10 momentos cumbre de 'Masterchef'

Por: | 02 de julio de 2013

Masterchef
Eva, Fabián y Juan Manuel, haciendo el monguer antes de la final. / RTVE.ES

 

Es bueno reconocer tus propios fallos. Cuando empezó Masterchef, escribí una entrada bastante virulenta contra el programa, del que no me gustó casi nada: ni la rigidez de sus conductores, ni los retos impuestos a los contendientes, ni el confusísimo montaje ni su incapacidad para transmitir amor por la cocina o la buena comida. Pero mi error no fue publicar una crítica tan contundente -sigo pensando que aquel primer episodio fue un despropósito-, sino creer que el show no podía remontar.

Me equivocaba: como a tantos, Masterchef ha terminado enganchándome. Le he cogido cariño al jurado y a los concursantes, incluido el pérfido José David. Me he reído un montón con sus frases, sus aciertos y sus desastres. Y he empatizado con ellos viéndoles sufrir en las pruebas. A pesar de que algunos defectillos siguen ahí -esas horrendas declamaciones teatrales del guión a cargo de la presentadora y los chefs del tribunal-, creo que el programa ha mejorado semana a semana, y ha sabido corregir buena parte de sus fallos.

Jordi Cruz y Pepe Rodríguez ya no parecen sargentos chusqueros llevando un cuartel, sino que intercalan sus palos con las convenientes dosis de humor y simpatía. Algunos concursantes se han revelado como personajes con fuerte gancho televisivo, como Maribel. El proceso de cocinado de los platos se explica de forma más o menos comprensible, por lo que el programa lleva a cabo una mínima pero positiva labor divulgadora. Las tensiones entre los aspirantes se relatan con contención, sin caer en miserias de reality cutre. En general, todo fluye con más naturalidad y más gracia que en los comienzos, lo que se traduce en un mayor disfrute para el espectador.

La mala noticia es que Masterchef se acaba hoy. Esta noche sabremos quién se lleva el gato al agua, si Juan Manuel, Eva o Fabián. A mí me gustaría que fuera ella, pero creo que el vencedor será Juan Manuel, porque cae bien a todo el mundo y porque es el que mejor ha evolucionado técnicamente. El pobre Bizcochito, también conocido como El Niño Maleni, puede darse con un canto en el tupé por haber llegado a la final, algo que a su edad -18 años- supone todo un logro. Los responsables del programa han reservado para esta última entrega la aparición del cocinero más famoso de España, Ferran Adrià, quien entregará el trofeo al ganador.

Como aperitivo para esta cita inexcusable, aquí tenéis una recopilación de los que para mí han sido los 10 momentos más gloriosos de Masterchef, con sus correspondientes sugerencias culinarias por si os da por cocinar algo para esta noche.

 

10. Picando entre horas

Hay dos masterchefers que son mi debilidad: Efrén y Juanma. Me habría encantado que llegaran más lejos, pero por desgracia cayeron relativamente pronto. El primero me gusta porque parece una persona inteligente y porque escribe artículos furiosos contra la nata en los carbonara; el segundo, por su actitud distanciada y nada competitiva, propia de una persona que va al concurso a pasárselo bien más que a matarse por ganar. Es decir, por ser una especie de antiJoséDavid. De entre todas las intervenciones de ambos, la más cómica fue el picoteo de queso de Juanma (bueno, fue cómica para el espectador, pero a él le costó la expulsión): los jueces no vieron con buenos ojos que sufriera un ataque repentino de gusa y se fuera comiendo unos restos de manchego mientras hacía una receta.

Para acompañar: Una sopa de tomate con parmesano. Mejor prepararla con antelación: está más rica, y si te zampas el queso durante el cocinado tienes tiempo de bajar a por más.

 

 

9. El jamacuco del villano

Si algún concursante ha sido Satán en Masterchef, ése es José David. El valenciano lo ha dado todo para convertirse en el ser más odiado del programa, en un fantástico recital de ambición sin escrúpulos, ausencia total de compañerismo e irritantes aires de marisabidillo de la alta cocina. JD ha sido la encarnación del mal imprescindible en todo concurso o reality, y todos le deberíamos estar muy agradecidos por su generosidad a la hora de dejarse de falsedades y mostrarse como un auténtico villano. De entre todas las escenas memorables que protagonizó, me quedo con el día de las paellas, en el que no sólo cometió uno de los mayores crímenes culinarios posibles con este plato (remover el arroz) sino que se desmayó por el calor y tuvo que ser atendido por un equipo médico de urgencia. Por cierto, que el jamacuco de JD fue citado por Cerezo cuando le preguntaron por sus "mejores momentos" en Masterchef.

Para acompañar: Con este arroz meloso con costilla no te desmayas ni por lo que tarda en hacerse (es bastante sencillo, de parvulitos del arroz) ni por el precio (sale a un euro por ración).

 

 

8. Santiaga's Revenge

José David cargará para siempre con el sambenito de malvado, pero el premio al momento individual más abyecto de Masterchef se lo lleva Santiaga. La manchega, que fue expulsada y posteriormente rescatada, volvió al programa sedienta de venganza. Los jueces le dejaron elegir qué pescado cocinaría cada concursante en una prueba dedicada a esta materia prima, y cual ángel exterminador, Santiaga eligió cuidadosamente los que podían resultar más difíciles a sus contrincantes. Sus comentarios y sus risitas de persona psíquicamente inestable me hicieron pensar que al final del programa sacaría una pistola o un machete para causar una matanza, pero al final abandonó definitivamente Masterchef sin asesinar a nadie.

Para acompañar: Tiene que ser un cebiche, porque lleva pescado y porque ya sabéis que la venganza es un plato que se sirve frío. Éste de merluza, pepino y tomate es perfecto para esta temporada.

 

 

7. Mucho Pocho

Los cameos de personajes famosos como comensales han sido uno de los ganchos con los que Masterchef  ha querido atraer a un sector de público no demasiado interesado en la cocina. Algunos han brindado escenas notables: Colate limpiándole las gafas a Maribel, Almudena Cid flipándolo con unas peras al vino como si fueran cocina de vanguardia, o Lola Herrera y El Brujo siendo definidos por Fabián como "los David Guetta de su generación". La intervención más descerebrada fue, ¡sorpresa!, la de Pocholo Martínez-Bordiú. Tras intentar que los concursantes entonaran un incomprensible grito de guerra ("¡urt, urt, urt!"), agradeció su presencia en el programa con una de esas frases que son oro: "Enhorabuena por invitarme".

Para acompañar: Pocholo habría dado buena cuenta de estos tres cócteles en una sola comida: marianito como aperitivo, pisco sour con el primer plato y el ginger punch como postre. O los tres de aperitivo...

 

6. Pollo en la UVI

Samantha Vallejo-Nágera ha permanecido tan estirada como su moño. Jordi Cruz empezó cayendo fatal, pero ha evolucionado hasta mostrarse como el tipo entrañable que seguramente es. Ahora bien, la revelación en el jurado ha sido Pepe Rodríguez, un chef que bajo su caratabla esconde una vis comica capaz de levantar el minuto de programa más aburrido. De entre todas sus cáusticas críticas a los platos que presentaban los concursantes, mi preferida es la que dedicó al pollo relleno de Noe, más parecido a un Frankenweenie atropellado y mal cosido después que a algo que te puedan servir en un restaurante. El intento de reanimación del animal fue sencillamente glorioso.

Para acompañar: Si, como Noe, tienes problemas para pillarle el punto de cocción a las piezas grandes, mejor prepara el pollo en trozos pequeños, como estos fingers especiados con crema de garbanzos.

 

 

5. Pepe el devorador

Pepe Rodríguez también se ha distinguido del resto de sus compañeros en el jurado por su peculiar manera de probar los platos. Mientras Jordi y Samantha se meten discretos y educados trocitos de comida en la boca, él arrambla montañas de alimento con la cuchara y se las mete hasta el fondo del gaznate con la elegancia de quien descarga escombros en un contenedor. Su víctima más célebre es el pastel de chocolate con crema inglesa de Clara, con el que sólo le faltó sacar una hogaza de pan para rebañarlo.

Para acompañar: Si tienes tendencia a comer como una piraña después de correr un maratón, lo mejor es optar por la comida ‘de bocado’, como estas rocas con chocolate, maíz y PetaZetas. No te harán ser menos gula, pero no se te notará tanto.

 

 

4. 'Croquembouches' después de la batalla

Los cataclismos reposteros han sido una constante en Masterchef, pero sólo una prueba logró lo que parecía imposible: que fracasaran estrepitosamente todos y cada uno de los participantes. El pastelero Paco Torreblanca, que ejerció de patrono en el desafío, se debió de ir directo al psiquiatra para que le recetara antidepresivos tras comprobar que nadie era capaz de replicar su croquembouche, una pirámide de profiteroles o petit-choux bañados en caramelo. Los más avezados lograron crear una especie de torreones arrasados tras alguna batalla con los orcos; los más torpes, plastones de masa pétrea que en vez de donarse a Cáritas se debieron de enviar a Aldeas Infantiles por si los querían usar como cimientos de un albergue. Lo mejor: el descojone que les entra a todos viendo los truños que les han salido.

Para acompañar: Estas ciruelas al vino con mascarpone son todo lo contrario a esa torre imposible de profiteroles: fáciles de hacer, espachurrados y (especialmente si cambiamos el mascarpone por yogur griego) sanas y ligeras. Y están en plena temporada.

 

 

3. La tarta tróspida

Por suerte, en Masterchef no han faltado los platos mal ejecutados y peor presentados: no se me ocurre nada más aburrido que un concurso de cocina sin ellos. Pero de entre todas las agresiones a la sabiduría culinaria, al buen gusto y a la vista en general destaca la tarta de Cerezo. Genial recreación tróspida de un pastel de fresas, este engendro podría aparecer perfectamente en webs de desastres reposteros como Pinstruosity. “Tu tarta es fea”, le dijo Jordi Cruz cuando se la presentó. “Es fea de cojones”, respondió Cerezo en una de sus muchas frases memorables a lo largo del programa. Otras que también me han hecho vibrar han sido “esto es un Alonso-Hamilton” y “como decían OBK, ¿de qué me sirve llorar?”.

Para acompañar: Para ahorrarse desastres como frutas aguachirladas y demás, lo suyo es una tarta de queso sin horno

. Ahora que la temporada de fresas ya está de bajona, mejor acompañarla con cerezas.

 

 

 

2. Primavera en Japón

Uno de los últimos programas reunió a un montón de chefs con estrella Michelin para que hicieran de jurado en una de las pruebas. El mal rollito que se pareció intuirse entre Sergi Arola y otros cocineros quedó completamente eclipsado por los nombres que José David y Fabián eligieron para sus creaciones. El primero se descolgó con un melifluo “recuerdo de gazpacho”, que no aludía a lo que repite esta sopa si lleva mucho ajo sino a la presencia de la misma en su memoria. No sé quedó atrás la “primavera en Japón” de Bizcochito -un postre con bizcocho de té matcha-, que tras ser acogida con carcajadas por parte de los chefs se ha convertido en todo un emblema de la cursilería aplicada a la denominación de platos.

Para acompañar: Un gazpacho que me trae bastantes recuerdos –por la polémica que suscitó en su momento, más que nada– es el de albahaca y hierbabuena. Además no hay por qué dejarle el ajo, lo que elimina los otros “recuerdos” que suele llevar consigo el gazpacho. Y para el sector más Primavera en Japón, unos dorayaki de té verde y chocolate blanco.

 

 

 

1. Maribel esferificada

Maribel es el gran descubrimiento de Masterchef. Ningún concursante ha protagonizado tantos momentazos como Lady Alcachofa, que ha brillado por su desparpajo, sus maravillosas apostillas por lo bajinis y, en el fondo, por su sentido común. Resulta difícil elegir un hit maribelesco. Yo tengo especial cariño a sus ataques a José David cuando se ponía barroco (“¿Pétalos de tomate? ¿Pero por qué no lo llama tomate? TOMATE, TOMATE, TOMATE”) y a sus búsquedas de comida en la basura, pero por su carga emotiva me veo obligado a destacar el encontronazo con la cocina tecnoemocional el día de su expulsión.

Maribel se derrumbó al saber que tenía que hacer unas esferificaciones, en una brutal escena que simbolizó la colisión de dos universos, el de la cocina tradicional y el de la tecnoemocional. Después, al ver que no le salían, hizo lo que cualquiera de nosotros habría hecho: tratar de envenenar al jurado utilizando a cascoporro los productos químicos propios de esta técnica.

Para acompañar: Un bacalao con alcachofas y patata nueva. Un plato a medio camino entre la cocina tradicional que traía esta santa mujer de su casa y la moderna que –medio a la fuerza– ha aprendido en el programa. Lleva su ingrediente estrella, la alcachofa, y el que nunca cocinaba porque a su marido no le gusta, el bacalao.

Vídeo: minuto 01:06:40.

Hay 106 Comentarios

¿Eres realmente un apasionado de la cocina? Masterchef te da la oportunidad de demostrarlo ante toda España.
Inscríbete al casting de la nueva edición del programa y podrás convertirte en uno de nuestros concursantes con sólo rellenar el formulario en http://www.rtve.es/television/masterchef/casting/ o escribe al programa en masterchef2@shineiberia.tv. ¡No tardes en demostrar tu talento!

Qué pena, que la gente haga estas cosas...y que pierda el tiempo viéndolas...

Jehane, a mi me ha gustado el programa, me he reído bien a gusto, Pepe me ha parecido un crack, Jordi un figura y cada vez que daba consejos acababa clavándolos y efectivamente Samantha sólo hablaba de presentaciones y otras chorradas. Pero francamente, comparar la sociedad española frente a la francesa por este programa dice muy poco de ti.

Pero que poco aguante tenemos en este país ni una crítica se puede hacer. Eso también nos retrata. Porque un programa de cocina sea cutre,hortera y riđículo no me voy a ir a Francia. Que tiene que ver la velocidad con el tocino! Si no somos capaces de admitir ni cuando algo está mal hecho!!Te recomiendo que te veas el programa francés, ese y algún otro de cadenas rivales y después de verlos me cuentas si el Chef PIège o la chef Arabian, por poner un ejemplo, tienen algo que ver con el tal Pepe. Ya ni hablo de los concursantes, ni la realización. Estamos en pañales en cuanto a programas como ese que llevan en Francia años. Un francés medio da veinte mil vueltas en cocina a un español medio. No estoy hablando de chefs de la talla de Adriá, Ruscalleda o los Roca, hablo de ciudadanos que no tienen nada que ver con la magnífica alta cocina que tenemos en ESpaña. A ver si sabemos distinguir conceptos.

Mikel, ¿has pensado en cambiar la imagen de la alcachofa de tu blog por la alcachofa de ganchillo de Maribel? Quedaría muy bien. Saludos

A Samantha la veía muy acartonada. Y eso del mimo me suena superñoño.

Pues a mí Jordi me gusta bastante y Pepe me pone mucho... me encanta ese hombre, se nota que quería hacerse el duro (al principio) pero se le notaba que tiene un corazón de oro... Se le ha escapado alguna que otra lagrimilla también, cuando perdió Maribel o cuando ganó Juan Manuel y en otras despedidas hacia el final.

Me he muerto de risa Don Mikel, coincido en casi todo, ahora me voy a hacer un poco el monguer que siempre sienta bien ;-) (si fuéramos tan cuidadosos con nuestros actos como pretendemos serlo con las "referencias lingüísticas" de los demás, mejor nos iría...)

Qué casualidad!!!! Los tres platos de cada uno de los concursantes en la final resultaron perfectos según el "equipo catador"

Como siempre, personas como Jehane, nos ayudan a revolcarnos en nuestra miseria al compararnos con un país europeo y decente... Si ej queee no podemos ni ver la tele tranquilamente que también tenemos que azotarnos por lo cutres que somos... "Semos" lo peor, verdad?

Sólo en un concurso manipulado puede llegar a la final una persona con tantos fallos como Eva. Daba igual la metedura de pata que hiciera: todo se lo perdonaban. A ver cuanto dura en Mexico, a 400 comidas y 400 cenas por jornada, aunque con el "todo incluído" los turistas comen las sobras del dia de ayer con entusiasmo.

Jehane, gracias por tus comentarios. Sólo recomendarte que te vayas a vivir a Francia y así serás más feliz, creo.

Mariano Rajoy, primer ganador del concurso Masterchef España. http://rubeskeitel.blogspot.com.es/

Discrepo totalmente con la conclusión final. Para mí el programa no se ha arreglado al final sino que ha seguido siendo un despropósito. La presentadora no tiene la categoría para un programa de este tipo, el realizador no tiene ni idea de como debe filmarse un programa de cocina y los jurados son en algún caso de una cutrez y mal gusto extremo. A mi el tal Pepe me parece de todo menos un Chef, no sabe hablar, no sabe degustar y no sabe juzgar. De los dos otros mejor ni hablar, ella parece que acude a un programa de moda, no se sí realmente sabe cocinar, se salva un poco el tercero, pero se da unos aires que ni que fuera el número uno mundial. Creo que sí alguna vez veis el Masterchef francés entenderéis de que estoy hablando, la elegancia de jueces y concursantes, el respeto a los jueces a los que se habla de usted, la ausencia de palabrotas y comentarios por lo bajo, la filmación correctísima de las elaboraciones, la imaginación de los platos, la altura de los concursantes, la falta de voyerismo del programa. El de aquí visto en comparación es hortera, ridículo y basto. Creo que tiene mucho que aprender y nos retrata como sociedad frente a los franceses. A veces he sentido bochorno con los comentarios y siento decirlo, Maribel no me parecía simpàtica, sino cargante y su lugar no era un programa como este.....en Francia jamás hubiera pasado las eliminatorias.

Estubo sensacional, pero eso si termino un poquito tarde xD
________________
http://www.larula.com

Enhorabuena Mikel. Como siempre, coincido contigo en todo, y además tu sentido del humor cuando te explayas me hace pasar grandes momentos...¡lo que me he reído!.
Es normal que el programa te pareciese un despropósito en las, al menos, tres primeras entregas. Al 95% de la audiencia nos pasaba igual.
Yo me quedé a cuadros con el primer Masterchef, por un lado por el pésimo teatralismo de los jueces, muy mal asesorados y que no habían ensayado sus papeles delante de un espejo.
Por otro lado, como andaluz me resultó denigrante ver a una presentadora andaluza disimular forzadamente su acento y tratar de parecer mas castellana que Zorrilla, por aquella máxima que se impone desde el castellanismo de que todo lo que se le parezca pero no sea igual es hablar mal.
Y por otra, porque los primeros programas eran mas un reality que un programa de cocina, y no te dejaban ver el proceso de los platos sino retazos incomprensibles.
Como casi todos los episodios estaban grabados desde hacía muchas semanas, no pudieron ir rectificando a tiempo en base a las críticas de la audiencia, pero espero que les sirva para otras ediciones.
Sería deseable que:
A - no lo graben con meses de antelación sino de una semana para otra, para así poder ir pulsando y teniendo en cuenta la reacción de la audiencia y las críticas, con objeto de corregir y mejorar.
B - la edición o montaje de los programas grabados se centre en la elaboración de los platos sin saltarse media receta, y no tanto en estigmatizar a cada concursante (mostrando lo mas gracioso de la graciosa, lo mas vil del vil, lo mas tierno del tierno, etc).
Se agradecería un montaje mas profesional (y no a retazos mal cosidos) y unos jueces mas humanizados después del nefasto intento de dramatizar en los primeros programas.
En cuanto a los concursantes, polémica incluida en el casting, creo que no se ha buscado el morbo sino un amplio espectro de edades, procedencias y formas de entender la cocina (la estudiante, la ama de casa tradicional, el repostero aficionado, etc etc etc)..así que me parece correcto. Si hubiera existido mayor proporción de concursantes 'resabidos' habría dado asco ver el programa.

Me parece despreciable como te refieres de manera despectiva a la gente que ha nacido con síndrome de down. Personas mucho más nobles tu, evidentemente. Si quieres ser prejuiciado y asqueroso en privado me parece fenomenal pero que una publicación como "El Pais" te de una plataforma para esputar tus ofensas me parece vomitivo. Animo a los que opinan como yo a escribir al editor del periódico.

Un concurso de alta cocina sin un vinito. Por eso le han precintado a Arola la bodega, para no perjudicarle.

Que vergüenza,Eva no tenía que estar en la final, en los dos últimos programas lo ha hecho fatal.

Jajajaja!!!! Mikel, estás sembrado, tío... ¿Para cuando una novela tipo "La conjura de los necios"? ¡¡Artista!!

Creo que el primer programa no nos gustó a nadie, y es verdad que ha ido remontando, pero creo que lo más divertido ha sido seguir el programa por twitter.

Bravo... es el mejor artículo que te he leido. Todavía se me caen las lágrimas!!!

Yo también puse a parir el programa en su primer capítulo y ahora me da pena que termine...

Saludos
http://www.viajandoytapeteando.es

El niño maleni LOOOOL

Enhorabuena por el artículo, las risas de hoy han sido gracias a ti. Por otro lado, seguro que todo tv show está algo manipulado, pero me gustaría que los defensores del villano me explicasen dónde está la manipulación de "Los pescadores son demasiado rudos para entender lo que yo quería hacer".

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal