Patatas a la riojana

Por: | 24 de octubre de 2012

Patatas riojana
Placer en estado puro. / AINHOA GOMÀ

 

En la lista de los 10 platos que me gustaría tomar en mi última cena, justo antes del fin del mundo o de mi ejecución en la silla eléctrica, creo que encontrarían un hueco las patatas a la riojana. No es sólo que el tubérculo cocido con chorizo suponga para mí una cumbre culinaria de la humanidad, sino que se trata de un guiso capaz de transportarme a la infancia.

Las patatas con chorizo son los veranos en La Rioja, las visitas a mis primos en Lapuebla de Labarca y mis primeros contactos con el vino en su bodega. También me recuerdan a las comidas en casa de mis padres en Bilbao, cuando se convertían en uno de los pocos platos que suscitaba aprobación unánime sin que a nadie se le ocurriera empezar con la matraca del "a mí no me gustan".

Desconfío por sistema de las patatas con chorizo con el caldo muy líquido y la patata bien entera. Sí, ya sé que quedan más bonitas. Pero para mí, todo el sentido del plato está en conseguir un caldo cremoso y unas patatas a punto de deshacerse. En este caso, me la refanfinfla profundamente la estética, porque lo que me importa es el aroma, el sabor y el tacto en la boca. Por eso casco las patatas con un tenedor en vez de cortarlas, tal como me enseñó mi señora madre: no sé si será ciencia o hechicería culinaria, pero ella decía que el caldo engorda mejor así, y yo no soy nadie para contradecirla.

Hay gente que les pone pimiento rojo o verde, pimentón o incluso jamón a este guiso. Yo prefiero su versión más esencial, para la que es importante contar con un auténtico chorizo riojano y unas patatas que no hayan sido recogidas en la Edad Media.

Dificultad

Para participantes en Gandía Shore Marilós Monteros.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1 kg de patatas
  • 300 g de chorizo riojano curado (dulce o picante, o mezcla de los dos)
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 2 pimientos choriceros o una cucharadita rasa de su pulpa (se vende en botes)
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación

1. Sumergir los pimientos choriceros en agua muy caliente para que se rehidraten. Dejarlos un mínimo de media hora.

2. Picar fina la cebolla y ponerla a rehogar en una olla grande con un chorro de aceite a fuego suave unos 15 minutos.

3. Si se quiere un guiso más ligero, cocer el chorizo en agua hirviendo unos 10 minutos para que suelte grasa. También se puede desengrasar el plato una vez acabado, quitando con un cucharón la grasa rojiza que flota en la superfice.

4. Pelar las patatas y cascarlas en trozos de unos 4-5 cm con la ayuda de un tenedor (hay que pincharlas con éste, e ir rompiéndolas).

5. Cortar el chorizo en tacos gruesos y añadirlos al sofrito de cebolla junto a los dientes de ajo sin pelar. Rehogar un par de minutos.

6. Sacar la carne de los pimientos choriceros con una cuchara, desechando la piel. Añadirla junto a las patatas al guiso. Rehogar junto al chorizo un par de minutos.

7. Mojar con el agua suficiente para cubrir las patatas, salar, subir el fuego, y cuando hierva, bajarlo a suave y tapar dejando una rendija para el vapor. Cocer las patatas unos 30 minutos hasta que estén muy hechas, moviendo la cazuela de vez en cuando para que el caldo engorde. Si se quedan secas, ir añadiendo agua.

8. Dejar reposar 10 minutos y corregir de sal. Si el caldo ha quedado muy líquido, aplastar una patata, devolverla al guiso y remover. Si ha quedado muy espeso, añadir un poco de agua. Es mejor comerlas en el día para que no pasen por la nevera, porque allí la patata pierde textura.

Hay 108 Comentarios

Efectivamente con la técnica del cascado las patatas sueltan almidón y dejan el caldo más espeso. También se pueden cascar con el cuchillo, no finalizando el corte sino partiendo la patata.
En mi última cena me pediría una tortilla de patata de 12 huevos.

ah Mikel, se me olvidaba ¡eres un snob!, mira que ponernos para comer patatas con chorizo, con el precio que tienen las patatas últimamente :p

Me flipan las patatas a la riojana y soy de Murcia, pero desde que las probé las hago asiduamente. Ahora bien, tengo que decir Mikel que la foto que has puesto no han salido muy bonitas, y no por lo que dices del caldo espeso o los trozos de patata irregulares por cortarlos con el tenedor, sino básicamente por el color. Ese chorizo y ese caldo están muy parduzcos, me gustan más coloraditos. Seguramente le falta el toque de pimentón murciano que yo le pongo, que tiene un color rojo intenso. Además a mí me gustan con chorizo leonés ahumando, que es más intenso...claro que entonces serían patatas a la leonesa...
A Carlos de Vegetal y tal, como no come carne, le recomiendo que las haga con pimiento rojo y verde, ajo picado, unas almendras picadas y un buen pimentón de la vera que le dé el toque ahumado y podrá disfrutar de un guiso de patatas exquisito.

me gustan, aunque en mi casa somos más de patatas con costillas al que añadimos algún chorizo. Ya se que le voy a pedir a mi madre para el próximo día que vaya a comer a su casa :)

Plato de los de toda la vida que, aunque no se crea, tiene su versión vegetariana, como la que nos presenta La cocina delokos ( http://bit.ly/PPJPTO ) o la de Chocolate y canela ( http://bit.ly/PPJVLf ).
Vamos, que hay versiones para todos.
Gracias, Mikel.
Carlos, de Vegetal... y tal
http://vegetalytal.blogspot.com

Toma castaña! recetón, recetón!! Cómo me gustan los platos que te hacen viajar en el tiempo!! Y coincido en eso de que el caldo, cuanto más espeso, mucho mejor! Bravo Mikel! Besets! Raquel

Jooooo!!!! que PLATAZO... Como las preparaba mi abuela de Ausejo. Viejuno a tope.
Si te sobran estan muy buenas el día siguiente. El truco esta en volver a "hervir" las patatas.
Buen provecho

las patatas chascadas (cascadas), en vez de cortadas, sueltan más almidón por eso engordan mejor el caldo y por eso no hay que contradecir nunca a una madre

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal