Un producto artesano al día

Por: | 23 de octubre de 2012

Pantori
Seis cosas muy ricas hechas a pequeña escala. / PANTORI

 

En el 2012 D.C., toda la Galia de la alimentación ha sido tomada por el Imperio Romano de las multinacionales y las marcas blancas. ¿Toda? No. Una pequeña aldea de irreductibles productores artesanos resiste incansable al invasor. Tiene sus problemillas para llegar a los consumidores a través de los supermercados. Pero cuentan con la poción mágica de proyectos innovadores en internet que les ayudan a combatir, como Pantori.

La web, que ha visto la luz este mes, vende un lote de maravillas artesanas distintas cada día, desde habas de Getaria hasta galletas de la Noguera, pasando por garbanzos de Fuentesaúco, melones de Torre-Pacheco o aceite de Calaceite. Eso sí, hay que estar despiertos: las ofertas de Pantori -"despensa" en japonés- sólo están disponibles durante 24 horas o hasta que se acaben las existencias.

"Así se logra un carácter de exclusividad: si te descuidas ese día, vas a tener difícil hacerte una promoción como la ofrecida", explica el donostiarra de 24 años Jaime Gorospe, jefe de proyecto de Pantori. "Además, el productor tiene así un espacio para él solo, que no comparte con nadie más. De esta forma, la atención se centra sobre un único productor y producto".

Este experimento único en España surge de la relación entre dos jóvenes empresas de culo inquieto, La Salsera, artífices de la panadería pop-up The Loaf, y La Bici Roja, autores de la web de ofertas Deskontu. Ambas trabajan en el mismo edificio de incubación de empresas situado en el campus de San Sebastián de la Universidad de Deusto, y buscaban desde hacía un tiempo, sacar algo adelante de forma conjunta. "La Bici Roja disponía de la tecnología para hacer una plataforma de comercio electrónico potente, y La Salsera está detrás de proyectos gastronómicos como The Glutton Club, 365cities.com, Pintxos&Blogs o San Sebastián Gipuzkoa Restaurant Week", explica Gorospe

Pantori 2

Para que un producto aparezca en esta "despensa del glotón", es necesario que les guste a sus responsables, gente con estómagos muy curtidos en el arte del zampar. "Nuestro primer mandamiento es 'lo catarás todo'. No podemos recomendar un producto sin probarlo ni comentarlo en nuestro cuartel general. Y como somos buena gente nos gusta saber la opinión del resto de emprendedores de nuestro edificio". Ahora bien, la calidad no es el único criterio: "También valoramos los esfuerzos que hacen los productores en otros aspectos, como puedan ser el marketing y la comunicación... o que simplemente se apunten a un bombardeo".

¿Qué producto sueñan con vender en Pantori? "Nos gustaría contar con unos dulces judíos que elaboran en Galicia, pero no hay forma de contactar. Esto hace que nos pique más el gusanillo, puesto que tanta dificultad enaltece el objetivo de la web de descubrir joyas de difícil acceso". ¿Qué producto no aparecería jamás? "Cualquiera que, por mucho que sea local y de producción artesana, entendamos que no aporta un valor diferencial". ¿Y cuál es el que más se ha vendido hasta ahora? "Las galletas de nuez de Lleida, que volaron literalmente, y las cervezas: a la gente lo que le va es el bebercio". 

Me gustan los proyectos como Pantori porque promueven un cambio de actitud: en vez de el habitual lloriqueo sobre lo malos que son los distribuidores, las grandes marcas o las instituciones, hay que apostar por nuevas formas de difusión y comercialización. "Se conoce a las grandes cadenas, pero no al pequeño productor, cuando lo que hace resulta mil veces mejor", asegura Gorospe. "El producto artesano tiene que ser más fácil de adquirir. Vender requiere tiempo y recursos, y muchos no parecen darse cuenta. Se centran en la producción y pasan olímpicamente de la comercialización. Se viene de una forma de pensar obsoleta. Hoy el productor es quien se tiene que dirigir al cliente, buscarlo, y para ello, tendrá que mover Roma con Santiago si es necesario".

Hay 72 Comentarios

Cierto, Pantori y no Pandori. Y no tengo ninguna duda de que la han llamado así porque les ha dado la gana. Sería aún más de idiotas que la hubiesen llamado así sin querer. Pero la cuestión que planteo es que, si no saben que en realidad es "pantry" mal pronunciado, indicaría un grado de incultura, que por otro lado es bastante típica de los esnobs de por aquí, y no sólo de esnobs ignorantes, sino también de gañanes neanderthaloides. Es decir, ni siguiera para ponerse un nombre comercial se informan mínimamente. Lo de la "marca" es demasiado importante como para dejarlo a la improvisación y al desconocimiento. Entre los unos y los otros, España por el sumidero.

Sólo tengo un comentario: GALLETAS DE LA NOGUERA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

@t - Este queso, por 13€, me parece un precio más que razonable. No tengo ni idea de cuánto se lleva Pantori, pero seguro que el quesero se va a llevar algo.... Otra cuestión, no nos interesa tu conocimiento ni del japonés ni del inglés, la web la han llamado Pantori porque les ha salido de los webos, seguramente, respetémoslo. ¿Por qué tenemos que tirar mierda siempre por encima de iniciativas interesantes? ¿Será la típica envidia española?

Muy buen proyecto. Seguro que tienen mucho éxito! Y más con publicidad como ésta!
http://juegodesabores.blogspot.com.es/

Conozco las anchoas, y son divinas, pero si este invierno queréis pasaros por un pueblo precioso, encontraréis licor café y de hierbas, además de melindres y otros dulces fabricados de forma artesanal y nada tienen que ver con lo que se vende en grandes superficies. NO tengo nada que ver con el pueblo, pero os dejo un link. Espero que a Mikel no le importe y a vosotros no os molestehttp://www.lee-gratis.com/index2.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=205&Itemid=30

Me quedo con las galletas de nueces de la Lionessa, brutales. Y en cuanto a los típicos dulces judíos, si no vamos a Ribadavia, imposible conseguirlos. Herminia no quiere enviarlos ni siquiera cuando le llamas por teléfono. Dice que hay que ir por allí y os lo recomiendo: un pueblo pequeño cerca de Orense, con mucho encanto e historia. Y el pueblo donde nació mi abuela de 97 años ;)

"Pandori" es una probable degeneración del inglés "pantry" (despensa). En Japón, muchos términos que no tienen correspondencia exacta en japonés o que carecen de base en tradiciones japoneses se toman prestados del inglés, con la consiguiente degeneración "à la japonaise".

A menos que los del web Pandori no quisieran hacer un juego de palabras más sutil, con rememoraciones de Pandora (no del mito de Hesíodo, sino a partir de la película Avatar, de James Cameron). O, quién sabe, jugando a que la palabra se parezca al dulce italiano "pandoro".

Pero dudo que hilen tan fino. Intuyo que simplemente juegan a atraer al consumidor esnob, que no piensan que "pandori" pueda corresponder a una (mala) pronunciación japonesa de "pantry".

Qué lástima! llego tarde...se me han escapado las cervezas Almogàver. Las probé una vez en un bar en Badalona y me fascinaron, con cuerpo y toque a regaliz muy especial. Me encantan estas iniciativas, para darse un capricho una o dos veces al mes, no está nada mal.

Un tentador y sugerente Sotheby's de joyitas Gastronomicas diario. Asi lo vemos.
Y por supesto queda incluido en nuestra coleccion de sites Gastronomicos desde ya ! .

Hi Mikel, otra vez metido a alcahueta digital, sin acritud, una vuelta de tuerca esto de las compras limitadas a tiempo o existencias, buena idea, siempre que funcione, yo la experiencia que tengo es que luego de hacer el pedido el productor te manda cartita para próximas compras y haciendo regalos o rebajas, poco leales a su difusor, esta venta será el futuro, otra cosa es que sea sostenible.
Saludos Mikel & Friends.

Buena idea! Si los precios son accesibles, seguro tendrá éxito.
http://www.losbonvivant.com/

Es una buena idea, sin duda, pero ¿por qué ese nombre en japonés? ¿NUnca conseguiremos desprendernos de esa absurda mania por los nombres snobs?
http://gastrocinemia.blogspot.com.es/

No conocía la página. Gracias por la recomendación.
Os dejo concurso en el blog hoy: http://www.mavieenroseblog.com/
Almu

No conocia la pagina, lo que si conozco son algunos de los 6 productos de la foto, y las anchoas de Maisor son las mejores que he probado, cuando vamos al Pais Vasco, pasamos siempre por Getaria a comprar unos tarros, impresionantes!!!!!
http://www.cocinaconpoco.com/

No conocia esta página, sin duda es interesante para cuando podamos permitirnos algún caprichito, como el que me marque yo con estas anchoas y otras cositas de picoteo improvisadas http://elpucherodehelena.blogspot.com.es/2012/10/especial-aperitivos-express-o-y-yo-con.html

Muy bueno, muy bonito y muy pijín, lástima que como estan las cosas mucha gente no pueda pagar estos precios por consumir productos artesanales o ecológicos y tengan que consumir marcas de multinacionales o de supermercado, cosa que no siempre se hace por gusto o por comodidad, au que a ti te lo parezca...

Pero vamos, teniendo en cuenta que los glutton organizaban un curso de falafel vendiéndolo como plato nacional israelí...

Dulces judíos... Lo tuyo, Mikel, con tu apoyo roza la obsesión.

Conozco Pantori de hace unos días y aplaudo y apoyo su iniciativa, que tiene un trasfondo similar a nuestro proyecto, acercar al consumidor a los productos artesanos y de calidad, directamente al productor. Con ello se favorece la producción de proximidad, local.


Un saludo a los productores locales, a los consumidores que buscan productos de calidad y a la gente de Pantori. Felicidades.


http://www.demipueblo.es

Me pregunto si los dulces judíos de Galicia que se comenta aquí son los de Tafona da Herminia, de Ribadavia (http://www.ribadavia.net/gal/zoas/tafona_herminia.htm; http://elpais.com/diario/2009/12/18/galicia/1261135114_850215.html).

Estas ideas están bien si representan mejor salida comercial para los artesanos. Pero si no mejoran el sector productivo, lo que desesperadamente se necesita en este país, y son simplemente otra forma (aparentemente más "cool") de procurar beneficios para la intermediación, cuyo exceso ha contribuido a nuestra debacle económica, volveríamos a las andadas.

Me gusta esta iniciativa. Nada más entrar veo una oferta de kit de panadero de El Amasadero que, si no fuera porque ya lo tengo (me costó más), ya lo habría comprado.
Aunque estos tiempos de crisis me llevan a ser lo más restrictivo posible en mis gastos, debo reconocer que iniciativas como ésta pueden ayudar a llevarlo mejor.
Gracias, Mikel.
Carlos, de Vegetal... y tal
http://vegetalytal.blogspot.com

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal