Aló, Comidista: "¿Se puede ir con pantalón corto a un 'tres estrellas'?"

Por: | 06 de septiembre de 2013

Vuelve Aló, Comidista, el consultorio en el que vale todo: dudas culinarias, enigmas gastronómicos, cuestiones personales o problemas psicológicos y metafísicos. Sólo tenéis que enviarme un mail a elcomidista[arroba]gmail.com. Responderé a vuestras cuitas el primer viernes de cada mes.

Luis: A la hora de comer, ¿eres protocolario y educado? ¿Sigues las reglas al pie de la letra o se te va la cabeza con algún alimento o plato en particular? Particularmente me echan más para atrás los excesos que los defectos; por ejemplo, cuando veo a alguien comer tortilla de patatas con cuchillo y tenedor, me dan ganas de partirle la cara directamente.

Querido Luis, ¿cuando dices que te echan más para atrás los excesos que los defectos, insinúas que te sientes cómodo comiendo con personas que mastican con la boca abierta, sorben la sopa haciendo ruido, chupan el cuchillo, se limpian los mocos con la servilleta o se meten el dedazo en la boca para sacarse los paluegos de los premolares? Porque entonces casi prefiero lo de la tortilla. Yo intento ser todo lo educado que puedo en la mesa sin convertirme en una señorita Rottenmeier o en la típica marica envarada obsesionada con los modales y las servilletas de hilo. No te negaré que disfruto con alguna marranada (beberme el juguillo del tomate con aceite de oliva que se queda en la ensalada, por ejemplo), pero sólo lo hago en la más estricta intimidad.

Nochina: Desde hace unos meses, cinco compis de la oficina nos pusimos de acuerdo para ocuparnos cada uno de un día de la semana de llevar comida en tupper para los cinco comensales. Todos hemos puesto de nuestra parte para ser generosos, crear platos suculentos con un punto de glamour y sin escatimar en cantidad ni calidad. Todos menos una: la responsable de los jueves, que nos tiene mosqueados con sus menús hipereconómicos, en los que jamás se incluyen proteínas animales, y se basa en sobras que sospechamos le proporciona su madre, legumbres, pastas sin ningún interés y platos que rezuman vulgaridad. ¿Cómo le decimos que es una gorrona indigna de formar parte de nuestro selecto club?

Querida Nochina, que un menú no incluya proteínas animales no quiere decir que sea malo: hay platos vegetarianos muy tuppereables que no necesitan de ellas para resultar completos y deliciosos. Ahora bien, si me dices que los de tu compañera son un truño y que no se gasta ni medio euro en ellos, entonces estamos ante una vil gorrona a la que tenéis que parar los pies cuanto antes. Descartado el envenenamiento o el atropello en el garaje por sus consecuencias legales, yo apostaría porque todos dejárais su comida a la mitad, a ver si pilla la indirecta. Y si no, le empezaría a soltar frases del tipo "¿este arroz con pollo viene de Corea del Norte?", "los frijoles estos los comía yo mucho el año que estuve en Cuba" o "¡me encanta la cocina de posguerra!".

CePreRre: ¿Falo o truño?

Falo o truño

 

Querido CePreRre, ¿dónde coño te sirvieron esto? ¡Me encanta! Un tordo de chocolate con unas galleticas y una delicada nieve de azúcar glas. ¿O son dos penes de negros abrazaditos? No sé, yo también dudo. En fin, otra prueba más de Dios no llama a todo el mundo por el camino del emplatado repostero, y de que alguien debería poner fin a la loca carrera de postres con 25 texturas distintas de chocolate.

Olga: Ha sido verlo, y no me he podido resistir. El pobre Dr. López-Ibor, va a cerrar el chiringuito, me imagino que debido a que todos los dementes del país han cambiado sus consultas por tu consultorio. En fin, que ha tenido que presentar un concurso voluntario para su clínica en Barcelona. Espero que le des todos los ánimos que merece. PD: no soy una friki del BOE ni es mi libro de cabecera, desgraciadamente (o no) forma parte de mi trabajo.

Querida Olga, por poco me da un soponcio al leer tu mail. Espero que la de Madrid siga funcionando a tope, porque un cierre total de la López Ibor sería una catástrofe sólo comparable a un holocausto nuclear o a la desaparición de Mercadona. Desde aquí mando un beso a todos los profesionales de la institución, y les pido disculpas por la competencia desleal que les hace este consultorio.

Arrakiano: Juego en un equipo de baloncesto, en la liguilla municipal. En mi equipo (1, 2, 3, ¡ARRAKIS!) tenemos voluntad, pero solo eso: nos estamos quedando viejunos, algo regordetes y ni siquiera somos muy buenos. Y para más INRI casi siempre jugamos contra tiernos muchachos veinteañeros y musculosos que harían las delicias de muchos de los seguidores de tu blog y que corren como gacelas. Así que nos pasamos temporadas y temporadas sin ganar ningún partido... Bueno, te escribía para saber si tienes alguna receta que nos dé energía para los partidos. Si le preguntas a tu hermano Juanma alguna táctica también nos vendría bien, ya que estamos.

Querido Arrakiano, ¿a mis otros hermanos, mis primos, mi abuela y mi tía la de Cuenca no quieres preguntarles nada? Tú no te preocupes, eh, que no tengo otra cosa que hacer que andar dando la caca a mi familia con tus historias. En fin, como el legendario Juanma Iturriaga, conocido universalmente en la blogosfera como El Palomero, sabe mucho más de deporte que yo -mi carrera baloncestística empezó y acabó en un entrenamiento en 6º de EGB-, le cedo la palabra: "Plan para ganar. Dormir hasta tarde. Levantarse justo para comer. Engullir una buena ensalada, espaguetis boloñesa y un buen solomillo. Siesta de dos horas, !y a jugar! Ahora cualquier dietista diría que esto es una barbaridad, pero así logramos nuestros mejores éxitos. Si esto no funciona, jugar la liga de mayores de 30, y así se evitan lo de los veinteañeros musculosos".

María: Te envío adjunta una foto de 'cartoon pizzas' que me quedé con ganas de enviarte, de un viaje a Menorca junto con Eva, la que te envió lo de la hamburguesa-cangrejo.

Cartoon Pizzas (Menorca)

Querida María, muchas gracias por la imagen. Realmente, están logradísimas: yo casi no he notado la diferencia entre Tom y Nemo y sus correspondientes pizzas de lo realistas que son. Desde aquí felicito a la Pizzería Corallo por esta campaña publicitaria tan tróspida e imaginativa.

Marcos Paulo Jesus: Te escribo desde Guarulhos, Brasil. Yo he ido algunas veces a España y me encanta este país maravilloso, pero lo que mas me encanta en su comida son los pintxos y las tapas. Tu, como Basco que eres, puedes me indicar algún libro o website de recetas de estas delicias para que yo las haga aquí en Brasil? Ah, en una ida a Bilbao he probado un espumone de tomata com bacalo que encontré estupendo. Tu tendrías alguna receta de algo parecido? Saludos desde Brasil. Te pegaremos otra vez en el mundial de 2014.

Querido Marcos Paulo Jesus, me encanta que los protagonistas de telenovelas brasileñas como tú visiten nuestra tierra y disfruten con sus manjares. Qué suerte que pudiste probar comida "basca" tan típica como el "espumone de tomata com bacalo", un plato que mi abuela de Getaria se ponía a hacer como una loca en cuanto se pimplaba unos cuantos txikitos. Eso sí, no te puedo dar la receta porque cuando cumplimos 12 años, todos los "bascos" peregrinamos al monte Gorbea y juramos ante nuestro dios Urtzi no dársela a ningún maketo o extranjero. Qué quieres que le haga, chico, son cosas nuestras como arrastrar piedras, cortar troncos o llevar mullet. Lo que sí te puedo recomendar es un libro fantástico de pintxos escrito por Xabier Gutiérrez, un cocinero que trabaja con Arzak. Recuerdos de mi parte a Maria Sonia Emilia de las Mercedes.

Anacleta: Más que una pregunta para tu consultorio quiero lanzar así unas quejas al aire. ¿Por qué en los restaurantes descuidan algo tan importante como las patatas fritas y siempre ponen bodrios congelados? ¿Por qué descuidan algo tan importante como el pan y sirven también unos panes químicos infumables? ¿Por qué lo llaman casero cuando quieren decir prefabricado?

Querida Anacleta, aun estando bastante de acuerdo con muchas de tus quejas, yo me pregunto: ¿por qué la gente confunde Aló Comidista con el teléfono de la esperanza versión rabieta? ¿Por qué no hay un test de normalidad para acceder a internet? ¿Por qué en España no se comercializa el Nervocalm? 

Nervocalm

Irene: hace unos meses publicaste una entrada en tu blog en referencia a un restaurante en Chile... he intentado 'googlearlo' porque me voy allí en octubre, pero no he sido capaz de encontrarla. ¿Me puedes decir el nombre o pasarme el link del artículo?

Querida Irene, supongo que te refieres a CasaMar, el restaurante de Tomás Olivera Leiva, de quien publiqué la receta de un flan de dulce de leche. Si pones en Google "Comidista Chile" te sale como tercer resultado, pero ya veo que tú eres una de esas geeks que aún no han comprendido la diferencia entre el botón "Buscar en Google" y el de "Voy a tener suerte".

Marta: Yo pensaba que era algo común, pero el otro día, comiendo con mi novio y su familia, solté la bomba y todos se quedaron ojipláticos. Al grano: cada vez que veo que mi madre va a hacer tortilla de patatas, voy a hurtadillas a coger un poco de la mezcla antes de echarla a la sartén. O sea, huevo crudo batido con las patatas fritas. Llevo comiéndolo desde que tengo memoria. La duda es... ¿comer huevo crudo es tan malo como dice mi abuela? ¿Me voy a morir por eso?

Querida Marta, a mí también me gusta picar de la mezcla de patatas y huevo crudo, claro que no lo voy diciendo por ahí. ¿Le cuentas a tu familia política que te masturbas, que te gusta el sexo anal o que lees el Pronto? Pues entonces.  Comer huevo crudo tiene sus riesgos sanitarios y asumirlos es decisión de cada uno. ¿Morirte? No creo. ¿Pillar una salmonelosis? Puede, si el huevo en cuestión está guarrillo con cascarrias de caca de gallina pegadas o si no tomamos precauciones básicas, como la de cocinarlo inmediatamente después de cascarlo o la de no romperlo en el mismo recipiente en que lo batimos.

Encarna: Quería conocer tu opinión acerca de la propina que se debe dejar en un bar o en un restaurante. Mi marido dice que ya no se lleva dejar propina, que eso era de antes. Yo digo que algo hay que dejar, que si te ponen el platillo-bandejilla, ¿será por algo, no? Los camareros y las peluqueras son los únicos profesionales (que yo sepa) que tienen ese privilegio y me pregunto por qué. Yo soy enfermera, intento ser amable, empática y profesional en mi trabajo, y no tengo ni propinas ni aguinaldo ni paga extra de Navidad.

Querida Encarna, a mí tampoco me gusta demasiado el rollo de las propinas, y sólo las dejo en cantidades moderadas cuando el servicio ha sido especialmente bueno. Creo que los hosteleros deben pagar a los camareros un salario justo en función de su valía, en vez de que cargar el marrón de sus retribuciones a los clientes como pasa en países como Estados Unidos. Hace poco leí un artículo muy recomendable en el que el dueño de un restaurante de San Diego, The Linkery, explicaba cómo la calidad de su servicio mejoró después de prohibir las propinas: los camareros ya no estaban constantemente pensando en el dinero que les iban a soltar los comensales, sino en hacer bien su trabajo. Como en cualquier otra profesión, vaya. Y atendían a todos los clientes por igual, no basándose en la pasta que aparentaban tener.

Sebas: ¿Existe en la Península el trampó con otro nombre? Es una ensalada que se hace en Mallorca, pero es muy sencilla y no creo que seamos los únicos que la hemos pensado. ¡Un saludo!

Querido Sebas, lo más parecido al trampó que se me ocurre es la pipirrana andaluza, aunque el primero no lleva pepino y la segunda sí. Pero básicamente ambos son ensaladas de tomate con cebolla y pimiento verde, una combinación muy mediterránea que también es típica de la ensalada griega joriatiki. 

Chinita de amol: Dado que eres icono gayer y acompañas de recomendaciones musicales tus recetas, ¿que opinas acerca de mi teoría de que la canción de los payasos de la tele 'Hola Don Pepito' es en realidad un himno gay encubierto que se saltó la censura y se adelantó al 'A quién le importa' de Alaska? En cuanto a consulta culinaria, mi pareja siempre tiene ganas de chuscar por las mañanas, pero yo no. ¿Qué desayuno me recomendarías en plan afrodisíaco?

Querida Chinita de amol, en efecto, el tema de los payasos era un canto a la homosexualidad avant la lettre. De alguna manera inauguró una saludable tradición de mensajes que introducían a los niños en el mundo gay, y que luego continuaron Epi y Blas, Tinky Winky o Bob Esponja. Don Pepito y Don José, dos gaylors "requetefinos", "casi divinos" y "medio chiflaos" -o sea, dos locas- se encontraban "en una esquina" y otros lugares de cruising que, al parecer, el autor de la canción también frecuentaba. Como eran tiempos de franquismo y homofobia, debían hablarse en clave: ya te puedes imaginar lo que era "la abuela" que le veía uno al otro. En cuanto al desayuno prochusquing que me pides, te recomiendo éste que publicamos hace tiempo en El País Semanal. Lleva champán, ostras, picante y cosas que ponen palote, no sé si por su composición o por pura sugestión peliculera.

 

En Rusia la habrían prohibido.

 

María: ¿Conoces esos recipientes de cerámica para guardar la mantequilla fuera del frigorífico que por un lado guardan mantequilla y por otro agua? ¿Sabes cómo se llaman? ¿Y cómo funcionan? ¿Para qué sirve el agua? ¿Los recomiendas?

Querida María, imagino que te refieres a la Butter Bell, un trasto que se supone mantiene la mantequilla a temperatura ambiente sin que se degrade durante un mes al cubrirla completamente con agua en un recipiente invertido. Nunca he tenido este trasto, pero mi sentido común y alguna entrada en blogs fiables como The Kitchn apuntan a que debes contar con un lugar fresco en casa donde ponerlo, porque si no la mantequilla se derrite y se te monta una guarrerida de grasa flotante. Además hay que cambiar el agua cada dos días, con lo cual la Butter Bell se convierte en tu nueva masa madre o tamagotchi. Vamos, que o eres una tiquismiquis de la mantequilla pomada y vives en los Picos de Europa, o no sé yo.

Belelle: Planeando nuestras próximas vacaciones hicimos una reserva (pensando que no iba a haber mesa y casi de broma) en el Sant Pau de Ruscalleda. Y ahora resulta que nos han contestado que sí y tenemos que apechugar con ello. Será mi primera vez en un tres estrellas Michelin, y tengo ciertas dudas respecto al comportamiento que se debe tener en un local de este tipo. ¿Hay un código de etiqueta o se puede ir informal (con pantalones cortos, por ejemplo)? ¿Se puede mojar pan en las salsas? ¿Y rebañar? ¿Se debe dejar propina o resulta demasiado vulgar? ¿Lo de sacar fotos de los platos como un instagramer poseso está demasiado mal visto o puedo sentirme libre de hacerlo?

Querido Belelle, claro, a estos restaurantes se va con bermudas, camiseta de tirantes sudada y sandalias con calcetín. Y si entras eructando con un mini de kalimotxo en la mano, mejor que mejor. De verdad, ¿tanto cuesta vestirse dignamente cuando vas a darte un homenaje en un lugar especial? En cuanto a mojar pan en las salsas, yo diría que sí, y rebañar... mientras no se note mucho, también. Propina, sí, si el servicio es bueno -como será seguramente en el Sant Pau-, y con las fotos no hay problema si eres discreto, no usas flash, no molestas al resto de la clientela y no haces esperar a tus compañeros de mesa.

Gastromimix: A propósito de tu post, este fue mi bricomanía personal de este agosto, unas cajas de fruta y pintura.

La foto
La foto(2)

Querido Gastromimix, ¿por qué yo no soy capaz de hacer nada así? ¿Por qué, eh? ¿POR QUÉ?

Hay 80 Comentarios

Hola, aca en Mexico si no dejas propina los meseros son
capases de sacarte a palos del lugar, Hace poco un mesero
me dijo de un modo exiigente que la propina que le daba no era sufiente, que la tajada minima debe ser el 10% del consumo.

Aquí un gordo. En mi casa se probaba la mezcla de huevo y patata antes de echar a la sartén para ver qué tal iba de sal. Un día, siendo yo pequeño, mi madre dijo, "toma, pruébalo... ¿Va bien de sal?"... Un mundo de poesía y chisporroteante suavidad estalló en mi boca. A día de hoy, y aún consciente de que hay una salmonelosis por ahí con mi nombre escrito, esperando, mi lucha consiste no acabarme el bol de mezcla antes de convertirlo en tortilla per se.

Ya está. Eso es todo. Muchasgracia...

Que manía tan española de no dejar propinas, los italianos y los franceses. Alguien cree que un camarero en España es bien pagado? normalmente son seres explotados que trabajan mas de 10 horas al día de pie, y cotizaran cerca de 4 horas diarias cuando deberían cotizar 16. y otra cuestión, si los camareros recibieran al menos 5% de la consumición en este país, la economía saldría adelante como en los años de bonanza hostelera cuando este gremio se iba a gastar toda su propina en otros sitios de ocio y en adquisición de bienes. Somos un motor que mueve el dinero. la mayoría se puede gastar la propina de un día el mismo día y dejar PROPINA. ¿Quien va a ser el empresario hostelero que le va a empezar a pagar bien a sus empleados para hacerlo mejor y no aceptar propinas?

Pero que le ha pasado a este país???Nos hemos vuelto bobos,mas aun...........

Qué alegría volver a leer estos divertidos consultorios, Mikel. Un abrazo y espero que el verano te haya tratado muy bien.

Por cierto, mañana es mi día y ya tengo preparada mi deliciosa sopa de pescado y marisco con fideos largos de arroz y de segundo una espectacular esqueixada. Además, me llevaré unas sobras de pollo en salsa del fin de semana (todos aprovechamos los restos)

Para Hola y demás. Los 5 (incluída la zorra ingrata) somos de buen comer y con pocas manías. Asemás cuatro de nosotros somos cocinillas y hay días que comemos de auténtico lujo. Nos hemos convertido en los guays de la oficina y en la envidia del comedor. Hoy he disfrutado de lo limdo con unas humildes lentejas al curri y jamón, tortilla de patatas y ensalada de tomate de huerta payesa. No se puede pedir más. Siguiendo el consejo de Mikel, hemos optado por considerar el jueves como "día de la dieta", y a ver si se da por aludida

Se puede calro; la mala educación y el amor por la pela lo puede todo. ¿No van a bailar con la chancla algunos, y hasta con nenes otros?.
Luegodecimos que los de fuera "es que no nos quieren"

Yo también estoy en contra de las propinas. Solo las dejo ocasionalmente si me han hecho algún favor. Para mi, la mejor propina que puedes dejar en un restaurante es volver a ir si te gusta, o hablar de el.

Es que lo de llevar tuper para todos... es un pelín arriesgado. Es un foco de tensión seguro.
Porque uno le echa especias a todo, porque el otro se pasa con la sal. Porque se empeña en traer garbanzos y sabe desde el primer día que los odio, porque se lo curra poco, porque su plato tiene que ser siempre el mejor, porque vaya birria de raciones, porque qué cojones es esto, estoy hasta las narices de la salsa de soja, todo me sabe a soja, y ya viene la pro-probiótica a soltarnos que sus tomates son ecológicos, y nuestra comida está envenenada con pesticidas.
Pero vamos, que yo también me haría follower de un blog seguimiento con fotos de los platos y comentarios.

que grande eres macho, pero lo de pasar a mensual no se yo, nos va a saber a muy poco

El primer viernes de cada mes..., avemariapurisssima!

Fans, fans y requetefans de la respuesta a la pregunta del Espumone, ese plato basco legendario. Me he reído a carcajadas

Mikel: Qué bueno que viniste!
Truño sin duda.
Respecto al huevo crudo: como buena "maleni" , soy una adicta a comer la mezcla del bizcocho, cupcakes y lo que se precie antes de hornearlos.. Y aquí estoy vivita y ....
Sobre el tres estrellas, ni que decir tiene que el saber estar se tiene o no se tiene, no veo la diferencia, por ejemplo, de andar tirándose servilletas y migas de pan en una pollería/pizzeria (poniendo ejemplo de comida barata) o en un tres estrellas...
Hola: no serás tu la quinta elementa de los jueves de la oficina?? Se te siente ofendida hija mía!!

Nochina, creo que hablo en nombre de todo el equipo de El Comidista cuando digo: QUEREMOS SABER. ¿Nos mantendrás informados? ¡Gracias!

Soy Nochina, la del grupo de oficina que trae tuppers. Quiero aclarar lo de la "proteína animal". No se trata de que nuestra querida compañera de los jueves sea vegetariana y compense la carencia de proteina (para mí no es problema) con suculentas alternativas vegetarianas. No. Ella es la primera que devora los platos de pescado o carnes que traemos los demás. Lo que no tiene sentido es un plato de vulgares macarrones con tomate de bote (ni un triste pochado de cebollita, ajo, etc) con una insignificante cantidad de atún de lata. Me parece bien que recurra a la economía porque yo también lo hago a veces, pero currándonoslo.
Os comento que la tensión va en aumento semana a semana. Las indirectas se suceden pero ella no las pilla. Eso sí, está encantada con comer de lujo los lunes, marte, miércoles y viernes. ..

TRUÑOOOOOOO!!! jajajaja

El truño ese me recuerda a un postre que servían como "Mari Jaia" en fiestas de Bilbao y que daba mucho asquito,por cierto, en un conocido restaurante. Los caramelos "violetas" los venden desde siempre en mi pueblo y no es Madrid,no se hasta q punto urden ser típicos...muy bueno el bacalao raro de Bilbao...jeje si lo ve mi padre, el rey del pil-pil...

Creemos una plataforma para que el Aló vuelva a ser quincenal!!!

Belebelle: hace dos semanas fui al Sant Pau y nunca había ido a un restaurante así. La verdad es que la gente iba vestida muy normal... eso sí, nada de pantalones cortos pero tampoco vayas como las abuelas con todo el joyerío encima. El sitio es bonito y el menú degustación espectacular y como es una de esas cosas que se hacen unas pocas veces en la vida, decidimos hacer el maridaje (aunque miramos el libro de vinos y había vinos bastante asequibles para un restaurante así). Mojamos pan en la salsa y rebañamos el plato... y no creo que pueda haber mayor piropo para un cocinero. Y fotos también hicimos con el móvil y nadie nos dijo nada ni entorpecimos el trabajo de los camareros. Disfrútalo porque merece mucho la pena.

Truño.

Pienso que uno debe ir a cualquier sitio de la forma en que mejor se sienta comodo, siempre y cuando tegnga en cuenta las normas del lugar y las costumbres de su gente.

Sé cómo es este blog, pero sinceramente no creo que la respuesta al brasileño haya sido la mejor posible, porque meterse con la cultura de alguien es lamentable. Sé que se hace irónicamente, pero no me parece bien, y menos cuando a esa persona le puede sentar mal por no terminar de entender la mala leche empleada. Seguro que si nosotros participamos en un foro extranjero y nos contestan en ese plan nos llevamos las manos a la cabeza. Por lo demás echaba de menos el consultorio y me ha encantado la referencia a Mafalda. http://deletrasyotrosvicios.blogspot.com.es/

pixelin se ha picao.....

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal