Aló, Comidista: "¿Es de tontos pagar más por productos ecológicos?"

Por: | 22 de marzo de 2013

Aló, Comidista es un consultorio en el que vale todo: dudas culinarias, enigmas gastronómicos, cuestiones personales o problemas psicológicos y metafísicos. Sólo tenéis que enviarme un mail a elcomidista[arroba]gmail.com. Responderé a vuestras cuitas cada 15 días, un viernes sí y otro no (si no hay puentes o cosas raras). 

Estrellada Contra El Suelo: Cuando utilizo la plancha para cocinar gambas, sepia o similiar, por muy bien que la lave, cuando la vuelvo a utilizar persiste el olor. ¿Cómo podría eliminarlo? Porque no tengo espacio para dos planchas. ¿Tendrías a bien, si no es una molestia, mandarme una foto dedicada?

Querida Estrellada Contra El Suelo, lo primero, felicitarte por tu apodo, me lo voy a apropiar para autodenominarme los días siguientes a cuando salgo. Los gurús de la plancha apuntan dos métodos para quitar el olor: frotarla con la piel de un limón y después cubrirla con sal gorda un rato, o echar vinagre con la plancha aún caliente y retirarlo con un papel de cocina. No he llevado a cabo ninguna de estas prácticas, así que no te puedo garantizar que funcionen, pero no suenan mal. Aquí tienes mi foto dedicada; es de cuando era joven pero espero que te sirva.

Foto dedicada
 

Javi: Somos tres amigos y compis de piso seguidores de tu blog. El otro día discutíamos sobre la relación directamente proporcional entre tener mano en la cocina y follar más y mejor. Teníamos ideas bastante diferentes sobre la cena ideal que deberíamos preparar para llevarnos a una chavala al huerto, y apenas coincidimos en que lo mejor es ser generoso con el vino. Así que ahí va la consulta: si a día de hoy quisieras dejar loquita y con ganas de mambo a una chica, ¿qué le harías de cenar? 

Querido Javi, ¿"llevarnos una chavala al huerto"? ¿"Dejar loquita"? ¿"Con ganas de mambo"? ¿De dónde salís tú y tus amigos, de un colegio mayor de 1985?   ¿O es que sois tres cincuentones divorciados que os gusta "la marchuqui"? A ver, la posibilidad de que yo quiera "dejar loquita" a una chica es bastante remota, pero puesto en esa tesitura, supongo que apostaría por un menú ligero, facilito pero resultón. Empezad con una cuajada de foie, que suena muy alta cocina, seguiría con unos espárragos verdes con jamón y huevo escalfado y unos salmonetes rellenos de hierbas, y acabaría con unos vasitos de chocolate exprés. El objetivo es que parezca que tenéis sensibilidad y buen gusto, y ocultar vuestra condición de cavernícolas comedores de chuletón con patatas fritas.

Puck106: Me ha dicho un médico que la sal del Himalaya no contiene sodio, y es apta para la hipertensión. He mirado el envase y, en efecto, en la composición no aparece ninguna mención del sodio. Sin embargo, desconfiada de mí, tras una pequeña investigación en Internet, he visto que algunos dicen que "ayuda a regular la tensión", mientras que otros sostienen que no tiene ningún efecto. Y nadie comenta el hecho de que no tiene sodio. Ni siquiera lo pone en el folleto publicitario que va incluido en el envase. ¿Qué hay de cierto en esto? ¿Y será esta sal realmente del Himalaya?

Querido Puck106, empecemos por el principio. ¿Dónde estabas tú cuando en Ciencias Naturales os explicaron la composición de la sal? Fumando porros en el váter del colegio, imagino. Cari, la sal es cloruro de sodio. NaCl. Una sal de mesa sin sodio es como un agua sin hidrógeno, un acero sin hierro o un Saber y ganar sin Jordi Hurtado. No existe. Me declaro muy fans del médico que te ha dicho que la del Himalaya no lo tiene. Él también debía de estar tomando drogas o leyendo sobre ciencias ocultas y chamanismo mientras hacía la carrera. Personalmente, me fio tanto de la palabrería que rodea la sal del Himalaya como del consultorio del Nuevo Vale. He leído cosas por ahí que animan mucho a creerse sus virtudes: "equilibra el exceso de acidez de las células, especialmente de las del cerebro", "contiene eones de luz almacenados en ella", "contribuye a la generación de energía hidroeléctrica en el cuerpo"... y no te cura el cáncer y el sida de milagro. En cuanto a su procedencia, si toda la sal que se dice de allí fuera auténtica, el Everest ya sería un lago. Mi recomendación: si tienes pasta, toma buenas sales de Añana, de Es Trenc, de Ibiza o de cualquier otra salina española, y deja el Himalaya para el Dalai Lama.

Curandero
El médico de Puck106, con un par de pacientes.

 

  

Marta: Hola Mikel, he decidido escribirte porque tengo un cabreo descomunal y no sé muy bien a quién dirigirme. Ayer en un supermercado de una cadena muy conocida intenté comprar un paquete de magdalenas con "mollete" arriba, de las de toda la vida, vamos, y en todas las marcas que vi venían las magdalenas envasadas individualmente en bolsitas de plástico. Voy a comprar tortas de anís y más de lo mismo. No creas que soy una talibán, sé que es práctico y lo utilizo como todo hijo de vecino, pero ver el abuso que de él se está haciendo me cabrea. ¿Cuál será el siguiente paso? ¿Plastificar cada pieza de fruta, huevo o galleta? ¿Qué podemos hacer para que la industria deje de hacer tantas majaderías? Y por favor no me digas que "hacerlo yo misma". Tengo tres hijos y después de una jornada laboral larga y una jornada aún más larga con ellos no estoy para hacer pan, galletas e ir a ordeñar vacas.... Sólo quiero poder comprar cosas sanas, ricas y medianamente respetuosas con el medio ambiente, ¿es tanto pedir?

Querida Marta, si tienes un cabreo descomunal y no sabes a quién dirigirte, has llegado al sitio correcto. Comparto totalmente tu enfado con los envoltorios de los alimentos, y contribuyo a aumentarlo aún más comunicándote que las piezas de frutas y las galletas plastificadas por piezas YA existen. Desde luego los fabricantes tienen mucha responsabilidad en el despilfarro con los envasados, pero tanto o más los consumidores. Queremos paquetones de magdalenas que aguanten mucho sin secarse para no mover el culo e ir a comprar más en un mes, y la única forma de lograrlo es envolviendo cada una en un plástico. Hasta que la gente no prefiera envases menos contaminantes y castigue con sus decisiones de compra a los que lo sean, nada cambiara. Dicho esto, te recomiendo que compres magdalenas decentes en una panadería y no industriales en el supermercado: eso sí que es hacerle un favor al medio ambiente, a tu paladar y a tu salud.

José Ángel: El miércoles 12 leí los comentarios hechos a propósito del impuesto sobre las bebidas azucaradas. Me sorprendió que el tema no fuera la repercusión en los costes sanitarios o la relación directa con la obesidad sino el que usaras la foto de la –por lo visto– famosa Lucero y el pie de foto fuera inventado. Me recordó a un día en el que la entrada hablaba de arroz y los comentarios se centraron en el asunto paella/paellera. Por eso te pregunto, ¿te arrepientes a veces de lo que escribes, o te acaban divirtiendo estas trifulcas?

Aida: Mikel, he de decir que de un tiempo a esta parte me preocupas. Tú pensando siempre en el bien de los demás, en resolver nuestras dudas culinarias, sentimentales, escatológicas, sexuales... pero ¿quién se preocupa de ti? Te veo cada vez más a la defensiva en tus post, adelantándote a las posibles críticas, haciendo con ello un escudo que te proteja del daño que esos desalmados sin sentido del humor pretenden infringirte. Sé tú mismo, y al que no le guste, que lea las columnas de Pérez Reverte.

Querido José Ángel y Aida, las trifulcas que se lían con algunos de mis artículos me sorprenden siempre, me divierten bastantes veces, y me molestan unas pocas. El caso de Lucero y la foto de la Mirinda es un claro ejemplo de cómo la polémica puede saltar por el sitio más insospechado, pero vamos, tampoco le di mucha importancia. Cualquier lector mínimamente inteligente podía entender que el pie de foto ("Ahora pesa 120 kilos y vive en un trailer park") era una broma. Para no herir susceptibilidades (sobre todo la de ella), decidí corregirlo dejando constancia del cambio. En cuanto a las críticas que mencionas, Aida, es posible que esté más a la defensiva por ellas: por mucho que te propongas permanecer al margen, hay algunas que duelen. No las que disienten de mis opiniones, las que señalan errores o las que consideran que mis entradas son mediocres -no se puede ni se debe gustar a todo el mundo-, sino las que profieren acusaciones falsas. Pero bueno, no queda más remedio que vivir con ello, y mirándolo con perspectiva, hay gente con trabajos mucho más duros que el de soportar a cuatro fracasados que vuelcan sus frustraciones personales dejando comentarios en un blog.

Lucero
Lucerito antes.


Lucero-Magia_Con_Lucerito-Frontal
Lucerito después.

 

Falsa lucerito
La falsa Lucerito.

 

Julia: Tengo dos dudas que necesito que me resuelvas. La primera es que mi novio limpia los platos con la parte amarilla de la esponja, pero a mi me da la impresión de que eso no limpia, así que siempre utilizo la parte dura. Se mete conmigo por culpa de esto, pero no sé qué pensar porque él también opina que no es tan importante aclarar los platos. ¿Tendría que darle la razón en alguno de estos dos puntos? ¿Me está envenenando con tanto Fairy? Mi segunda duda es que soy superfan de chocolate blanco. Llevo mucho tiempo soñando con un bizcocho de chocolate blanco (no tipo pastel de queso), pero no encuentro ninguna receta que tenga buena pinta. ¿Es porque no sé buscar o porque el chocolate blanco no va bien en pasteles?

Querida Julia, me parece que os habéis juntado una histérica de la limpieza con un guarro, así que mi bola de cristal dice que no duraréis mucho como pareja. Por supuesto que no aclarar los platos es una marranada. Pero si no los dejas un día al aire sin fregar para que se llenen de zurraspas de comida seca pegada, se pueden limpiar con la parte de la esponja. Respecto al chocolate blanco, se puede usar tranquilamente en bizcochos y hay montones de recetas, así que me temo que tu problema es que no sabes usar Google. Te recomiendo dos cosas: preparar este lujurioso bizcocho de chocolate blanco de Nigella Lawson, y apuntarte a uno de los cursos de Internet para la tercera edad del Ayuntamiento de tu pueblo.

Alberto: Hola Iker, ¿no crees que la sección 'Aló, Comidista' se esta convirtiendo en el punto de encuentro de graciosetes, aburridos y monguers que quieren salir en el blog de cocina que está de moda? ¿Por qué hay tanto inútil preguntando lo básico de la cocina? ¿Nadie tiene Wikipedia?

Querido Roberto, estoy bastante de acuerdo contigo. Y reconozco que, en parte, es culpa mía por publicar ciertas preguntas graciosillas. Una cosa es que el consultorio tenga un punto estrambótico, y otra que esto se convierta en el aparato genital de la Bernarda. De hecho, me estoy planteando publicar Aló, Comidista sólo una vez al mes a partir de abril, porque me siento un poco cansado de esta sección. Creo que con más preguntas para elegir -y un estado de ánimo más alegre por mi parte- mejorará la calidad, será más útil y todos nos lo pasaremos mejor.

Lomet: El otro día cenando en un restaurante pedimos hummus de chocolate, pensando que era rollo mousse y que era un juego de palabras. Resulta que el postre era: garbanzos, chocolate, aceite de oliva y semillas de sésamo. ¡POTATIVO! Y dijimos "esto hay que mandárselo al Comidista". De paso, pregunto: ¿qué opinas de la combinación? ¿Podría funcionar de alguna manera?

 FOTO CHOCOLATE

 

Querido Lomet, no sabía que había restaurantes para coprófagos. Me parece una novedad interesante, es un público bastante desatendido en la hostelería. Lo de mezclar garbanzos con chocolate no lo veo muy claro, pero quizá sean prejuicios personales: jamás he comido un postre con legumbres que me haya gustado. Ahora bien, imagino que la harina de garbanzo puede funcionar bien en determinadas elaboraciones de bollería o repostería. 

Jean: No dejo de leer cosas sobre el peligro de comer pescado, dado los altos niveles de mercurio que muchos contienen. En casa comemos básicamente merluza congelada (de una conocida marca) y atún en lata (de marca blanca), mucho más que pollo, cerdo, ternera o cualquier otra carne. De hecho muchos de los purés que le preparamos diariamente a nuestro hijo de año y medio llevan merluza de ésa. ¿Hay peligro de que estos pescados (por el tipo de especie que son y/o por su procedencia) contengan altas cantidades de mercurio?

Querido Jean, casi todos los pescados y mariscos contienen rastros de mercurio. En algunos, como el pez espada, el tiburón o el atún rojo, las cantidades pueden ser relativamente altas, por lo que el Ministerio de Sanidad recomienda evitar su consumo a las mujeres embarazadas y los niños de menos de tres años, y limitarlo a 50 gramos por semana para niños de 3 a 12 años. El atún claro enlatado es bajo en mercurio según la Agencia de Seguridad Medioambiental de EEUU, pero no así el atún blanco de lata (albácora). La merluza no aparece entre las especies con más riesgo. En general, cuanto más grande es el pez y más arriba está en la cadena alimentaria, más posibilidades de contener mercurio tiene. Mi consejo: consumir más pescado pequeño, moderar el de grande y, sobre todo, no emparanoiarse y acudir a fuentes fiables de información.

Conchita: NO SE QUÉ SIGNIFICA URL POR LO TANTO NO PUEDO MANDAR MI COMENTARIO HASTA QUE NO LO ENTIENDA.

QUERIDA CONCHITA, ¿ESTÁ USTED BIEN DEL OÍDO? PÓNGASE EL APARATO QUE ASÍ NO LE TENGO QUE GRITAR. Tiene razón en lo que me dice, que hay que entender las cosas antes de darle a "enviar". Por lo que veo, sus nietos no le han explicado lo que es una URL, y claro, a los 95 años, usted ya no está para estas cosas. URL, también conocido como localizador de recursos uniforme (uniform resource locator), es una secuencia de caracteres de acuerdo a un formato modélico y estándar que se usa para nombrar recursos en la Red. ¿A que le ha quedado claro? ¿No? Pues es lo que dice la Wikipedia. Se lo traduzco: una URL es una dirección de internet, y en los comentarios sale por si quiere poner un blog o una web. Deduzco que no es su caso, así que déjelo en blanco y a vivir que son dos días, mujer. Por cierto, aprovecho para recordar a la gente que quiera dar a conocer su página que es ahí donde tienen que poner la dirección, y no en el texto del mensaje.

Organita: Hace un tiempo que combino productos orgánicos con los “normales”, llenos de pesticidas y demás porquerías. La elección depende de si ese día me siento rácana o en armonía con mi salud y amiga de la tierra. ¿Qué opinión te merecen los productos orgánicos? ¿Crees que es de monguers pagar un pastizal extra por comerse un pollo que ha tenido una vida feliz o una manzana que ha sido cuidada con amor? ¿En qué tipo de productos crees vale la pena pagar la diferencia?

Querida Organita, no tengo nada en contra de los productos ecológicos, y si puedes permitírtelos, adelante. No creo que sea de monguers pagar más por ellos, porque es más caro producirlos: lo que sí hay que intentar es comprarlos con los menos intermediarios posibles vía internet, cooperativas o cestas, para que resulten lo más baratos posible. Ahora bien, debes tener en cuenta que "bío" no es siempre igual a "mejor" en términos de sabor, y que tan importante o más que la certificación ecológica es que el producto sea de proximidad. Personalmente, yo tengo más en cuenta éste ultimo factor con las frutas y verduras, y donde más me tira lo "orgánico" es en los productos de origen animal (leche, mantequilla, huevos o carnes).

Alcachofas a la brasa
Alcachofas doblete: ecológicas y locales. / EL COMIDISTA 

 

Alex_de_Large: Hace varios años tuve una pareja que cuando comía pollo se flipaba por los cartílagos de los muslos y las alas. A mi me parecía muy curioso porque el cartílago no sabe a nada ni es atractivo a la vista, pero ella decía que es un buen complemento alimenticio y beneficioso para la inteligencia. Varios años después lo dejamos pero me he quedado con la copla. Todo sea dicho, la tía es medio genio, ¿será por eso?

Querido Alex_de_Large, imaginarme a tu novia chuperreteando y devorando cartílagos con cara de loca me ha producido una de las arcadas más grandes del último siglo. No hay parte del pollo que me dé más asco. Desconozco los valores nutricionales de la misma, y la verdad, prefiero vivir en esta bendita ignorancia.

Nuri: Leyendo el consultorio he llegado a la pregunta del señor de los pedos y he leído lo del hinojo. Ah, el hinojo... ese gran desconocido en Madrid (entre muchos). He visto que se vende en casi todas las fruterías de Barcelona, pero aquí casi no lo vemos, y diría que tampoco sabemos cocinarlo. Al menos yo no sé, y mi entorno conocido tampoco. Y varias veces he comprado pero luego no sé qué hacer con ello. En fin, que me gustaría usarlo y vos creo que sabéis cómo. ¿Con qué va bien? ¿Cómo se cocina? ¿Lo frío, lo guiso, lo aso, lo echo a una ensalada? ¿Pega solo con verduras, legumbres, jamón, chorizo, pescado? Ni idea. En internet tampoco hay nada muy orientativo.

Querida Nuri, tienes razón, en internet no hay nada de esto. Acabo de poner "receta hinojo" en Google y sólo me han salido 396.000 resultados. Ya te informo yo, mujer, no te vayan a cobrar más caro el ADSL por buscar. El hinojo se puede tomar fresco en ensalada, cortándolo en láminas finas. También está buenísimo asado o en guisos, y va muy bien con el pescado, el cerdo y con toda clase de verduras y con quesos curados. Aquí tienes una crema de calabaza, hinojo y yogur, unos boquerones marinados con hinojo y naranja, y una panceta asada con hinojo y lentejas.

Virginia: Hace unos días me topé con una receta de lo más inquietante: el brownie express. Tengo una curiosidad tremenda y me muero por hacerlo, sin embargo mi novio me lo prohíbe tajantemente. ¿Has hecho alguna receta de tipo express/microondas? Si la respuesta es afirmativa, ¿cuál fue el resultado? Por cierto, me turba bastante cuando dice "no te preocupes si sube, es normal". Adjunto la susodicha foto-receta, está extraída de esta web.
 
IMG-20130220-WA0003

 

Querida Virginia, gracias por la imagen, veo que va un poco en la línea del hummus de chocolate. Nunca he cocinado pasteles en el microondas, y la verdad, no sé si me atrevería a hacer algo así. Una harina cocinada tres minutos no suena muy digestiva, y lo de confundir el cacao en polvo con el Nesquik no refleja una gran cultura repostera por parte del autor. No sé, quizá habría que preguntar a Sonia Allison a ver qué opina. Ah, y lo de "no te preocupes si sube, es normal" a mí me lo dijo un un cura del colegio. En clase de Química.

Irene: Después de varias amenazas a mi novio he decidido finalmente consultarle a un auténtico gurú de la cocina para que le explique un par de cosas. Él generalmente cocina bien, pero hay días en que se levanta con el chip Ferran Adrià cutre y comienza a hacer mezclas imposibles. Tiene dos platos estrella: pasta (o pizza) con tomate frito, plátano y huevo frito; y pollo con salsa de chocolate y mermelada de fresa. Él piensa que la combinación de sabores es exótica e innovadora y yo siempre le digo que es una guarrada como un castillo, porque son cosas que no combinan bien. ¿Podrías decirme quién tiene razón?

Querida Irene, si yo soy un "auténtico gurú de la cocina", es que la cocina tiene un problema. Mi sentencia para vuestra disputa es un tanto salomónica. La pasta/pizza con tomate frito, plátano y huevo no me parece un disparate: al fin y al cabo no es más que un arroz a la cubana de toda la vida en el que sustituimos una base cereal por otra. Lo del pollo con salsa de chocolate y mermelada de fresa es una cerdada en toda regla, en absoluto apetecible.

Hugo: Estimado señor Lopez Iturriaga, el otro día me desperté innovador y decidí hacer la receta que todos los días recomienda este periódico patrocinada por El Corte Inglés. Era de pollo con aceitunas y pomelo. Las razones fueron dos: una, tocaba pollo y dos, tengo una asignatura pendiente con el pomelo, ya que el sentido común me lleva a pensar que el equivocado soy yo, y no es tan repugnante como pienso. Modestia aparte, cocino como Dios si este existiera, mis amigos mas críticos se han rendido a mi mano culinaria, y este plato lo cociné muy bien. Lo poco que modifiqué fue poner un pomelo en vez de dos. Que profundo amargor, por Tutatis, el gintonic es como un azucarillo en comparación a este plato. Mi reflexión es la siguiente ¿cree usted como yo que el pomelo debe considerarse como mala hierba de una vez por todas? Quitémonos las mascaras y declarémosle la guerra.

Querido Hugo, no te voy a acompañar en tu campaña contra el pomelo: es una fruta que me encanta, y además es muy laxante (Isabel Preysler la tomaba por eso, según contaron en su momento unos simpáticos sirvientes que acabaron un poco mal con ella). Eso sí, cocinada puede convertirse en un arma de destrucción gastronómica, como todos los cítricos. Si la naranja, mucho más dulce, ya amarga en cuanto le aplicas calor, imagínate el pomelo. Por si quieres insistir en tus intentos de acercarte a él, te recomiendo que lo pruebes al estilo oriental: con un poco de sal y una pizca de chile en polvo. ¡Suena raro pero es brutal!

Inma: Hola, soy una fan de su página en Facebook y le escribo porque pinto y me hacía ilusión que viese este cupcake.

Cupcake

 

Querida Inma, me ha conmovido tu cuadro. Qué bien me conocéis, y como sabéis de mi adoración por los cupcakes. Me encantaría poder comprártelo para ponerlo en mi cocina. Y después cerrar las ventanas, abrir el gas y sentarme a mirarlo.  

Walter: Respecto a las pastas, para cocinarlas yo espero que hiervan un minuto, luego apago el fuego, pongo la tapa de la olla y finalmente la cubro con varios manteles, para que quede bien protegida la olla y de esa forma no se pierda el calor. Dejo pasar unos 15 minutos y los fideos están bien cocinados. De esa forma no me preocupo si la olla se sube mientras esta el fuego encendido. El procedimiento es como las ollas brujas. Creo que si todos los que gustan de comer tallarines lo practicaran, se ahorrarían en gas y dinero. Practícalo si es que no conocías este procedimiento.

Martina: Soy italiana y te explico dos cosas: la sal se echa al momento del hervor porque si la echas antes el agua hierve en más tiempo, no tiene nada que ver con el sabor sino con un hecho práctico. La tapa, tienes razón, si la pones, lo harás la primera vez y nunca jamás... El hecho de "estar allí", además que ser sumamente poético y entrañable (mientras se charla con la familia, con tu amiga que invitaste a comer, con tu mamá que te ve la carita rara y te pregunta, con tu chico que te cuenta su día de trabajo), sirve justo para que la pasta no se pase. Es perderse un segundo en otra cosa y echar a perder un "sugo" maravilloso por culpa de una pasta pasada. Por esto, mejor quedarse 10 minutos en la cocina y comer bien, el esfuerzo merece la pena. Bobada ninguna, sino tradición y amor por la comida.

Queridos Walter y Martina, os he elegido como representantes de las 457.893 personas que han dado su opinión sobre el rollo de la sal y la pasta tras el último Aló. Me encanta lo de cubrir la pasta con varios manteles y la poesía de los 10 minutos pegada a la cazuela. ¡Gracias a todos!

Hay 154 Comentarios

Estimado Mikel, gracias por tu blog. Me lo paso pipa leyendo tus respuestas a preguntas inverosímiles y las aportaciones de los participantes al mismo; debes ser el crack de EL PAÍS, pues dudo mucho que nadie tenga tantas aportaciones en su blog. Todo esto viene a cuenta de que no tengo ni idea de cocina, ni me interesa tenerla, pero he tenido la suerte de comer en algunos de los mejores restaurantes del mundo. Es decir, que sé apreciar el producto en el plato o en la copa, pero no distingo, en crudo, una merluza de un boquerón. Por favor, sigue quincenalmente con nosotros, aunque reduzcas tus comentarios a la mitad.
Mi cena para hoy viernes será una tortilla francesa, una manzana y una copa de buen vino. Luego mi mujer decidirá si quiere algo más enérgico o no por la noche.

No es cierto que la sal potásica sea recomendable para hipertensos, ya que podría ocasionar un desequilibrio en la bomba Na/K que sería igual de perjudicial.
Simplemente reducir la sal!!!

Yo flipo con lo que aquí leo. Tenéis unas ganas de cachondeo que no os podéis aguantar. Seguid así, leches, que sois geniales.

Dear Mikeltxu, te veo con un pelín de síndrome "burn out" o lo q vulgarmente llamaríamos "quemaito".... pero piensa, hombre de dios, q eres la alegria de un montón de seres mas o menos normales q se echan unas risas leyendo tu "allo comidista" y q no podemos vivir sin ello, sobretodo teniendo en cuenta como esta el patio ahi afuera... vamos, yo lo llamaria una responabilidad social... te lo digo claro: si pasas el "allo comidista" a una vez al mes me declaro en huelga de hambre o no sé, algo... ;-) Aparte de eso, genial tu foto de joven y en general las fotos "ilustrativas". Y sobre los tendones, creo q en la cocina china se cocinan y son muy apreciado, pero mas bien los de tamaño xl, tipo vaca, por ejemplo aqui: http://media.huayuworld.org/culture/chinese/CULTUREESPANOL/Cocina/cocina0503_04.htm
Besos y animo, si quieres te contesto yo el "allo" un par de semanas y te tomas un respiro

Patinaje artístico. Egolatría y artes florales. Hay que ver cómo es este comiLista, ay ay ay ...

Tengo que discrepar mucho sobre los productos ecológicos. 1º.Porque para producir alimentos ecológicos y para abastecer a millones de personas, se requieren muchísimas Hectáreas, cómo cuidados a los cultivos y muchísima mano de obra, y todo esto encarecería muchísimo el precio, el 200% de lo que valen ahora. 2º. Las semillas de las plantas tendrían que ser autóctonas, naturales, sin ser híbridos y sin haber pasado por laboratorios y sin tratar con herbicidas ni pesticidas u otras sustancias para su conservación. 3º.Estas semillas o plantas son muy sensibles a plagas de todo tipo, pulgón, oídio, mildiu u otros hongos que vienen en los abonos de los animales (paja, alfalfa, piensos y un gran etc.) Y en el caso que estas plantas estuviesen al lado de otra huerta convencional, todas las enfermedades se pasarían de una zona a otra, mediante los mosquitos, mariposas blancas, escarabajo de las patatas y así, todo se echaría a perder, por lo tanto es imposible abastecer a millones de personas con productos ECOLOGICOS Y NATURALES. Por eso yo discrepo mucho sobre los productos ecológicos, ya que yo me conozco muy bien el mundillo de los productos ecológicos. Yo tengo una huerta ecológica pequeña para abastecer durante todo el año a un par de familias, pero esto me supone estar todos los días quitando hierbas, regar, quitar escarabajos de las patatas con las manos, pulgón de los tomates, judías verdes, pepinos, cortar hojas de las fresas que tengan hongos, y comento un poco para que se hagan una idea, imagínense una extensión grande, una hectárea por ejemplo ¿Cuantas personas tendrían que estar trabajando diariamente en una hectárea ? Si yo con 300 metros cuadrados estoy todo el día luchando, de 9 a 10 horas diarias dependiendo el día cómo haga ¿A cómo tendría yo que vender el Kg de patas, tomates, fresas, o demás productos, para poder sacar un jornal mensual ? Por eso discrepo mucho de los productos ecológicos. Yo se de agricultores que perciben ayudas para hacer cultivos ecológicos, pero en verdad no lo llevan a la practica, tratan a las plantas con productos químicos más suaves que otros productos químicos, para que la planta no se vea afectada pero la realidad es otra.

me encanta el blog. lo leo dondequiera que etsoy, ya sea Espana, Israel, USa... en fin, me lo paso super bien.
Solo quiero hacer un par de comentarios porque creo que quizas sean utiles.
1- la SAL o mas bien, las sales son muchas, no solo la NaCl. Sal es todo compuesto ionico cristalino soluble. usualmente en el cole nos decian que cuando tuvieramos la union de dos NO-organicos y esta union generara iones, entonces eso es una sal. La sal del Himalaya que realemnte es pakistani, es ciertamente sal comun PERO, con una concentracion anormal pero NATURAL de magnesio y otras 10 cositas mas, por eso tiene granitos rosaditos y por eso lo habitual es que este gorda. Si se moliera seria practicamente igual que la sal de cocina habitual.
Es decir, la sal de mesa es una entre miles de sales posibles y no necesariamente a unica comestible pero si la mas SANA porque es la que naturalmente el cuerpo usa para luego fabricar el llamado jugo gastrico. La sal es vital por eso, porque aporta los ladrillitos para crear los acidos gastricos y digerir otras comidas.
segundo comentario: sobre lo de garbanzos y dulces. En zonas de montanna en Cuba los campesinos usan el frijol blanco para preparar un dulce casero... y esta muy bueno.
lo del humus [en hebreo y arabe humus=garbanzo] de chocolate es mas bien tema de presentacion, quiseron hacer una boa que parece otra cosa. si lo hubieran presentado de modo menos zoo-imitativo estaria mas facil de asimilar... pero....
gracias, repito, este blog me encanta!

Si, mejor mensual, esta sección acaba de traspasar el limite que separa lo gracioso de lo patético.

Hahaha... lo del cuadro y el gas es digno de Groucho Marx.

¡Qué horrror, he pinchado sin darme cuenta en la foto del brownie express! No pensaba comentar porque atravesaba una etapa contemplativa (léase vagancia) pero tengo que sumarme a las voces que claman por un aló quincenal. Pero si yo pensé que esta sección surgía de la mente del comidista como agua de una botella Solares. ¡ Si los lectores le cocinan la mitad del artículo! Si esto debería ser tan sencillo como la recea del brownie espress, qué digo como recalentar una pizza a domicilio. Si esta sección parece fruto de la relajación provocada por la proximidad del descanso semanal y no de un exahustivo trabajo de documentación a través de google. Qué gran auto-engaño tenía yo- Cómo se ocultaba el nivelazo de dificultad. ¿Podrá Mikel recuperar la alegría natural que le robaron los ofendidos fans de Lucerito? Lo veremos en el próximo Aló.

Totalmente de acuerdo con el último comentario sobre las sales de nachetetm. La sal potasica (KCl) es recomendable para hipertensos. A pesar de tener un sabor "salado" parecido al habitual si la pruebas sola con el dedo, al usarla para sazonar necesita cantidades mayores que la sal sódica (NaCl). En la envasada por Hacenado está etiquetada como Sal 0% sódica.

Te equivocas, Mikel, que no toda sal tiene que tener sodio. Una sal es qualquier compuesto iónico que resulta de la reacción neutralizante de un ácido con una base. Existen muchas sales que no contienen sódio y muchas tienen propieadades similares entre si, aunque no todas son aptas para el consumo. Ahora bien, la sal de Himalaya es una sal corriente en forma natural, no purificada, que contiene un 98% de cloruro de sodio como la sal que compras en tu super, pero con otros minerales, notablemente hierro, que imparte a la sal un color rosado. Si beneficia a la salud, no es por carecer de sodio. Para los que quieran reducir el consumo de sodio, existen productos que contienten cloruro de potasio ó cloruro de lactato, aunque tales productos suelen ser mezclas con algún porcentaje de sodio para que tenga un sabor deseable. Pero hay que tener en cuenta que el potasio también puede ser dañino para personas con ciertas enfermedades. Para reducir el efecto negativo del sodio sobre la tensión sanguínea, lo mejor es simplemente reducir el consumo de sal, de cualquier tipo, y acostumbrarse al sabor insípido, para lo que sería útil ponerle a la comida más tipos de especias y hierbas y menos sal.

Lo orgánico es por definición, esnobismo puro y mentira tras mentira. Lo importante es la cercanía y el impacto de lo que se compra en la calidad de vida del que lo compra y de aquel que se rompe los cuernos y el espinazo produciéndolo.
Ejemplo práctico: tienes colmenas, pagas lo que sea menester, esperas un año y ya eres un productor ecológico aunque seas el tío más guarro del universo. Además el pago del arancel incluye la adquisición de una patente de corso para sablar asquerosamente a indocumentados, incautos, guiris y urbanitas estupidizados y creerte Rango. Un chollo, vaya

La gente debería informarse un poco de lo que es esa comida etiquetada como "ecológica", carece del más absoluto sentido y de ecológica no tiene nada (de hecho muchas veces la agricultura convencional es menos dañina para el medio que la "ecológica").
En agricultura es una completa estafa rodeada de marketing.

En ganadería ecológica, aunque la normativa es ridícula en muchos sentidos, el hecho de que los animales puedan moverse un poco más (en algunos casos muy poco y en otros muchísimo) sí que puede llegar a ser mejor de sabor y otras cosas, por ejemplo muchas veces hay menos cantidad de grasas.

Me encanta el zumo de pomelo en verano para desayunar!! con el primero que me tomé dí una arcada... pero ahora me encantan!! El resto es que tampoco se ha dado cuenta de que te han llamado Iker??? Se te nota más apagadillo Mikel, no nos dejes sin viernes con Aló!!!!

Qué risa con los comentarios de "Evitar a toda costa el espárrago si hay mínima posibilidad de sexo""!!!!!!!

Con todos mis respetos, Martina será italiana pero en lo de la sal no ha dado una.
La disolución de la sal es exotérmica, así que si echas la sal mientras el agua se calienta, HIERVE ANTES.

Hoy, por primera vez, voy a probar una cosa tuya: la de encender el gas y mirar el cupcake.

Mikel, patinas un poco con el tema de la sal... Sales en química hay cientos, por no decir miles, que no son NaCl. Si nos centramos en la cocina, que es lo tercia aquí, existe en los supermercados la sal potásica, KCl, que como su nombre y composición indican, no tiene sodio (¿donde estabas tu cuando las clases de ciencias naturales?) La sal magnésica, MgCl2, sí que no la he visto en los supermercados, pero al parecer los japos la usan para hacer tofu. Al hilo de la pregunta de Puck106, una rápida búsqueda en google ha sido suficiente para saber que la sal del himalaya es, en un 99%, NaCl, así que menudo chanchullo se traen.

Desprecio por sistema a todos los que decís "cupcake", a los que van de "shopping" en vez de ir de compras y a los que se llaman a si mismo "fashionistas".

Mikel, eres un impertinente y me encanta. Si un día queda plaza libre en 'Hablar por hablar' pediré que te escojan. Sería un puntazo, ¿te imaginas?

Grande tu consultorio como siempre!!! aún me rio con el tema de sentarte a mirar el cuadro del cupcake con el gas abierto....

HINOJO, yo lo he visto usar en crudo rallado en ensaladas, podeis cosnultar recetas de Jamie Oliver, lo mezcla con crudités variadas: manzana, zanahorias, remolacha, clabacín, etc, bueno con todo junto no¡¡

Gracias Chema, por el comentario de las 8:37... estaba pensandome si la que habia estado en la clase de quimica equivocada era yo...
Un supersaludo

Monguer. Entiendo que el lenguaje evolucione, pero usar estas palabras absurdas me parece absurdo, valga la redudancia.

Hola. En referencia a lasa legumbres y los postres y dulces. No se como se llama, pero probe hace años una especie de mazapán o masa hecha con alubias. Procede de Japón. La recuerdo dulce y sabrosa, tal vez mas cruda si se puede decir que a lo que estamos acostumbrados en España, que solemos cocinar demasiado casi todo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal