Patatas a la riojana

Por: | 24 de octubre de 2012

Patatas riojana
Placer en estado puro. / AINHOA GOMÀ

 

En la lista de los 10 platos que me gustaría tomar en mi última cena, justo antes del fin del mundo o de mi ejecución en la silla eléctrica, creo que encontrarían un hueco las patatas a la riojana. No es sólo que el tubérculo cocido con chorizo suponga para mí una cumbre culinaria de la humanidad, sino que se trata de un guiso capaz de transportarme a la infancia.

Las patatas con chorizo son los veranos en La Rioja, las visitas a mis primos en Lapuebla de Labarca y mis primeros contactos con el vino en su bodega. También me recuerdan a las comidas en casa de mis padres en Bilbao, cuando se convertían en uno de los pocos platos que suscitaba aprobación unánime sin que a nadie se le ocurriera empezar con la matraca del "a mí no me gustan".

Desconfío por sistema de las patatas con chorizo con el caldo muy líquido y la patata bien entera. Sí, ya sé que quedan más bonitas. Pero para mí, todo el sentido del plato está en conseguir un caldo cremoso y unas patatas a punto de deshacerse. En este caso, me la refanfinfla profundamente la estética, porque lo que me importa es el aroma, el sabor y el tacto en la boca. Por eso casco las patatas con un tenedor en vez de cortarlas, tal como me enseñó mi señora madre: no sé si será ciencia o hechicería culinaria, pero ella decía que el caldo engorda mejor así, y yo no soy nadie para contradecirla.

Hay gente que les pone pimiento rojo o verde, pimentón o incluso jamón a este guiso. Yo prefiero su versión más esencial, para la que es importante contar con un auténtico chorizo riojano y unas patatas que no hayan sido recogidas en la Edad Media.

Dificultad

Para participantes en Gandía Shore Marilós Monteros.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1 kg de patatas
  • 300 g de chorizo riojano curado (dulce o picante, o mezcla de los dos)
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 2 pimientos choriceros o una cucharadita rasa de su pulpa (se vende en botes)
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación

1. Sumergir los pimientos choriceros en agua muy caliente para que se rehidraten. Dejarlos un mínimo de media hora.

2. Picar fina la cebolla y ponerla a rehogar en una olla grande con un chorro de aceite a fuego suave unos 15 minutos.

3. Si se quiere un guiso más ligero, cocer el chorizo en agua hirviendo unos 10 minutos para que suelte grasa. También se puede desengrasar el plato una vez acabado, quitando con un cucharón la grasa rojiza que flota en la superfice.

4. Pelar las patatas y cascarlas en trozos de unos 4-5 cm con la ayuda de un tenedor (hay que pincharlas con éste, e ir rompiéndolas).

5. Cortar el chorizo en tacos gruesos y añadirlos al sofrito de cebolla junto a los dientes de ajo sin pelar. Rehogar un par de minutos.

6. Sacar la carne de los pimientos choriceros con una cuchara, desechando la piel. Añadirla junto a las patatas al guiso. Rehogar junto al chorizo un par de minutos.

7. Mojar con el agua suficiente para cubrir las patatas, salar, subir el fuego, y cuando hierva, bajarlo a suave y tapar dejando una rendija para el vapor. Cocer las patatas unos 30 minutos hasta que estén muy hechas, moviendo la cazuela de vez en cuando para que el caldo engorde. Si se quedan secas, ir añadiendo agua.

8. Dejar reposar 10 minutos y corregir de sal. Si el caldo ha quedado muy líquido, aplastar una patata, devolverla al guiso y remover. Si ha quedado muy espeso, añadir un poco de agua. Es mejor comerlas en el día para que no pasen por la nevera, porque allí la patata pierde textura.

Hay 108 Comentarios

Ooohhhh!!! Se me hace la boca agua. Fue el primer plato de cuchara que comía sin rechistar. Las patatas en salsa verde no estaban tampoco mal pero nada como estas. Me encantaba dejar el choricillo para el final y comerme la última rodaja entre pan y pan. Este finde las hago!!

Nunca las he probado, pero me encantaría..soy fan de los guisos y caldos como el gallego por ejemplo que me chifla!!

creo que me atreveré con la receta, pero qcuales son los pimientos choriceros??

Solo comentar que aunque su nombre sea Patatas a la Riojana, son originarias de Alava, tierra originaria de buenas patatas (eran la comida basica en aquellos años de penuria) a la que se añadia el chorizo resultante de la matanza

Efectivamente las patatas con chorizo, como las llamamos los riojanos, son un clásico de resultados asegurados que alucina a todos los que nos visitan. Sin embargo dos detalles, lo de la cebolla se me ha hecho un poco extraño, normalmente yo siempre las he visto hacer solo con ajo, y en la receta he echado en falta un poco de laurel (un poco, no dos hojas como ha comentado alguien). Ánimo, mikel, un blog cojonudo

Mi suegra sustituye la cebolla por el puerro, dice que si no, no son patatas a la riojana...

Ole, ole y ole....hay que tocarte las palmas......
Me ha encantado, quizás porque son los platos que más me gustan, los que preparaban nuestras madres con un aderezo muy especial: mimo y cariño.
Platos sencillos con productos del terreno, los que nos hacen viajar en la memoria, en los recuerdos......
Lo he probado cuando he viajado al Pais Vasco...y nunca los hice en casa....lo haré y por supuesto indicaré que lo vi en tu blog.
Hay algo que me ha gustado en cuando a que lo importante no es "la foto" , lo mejor aunque se tenga un blog de cocina y se comparta lo que se cuecen por nuestros fogones es el resultado a la hora de comer lo que preparamos...
enhorabuena por ése resultado tan espectacular.
Buen dia a todo@s

Gran plato que descubrí desde que soy habitante de Euskalherría...jaja, están impresioantes. El queso de Idiazabal, este plato, la cultura del Foie, Los Hongos....grandes platos que me llevaré de esta tierra cuando emigre.

Me encantan los guisos de patata (que ay, Dios mío, también a mí me llevan muy atrás en el tiempo...) Estas patatas riojanas son, desde luego, un lujo. Pero probad estas: http://gastrocinemia.blogspot.com.es/2012/01/patatas-guisadas-con-costillas.html que tampoco están nada mal. Y sí, las patatas para cocerlas jamás hay que cortarlas. Con perdón de los peruanos, hay que cacharlas, vamos, romperlas.

El truco para que las patatas sean cremosas es la variedad de patata empleada. En este caso la ideal es la Kenevec, con la que tambien se elaboran algunas de las mas famosas tortillas de patata de la calle Laurel.
El problema es que en la Rioja Alta (Santo Domingo, por ejemplo) se ha cultivado tradicionalmente la Monalisa. Saludos

Yo siempre le pongo un par de hojas de laurel para que le de sabor. Siempre lo he visto hacer en mi casa y así lo sigo haciendo yo!

PD: Comentario de una riojana de pura cepa :-)

Creo que se dice "cachear" las patatas, o al menos así se ha dicho siempre en mi casa, y desde luego los guisos no saben igual si se cortan las patatas o se cachean. Vale para todo, claro, con chorizo, para marmitaco, cpn almejas...
Gracias.

Grandeeeeee, grande eres Mikel! Grande por esas cosas pequeñas que las haces grandes... Al igual que a mí, que este guiso me recuerda a mi tierra.... y a mi madre, que también chasca las papatas, y que sólo le pone buen chorizo riojano picantito... mmm.... Se me saltan las lágrimas de la emoción!

Por si alguien no se había tajado los dátiles el día de las patatas Wroccetleñak -o algo por el estilo-, nuestro querido amigo MLI nos anima hoy a trocearlas con un tenedor. Quienes lo superen se tendrán que enfrentar en el próximo programa a pelarlas con una motosierra.


Una recomendación, ahora en serio. Del mismo modo en que aconsejas el uso de chorizos de aquí o de allá, de un aceite o de cualquier otro ingrediente, veo que en tus platos patatoides no te esmeras demasiado en perderte en detalles con las patatas. Digo esto porque encontrar patatas buenas es algo cada vez más complicado, sobre todo en las grandes superficies, donde venden patatas que parecen salidas de un salón de belleza pero que luego resultan dulces como Sugus. Anda, anímate a hablarnos un día de variedades de patatas y sus aplicaciones.


Yo las compro en Grandas de Salime, en ese occidente de Asturias tan bravo. Son como las gallegas, pero mejores. Y encima te das el gustazo de ir por esos andurriales.


Buen día!

Justo las hemos comido hace nada!! Son una receta buenísima! Gracias por alegrarnos el paladar!
http://juegodesabores.blogspot.com.es/

Hi Mikel, "The Winter is Coming", y nada como un guisote para inaugurar los fríos, mañana en Graná bajan 10 grados de golpe, casi ná.
El nivel de dificultad otorga demasiados conocimientos a esos Sobresalidos chicos/as de Gandía Shore.
Saludos Mike & Friends.

Hoy muy bien, sí seńor. Gran homenaje a un plato divino. Cuando Arzak y Guerard se reunían a guisar "nueva cocina", ellos mientras se ponían ciegos entre fogones a patatas a la riojana...
Eso sí, por sacar punta, la foto aunque mejorada respecto a otras entradas, sigue estando un pelín desenfocada, y es que, si te fijas, el foco está en la mesa no en las patatas.

Calderete, calde-calderete....

Cuando cortas las patatas con cuchillo, la hoja del cuchillo obtura los poros por los que debería salir el almidón que engorda el caldo. Por eso es mejor cascarlas que cortarlas, para que los poros queden abiertos

No está mal. Una de cal y otra de...patatas. "I like it. Simple, easy to remember" (Jack Sparrow).

Hola, Mikel:
no has podido dar más en el clavo con este plato. Como vecino al otro lado de la frontera de La Rioja que soy (vivo en Miranda de Ebro) este plato es un clásico en nuestras casas. Particularmente me gustan con mucho chorizo y cmo tú bien dices no hay nada como un caldo espesito y las patatas casi desechas. En mi caso las acabo aplastando en el plato porque me gustan más así. Al igual que tú prescindo de pimientos, pero eso es a gustos. Como me gusta mucho el ajo lo primero que hago es confitarlos en el aceite durante unos minutos a fuego suave, que no se quemen. Le da un aroma myu bueno. En mi caso utilizo un poco de buen pimentón de la vera justo antes de mojar las patatas con el agua, dándole un par de vueltas para que se reparta bien. Y n o hay nada como la cocción lenta. El "chup chup" suave nunca falla.
Espectacular plato, sí señor. Un poco relacionado con el tema, ayer pasaba por una frutería de confianza y ví que tenían níscalos. Seta perfecta para hacerr una variación del plato que mencionas hoy: patatas guisadas con níscalos. Mañana para comer toca festín!!
Un saludo,

http://ensalsaverde.wordpress.com

Mira que estuve este verano en La Rioja y no las probé... qué delito! es la excusa perfecta para volver!
Almu
http://www.mavieenroseblog.com/

Ahora que llega el fresco estas recetas van perfectas para entrar en calor.
Aconsejo acompañar el plato con un buen vino tinto.
http://www.compravinoonline.es

Las patatas a la riojana para mi son un imprescindible en cualquier blog que se precie je, je yo también las tengo publicadas, oye lo del tenedor no lo sabia, yo las rompo con el cuchillo tirando, probaré con el tenedor a ver como me sale..
pero yo quiero colaborar en algo útil, para todos los que no podais comer el chorizo por problemas de salud os dejo unas papas con bacalao que también tienen su aquel.. http://elpucherodehelena.blogspot.com.es/2011/12/papas-con-bacalao-o-como-donde-comen-2.html

Las patatas con chorizo son uno de los pocos argumentos que hacen tambalear mi profundo agnosticismo.
sborociDe acuerdo con el comentario de Nacho: el color de la foto es muy mejorable.
Un consejo: si pasáis por Cameros, en el restaurante Corona de Villoslada ponen unas patatas con chorizo excelentes y no se andan con remilgos en cuanto a raciones... y dejad hueco para los caparrones, que son mundiales. De nada.

Pan y vino. Ensalada y queso y ... ¡a correr!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal