Aló, Comidista: "¿Es cierto que hay muchos chefs con pluma?"

Por: | 08 de febrero de 2013

Jacinta: ¿Los pures de mi canija perderán sus propiedades si los descongelo en el baño maría? El otro día me quedé preocupada con un comentario que hiciste sobre los descongelados. Soy madre primeriza y aunque aún doy teta a mi nena de 9 meses, ya come purés. Casi siempre olvido sacarlos del congelador el día antes y para descongelar utilizo o el baño maría o poner el tuper sobre la calefacción. Como el otro día le recomendaste a una "tertuliana" en este mismo consultorio que echara a su novio de la cocina por descongelar bajo el grifo de agua caliente me pregunto si mis purés no tienen lo que tienen que tener por este descongelado exprés y si le recomendarías a mi niña que se busque otra madre o recurra a su abuela Pepita (gran cocinera) para el asunto de la comida, porque conmigo no va a crecer. La niña tiene la cara como un pan (o dos, uno en cada carrillo), pero claro eso puede ser de la teta, que no para la tía de pedir (y yo soy de las de teta a demanda "de momento") y me asusta destetarla por si pierde sus hermosísimos carrillos.

Querida Jacinta, superinteresante este rollo que me has cascado sobre tu canija y tus tetas. A ver, yo por principio recomendaría que cualquier persona que escribe a Aló, Comidista perdiera inmediatamente la custodia de sus bebés y estos pasaran a depender de sus abuelos, fueran dados en adopción a otros padres más responsables o ingresados en algún centro de menores. Por si los Servicios Sociales no actúan en tu caso (ya les he pasado tu mail y tu IP), te diré que lo que haces con el puré no es ningún drama. Es un triturado, con lo cual los cambios en la textura por un descongelado rápido serán casi imperceptibles (y desde luego tu bebé no los va a notar, a no ser que sea la reencarnación de Santi Santamaría). Aun así, yo te recomendaría hacerlo en el microondas, que va muy bien para estas cosas.

David: ¿Porqué, aún llevando años emancipado y cocinando, no soy capaz de picar la cebolla como en los programas de la tele? Lo único que consigo es que se me desbarate la susodicha y se resbalen sus capas entre sí, poniendo en peligro mis dedos. Al final solo consigo un puñado de trozos gordos e irregulares.

Ana: Te escribo porque hay una duda que me asalta cada vez que cojo una cebolla para hacer un sofrito. ¿La rallo con el típico rallador del chino trapezoidal o la pico al estilo "brunoise"? Una vez dije que para hacer el sofrito, yo rallaba todo porque era infinitamente más rápido, y una cocinillas me miró con cara de someterme al garrote vil. Yo la única diferencia que noto es el agua que desprende, pero no creo que sea un crimen, ¿verdad? ¿O sí lo es?

Queridos David y Ana, contesto a la vez vuestras dudas cebolleras. David, el problema es que no agarras bien el cuchillo. Tienes que tocar la hoja con el pulgar y el índice, y el mango con los otros tres dedos. Después cortas la cebolla por la mitad, porque para cortar cualquier alimento lo primero que debes obtener en él es una superficie plana que se pegue a la tabla. Bien, entonces haces una serie de cortes verticales y uno o dos horizontales. Agarrando bien la cebolla pero con cuidado de no cortarte los dedos, comienzas a picar. Y ya está. Ana, yo no rallo nunca la cebolla. Me interesa que mantenga su propio líquido para alargar la cocción y que le dé tiempo a pocharse. Así obtienes su dulzor natural. Si la rallas, aceleras... y evitas de alguna forma una correcta caramelización.

Clara: Querido Mikel, por favor, ¿qué opinión te merece esto?

 

 

Querida Clara, soy megafans de Epic Meal Time. Me encantan todas las cerdadas mayúsculas que hacen, su agresividad y su concepto de comida brutal. Son un alivio entre tanta comida sana, la verdad. En cuanto a la aparición estelar de Jamie Oliver, demuestra su capacidad de autoparodia -lo del apio es enorme-, por lo que no puedo más que rendirme a sus pies.

Maria: Resulta que en mi casa el día de Nochevieja hubo una desgracia. Todos los años mi madre prepara su riquísima sopa de marisco para cenar, con su pixín (rape, en asturiano), sus andaricas (nécoras), sus gambas y su todo. La hizo el día anterior porque siempre decimos que está mucho mejor reposada. El caso es que cuando estaba vistiéndome para cenar oigo gritos desde la cocina y me encuentro a mi madre y mi hermano diciendo que la sopa tiene vida propia, vamos, que fría encima de la meseta de la cocina hervía sola!!! Asi que para disgusto de mi madre nos quedamos sin sopa en Nochevieja… ¿que crees que pudo pasarle? ¿fermentó? ¿el pescado estaba malo? Mi madre, la pobre, no se si la volverá a hacer…

Javier: Tengo una gran duda de un suceso algo paranormal que me sucedió una mañana. El verano pasado congele por la noche 6 botellitas de 33cl ,para llevarlas a la playa y a la mañana siguiente a las 12 pm estaban todas congeladas menos una. Y aquí mi fenómeno paranormal y existencial.

Queridos María y Javier, ¿no creéis que sería mejor escribir a Iker Jiménez para estos asuntillos vuestros? A ver, que yo como admirador de las ciencias ocultas os lo agradezco, pero es que no sé qué recomendaros más allá de que llaméis a Katiuska Romero a ver si os limpia el aura. En fin, el caso de María parece claramente una fermentación, y lo de Javier es un poltergeist en toda regla.

Thierry: Como fotógrafo profesional no puedo sino alarmarme por el daño que están haciendo los móviles, las tablets, las redes sociales y el instagram a la foto en general y a la foto culinaria en particular de manera asesina. Parecen la mayoría productos mal preparados, pastosos, con aspecto a veces de comida de perros a pesar de que probablemente sean muy buenos. ¿Cómo pueden los profesionales del sector, que viven de la cocina no darse cuenta? Un pequeño restaurante al cual estaba proponiendo mi trabajo, si se dio cuenta... a las duras: enviaba informaciones periódicas de platos y promociones en su bario sin fotos, y la gente se movía para su paella de turno, hasta que sacó él mismo una foto de una y la colgó de sus mails y la incorporó en sus flyers. Y bajaron las ventas.

Querido Thierry, estoy de acuerdo contigo en que buena parte de las fotos de comida que se ven por ahí son ETA. O mejor dicho, son POTA. Y soy el primero en reconocer que algunas de las que he sacado yo (las mías, no las de la sublime Ainhoa Gomá) son un poco truñis. Pero chico, cada cual hace lo que puede, y algunos no podemos contratar a un fotógrafo como tu cada vez que queremos publicar una receta o hablar de un plato. Eso sí, si yo tuviera un restaurante y mi vida dependiera del atractivo visual de las imágenes con lo que lo promociono, desde luego dejaría el asunto en manos de un profesional. También te diré que la foto-caspa de paella, bocata de calamares, albóndigas y otros clásicos es toda una tradición en España, bien anterior a la aparición de los móviles o las redes sociales.

Charo: Comidista, quiero ser tu amiga.

Querida Charo, yo no.

207774_10151203481642901_420169303_n
"Tengo montones de amigos que no me gustan". / DOWNTON ABBEY

 

Rocío: El otro día se me ocurrió que como las alcachofas son flores tal vez podría aprovechar los tallos para conservalas más tiempo y las puse en un recipiente con agua cual ramo de flores. No me pareció que durasen más de lo normal y cuando las usé tenían muchos pelillos pero no sé cómo las habría encontrado si no las hubiese dejado en agua ¿más mustias o tal vez con menos pelillos?

Querida Rocío, no sabía que a los pacientes de la López Ibor os dejaban salir a comprar alcachofas, pero me alegro de que en los institutos de salud mental os lleven al mercado de vez en cuando. En cualquier caso, estoy muy a favor de este cultivo hidropónico que te montaste en el florero de tu habitación. Y no, cariño, el agua no hace milagros y no detiene la mustiez y el crecimiento de los "pelillos" en el corazón de las alcachofas. Pero no vayas a cometer ninguna tontería por esto, ¿eh? ¡Pelillos a la mar, mujer!

Francisco: Las pasadas navidades buceando por internet descubrí el siguiente vídeo (espero que el idioma de Shakespeare no sea un problema). Me parece buenísimo!!! Menudo figura el Robert Rodríguez (Filmografía: Sin City, Machete Kills, Planet Terror, Kill Bill Vol. 2, Abierto hasta el amanecer, Desperado y El mariachi entre otras...). La receta describe como cocinar Cochinita Pibil/Puerco Pibil, uno de los platos de la cocina mexicana que más me gusta. Mis preguntas son las siguientes: ¿Me atrevo a seguir los pasos que indica el Sr. Rodríguez? ¿Qué opinión te merece añadir tequila a una receta como esta? ¿Sabes de algún sitio donde pueda conseguir las hojas de plátano? ¿Qué opinas del consejo del molinillo de café?

 

 

Querido Francisco, voy por partes. Yo lo del tequila no lo veo mal, pero mejor que los sabios mexicanos que tanto se indignan con mis guacamoles heréticos se manifiesten en los comentarios. En cuanto a las hojas de plátano, tengo un leve recuerdo de haberlas visto en algún puesto de comida latinoamericana en el Mercado de Los Mostenses en Madrid. Y supongo que en La Boquería de Barcelona también habrá quien los venda. En cuanto al molinillo de café, superafavor: las especias molidas al momento son SIEMPRE mejores si buscas un sabor contundente.

Fierro: Hace unos meses mi chica me dejo tirado. Además de las lógicas consecuencias que acarrea el desamor y el abandono he experimentado un extraño fenómeno: sufro una especie de bloqueo culinario. Sí, estoy incapacitado para cocinar. Antes disfrutaba tanto preparando una ensalada de tomate para compartir en la playa como currándome una cena romántica con platos elaborados. Desde que se marchó no puedo ni si quiera hacer un sofrito y la idea de meterme en la cocina, poner un poco de música y guisar algo rico mientras disfruto de una cerveza o una copita de vino es ya ciencia ficción. Cada vez que comienzo a preparar algún plato, por muy simple que sea, no puedo evitar recordarla y me invade el más desolador de los vacíos. Ahora, me alimento a base de pasta con aceite de oliva, entrecot de ternera, plátanos, yogures desnatados, queso y pan. Son los únicos alimentos con los que no siento ninguna conexión emocional al manipularlos. ¿Crees que este mal tendrá cura o se trata de un proceso irreversible?

Querido Fierro, sufres el clásico bloqueo culinario de la persona sola. Pero debes perseverar y salir de ese círculo vicioso de comida-recuerdo de tu novia si no quieres convertirte en una Sonia Allison. ¿Por qué no te inicias en algún tipo de gastronomía exótica que nunca probaras con tu ex pareja y comienzas a invitar a amigos a cenar a casa? Otro paso es buscarte otra novia. O pagar a alguna mujer porque coma contigo lo que has cocinado. O comprarte una muñeca hinchable y sentarla a la mesa. No sé, son ideas... 

Juan: Después de unos cuantos años en la profesión de salud mental, me ha llamado la atención el alto grado de gente con trastorno de personalidad severo que son excelentes cocineros, incluso he tratado a varios profesionales. Y un reciente estudio ha revelado que una de las profesiones con mayor número de psicópatas son los cocineros (con un porcentaje parecido al de los curas). ¿Tú crees que es falso el estereotipo del chef con pluma? ¿Están fundadas mis sospechas de que varias de las cenas que he tomado por ahí se las han pasado por los mismísimos (como mínimo)?

Querido Juan, cuando dices que llevas unos cuantos años "en la profesión de salud mental", ¿te refieres a que has sido paciente? Porque este batiburrillo de psicópatas, homosexualidad y comida pasada por órganos genitales sobre el que me preguntas no sé yo si revela mucha estabilidad intelectual. ¿O es que eres uno de esos médicos ultras que todavía no se han enterado de que el mariconismo no es una enfermedad? Entonces estate tranquilo que quizá el Gobierno te acabe consiguiendo algún puestecillo en el Comité de Bioética. Respondiendo a tu pregunta, sólo conozco a un par de chefs con pluma, una media bastante menor que la de los gays que conozco en otras profesiones, así que no sé en qué cuarto oscuro te habrán hablado de ese "estereotipo". Sobre tus sospechas acerca de las cenas que has tomado por ahí, me consta que la leyenda urbana del cocinero que se introducía en el recto las zanahorias y después las usaba en sus platos es falsa.

The-gay-book

 

Fernando: Querría saber tu opinión acerca de los cuchillos de cerámica. Siento ser tan normal y que mi pregunta no dé para mucho, pero es ésta mi duda y no otra.

Querido Fernando, una de las cosas que más me gusta de este consultorio es que la gente se disculpe por ser normal, como si estuviera en un circo de freaks. Bien, mi opinión respecto a los cuchillos de cerámica es altamente positiva. Tengo dos que cortan fenomenal y no se han desafilado nada en un año de uso. Problema: que debes tratarlos con un poco de cuidado: el cebollero se me rompió un poco por hacer el bestia con él intentado cortar no me acuerdo qué. Otra ventaja es que no producen ningún tipo de oxidación en los alimentos, lo que los convierte en idóneos para las verduras y hierbajos en general.

Elisa: Soy una españolita viviendo en Zacatecas, un gelido secarral en medio de México. En Reyes tienen la linda tradición, los pasteleros de la zona, de hacer una rosca de reyes (nuestro clásico roscón) gigantesca e invitar a los que se pasan por alli... Quizas te sirva para una entrada sobre consumismo desenfrenado o para sensibilizar contra la hambruna.

 

 

Querida Elisa, me tranquiliza comprobar que el fenómeno "Arrampla con cualquier cosa que sea gratis como si no hubiera un mañana" no es exclusivamente español, sino que también se da en naciones hermanas como México. No sé si estas señoras que se llevan 5 kilos de roscón en bolsas de plástico pasarán hambre, pero rápidas son un rato las tías. Este vídeo me ha recordado a otro muy gracioso de un Fitur de hace años, en el que se ve en acción a la especie más feroz y depredadora que existe en este tipo de actos: el jubilado.

 

 

David: Hola Mikel, lamento comenzar sin preguntarte por tus tendencias sexuales. que por otra parte espero que disfrutes plenamente y con salud. A lo que iba, quería preguntarte tu opinión sobre dos tendencias en aumento que me encuentro en restaurantes de todo tipo, desde los más caros hasta los más baratos. La primera es la cada vez mayor dificultad para encontrar unas buenas patatas fritas de guarnición, pues cada vez mas frecuentemente se sirven patatas congeladas. La segunda cuestión es acerca de la moda de servir agua embotellada y no dar opción a la jarra de toda la vida. Puedo enteder esto último en lugares donde el agua tenga un sabor fuertemente alcalino, pero en zonas como Los Pirineos, Asturias, Galicia o incluso Madrid que se jacta de tener el mejor agua del mundo, me parece un insulto a la inteligencia cuando pides una jarra y te contestan que "aqui el agua no es buena para beber".

Querido David, has tocado dos temas que consiguen enfurecerme más que una sesión parlamentaria. Muchos dueños de restaurantes parecen no darse cuenta de la importancia de la calidad de las patatas en sus platos, porque las consideran mero relleno para empapuzar bien al cliente. Así que optan por lo más fácil, cómodo y barato: las congeladas de bolsa. Que, por otra parte, son aceptadas por buena parte del personal sin mayores problemas. Yo entiendo que si voy a McDonald´s, a Burger King o a un menú del día de ocho euros me echen este tipo de basura, porque estoy pagando en consecuencia. Pero en un restaurante normal, para mí es motivo suficiente para no volver. En cuanto al agua embotellada, tres cuartos de lo mismo: se trata de hacer más caja, aun a costa de castigar al medio ambiente sin motivo. Yo jamás compro agua embotellada, y eso que vivo en una ciudad en la que la del grifo es bastante mala como Barcelona. Llenar de plástico el mundo y pagar 10 veces más por el mismo producto, aunque sepa un poco peor, no es lo mío. 

Ana: He sufrido un duro revés recientemente al comprobar que la RAE admite la palabra "almóndiga". Sí, sí, como lo lees. Y mi preocupación va en aumento...  ¿crees que esto podría ir a más y que dentro de poco también admitan "cocreta" o incluso "mondarina"?

Querida Ana, me congratulo una vez más de que mis lectores se preocupen por los problemas graves del mundo, y no por tonterías como el hambre, la corrupción o el cambio climático. La RAE últimamente hace cosas un poco locas, así que no me extrañaría que se acabara aceptando cocretamondarina, natalina o algachofa. Lo de almóndiga lo sabía, por suerte, por lo que con esta palabra no he cometido el mismo error que con moniato, que me estuve riendo un buen rato hasta que me hicieron un zasca en toda la boca al decirme que es tan correcto como boniato.

Pedro: ¿Por qué es tan difícil entender a tu propia madre cuando te explica una receta de cocina? ¿Qué significa "para hacer la bechamel tienes que echar la harina que te admita; mama a mí me admite todo el bote; anda hijo no digas tonterías"? ¿Qué significa: "mama, cuando se que ya está hecho? Cuando lo veas…. Ejem mama, el pollo no me manda señales de humo, solo veo cómo se quema"? ¿Hay algún traductor como el que tiene Google pero en versión madre-hijo en la cocina?

Querido Pedro, no existe ningún traductor. Muchas madres acumulan toneladas de sabiduría culinaria, lo que no significa que posean ninguna habilidad para transmitirla. Además, hay cosas en la cocina que sólo se aprenden haciéndolas, y no hay medida ni receta que valga. Así que practica con tu progenitora y ya verás cómo acabas entendiendo cuánta harina admite la bechamel y cuándo está hecho el pollo.

Inmaculada: envío unas fotos de mi mayor desaguisado culinario porque me tengo por buena cocinera, y mis allegados también, pero lo del roscón va a ser que no es lo mío. La juerga entre mis amigos y familiares ha sido mayúscula. El mensaje que envié a los míos adjuntando las fotos fue algo así: "Entre que la masa no subió y que me distraje con el Apalabrados, todo hay que decirlo, el asunto quedó como se aprecia en la foto1. La foto2 es el intento de mi marido por arreglarlo después de partirse de la risa!!!".

Roscon1
Roscon2

 

Diógenes del Tomate: Soy La Diógenes del Tomate, te envío un desastre culinario. Mi intención no era copiar la cara de Gonzo el de los teleñecos, surgió así fruto del azar. En mi afán de no tirar comida, aproveché cuatro patatas fritas y tres aros de cebolla de comida a domicilio ( sí sé que es triste pero es más triste robar) e intenté hacer algo divertido y creo que lo conseguí, porque lloré de risa mientras lo preparaba y mientras lo comía.

  IMAGE_291


 

Álvaro: El roscón des(cons)truido.

IMG_0008

 

Rubén: Jelou, Mr. Eatinist, respondo raudo a tu petición de comida del averno con este Pikachu aberrante salido del mismo Mordor. La pastelería de enfrente de La Farga, en Hospitalet, decidió que el Salón del Manga era la mejor ocasión para hacer experimentos alienígenas. Tengo que añadir que, comparado con la fauna que se reúne ahí dentro, este pastelito era el David de Miguel Ángel de la repostería. Para muestra, un Lobezno.

IMG_1709
IMG_1707

Queridos Inmaculada, Diógenes del Tomate, Álvaro y Rubén, mil gracias por atender la llamada a la participación que hice en mi entrada sobre las mejores catástrofes culinarias de Pinterest. Debo decir que vuestros horrores están a la altura: el roscón carbonizado, el mutante, la terrorífica cara de tortilla con calamares y los pikachus tróspidos. Os quiero.

Elisa: ¿Qué hacemos con la miel en la receta de las carrilleras de cerdo con ciruelas? No lo dice, solo está incluida en la lista de ingredientes (por cierto, esto pasa con frecuencia en sus recetas).

Querida Elisa, ya he incluido la miel en la receta. En efecto, se me olvidó como me ocurre otras veces (pero no con frecuencia, no te pases). Tienes toda la razón, debo aceptar que no soy un ser perfecto aunque lo parezca, y que aunque trato de repasar mis recetas a veces se me pasan algunos fallos. Desde que vi tu pregunta llevo un cilicio de espinas puesto en la pierna como penitencia, y además he pedido a mi geriatra que me ajuste la medicación a ver si recupero el riego sanguíneo en el cerebro.

Miren: ¿por qué se comen piparras con las alubias?

Querida Miren, esta arraigada tradición en el País Vasco y Navarra tiene una explicación gastronómica y también fisiológica. Los alimentos ácidos y picantes contrastan muy bien con los contundentes, y de alguna forma los hacen más llevaderos y menos cansinos para el paladar. A la vez, ayudan a la digestión, algo muy necesario después de meterte un cancarro de legumbres bien acompañadas de cerdazo en todas sus variantes. 

Hay 86 Comentarios

Las dos expresiones favoritas de mi madre en relación a las recetas, al margen de su sistema métrico (Puñaillo, pellizquito, mijilla, chispilla, y sus fracciones que siempre incluyen íes y eles hasta el infinito de forma que cuando lo pronuncias pareces un cantaor de flamenco en el último gorgorito) son LACARMITA Y LA SUYA (Y ya te puedes devanar los sesos como no la hayas visto cocinar la receta antes).

Yo te sugeriría que no aconsejes descongelar, o calentar, comida en el microondas si es para dar de comer a un bebé. No es nada bueno para la salud.
Y por otro lado, creo que media Holanda debería estar en el psiquiátrico. Aquí tienen alcachofas en el puesto de las florres para añadirlas a los adornos florales ;)

Soy un asturiano en Madrid, con familia en Valladolid y quiero opinar sobre el agua: la cantidad de agua disponible en el norte no guarda una relación directa con su calidad al salir del grifo. Es cierto que hay manantiales a mansalva y es un recurso con mayor disponibilidad que en otros lugares. Pero lo importante para conservar la calidad es la red de canalización. En muchas zonas, sobretodo fuera de las grandes ciudades, la infraestructura es antigua y con la lluvia, es fácil que se produzcan filtraciones. Aunque cada vez ocurre menos, hasta hace diez años no era extraño encontrar agua turbia en días lluviosos en algunos pueblos.
En Valladolid, el agua me parecía mala (y en casa de mi abuela parecía una disolución de cal) y eso que teníamos el Duero bien cerquita (recurso disponible). En cambio, el agua de Madrid me parece de una calidad sublime, similar a la del norte (limpia). Por eso creo que lo verdaderamente importante es tener una buena red de distribución.

A mí ayer se quemó la pasta por distraerme con el Apalabrados. Para hacer tiempo mientras se cocina algo, le echas un vistazo a la tablet, pierdes la noción del tiempo, no te enteras de que se está achicharrando y... LA unidad de accidentes y desastres domésticos debería investigar la incidencia del Apalabrados como primera causa de incendios y desastres culinarios. Sospecho que pronto habrá una sección especial en Pinterest. Esloganes para una campaña preventiva a nivel nacional: "Si juegas, no cocines." "Si juegas, te la juegas, etc.

Mikel! pensé que me ibas a sacar con la cara pixelada.En fin....
Ahora no sé con que cara voy a comentarte, bueno si, con una amplia sonrisa ja ja ja.

Hoy he tenido el despertar más perro en años, y esta entrada me ha devuelto el ánimo. Sobre todo porque se han juntado muchos pacientes de la López Ibor, vaya fauna que somos, me temo. Mi más dramática bienvenida a la Diógenes del Tomate, qué sería de este consultorio sin ella, que dio el pistoletazo de salida a la locura galopante :-)))

Mikel; "cancarro" no existe, ¿qué es eso?. Te refieres a un tancarro. Muy divertido el post.

Qué buena es esta sección!!! Me alegras la mañana de los viernes. Muy grande!!! Un saludo!!

http://areaestudiantis.com/

Por no hablar de esos genios que venden agua de mar en tetrabrick: son mis héroes.

Grueso error, comidista: una botella de agua no cuesta diez veces más que el agua del grifo. Cuesta mil veces más. El litro de agua de grifo en Madrid, mejor que muchas embotelladas, cuesta en torno a 0,001 euros.
Yo siempre pensé que los que compran agua embotellada eran tontos, y que los que la venden hacen el negocio del siglo con tanto tonto.

Empezar el viernes con unas risas no tiene precio!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal