El libro de cocina más triste de la historia

Por: | 17 de octubre de 2012

Microwave for one
Come frente a tu microondas. / EL COMIDISTA

 

Los blogueros, periodistas y demás gente que publica artículos en Internet nos solemos quejar de lo bordes o insultantes que pueden llegar a ser los comentarios o respuestas en las redes sociales de algunos lectores. Es cierto que siempre hay trolls capaces de tocarte las narices, pero cuando me topo con uno procuro pensar que es mucho mayor el número de personas que agradece tu esfuerzo, te ayuda a corregir errores, te da un punto de vista diferente o te proporciona información útil de manera desinteresada.

Algunos de los temas que aparecen en este blog parten de ideas o sugerencias de individuos que lo leen. El de hoy, por ejemplo. Hace algunas semanas, una chica llamada Ani me mandó un email en el que me hablaba de "lo que parece el libro de cocina más triste del mundo, Microwave for one". En cuanto hice clic en el enlace de Amazon que añadía, me di cuenta de Microondas para uno constituía todo un hallazgo: un recetario absolutamente deprimente, tan bajonero en su planteamiento y en su imagen que merecía un análisis en profundidad. Como sólo costaba 1,50 euros, no me pude resistir a comprarlo, y ahora por fin forma parte de mi biblioteca gastronómica.

Fechado en 1987, el libro es obra de Sonia Allison, la bella señora que aparece en la todavía más bella fotografía de portada. Allison, que según dice la solapa está casada, tiene un hijo y vive en Hertfordshire, ya se había adelantado a su tiempo al escribir su primer recetario microondesco en 1978, cuando los aparatos eran casi una rareza. Imagino que animada por el éxito del invento, la británica volvió a la carga en los ochenta dando una nueva vuelta de tuerca al concepto: si cocinar en el micro ya es un acto desesperado de por sí, esta vez los platos estarían pensados para ser consumidos en la más completa soledad.

"Mirando atrás, siento no haber sido capaz de montar este libro antes y acudir al rescate de tantas personas que me han escrito pidiéndome recetas de microondas para uno", escribe Allison en la introducción. ¿Y quiénes son estas ánimas en pena culinarias? "Estudiantes que comparten piso, ancianos que viven solos, padres que trabajan, profesionales ocupados, obreros, equipos médicos que hacen turnos, tripulaciones de aviones y adolescentes". Perdona, Sonia, ¿has escrito "adolescentes"? "Sí, he escrito adolescentes", imagino que me contestaría sin especificar si habla de adolescentes abandonados por sus padres o adolescentes recluidos en celdas de aislamiento.

Microwave for one 2
Cruasanes rellenos y huevos viejunos. / EL COMIDISTA

 

Mi capítulo favorito de Microwave for one se titula The Croissanterie. "Entra en la croissanterie chez moi y disfruta de una selección de los sándwiches más trendy del momento", explica una supermoderna Sonia antes de sacudirnos una colección de cruasanes rellenos de cosas y convertidos en una masa caliente, blandurria y repugnante tras pasar por el micro. La cumbre culinaria de la sección es el cruasán con paté y lechuga, un vegetal que como todos sabemos se vuelve mucho más apetitoso tras una buena dosis de ondas electromagnéticas rejuvenecedoras.

Pero Sonia no se ve a sí misma como una gourmet, sino como una especie de salvadora de seres melancólicos que se alimentan con latas y sopas de sobre delante del televisor mientras miran de reojo un teléfono que nunca sonará. "Me he asegurado de que las recetas son rápidas y fáciles de preparar [muy bien Sonia, tiempo es justo lo que les falta a las personas que carecen de vida social], haciendo hincapié en la economía y sin pedir ingredientes raros [fantástico Sonia, no vaya a ser que tengan que ir a comprar a otro sitio que no sea el Dia y conozcan a alguien]".

En la frase siguiente del prólogo, Sonia hace gala de una crueldad refinada. "¿Quién, cuando cocina para sí mismo, quiere una larga lista de ingredientes que tiene que salir a comprar, usa dos veces y quizá no vuelva a tocar?". Estoy convencido de que Sonia escribió "quizá no vuelva a tocar porque en cualquier momento puede morir, y después de dos semanas los vecinos se quejarán del fuerte olor que sale del piso y la policía encontrará su cadáver medio devorado por los caniches", pero el editor se lo censuró.

Dado que el film de plástico para envolver está presente en la mayoría de las recetas, asumo que buena parte de los solitarios que las hayan puesto en práctica ya habrán fallecido a causa del cáncer. Los que no, es posible que se hayan muerto de pena por la visión continuada de las fotos, una orgía de composiciones cursis, vajillas viejunas, iluminaciones tristonas y emplatados con menos gracia que un inglés bailando salsa. También es verdad que hay que ser compasivos: posiblemente en 1987 estas imágenes eran frescas. 

Microwave for one 3

'Potato waffle' de microondas, ¡mmmmmm! / EL COMIDISTA

 

Como no podía ser de otra forma, Microwave for one se ha convertido en un libro de culto, que ha logrado reunir un nutrido grupo de fanses desde su estantería virtual en Amazon. De hecho, constituye uno de los mejores ejemplos del fenómeno de las spoof reviews, críticas paródicas hechas por usuarios en la tienda online en las que, más que comentar un libro, se burlan de él. Os dejo con una pequeña selección de las mejores.

"Encontré este libro en un contenedor de basura detras de un local de Taco Bell y KFC. Me salvó la vida. Ahora, cuando me pongo la pistola en la frente cada noche, lamentándome entre la soledad y la desesperación, al menos lo hago con la tripa llena de raciones de la Cruz Roja pasadas por el microondas a la perfección". Michael B., California.

"Después del divorcio mi dieta consistía principalemente en fideos japoneses crudos y whisky. Entonces descubrí 'Microwave for one' y mi vida cambió. Mis capítulos favoritos son: 1) Enchufar el microondas y tú. 4) Como esperar tres minutos. 11) [Capítulo extra] Comer con gatos". Benjamin L. Hamilton, Nevada.

"Cuando llegaba a casa del trabajo la única cosa que quería ponerme en la boca era el frío cañón de la escopeta de mi abuelo. Entonces descrubí el pollo Tetrazzini de Sonia Allison, y ahora ya son dos cosas". Michael Pemulis.

"Este libro inútil es demasiado grande para entrar en mi vídeo VHS. ¿Cómo se supone que voy a ver las recetas? ¡No estoy nada contento!". Herp McDerp.

"Estaba muy pálido y anémico de comer sopa fría de lata cuando este libro llamó a mi puerta. No tengo ni idea de quién me lo mandó, ¡pero le estaré eternamente agradecido! Al principio lo pasé mal porque no sabía si mi sopa estaba suficientemente caliente. Resolví el problema poniendo un poco de cartón en el cierre de mi microondas y ahora puedo cocinar con la puerta abierta, y así meter el dedo en la sopa para saber si está lista. Siento que como mejor y mis compañeros de trabajo incluso dicen que mi cara tiene más color". J. Stephen, California.

"Una gran continuación de lecturas como 'Bebidas para uno', 'Sexo para uno' y 'Las cinco personas que conoces en el cielo'". David Hiett.

"He sido abducido por extraterrestres 16 veces en los últimos tres años y medio. Después de las pruebas y las biopsias es muy reconfortante abrir el libro que más atesoro: 'Microwave for one', de Sonia Allison. Sí, su receta de pollo Tetrazzini es fantástica, pero un poco facilona para mí. Soy un 'foodie' aventurero, así que voy siempre directo a la sección gourmet. Palomitas de maíz con agua caliente es mi plato preferido cuando quiero impresionar a mi novia imaginaria y a su familia. Les he servido todas las recetas del libro y siempre preguntan dos cosas: cuál es mi secreto y si les puedo dar un poco para llevarse a casa". Louis Green.

"Simplemente le mencioné este libro a una mujer con un carrito de la compra. Ahora estoy usando el microondas para dos". Joe

"Me compré este libro hace dos años, y al principio lo disfruté mucho. Mis habilidades culinarias mejoraron mucho y pasé de los cereales y los fideos japoneses a la patata tibia y los fideos japoneses. Aun así, debo ponerle sólo una estrella a este libro. Aunque encontré fáciles las recetas, las lágrimas que caían de mi cara hicieron que la tinta se corriera en algunas páginas, y varias de mis recetas favoritas quedaron ilegibles. Como Amazon todavía no ha lanzado la versión electrónica del libro, te advierto de que debes plastificar las hojas". Rocco Ricardi, Cleveland.

"Gracias Sonia por enseñarme que la vida puede ser disfrutada sin tener ninguna autoestima". Jimmie Jimmie, Irlanda.

Hay 282 Comentarios

¬Pierde 5KG en 9 DIAS. Te muestro mi método en este VIDEO: http://su.pr/1xuU15

Damián hijo, ojalá se te lleven unos orcos a Mordor.... coñazomadremía

¡jajajajajajaja!!!! ¡Inconmensurable artículo!!! ¡Me he reído como hacía tiempo! (casi me echan del trabajo)

Desde luego que tiquismiquis hay por aquí. A los que se quejan... De verdad es buena idea meter un cruasán en el micro relleno de lo que sea para luego comerlo?
Es que nadie ve que ese libro es la mayor cutrada de la historia?
Que sí yo como sólo, que si yo uso el micro.... De verdad os sentís identificados con el semejante espécimen?

Jajajaja Mikel, me parto. ¿Cómo puede ser tan elegante y sutil la crueldad? Como dirían en taringa, te doy mis dies xD

Mis más sinceras felicitaciones al valiente e inteligente caballero cuya sobria, elegante, natural, espontánea y, sobre todo, modesta, fotografía (¡al par del resto del blog!) resume brillantemente la profundidad y el fulgor de su pensamiento (Don Mikel López Iturriaga).
Por muy mal que piensen los amargados (y amargantes) de siempre, reacciones como las de Don Mickey (no te importa, ¿verdad, Patxi?) son siempre salutarias, pues es necesario que voces templadas, viriles y sabias como la suya denuncien como corresponde el escandaloso plagio que esa pérfida súbdita de la siempre pérfida (y estulta) Albión ha perpetrado anticipándose (en 1987, o bien en 1978 en cuanto a la primera versión), con típica desfachatez británica, a ese pináculo del más refinado arte gastronómico que es “Las recetas del comidista” (¡Un “acercamiento apasionado a la cocina sin pretensiones ni ínfulas gastronómicas”, toma ya!), que vio finalmente la luz en 2011 (un plagio inglés descarado que lleva cometiéndose desde hace 25 años, o 34 si partimos de 1978).
Sabido es que el acto de preparar y servir una comida para compartir (¡no como esos sucios ingleses, que ingurgitan en solitario –¡y de qué manera!¬– sus asquerosas comidas microondadas!) es uno de los más antiguos y nobles actos de civilización que realizaron y nos transmitieron nuestros antepasados +/- humanos, y que nosotros mismos perpetuamos y transmitimos a nuestros descendientes. Compartir es humano, noble, bello y justo. Sobre todo si se trata de recetas de cocina. Es por ello que debemos compenetrarnos de las audaces y, cómo no, sabrosísimas, proposiciones de Don Mickey (no te molesta, ¿verdad, Patxi?). Recomiendo encarecidamente capítulos tales como “Humillar a tus compañeros con el tupper” (aunque, modestamente, considero demasiado reductor el limitar el beneficio de la humillación a mis compañeros: ¡la familia es lo primero!), “Engañar sirviendo sobras” (Don Mickey habla con conocimiento de causa), y que estén especialmente pensadas (o, como diría Don Mickey, diseñadas) “para torpes/zotes/organismos unicelulares” (obviamente, todos lo somos en comparación del gran y eternamente modesto Don Mickey).
Las estúpidas e inútiles críticas al riguroso trabajo de análisis emprendido por Don Mickey (con la profesionalidad que todos le conocemos; incluyendo el desgarrador y magnífico, sobriamente relatado, sacrificio de parte del patrimonio familiar [recordemos que no fueron menos de €1,50, que se dice pronto] que Don Mickey [no te importa, ¿verdad, Patxi?] tuvo que arriesgar en la adquisición de la obra que, con 25 o 34 años de antelación [sí, es que los hijos de la Gran Bretaña son la leche, no pasteurizada] plagiaría integralmente ese definitivo, riguroso, elegante e inigualable compendio/tratado del saber culinario [por el sabor a culo] y gastronómico [por las gastritis astronómicas que engendra] que son “Las recetas del comidista” [título cuya profundidad abisal intenta, torpemente, remedar la remendada y plagiaria hija de la Gran Bretaña]), no hacen más que ilustrar el resentimiento y la baba de la caterva de ridículos paletos carpetovetónicos envidiosos y que no saben qué decir ante un Autor (sí, con A mayúscula) del calibre y la enjundia de Don Mickey (a tí te da igual, ¿verdad, Patxi?). Son (es evidente) como esos estudiantillos de filosofía de tres al cuarto, que se atreven a criticar a Sócrates (indiscutiblemente, uno de los mejores centrocampistas de todos los tiempos).
Es el de Don Mickey un sesudo, elegante, soberbiamente argumentado, estudio de ése británico (y, por lo tanto, inmundo) plagio (cuyo bárbaro título no mancillará esta humilde prosa; que se quiere en homenaje y “al estilo de” nuestro Don Mickey nacional). Don Mickey escribe (tanto aquí en su blog, fuente de sabiduría; como en su gloriosa e inmortal obra “Las recetas del comidista”) con el más alto y elegante de los estilos, sobrio, cincelando cada expresión, ponderando cuidadosamente cada vocablo cual Miguel Ángel esculpiendo su David. Renace así, y con qué fulgor y énfasis, el antiguo arte de la retórica, del argumentar articulando. Sin embargo, la auténtica pepita de oro la constituye el fondo de su pensamiento: a la rigurosa y exigente calidad del análisis le sucede la implacable rotundidad de los brillantes y exquisitos aportes del propio Don Mickey, inigualables de maestría, tanto son humildes, sopesados y, por sobre todas las cosas más sagradas que haber puedan (incluyendo, cómo no, “Las recetas del comidista”), maravillosamente rebosantes de las mejores y más nobles intenciones. Las burlas, son propias de monos y necios, y Don Mickey no es ni lo uno ni lo otro. Es, simplemente, un Genio. Y su magnífico tratado, "Las recetas del comidista", es la obra más original (y decisiva) de los últimos 10.000 años. Sépamoslo.

que jartá de reír... una de las mejores entradas tontunas-reveladoras de este blog.

y creo que este blog se está haciendo muy famoso por momentos... y más allá!

saludos Mikel.

Cito: "Lamentable artículo. No sé qué gracia tiene reirse del trabajo que alguien hizo en su momento con esfuerzo e ilusión."

Si a ti hacer esas chapuzas de recetas te parecer haber realizado un esfuerzo, yo personalmente no te contrataría para nada en la vida. A parte de que el hacer un esfuerzo no es motivo para que la gente compre un libro. Si tanto te gusta valorar el esfuerzo de la gente que escribe libros inútiles, lee el ultimo libro de Sardá. O todas las biografías sesgadas y trampeadas de todos los políticos, que ahora se ha puesto de moda que todo dios publique una biografía por miserable y sosa que sea su vida.

La mierda debe estar donde debe estar, junto al resto de la mierda, no en las tiendas ni estanterías.

Es más triste escribir un artículo como éste. Y honestamente ¿" la bella señora que aparece en la todavía más bella fotografía de portada"?
El grado de idiotez de tu artículo es asombroso.
Y pensar que hay tanta gente con talento muriéndose de hambre. ¡Qué injusta es la vida!
P.D. Yo de adolescente vivía solo. Y ni estaba abandonado por mis padres ni estaba recluido en una celda de aislamiento.
P.D. 2 un inglés bailando salsa. O un español escribiendo para un periódico.
firma: un inglés que baila salsa.

¿Libro cutre? el articulo otra cutrez. ¿O es que por la ilusión del que escribe va a ser bueno? El vocativo, debes separarlo por comas, el libro del micro no comete ese error y es mas largo! tanto criticar... Aprende de Ratatouille!!

pues a mi despues de haber vivido 5 anhos en England...que quieres que te diga, el libro me parece una maravilla!

Está claro. El microondas es el mejor amigo del hombre.

Bueno sí, la portada es más setentera que ochentera, un poco "Un hombre en casa" (para los jóvenes, exitosa serie británica de los 70), pero por lo demás no entiendo qué tiene de gracioso. Yo me paso el día buscando recetas para microonds por Internet! (más triste que eso, imposible!)

Gracias Mikel por ponernos una sonrisa de vez en cuando.

Si el libro es una cutrez, pues es una cutrez. Ahora va a resultar que porque una persona escriba un libro o ponga ganas en ello ya hay que alabarlo y está libre de malas opiniones. Menuda majadería. Pues anda que no están llenas las estanterías de las librerías de malos libros y pésimos autores. Ya está bien de elevar a los altares al primer juntaletras que logra poner sobre el papel unas pocas ideas. El libro es malo y su autora una becerra literaria que se masturba con el microondas. No hay más. Y a los que vivís solos, si no queréis que os critiquen, dejad de vivir solos. Ha sido vuestra decisión o vuestro destino, de modo que aceptarlo. Asco de sensiblerías y de quejosos que quieren respeto hasta por el hecho de que le nazcan pelos en el culo. Ahora va a resultar que vivir sólo es análogo a ser el nuevo Gandhi y están haciendo algo digno de alabanza. Get a life, cazurros!

muy graciosos los comentarios de Amazom, pero yo hubiera agradecido que el tema de los que comemos solos se tratara en serio.
Mikel, la cuarta parte de los españoles vive y come sola. este artículo es un prodigio de ignorancia sobre lo que significa comer solo.
hay un libro italiano de cocina que durante muchos años me sirvió para mejorar la calidad de mis platos y que trata precisamente de los problemas culinarios a los que se enfrentan las personas que comen solas. pero no voy a dejar el título ni la autora en un blog en el que este asunto solo produce risas.
comer solo no significa partir por 6 las recetas que aparecen en todas partes.

Jo! Tremendo documento...
www.laperfidacanalla.com

hace años viví en la fantástica suecia de abba, concretamente en el semisótano de una casa en un pueblo donde tenía un baño alucinante con una bañera que aprecía una piscina olímpica pero una cocina desastrosa (microondas + minifrigorífico + 2 platos de, como no, ikea). fui la reina del microondas en el que hacía desde ricas cremas de champiñones (aplastados con el tenedor) hasta mini-bizcochos para una (yo)
posiblemente con este libro me hubiera deprimido, porq con esas fotos..mi imaginación culinaria se hubiera quedado estancada en el sandwich de queso ^^

Lamentable artículo. No sé qué gracia tiene reirse del trabajo que alguien hizo en su momento con esfuerzo e ilusión.

No recuerdo mi puesta de largo, pero si los días posteriores. No sé si fueron los programas de televisión de la época ó un nuevo grupo de amigas, pero el caso es que mi madre tomó conciencia de que había sido una esclava toda su vida, tanto de mi padre como de mi hermano y yo, así que dejó de cocinar para nosotros y pasé al microondas para uno combinado con un freidora para uno. Huelga decir que me puse como una bola. De comer en la cocina, pasé a comer en mi habitación. Pero lo peor no es comer sólo, lo peor es comer abandonado, y más siendo adolescente.

Ay, que pe peo toa!!! Hacía tiempo que no me reía tanto. Gracias! Se necesita en estos tiempos que corren. Astuta ironía la tuya. Ja, ja, ja...
Carolo

Este articulo es una calco de este publicado en 2011:

http://blogs.publishersweekly.com/blogs/PWxyz/2011/11/29/the-worst-book-ever-is-microwave-for-one/

Hay que citar fuentes!

Oye que el libro en amazon ya vale 157 dólares!! se ha convertido en una reliquia!!

Hola Mikel,

Me he reído muchísimo con la publicación, la verdad es que tus comentarios han sido muy buenos.

Sólo comentarte que es cierto que los adolescentes estén solos tb.
Los que tienen a sus niños en institutos concertados o privados no tienen el mismo problema. Yo elegí el instituto público de mi hijo, entre otros motivos porque tenía servicio de comedor, y es el único del barrio. Pues bien, el curso pasado, en 1º de la ESO era el único niño que se quedaba a comedor. Dime tu sí es normal que con 11 años los niños vayan a su casa a comer solos recalentando lo que sus padres le hayan dejado ...salvo que tengan abuela, que son las grandes sufridoras de que en este país no exista conciliación entre la vida laboral y familiar.

La locura de que los niños empiecen el instituto a los 11 años implica tb este problema añadido con el que nadie parece contar.

Gracias por tu blog!

http://nelygarcia.wordpress.com. Estamos en una época donde todo sucede muy rápido y la sociedad vive de igual manera. Muchos de estos colectivos de personas, son fruto de nuestra cultura actual, con sus pros y contras. Los ancianos del pasado vivían en familia, igual que los adolescentes, las mujeres trabajadoras y las divorciadas/os, casi no existían: no todo era estupendo; muchos ancianos se convertían en un estorbo para las familias y los abuelos lo percibían, los adolescentes carecían de libertad y la mayoría de mujeres y algunos hombres, vivían un infierno en el día, a día, por no existir el divorcio. En esta adaptación de la comida rápida, también puede surgir un estímulo, para progresar en las recetas culinarias.

http://www.facebook.com/nely.garcia.3557
http://www.facebook.com/pages/Nely-Garc%C3%ADa/368054793274553

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal