidores o Usuarios, Eroski, Hojiblanca en envase de plástico, Coosur, Ybarra, Consum, Arteoliva, Condis, Olisone, Aliada, Maeva y Olián dan gato por liebre: en sus envases leemos virgen extra y en realidad se trata de aceite virgen sin más. ¿Qué quiere decir esto? Nada grave desde un punto de vista sanitario, pero sí un engaño en términos de aroma y sabor: los aceites en cuestión no cumplen los mínimos exigidos para el extra, que son una acidez inferior a 0.8º y una nota en un panel de cata de 6,5 como mínimo.

Como es lógico, la mayoría de los aludidos niegan las acusaciones e insisten en que el informe no se adecúa a las normas de la UE. Según estas grandes empresas, el análisis aleatorio de muestras recogidas en supermercados no cumple los requisitos suficientes para ser creíble. Hojiblanca y Arteoliva aseguran incluso que demandarán a la OCU por el daño que ha hecho a las marcas con su falta de rigor. "Han analizado dos veces una misma muestra nuestra para este estudio", dicen desde Hojiblanca. "En una de las ocasiones, el resultado ha sido de virgen, y en otra, de extra. Entonces, ¿qué fiabilidad nos ofrece?".

Hace dos años, una inspección de la Junta de Andalucía ya detectó fraude en el etiquetado de 14 de 25 muestras de aceite analizadas en Jaén, aunque al final nunca se publicaron los nombres de los timadores. En febrero de este año se desmanteló una red que comercializaba mezclas de baja calidad como si fueran aceite de oliva. Y mientras tanto, críticos gastronómicos tan reputados como José Carlos Capel claman con insistencia que la mayor parte del AOVE que se vende en España es tan virgen extra como Madonna.

¿Qué está pasando con uno de los productos más emblemáticos -si no el más- de la gastronomía española? Para entender este complicado asunto, me puse en contacto con Anuncia Carpio, bióloga especialista en Grasas y Aceites por el CSIC y reconocida experta en AOVE. Para Carpio, el estudio de la OCU es "oportuno". "Por miedo a que baje el consumo, callamos demasiado (las administraciones sobre todo) y siempre ganan los mafiosos y se perjudican los productores que trabajan bien".

Carpio no se atreve a dar cifras, pero afirma que muchos aceites que se venden como virgen extra son o vírgenes a secas o ni siquiera eso. "Los aceites económicos, casi todos". Respecto a las marcas señaladas en en informe de la OCU, explica que utiliza algunas de ellas en sus catas y cursos "como ejemplo de lo que no se puede envasar como virgen extra".

El problema de este fraude es que por ahora es difícil de detectar con un simple análisis químico. Para Carpio, la valoración sensorial es imprescindible: "Un virgen extra no puede tener defectos organolépticos. La cata es, según el reglamento comunitario, un parámetro fundamental para la clasificación de los aceites".

Precisamente los paneles de cata sensorial que regulan la clasificación de los aceites son el principal caballo de batalla entre las grandes empresas del aceite de oliva por un lado, y los pequeños productores y consejos reguladores por otro. Las primeras dicen querer "homogeneizarlos" porque sus resultados son muy dispares. Lo que para los segundos es sinónimo de "invalidarlos", es decir, de suavizar los controles y dar carta blanca al falso AOVE.

Fernando Ortega, responsable de la empresa Iloveaceite, explica que en países como Estados Unidos, los aceites están sujetos a diferentes estudios independientes, sobre todo de universidades, que influyen en su precio. "Esto obliga a mantener estándares de calidad". Ortega cree que mientras las inspecciones en los lugares donde se produce el aceite son exhaustivas, una vez llegado a las tiendas los controles se esfuman. Y es justamente en los lineales de los supermercados donde se degrada.

"El AOVE es puro zumo de aceituna de máxima calidad", explica. "Un producto muy delicado que si lo mueves, lo transportas de un lado para otro, lo almacenas en campas o lo dejas en una estantería a la luz del calor de los focos como si fuera un cartón de leche, pierde su cualificación. Ocurre que muchos vírgenes extra con nota de 'aprobado por lo pelos', en cuanto pasan varios meses mal conservados o expuestos en lugares inadecuados, esa nota organoléptica baja y por tanto no es un virgen extra, sino un virgen. Además, si el aceite es viejo o está expuesto en lugares manifiestamente inadecuados, se ve afectado y se enrancia. Entonces se cataloga como 'lampante', o sea 'técnicamente no apto para el consumo'. No porque te envenenes, sino porque está más malo que los perros".

¿Qué podemos hacer entonces cuando queremos hacernos con un buen aceite de oliva virgen extra? "La única manera de estar seguro de que lo que dice la etiqueta es verdad es comprar en origen (directo del productor) o en tiendas especializadas en las que los dueños saben lo que compran, controlan las fechas de consumo preferente y mantienen una conservación adecuada".

Para Ortega, el estudio de la OCU no sólo es "acertado", sino "necesario". "Gran parte del sector está en manos de seis o siete empresas gigantes que lo dominan todo, tipo Hojiblanca, Maeva, Acesur (Coosur)... curiosamente los más afectados. Este tipo de informes, lejos de perjudicar, ayudan a que los que lo hacen bien. Mira lo que ha pasado en EEUU. Se han cansado de la mierda que mandaban desde España y han colocado unos fuertes controles de calidad para la importación. ¿Perjudica eso? Sí, a los tramposos... que en este caso son los más grandes. Que se aguanten y hagan las cosas mejor".

En Hojiblanca, la marca líder en España, tienen otra visión del asunto. "Somos los primeros interesados en que se valore el aceite de oliva", asegura Pilar García, directora de Comunicación de la empresa. "En el mismo estudio hay varias marcas, entre ellas la nuestra, que salen bien con otras referencias que están mal posicionadas. Nos hacemos entonces la pregunta: ¿el mismo grupo empresarial defrauda en unos determinados aceites y en otros no?".

García coincide con Ortega en que los enemigos de los aceites son la luz, las altas temperaturas y algunos olores. "Es muy fácil conseguir que un aceite salga mal parado en un análisis si no ha sido correctamente conservado. Si un producto congelado o un yogur durante su recorrido desde el envasador hasta el consumidor perdiera la cadena de frío y el producto no llegará en óptimo estado, ¿estaría su envasador engañando y defraudando al consumidor?".

García insinúa que tras la polémica están los intereses de países competidores, sumados a los de "un grupo reducido de personas" que viven de la cata o defienden "un aceite de calidad extrema e inalcanzable frente a la otra gran mayoría que tiene que vender sus aceites". "El país debería reflexionar seriamente sobre estas situaciones críticas del sector, ya que nos posiciona muy por debajo con respecto a otros", afirma García.

No sé si el informe de la OCU estará bien o mal hecho. Si finalmente hay demanda, se pronunciará la justicia, y más les vale a las empresas aceiteras tener más suerte que los productores de leche, estrellados en un caso similar. Lo que no puedo compartir es esta costumbre de rasgarse las vestiduras que tienen los gremios alimentarios españoles. Cada vez que alguien denuncia o critica las malas prácticas de unos cuantos, generalmente los más poderosos, se le acusa de "hacer daño al sector" al completo y de "poner en peligro puestos de trabajo". Y yo me pregunto: ¿no hace más daño al sector la falta de autocrítica, la baja calidad de los productos o la posible existencia de fraudes?

Hay 155 Comentarios

Vivo en Alemania, en la frontera con Francia, y me doy una vuelta por allí cada tres meses para comprar "aceite de oliva virgen extra" espan~ol en cierto supermercado. Sé que no es extra, pero es incluso más barato que cualquier otro aceite de oliva (por lo general italianos, o a veces griegos) que encuentro en los supermercados alemanes. Y la verdad es que me sabe mejor que esos. Pero las cosas como son: si uno quiere un aceite de oliva virgen extra, se tiene que gastar el dinero. O hacer el esfuerzo. En París, en la plaza de la Madellaine hay un par de tiendas de gourmets con delicatessen que se suponen son lo mejor de lo mejor que se pueda comer en este mundo. Allí he visto botellitas de 0,75 litros de aceite oliva virgen de la Toscana por más de 25 euros. Por supuesto que no lo he probado. Puestos a gastarme alrededor de 30 en un aceite, me compraría una garrafa de cinco litros de cualquier cooperativa de la Sierra de Cádiz. Un líquido espeso, verde, turbio, con sabor y aroma.

Por cierto, que esto de vender como oro algo que sólo es decente no es ni de lejos exclusivo del aceite, y hace mucho mal a nuestra gastronomía. Aquí en Alemania veo a menudo chorizo o jamón espan~ol se me revuelven las tripas. Chorizo o jamón de los que uno se metería en un bocadillo cuendo no tiene ganas de hacerse una tortilla de patatas, vendido como si fuera ambrosía recien robada del Olimpo. "Vinagre de Jerez", en botellitas negras de cristal de 0,35 litros, con etiquetas imitando al pergamino o a las de los propios vinos de Jerez, pero que luego apenas se diferencia en nada del vinagre normal y corriente que te venden en botella de plástico a 0,35 el litro...
Depués le dices tú a un alemán que deje el balsámico de Módena y pruebe el vinagre de Jerez y se ríe de ti. Le dices que el jamón ibérico es lo mejor que puede llegar a probar en su vida y te mira con cara de "ganar el mundial se te ha subido a la cabeza". Y lo mismo con decenas y decenas de productos...

En fín, visto retrospectivamente, como se ven tan bien las cosas, ¿no era extraño tal cantidad de aceite de oliva virgen extra? ¿no era extraño que se vendiera incluso a precio más bajo que el normal? ¿Hubo alguna vez 1.100.000 vírgenes?
¿Y cómo que no hay fraude sanitario? No es que nos estén envenenando pero casi, porque resulta que el único aceite realmente cardiosaludable es el Virgen Extra, pero el normal no. Entonces hay gente con problemas cardiovasculares tomando una sustancia creyendo que favorece su salud, cuando en su lugar le perjudica.

Buenos dias Mikel, Leí la noticia el pasado Domingo en El Pais y ya me extrañaba que tu no hubieses escrito sobre el tema. Un tema importante, básico en nuestras cocinas.
Es terrible que puedan seguir "engañando" al público tan descaradamente, me vino a la memoria aquel fraude que minó la salud de miles de españoles, el dichoso "aceite de colza".
Me horroriza que aún puedan seguir intentando darnos "gato por liebre".....sobre todo en productos alimentarios, que juegen con la salud de las personas y con el bolsillo de los consumidores, tal y como está la economía familiar.
Soy una fiel defensora de que se consuman los productos locales, los de temporada y que las amas de casa conozcamos y sepamos que compramos.
Por motivos profesionales de mi padre, hace más de 50 años nos desplazábamos a comprar aceite de oliva, recién "exprimido" en la almazara de una de las zonas aceituneras de Málaga: Periana.... Toda la provincia malagueña es una gran productora de un aceite de excelente calidad y una de las marcas mencionadas es de aqui, Hojiblanca de Antequera, ya es triste que tal y como está la economía "hundan" la poca industria que va quedando....Ya es triste que el aceite de nuestra tierra lo envién hacia Italia, lo vendan como italiano y tenga a nivel mundial más fama que el español.
¡¡¡ Si es que no tienen arreglo !!!! Matan la gallina de los huevos de oro....dinero rápido y fácil....¿eso es lo que vale hoy en dia? Terrible, pero cierto, no hay escarmiento para tantos "chorizos".
Buen dia....y gracias por la información en tu blog sobre el tema.

Buenos días.
En muchos casos, no se tratan del mantenimiento adecuado del aceite envasado, sino el problema ya viene del fruto en sí. Si la aceituna no está sana, ya afecta a la calidad del aceite que obtiene. El atributo negativo de la cata sensorial viene del fruto, la elaboración y desde luego la conservvación.

En Estados Unidos ocurre lo mismo. Aquí viene un estudio interesante.

http://static.oliveoiltimes.com/library/olive-oil-quality-foodservice.pdf

Un saludo.

Tomiko

Mira que le habia comentado yo esto a mi familia de Jaen, que algun aceite de cordoba que habia probado y sobre todo el extra virgen italiano era mucho mejor y se lo tomaban a pecho como si les faltase al respeto...es que no tenia nada que ver ese color casi verde del virgen extra de verdad con lo que hay en botellas de plastico...de hecho los italianos me dijeron: mientras sigais vendiendo el aceite en botellas de "lejia" no tendremos problemas de competencia (el vidrio creo que conserva mejor y desde luego da mejor presencia tambien)

Hola,

Esta página puede resultar interesante.
http://truthinoliveoil.com/about-truth-olive-oil

También la subsección de aceites españoles:
http://truthinoliveoil.com/great-oils/spain/

Saludos,
ninja

Buenos días. Esto no era un run run exclusivo de la hostelería, sino un griterío absolutamente cargado de razón de los productores y cooperativas.

Desde los Consejos Reguladores se trata de generar una imagen, con diversos factores en contra y desde las autoridades sanitarias y de consumo pertinentes se hace muchísimo más de lo que llega al gran público... porque los jefes de esta gente que trabaja y supervisa el dia a dia son políticos y sabemos todos lo que significa esto.

A mí lo que me sigue preocupando sobremanera es la tremenda e ignota incultura general de la gente acerca de qué es el aceite (alimentaria en general) y cómo se produce. Nos quejamos de que los niños piensan que la leche viene del tetra brik y no de la vaca y la mayoría de los adultos son iguales.

¿Qué aceite de oliva vírgen extra podemos comprar entonces?

Lo gracioso es que las grandes marcas hacen lo de siempre cuando se publica un estudio: protestar por su publicación, no entonar el mea culpa y mejorar su calidad...
Yo, como buen andaluz, me fío de la vista para elegir un aceite virgen de la estantería, y no por el color (que en botella de plástico no sirve porque están coloreadas).

Como siempre poniendo el dedo en la yaga, muy bien! El cachondeo que se trae España con el aceite virgen extra pasa factura cada día a uno d elos productos señeros de l país!
Noviembre será el mes del aceite de oliva virgen extra en www.lacasadelgusto.com, y nuestros Talleres del Gusto lo tendrán como protagonista... maridado con los vinos de pago de Abadía Retuerta ;)

En el mundillo de los tratantes de aceite, los que compran cisternas y no las venden hasta que le sacan por lo menos 20 c€ por litro, a estos aceites se les llama "diseños", son mezclas de distintas calidades y orígenes que se hacen para cumplir los estándares mínimos que marca la legislación. Pueden llegar a incorporar aceites de repaso de orujo en los que se puede haber filtrado aceite inorgánico de los decanter.

Qué bueno saberlo... gracias por el post de hoy.
almu
http://www.mavieenroseblog.com/

Esto es que no tiene arreglo. Mientras eso sucede, los pequeños productores no podemos vivir del campo porque si no, ya hubiéramos muerto de hambre. Si es que en mi pueblo las personas mayores que aún guardan sus campos, recogen las olivas por costumbre y los más jóvenes, pues por lástima, para que no se queden en el árbol, pero nada más.

Y yo pensando que era una rara porque no me gusta el aceite... ya veo, lo que no me gusta es lo que se vende como aceite. Sí es bueno Alfar La Maja, de Navarra. Pero para casi todo lo que no es ensalada o plancha o patatas fritas, girasol alto oleico que nunca jamás reutilizo. Y para pastelería, mantequilla... que por cierto necesita un estudio propio, también con diferencias abismales según marcas y establecimientos.

¿Y nadie va a meter mano en esta ESTAFA multitudinaria? ¿los consejos reguladores qué rayos hacen?

Los análisis de la OCU son siempre interesantes pero creo que podrían ser aún más claros. Pongo un ejemplo. Tras leer el informe fui a mi despensa y el aove de marca Día en botella de cristal que yo tengo -bien parada en el informe- está envasada por la peor situada en la lista - Maeva-. Bajé al supermercado y ahora la empresa que envasa el aove en vidrio para Día es otra. ¿Cuál es la que valora el informe? ¿Son las marcas blancas capaces de mantener estable su calidad independientemente de la empresa de fabricación?
Creo que sería bueno que la OCU incluya junto a la marca blanca la información del fabricante de la muestra que analizan.

Otra muestra más de la"picaresca"(estafa) española.

Y mientras tanto a los pequeños productores ya no nos sale rentable ni el coger las aceitunas del árbol.

En los análisis de la OCU, siempre Mercadona en el primer puesto. Da que pensar...
¡Qué asco lo de Nacho Vidal y los chinos!

Ya me parecía a mí que el Olisone ese del Lidl era demasiado barato para ser virgen extra...

El 95% del acéite de oliva "virgen" que se vende en España es de mala calidad.NOS HAN ENGANÑADO DURANTE LUSTROS CON NUESTRO ORO LIQUIDO , PERO DE ORO NADA , SALVO EN EL PRECIO, LA CALIDAD SIEMPRE HA SIDO INFIMA....Miren un buen acéite debe tener olor , sabor dulzón, no amargo o ácido ,el color, según su orígen, va de verde claro o amarillo a más intenso y algo muy importante cuando se saborea y luego se traga no debe dejar la garganta amarga .....hagan la prueba y díganme cuántas pasan la prueba¿? La imensa mayoría tienen un olor fuerte , sabor intenso y amargo que sobresale con cualquier producto , de ahí que valgan para las las ensaladas , fuera de ese reducto el acéite de oliva, sino está muy refinado y si apenas sabor te puede fastidiar un fino guiso!!

estoy con @nacho. Para cocinar me da un poco igual que la calidad sea mejor o peor (de hecho, si bajan el precio a estos falsos virgen extra los compraría) pero para crudo guardo como oro en paño el aceite que nos traen del pueblo de mi marido (aunque a lo mejor también nos están estafando, y como no somos expertos nos dan gato por liebre)

¿Por qué en el aove no se indica la fecha de producción y de envasado? El aceite de oliva se almacena de un año para otro dependiendo del precio. Sería una información importante en este caso y que puede decantarte a la hora de comprar un producto u otro, incluso de la misma marca.

Desde hace años compro el aceite en una cooperativa de Cehegin. Cuando vemos que nos falta, agarramos la furgo y nos vamos para alla desde Madrid, compramos garrafas de 5 litros para un regimiento (porque siempre nos encargan) y de vuelta a casa a disfrutar de este oro liquido. Por supuesto, bien guardadito en la despensa y sin que le de la luz, como a las patatas o las cebollas. ¿Que nos sale el viaje por un pico? Por lo menos sabemos que es aceite de verdad y que no nos estan dando gato por liebre. Mientras podamos,seguiremos asi... Muchos me llamareis snob pero prefiero eso a comprar en un super, abrir la botellla y tener que tirarlo porque estaba rancio.

Hombre, yo creo que no es tan grave. Hace cuatro días como quien dice, empezamos a valorar el aceite de oliva. Ahora estamos empezando a conocerlo. Las empresas dan lo que exigimos. Si el cliente habitual (yo, por ejemplo) compra sistemáticamente aceite de oliva virgen, pero no sabe distinguirlo del 3 en 1, es normal que lo etiqueten todo igual. Vamos, que yo no sabía que existía el aceite de oliva virgen No Exra. Y menos aún lo del almacenaje. ¿Alguien se fija en la fecha de envasado? Yo no.
Así que el estudio me parece oportuno, acertado y muy necesario. Pero además un cursillo tampoco me vendría mal.

Supongo, espero que sea así, que en el precio se notará la calidad...yo para la cocina diaria, en guisos, carnes y pescados a la plancha, etc. utilizo un virgen extra (o eso creía yo) barato y para ensaladas, tostadas, etc. (es decir para su uso en crudo) utlizo un virgen extra de los de botella de cristal, más caro; además suelo elegir según el tipo de aceituna (me encanta el de picual). Por supuesto que me gustaría gastar del mejor para cualquier receta, pero como no puedo permitírmelo, hago esta distinción. Seguro que habrá puristas que me dirán que no saben igual las lentejas o el estofado si pongo aceite barato que caro. Yo no lo noto, es más, para ciertas recetas hasta prefiero un aceite que aporte poco sabor para que no protagonice el sabor.
En todo caso, no se puede engañar al consumidor, y si pone que es virgen extra, por muy barato que sea, tiene que ser virgen extra.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal