Más que 'light': nacen los refrescos antigrasa

Por: | 12 de noviembre de 2012

Pepsi special
La nueva Pepsi Special. / KOTAKU

 

¿Te imaginas un taco de tocino light, unas patatas fritas anticelulíticas o una tarta de queso reafirmante? Pues esa misma paradoja se da en los refrescos antigrasa, el último invento de los grandes fabricantes de bebidas carbonatadas de sabores.

Pepsi lanza mañana en Japón una variedad de su refresco de cola denominada Special, que supuestamente dificulta la absorción de grasa por parte de nuestro intestino. El milagro se debe a una forma no digerible de dextrina, utilizada en los suplementos de fibra dietética. La compañía, que ha desarrollado una fórmula capaz de eliminar el regustillo poco agradable de esta sustancia, venderá el producto por 150 yenes la botella (un euro y medio aproximadamente).

Con la Special, Pepsi sigue los pasos de Kirin Mets Cola, el primer refresco con dextrina que consiguió  autorización comercial por parte de las autoridades japonesas. Desde su lanzamiento en abril, la bebida fue un éxito arrollador: en sólo dos días se cumplieron las expectativas de ventas previstas para medio año. De forma un tanto extraña, tanto la Kirin Mets Cola como la Pepsi Special se venden como "comida para uso específico de salud".

No se sabe si las multinacionales de los refrescos planean lanzar al mercado productos similares en Europa y Estados Unidos, pero no me extrañaría nada que si las colas antigrasa triunfan en Asia acaben llegando aquí. Al fin y al cabo, los productores de refrescos se enfrentan al mismo problema en todo el mundo, y es la creciente mala reputación de estas bebidas. ¿Por qué? Pues porque la palabra "refresco" cada vez aparece más asociada a otras tan poco agradables como "sobrepeso" y "obesidad".

Una coca-cola o una pepsi fresquitas entran bien, y yo soy el primero en disfrutarlas. Pero debemos ser conscientes de que el refresco es el producto nutricionalmente absurdo por excelencia. No aporta ningún beneficio al cuerpo y sí calorías vacías y unos cuantos productos químicos que pueden no ser nocivos, pero sí innecesarios para el organismo. Ah, que dices que tú tomas light. Bien, entonces el azúcar estará sustituido por edulcorantes bajos en calorías que no sólo no te alejan del vacaburrismo, sino que pueden estimular la demanda de alimentos dulces -ergo engordantes- por parte de tu cerebro. Como casi siempre, no pasa nada por tomarse alguno de vez en cuando, pero lo más sano es refrescarse con agua del grifo o zumos de fruta naturales.

Según el Departamento de Salud del ayuntamiento de Nueva York, un refresco al día puede hacerte engordar cuatro kilos y medio en un año. La ciudad está en pie de guerra contra estas bebidas, y hace un par de meses tomó la muy polémica decisión de prohibir su venta en recipientes de más de medio litro. "Qué bobada, pues te compras dos y ya está", dijeron muchos. Pues sí, pero de esa forma eres consciente de que te estás tomando la cantidad correspondiente a dos personas, y no a una. Sin olvidar que el aumento de la obesidad cada vez se relaciona más con el tamaño de las raciones (y no hay más que pensar en el país donde las raciones son más monstruosas: Estados Unidos). O el ejemplo que puede suponer para los niños el hecho de que un bidón de refresco no sea algo normal.

 

Un refrescante vasito de grasa. / DRINKING FAT

 

Por otra parte, está por ver si el efecto de la dextrina de la Special Pepsi o las colas que vengan después es positivo a largo plazo. Una bebida que impide la absorción de grasa parece un sueño hecho realidad: ¡ya nos podemos forrar a hamburguesas con bacon sin sentirnos culpables! El pequeño problema es que parte de esa grasa resulta indispensable para el normal funcionamiento del cuerpo, y eliminarla puede que no sea tan buena idea. Además, no evitamos los verdaderos problemas de los refrescos: su notable contenido en azúcar o en edulcorantes y su enorme poder adictivo.

Más inquietantes aún parecen los planes de Coca-Cola en Francia, país en el que la multinacional se ha asociado a la farmacéutica Sanofi para inventar "bebidas de belleza". Éstas se venderán en las farmacias a partir de este otoño bajo el muy apetecible nombre de Beautific Oenobiol, y mezclarán agua, zumo de frutas y "aditivos nutricionales". Entre sus presuntos efectos mágicos se encuentra una mayor vitalidad, pérdida de peso, piel radiante y pelo y uñas fortalecidos. ¿No es este el concepto de los controvertidos alimentos funcionales aplicado a los refrescos? Suena a que sí.

Hay 61 Comentarios

Los refrescos que sean refrescos y para quemar grasas no hay nada más sano que el ejercicio físico, esto es lo que se debe potenciar junto con una alimentación equilibrada, a ver si ahora por tomar esa bebida nos vamos a quedar en el sofa tumbados despues de comernos un puchero de hinojos http://elpucherodehelena.blogspot.com.es/2012/01/puchero-de-hinojos-o-el-sabor-unico-de.html sin sentirnos culpables a no.... eso no, hay que sufrir amigos para ser feliz, que no nos faciliten tanto las cosas

sinceramente, yo tampoco se que pensar. Tras dos embarazos en los que pretender tomar algo en un bar, que no tenga alcohol, que no tenga cafeína, y no engorde mucho (porque en el primero se me fue la mano y cogí un poco más peso de la cuenta) se volvía una odísea casi imposible, me di a la XXX sin cafeína y sin azúcar, o lo que es lo mismo, agua sucia pero con sabor a refresco, y no es que lo tome todos los días, igual que no tomaría todos los días ningún otro refresco, pero es la que sigo comprando para tener en casa. Sobre añadir otras sustancias con otras propiedades (en este caso anti grasas) pues opino lo mismo, el que quiera meterse dextrina para el cuerpo que se la meta, aunque creo que yo, personalmente, esta no la probaría.

Sinceramente, no sé que pensar de esto, pero como defensor de ciertas cosas light, yo me apunto al carro.

Como dice Ivan, más vale tomarse un refresco 'normal' cuando te apetece, de vez en cuando, que tanta tontería.


Yo también soy de los que de vez en cuando acudo a un mcdonalds con mi hijo, y no pasa nada, mientras se que lo quema a base de correr y no parar quieto, no me preocupa. Otra cosa sería tomarlo por costumbre y acudir a estos sitios de forma habitual.


Ahora, no le faltará mercado... 'semos' así.


Un saludo y feliz semana
http://www.demipueblo.es

no les faltaran adictos seguro. . venden como los politicos que nos cuidan y se preocupan por nosotros y no faltara quien se lo crea . vendedores de humo y panaceas sin, adonde este el agua de manantial....

Sí, como una amiga mía, que consume la 'mantequilla light'... y yo le digo que es tan absurdo como tomar la 'leche condensada light'.... pero bueno, allá la gente!

No me transmiten buenas vibraciones todos esos productos que pasan más tiempo entre químicos que entre cocineros o bodegueros o "como se llamen los que hace bebidas de cola". A veces el ser humano me parece de lo más torpe y dispuesto a repetir una y otra vez sus errores. ¿Por qué una bebida refrescante tiene que tener pretensiones de "medicina"? Igual la dextrina esa no lleva consigo ningún perjuicio para la salud, pero tampoco la veo necesaria. No quiero parecer un cavernícola, pero ojo con esos avances en bebidas del futuro.
En otro orden de cosas, a Xavier Gutiérrez le vi en su blog un concepto que me llamó la atención: los pipanellets. Unas croquetas con estética de panellets, gracias a las pipas de girasol que le sirven de rebozo. Inspirado en ellas me he atrevido con unos pipanellets de níscalos y roquefort ( http://bit.ly/TyMVH4 ) que son dignos de probar.
Gracias, Mikel.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

Me encanta el artículo y es una pena que no se divulguen más este tipo de reflexiones ya que la mayoría de los productos con añadidos son placebos que no sirven para nada. Os dejo otro artículo sobre este tema que analiza, también toda este fiebre de productos con los que se bombardea a los consumidores a veces con el apoyo de gente famosilla que cobra una pasta por promocionar productos " anticolesterol, antigrasa, antiaños, anti...
El fichero se llama "la dictadura de la belleza" y este es el enlace, por si queréis echar una ojeadahttp://www.lee-gratis.com/index2.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=186&Itemid=30

En vez de productos raros se le añade al refresco un chorrito de Mistol, el de toda la vida, y hará el mismo efecto, ¿no?

Sinceramente creo que todo este asunto se le está yendo de las manos al mundo... Tomamos muchos productos nutricionalmente no necesarios pero que nos hacen felices. Qué manía le ha entrado a todas las administraciones de intantar cargarse esto. Yo ya sé lo que estoy tomando cunado ingiero una coca cola, o me como una hamburguesa... Pero me encanta de vez en cuando y soy feliz cuando lo hago! y no lo hago todos los días porque entiendo que eso no es bueno. La semana pasada estuve en McDonalds con mis hijos, y como el anuncio de Mastercard, su sonrisa no tiene precio. No les llevo todos los días ni mucho menos y soy el primero que intenta que su alimentación sea lo más sana y equilibrada posible. De ahí a estos extremos va mucho. Estoy harto de encontrarme cada vez más productos ligth, bajos en calorías, "liberadores" de colesterol... Tampoco aportan nada al cuerpo las cervezas/vinos/copas de más que nos tomamos los fines de semana y nadie dice nada de ellas. O las tapas grasientas que las acompañan de vez en cuando...
Un saludo,

http://ensalsaverde.wordpress.com

Mientras haya mucha variedad, no nos dejemos engañar y pasen por controles sanitarios que vendan lo que quieran. Ya nos venden de todo para hacer milagros, así que uno más sólo puede aligerarnos el bolsillo antes que los michelines con el mínimo esfuerzo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal