El libro de cocina más triste de la historia

Por: | 17 de octubre de 2012

Microwave for one
Come frente a tu microondas. / EL COMIDISTA

 

Los blogueros, periodistas y demás gente que publica artículos en Internet nos solemos quejar de lo bordes o insultantes que pueden llegar a ser los comentarios o respuestas en las redes sociales de algunos lectores. Es cierto que siempre hay trolls capaces de tocarte las narices, pero cuando me topo con uno procuro pensar que es mucho mayor el número de personas que agradece tu esfuerzo, te ayuda a corregir errores, te da un punto de vista diferente o te proporciona información útil de manera desinteresada.

Algunos de los temas que aparecen en este blog parten de ideas o sugerencias de individuos que lo leen. El de hoy, por ejemplo. Hace algunas semanas, una chica llamada Ani me mandó un email en el que me hablaba de "lo que parece el libro de cocina más triste del mundo, Microwave for one". En cuanto hice clic en el enlace de Amazon que añadía, me di cuenta de Microondas para uno constituía todo un hallazgo: un recetario absolutamente deprimente, tan bajonero en su planteamiento y en su imagen que merecía un análisis en profundidad. Como sólo costaba 1,50 euros, no me pude resistir a comprarlo, y ahora por fin forma parte de mi biblioteca gastronómica.

Fechado en 1987, el libro es obra de Sonia Allison, la bella señora que aparece en la todavía más bella fotografía de portada. Allison, que según dice la solapa está casada, tiene un hijo y vive en Hertfordshire, ya se había adelantado a su tiempo al escribir su primer recetario microondesco en 1978, cuando los aparatos eran casi una rareza. Imagino que animada por el éxito del invento, la británica volvió a la carga en los ochenta dando una nueva vuelta de tuerca al concepto: si cocinar en el micro ya es un acto desesperado de por sí, esta vez los platos estarían pensados para ser consumidos en la más completa soledad.

"Mirando atrás, siento no haber sido capaz de montar este libro antes y acudir al rescate de tantas personas que me han escrito pidiéndome recetas de microondas para uno", escribe Allison en la introducción. ¿Y quiénes son estas ánimas en pena culinarias? "Estudiantes que comparten piso, ancianos que viven solos, padres que trabajan, profesionales ocupados, obreros, equipos médicos que hacen turnos, tripulaciones de aviones y adolescentes". Perdona, Sonia, ¿has escrito "adolescentes"? "Sí, he escrito adolescentes", imagino que me contestaría sin especificar si habla de adolescentes abandonados por sus padres o adolescentes recluidos en celdas de aislamiento.

Microwave for one 2
Cruasanes rellenos y huevos viejunos. / EL COMIDISTA

 

Mi capítulo favorito de Microwave for one se titula The Croissanterie. "Entra en la croissanterie chez moi y disfruta de una selección de los sándwiches más trendy del momento", explica una supermoderna Sonia antes de sacudirnos una colección de cruasanes rellenos de cosas y convertidos en una masa caliente, blandurria y repugnante tras pasar por el micro. La cumbre culinaria de la sección es el cruasán con paté y lechuga, un vegetal que como todos sabemos se vuelve mucho más apetitoso tras una buena dosis de ondas electromagnéticas rejuvenecedoras.

Pero Sonia no se ve a sí misma como una gourmet, sino como una especie de salvadora de seres melancólicos que se alimentan con latas y sopas de sobre delante del televisor mientras miran de reojo un teléfono que nunca sonará. "Me he asegurado de que las recetas son rápidas y fáciles de preparar [muy bien Sonia, tiempo es justo lo que les falta a las personas que carecen de vida social], haciendo hincapié en la economía y sin pedir ingredientes raros [fantástico Sonia, no vaya a ser que tengan que ir a comprar a otro sitio que no sea el Dia y conozcan a alguien]".

En la frase siguiente del prólogo, Sonia hace gala de una crueldad refinada. "¿Quién, cuando cocina para sí mismo, quiere una larga lista de ingredientes que tiene que salir a comprar, usa dos veces y quizá no vuelva a tocar?". Estoy convencido de que Sonia escribió "quizá no vuelva a tocar porque en cualquier momento puede morir, y después de dos semanas los vecinos se quejarán del fuerte olor que sale del piso y la policía encontrará su cadáver medio devorado por los caniches", pero el editor se lo censuró.

Dado que el film de plástico para envolver está presente en la mayoría de las recetas, asumo que buena parte de los solitarios que las hayan puesto en práctica ya habrán fallecido a causa del cáncer. Los que no, es posible que se hayan muerto de pena por la visión continuada de las fotos, una orgía de composiciones cursis, vajillas viejunas, iluminaciones tristonas y emplatados con menos gracia que un inglés bailando salsa. También es verdad que hay que ser compasivos: posiblemente en 1987 estas imágenes eran frescas. 

Microwave for one 3

'Potato waffle' de microondas, ¡mmmmmm! / EL COMIDISTA

 

Como no podía ser de otra forma, Microwave for one se ha convertido en un libro de culto, que ha logrado reunir un nutrido grupo de fanses desde su estantería virtual en Amazon. De hecho, constituye uno de los mejores ejemplos del fenómeno de las spoof reviews, críticas paródicas hechas por usuarios en la tienda online en las que, más que comentar un libro, se burlan de él. Os dejo con una pequeña selección de las mejores.

"Encontré este libro en un contenedor de basura detras de un local de Taco Bell y KFC. Me salvó la vida. Ahora, cuando me pongo la pistola en la frente cada noche, lamentándome entre la soledad y la desesperación, al menos lo hago con la tripa llena de raciones de la Cruz Roja pasadas por el microondas a la perfección". Michael B., California.

"Después del divorcio mi dieta consistía principalemente en fideos japoneses crudos y whisky. Entonces descubrí 'Microwave for one' y mi vida cambió. Mis capítulos favoritos son: 1) Enchufar el microondas y tú. 4) Como esperar tres minutos. 11) [Capítulo extra] Comer con gatos". Benjamin L. Hamilton, Nevada.

"Cuando llegaba a casa del trabajo la única cosa que quería ponerme en la boca era el frío cañón de la escopeta de mi abuelo. Entonces descrubí el pollo Tetrazzini de Sonia Allison, y ahora ya son dos cosas". Michael Pemulis.

"Este libro inútil es demasiado grande para entrar en mi vídeo VHS. ¿Cómo se supone que voy a ver las recetas? ¡No estoy nada contento!". Herp McDerp.

"Estaba muy pálido y anémico de comer sopa fría de lata cuando este libro llamó a mi puerta. No tengo ni idea de quién me lo mandó, ¡pero le estaré eternamente agradecido! Al principio lo pasé mal porque no sabía si mi sopa estaba suficientemente caliente. Resolví el problema poniendo un poco de cartón en el cierre de mi microondas y ahora puedo cocinar con la puerta abierta, y así meter el dedo en la sopa para saber si está lista. Siento que como mejor y mis compañeros de trabajo incluso dicen que mi cara tiene más color". J. Stephen, California.

"Una gran continuación de lecturas como 'Bebidas para uno', 'Sexo para uno' y 'Las cinco personas que conoces en el cielo'". David Hiett.

"He sido abducido por extraterrestres 16 veces en los últimos tres años y medio. Después de las pruebas y las biopsias es muy reconfortante abrir el libro que más atesoro: 'Microwave for one', de Sonia Allison. Sí, su receta de pollo Tetrazzini es fantástica, pero un poco facilona para mí. Soy un 'foodie' aventurero, así que voy siempre directo a la sección gourmet. Palomitas de maíz con agua caliente es mi plato preferido cuando quiero impresionar a mi novia imaginaria y a su familia. Les he servido todas las recetas del libro y siempre preguntan dos cosas: cuál es mi secreto y si les puedo dar un poco para llevarse a casa". Louis Green.

"Simplemente le mencioné este libro a una mujer con un carrito de la compra. Ahora estoy usando el microondas para dos". Joe

"Me compré este libro hace dos años, y al principio lo disfruté mucho. Mis habilidades culinarias mejoraron mucho y pasé de los cereales y los fideos japoneses a la patata tibia y los fideos japoneses. Aun así, debo ponerle sólo una estrella a este libro. Aunque encontré fáciles las recetas, las lágrimas que caían de mi cara hicieron que la tinta se corriera en algunas páginas, y varias de mis recetas favoritas quedaron ilegibles. Como Amazon todavía no ha lanzado la versión electrónica del libro, te advierto de que debes plastificar las hojas". Rocco Ricardi, Cleveland.

"Gracias Sonia por enseñarme que la vida puede ser disfrutada sin tener ninguna autoestima". Jimmie Jimmie, Irlanda.

Hay 282 Comentarios

¿Acaso no se dan cuenta de que la que es cruel es Sonia Allison? ES ELLA la que trata a los que comen y cocinan solos como seres perdidos y les intenta "iluminar" con su arte...

Y si al leerlo no entiendes que el post es irónico, con los comentarios de Amazon ya se ve que todos se toman el tema a coña.

Por cierto, seguro que el libro está hecho para que te cortes todos los dedos con las hojas... y siendo un pobre infeliz y solitario ¿quién te pondrá las tiritas? Y lo peor... ¿quién te encenderá el microondas?

Para todos los que estamos a estas horas de la comida (y tarde encima) solos en casa, os dedico esta bonita canción:
Alone Again - Gilbert O'Sullivan (Subtitulada)
http://youtu.be/dJ_lSqgfQLk

Sonia llévame contigo... :(

Excelente artículo ácido y alegre.

Para Cuatralbo78

Lamento su circunstancia personal al tener que llevar ese peso de su discapacidad. Doy por hecho que no se le ocurrirá jamás hacer chistes ni comentarios jocosos de otras personas con otras circunstancias: ceguera, cojera, sordera, depresión, etc...
El artículo no se refería a usted específicamente (todo lo contrario), por desgracia, le toca ver el otro lado y, créame, estoy seguro de que muchos de los que nos hemos reído con el texto del blog tenemos nuestras desgracias personales.

Por otro lado, me he reído mucho con la historia de Mikel López.

Oh my god, no es el único!!! Curioseando en Amazon he encontrado otro: MICROWAVE COOKING FOR ONE, de Marie T. Smith. Es de 2002 pero la portada podría ser de los '80... Aquí un vídeo de la autora preparando un desayuno para singles: http://www.youtube.com/watch?v=mCTfo5HSvO4&feature=player_embedded
Dedicado a todos aquellos fanáticos del microondas. A drisfrutar!

Es verdad. Gente corta, siempre la hemos habido. No por eso le vamos a hacer ascos a unas buenas risas.

Llorando de la risa yo tambien! muchisimas gracias, juas, q buen ratito, voy a leerlo otra vez

Esto opina de la scríticas:
Mikel Iturriaga ‏@mikeliturriaga
Bueno, gente corta ha habido siempre :-)
Ocultar conversación

Responder
Retwittear
Favorito

6:22 am - 17 oct 12 · Detalles

hacía mucho tiempo que no me reía tanto leyendo!!

Pero hay que reconocer que el microondas es un gran avance. Un calienta leches por más de 30€ es todo un hito.

¡Pero qué poco sentido del humor tiene la peña!
¿Todo en la vida lo tomáis de manera tan literal? ¿Ceeis que Mikel se esta riendo de la gente que por ejemplo, está pasando por una depresión?
¿Vosotros solo habláis en serio de cosas serias todo el rato?
No entiendo nada, de verdad

Y, en cuanto a las soledades, parece que los misántropos melancólicos seamos unos apestados. Sinceramente, encuentro más interesante el pollo hervido al microondas que la mayor parte de gente que me cruzo al cabo del día. Comentaristas furibundos incluidos.

Pues voy decir algo, no a favor de comer solo, que para mí es más placentero muchas veces que comer en compañía, sino en favor del microondas y de cocinar lechugas. Hasta el sXX, la lechuga principalmente se cocinaba. Leed recetarios del S XVII y XVIII y lo veréis. Las ensaladas no eran de ingredientes crudos. Por otra parte, me imagino que os sonará raro, como a Mikel, porque nuestras papilas ibero-proto-ibérico-conservadoras-con un puntito de humor siempre imnquisidor (eso queda muy bien y nos busca el apoyo extraño) os echan para atrás ante tal concepto. Vosotros os lo perdéis. La cocina no siempre ha sido como ahora, ni la forma de cocinar los ingredientes, ni lo será. Abrid las mentes. Por otro lado, el microondas es magnífico para el pescado, por ejemplo, lo deja más jugoso que el horno normal y mezcla sabores y condimentos de forma admirable. Yo, cuando uso pescados y algunas verduras, lo combino para hacer sopas, potajes, pot-pourries, y es un cacharro al que se le puede sacar muchísimo partido. No caigáis en los prejuicios y estereotipos --muchas veces graciosillos y con humor, eso sí-- que están ahogando España (esto es opinión personal) y que no son más que costumbres heredadas, miedos a lo diferente. Salud!

Pues yo vivo solo solísimo y el plato de mi microondas no gira desde hace años (y no porque no lo use, que lo uso incluso roto). Aún así me he partido el pecho.

Pues a mi me ha hecho mucha gracia y sigo sin entender tana indignación de algunos. Menos mal que sigue habiendo gente con sentido del humor y sentido común. El comentario de rosa mk forcada no podía ser más acertado. Sigue así Mikel, como tú dices es mayor el número de los que disfrutamos y apreciamos tu trabajo.


Bueno, a mí lo que me duele un poco es que los comentarios del amazón sean falsos, y que en realidad no existe nadie que llegue a casa y quiera meterse el pollo tetrazzini ese y una recortá en la boca, hay gente maravillosa en todos los sentidos; tenemos la belleza muy idealizada.


Por otra parte yo cocinar con micro no lo hago porque lo asimilo a vacaburrismo puro y duro, sólo creo que pueden salir muffins de ahí.

Abrazos de una troll.

No suelo comentar, me río y disfruto sin más (o aprendo cositas nuevas)... pero mis ojos fueron a parar sobre los comentarios.... pero es posible q la gente tenga tan poco sentido del humor y tan poca comprensión lectora como para no ver el sentido del post, para no reirse y disfrutar con él??? bufff q pena más grande, Mikel sigue así q somos muchos los que vemos las cosas como son. Vaya risas me he echado :)))

qué grande! mujer blanca de bilbao, te amo!!!

A lo largo de mi vida he cocinado para el Séptimo de Caballería a veces , para dos comensales en algunas etapas y para mi solita en muchas otras ocasiones .Lo he llevado a la práctica en los más variados recipientes , y en diferentes tipos de cocinas y créo que en todos los electrodomésticos creados para tal fin. Tuve un microondas un tiempo hasta que se estropeó y luego ya no compré ningún otro , simplemente porque no me gustaba y se había convertido en un trasto inútil para mí ,como la yogurtera. Me gustan los pucheros , los guisos ,un buen horno.. No podemos elegir muchas veces el estar o no estar solos . Pero si podemos elegir el sentirnos o no sentirnos solos , como podemos elegir el leer o no leer un artículo .O podemos luchar por dejar de tenernos tanta autocompasión que un texto escrito desde el más lúcido sentido del humor lleve a comentários como los que he leído hoy donde algunos personalizan tanto el tema que la indignación raya el insulto. Recalentemos un trozo de pizza de ayer noche rescatado de debajo del sofá en el on/of de un microondas o creemos una crisis doméstica por flamear una Crêpe Suzette con Oporto después de rellenarla con una espuma de Gorgonzola...nunca perdamos de vista que la mejor terapia estés solo o acompañado es reírse de uno mismo de vez en cuando y sobre todo ..ser agradecidos con la gente que te hace reír.
Gracias Mikel.

Grande Mikel!!!
No entiendo los ataques, una tía que suelta esas píldoras y mete la lechuga en el microondas da carta blanca para la mofa y la hipérbole desmesurada.

Cada uno cocina como puede y como quiere. Yo he visto personas bajarse de un supercochazo último modelo y entrar a saco en un servicio de comida rápida. Y también he visto gente en bicicleta en restaurantes de primera. Banalizar sobre el hecho de cocinar y comer, en un tiempo como el que estamos, tal vez parezca digno de obviar. Podría reducir el argumento de que en la película Soilent Green, en la que sale Charlon Heston, la gente comía galletas fabricadas de cadáveres, y que aún así, lo importante parecía comer. Trivializar las cosas solamente indica que el autor de este artículo come demasiado bien y vive en una burbuja de autochulería implacable. Puedes apuntarme como "troll", aún sin serlo, pues se ve que te no te gustan las críticas.

Llorando de la risa. ¡Gracias, Mikel!

Coño, coño, coño... tienes el don del tocapelotas, majo. Nunca pude imaginar que semejante memez fuese a originar esta cascada de pasión. Debo estar hoy muy obtuso, pero a mi no me ha hecho tanta gracia... o a lo mejor es que soy más soso que un gofre de garbanzos -al microondas, claro-. Espero que no te siente mal la pinfla de ostias que te están dando algun@s... puede que hasta te estés partiendo la taba. En cualquier caso, a much@s que leo que nunca han entrado en el MLIchublog y están revolcándose de la risa, un consejo: no dejéis de hacerlo porque si os habéis reido con este, os va a dar un mal con los que le salen mucho más cachondos, que son casi todos.

A todos los que arremetéis contra Mikel por este post: no entendéis nada.

He reído mucho con el artículo. Te indico para ler el manual de escucha de conversas ajenas para cuando estés solo en un restaurant --> http://umlitrodeletras.wordpress.com/2011/04/17/manual-para-escuta-de-conversas-alheias-em-restaurantes-do-basico-ao-avancado/

¡Qué susceptibles estamos! Unos días como sola, otros acompañada, en la oficina, en casa, en restaurantes, me da igual y no me importa qué piensen los demás, ¿cuál es el problema? Nos vamos a volver de un correcto que no se va a poder leer nada. Utilizo el micro para ciertas cocciones, sobre todo con los cacharros de silicona y la verdura queda muy bien. ¿Me estaré envenenando?

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal