En busca de los alimentos con poder

Por: | 07 de noviembre de 2013

 

El vídeo de la campaña. / OXFAM INTERMÓN

 

Bueno, pues ya has llegado a Burkina Faso. Ouagadougu es una ciudad casi tan fea como difícil de pronunciar. Tu habitación de hotel equivale a la de una pensión cutre española, aunque seguramente es de lo mejor que ofrece esta desvencijada capital. El baño te da un poco de miedo: los has visto mejor mantenidos en casas de asesinos de películas de terror. Y tus amigos los mosquitos anofeles te están esperando ahí afuera para darte un besito de buenas noches y contagiarte la malaria. ¿Quién coño te mandaría venir?

Eso me decía mi yo europeo de clase media en las primeras horas que pasé en el África tropical. Por suerte, allí estaba también mi yo concienciado para replicarle: has venido a hacer algo bueno para gente que lo necesita, así que deja de pensar como un occidental malcriado. Compórtate como un hombre. Adáptate como si fueras un aventurero. Y sobre todo, barnízate de repelente contra los insectos.

Situado en el interior oeste del continente -sí, yo también tuve que mirar en Wikipedia-, y sin apenas recursos naturales, Burkina Faso no es precisamente Suiza. Tiene 17 millones de habitantes, el 86% de su población activa trabaja en el campo y la mitad de ella vive en condiciones cercanas a la miseria. Mi misión en el cuarto país menos rico del planeta era la de protagonizar un vídeo para la campaña Alimentos con poder de Oxfam Intermón, una organización no gubernamental de cooperación para desarrollo y lucha contra la pobreza a cuya filosofía siempre me he sentido muy cercano. No sé si muy sensatamente, pensaron que yo, como periodista/bloguero gastronómico medio famosillo, era la persona adecuada para ver y después contar que un puñado de arroz puede enseñar a leer, una mazorca de maíz puede prevenir el cólera y un mango puede luchar por los derechos de las mujeres.

Me explico: no se trataba de asistir a ritos de magia ancestral africana ni de ponernos a hacer vudú con cuatro patatas. En nuestro mundo, llamamos “hambre” a sentir el estómago vacío y, como mucho, cierta debilidad pasajera. Pero el hambre con mayúsculas tiene otros efectos más devastadores. No te permite hacer nada. Ni educarte, ni trabajar, ni sobreponerte a las enfermedades, ni luchar por tus legítimos derechos, ni prosperar por mucho que te esfuerces. El hambre es un callejón sin salida, un no future más grande que el del punk. Por ello el arroz, la cebolla, el maíz y otros alimentos tienen el poder de permitirte llevar a cabo todas esas actividades que en nuestro opulento universo se dan por sentadas.

Alimentos con poder 12

Alimentos con poder 13
Cosas que puedes hacer si has comido: educarte y curarte. / AINHOA GOMÀ

 

A la mañana siguiente a mi llegada, fuimos en coche hacia la central de la ONG en Ouagadougou a través de sus enormes e inhóspitas avenidas, que imaginé como unos Campos Elíseos en los que los nobles palacios decimonónicos hubieran sido sustituidos por desastrados edificios oficiales setenteros aislados entre chabolas. El director de Oxfam en Burkina, Omer Kabore, nos habló allí de sus proyectos más importantes, entre ellos, uno especialmente significativo: el de la transformación del mango.

En el pasado, el excedente de esta fruta, muy abundante en su temporada, se pudría en muchos lugares. Pasada esta época, llegaban la escasez y la malnutrición. Con el apoyo de la ONG, una asociación local llamada Wouol creó varios centros para secarlo, y así poder venderlo en otros meses del año a un precio más elevado que el que obtendrían en la época de recogida. Hoy, 1.300 personas, la mayoría mujeres, trabajan en estas factorías, que exportan un excelente -y confirmo que adictivo- mango seco con certificación ecológica a Alemania. Cuando la producción de esta fruta se acaba, las mujeres emplean los meses restantes hasta la siguiente recogida transformando anacardo. Una tarea tan ímproba como minuciosa, pero con la que obtienen ganancias que les permiten vivir dignamente durante todo el año. “Es un ejemplo de éxito”, asegura Kabore. “Una referencia de desarrollo para todo el país”.

Oxfam también promueve iniciativas de producción de arroz y maíz, pero para verlas en acción hay que darse un pequeño paseo de seis horas en coche hacia el suroeste, por una carretera “internacional” -va de Mali a Costa de Marfil- que equivaldría a una comarcal española. En obras. El paisaje, verde y frondoso en el final de la estación lluviosa, pero tan llano y monótono como un disco de Jarabe de Palo, no distrae demasiado. Llegar a Bobo, la segunda ciudad del país, supuso un alivio, y más al comprobar que es más humana que Ouagadougou: aquí las calles son estrechas, hay tiendas, tienen un mercado de comida interesante y una mezquita antigua imponente.

Pero no estábamos allí para hacer turismo. Al día siguiente nos fuimos derechos a una escuela de Bama, un pueblo a unos 20 kilómetros. La visita fue una de esas experiencias que no se te olvida en la vida. En un aula bastante humilde pero digna, asistí a una clase de lengua francesa impartida a unos 70 niños cuya disciplina y entusiasmo participativo ya quisieran muchos profesores españoles. Me sentí un poco Angelina Jolie en Camboya o, en el peor de los casos, Tamara Falcó en Mozambique, pero grabar parte del vídeo aquí tuvo su sentido: estos críos pueden aprender algo porque han comido. Si no, no tendrían la energía suficiente para adquirir ninguna clase de conocimiento, y por eso la campaña dice que el arroz tiene el poder de enseñar. A pesar de que yo desayuné bien, no me entró la lección de los homónimos: debe de ser que no tengo ni idea de francés.

Alimentos con poder 2
Ella sí se aprendió los homónimos. / AINHOA GOMÀ

 

Algunas personas del Primer Mundo piensan que las ayudas a la cooperación con los países pobres son dinero tirado a la basura. “Por qué vamos a dar a otros si aquí lo necesitamos tanto”, claman. Si pudiera, yo les invitaría a viajar a Bama y visitar el centro de la Unión Nacional de Transformadoras de Arroz (Uneriz), una cooperativa creada con el apoyo de Oxfam Intermón. Allí podrían ver cómo un dinero concedido por la Junta de Andalucía para comprar equipamientos ha cambiado la vida de muchos seres humanos que hasta hace poco pasaban hambre.

630 personas trabajan en la transformación del arroz usando las instalaciones, dentro de una red de centros que emplea a más de 2.000 mujeres en todo Burkina. Lo precuecen con vapor y luego lo secan al sol, con lo que el cereal aumenta su precio y también su valor nutricional al difundirse las vitaminas del grupo B en el interior del grano. El trabajo es duro, ya que se hace con técnicas muy manuales y maquinaria rudimentaria. Las tinajas de arroz en las que se vaporiza el arroz emiten un calor y un humo que marea, al menos a un europeo blandengue poco acostumbrado a los padecimientos como yo. Las mujeres, muchas de ellas cargadas con niños pequeños a la espalda, arrastran sacos de 50 kilos de arroz. Pero tienen algo de lo que muchas de sus compatriotas carecen: un medio de subsistencia estable. De ganar unos 45 euros al mes en 2009 han pasado a 75. Cifras que suenan ridículas en Europa, pero que en Burkina suponen salir de la pobreza.

Alimentos con poder 3
Alimentos con poder 5

Alimentos con poder 6
Alimentos con poder 7
 


Trabajar duro. Y salir del hoyo. / AINHOA GOMÀ

 

Mi tercera jornada en Burkina amaneció, ¡sorpresa!, con un calor que te mueres. Sol abrasador. El tiempo perfecto para ir a ver a los cultivadores en los campos de arroz y socarrarse el cogote. Aun así, la experiencia valió la pena. Un agricultor me dejó su cuchillo,

me agaché, probé a cortar unas cuantas ramas del cereal y me deslomé en unos tres minutos. El paisaje era de una belleza imponente, pero no quiero pensar lo que tiene que ser trabajar aquí, con tus pies hundiéndose en un limo grisáceo, tus riñones al jerez por la postura y unos cinco millones de mosquitos bailando la conga a tu alrededor.

Aunque las tierras burkinesas poseen un gran potencial para producir arroz, el producto local sólo cubre el 25% de la demanda. La inmensa mayoría de las explotaciones son pequeñas (de tres a seis hectáreas) y pertenecen a familias como la de La gran familia (11 miembros de

media) en las que los hombres practican la poligamia. Oxfam busca incrementar la productividad con semillas mejoradas y abonos sostenibles que no empobrezcan el suelo. Y, como en el caso de las mujeres transformadoras, trata de propagar un mensaje entre los cultivadores: si se unen, tendrán más fuerza para negociar mejores condiciones de venta e influir en las políticas agrícolas.

Alimentos con poder 8
Alimentos con poder
De la recogida al resultado. / AINHOA GOMÀ

 

El arroz es el cuarto cereal con mayor producción en el país, después del sorgo, el mijo y el maíz. A éste último dedicamos el último y quizá más emocionante día en la zona. El esquema de acción de la ONG se repite: a través de una organización local (FEBAP), apoyan a los hombres cultivadores y a sus mujeres transformadoras para que obtengan un mayor rendimiento de su trabajo. La diferencia es que, en la aldea que visitamos, nos dieron a probar los platos que hacen con los derivados del maíz.

Alimentos con poder 9
Alimentos con poder 10
Alimentos con poder 11
Pastuflis, cuscús y pelotillas maravillosas que hacen con maíz. / AINHOA GOMÀ

 

De vuelta a Ouagadougou para coger el vuelo a París nos quedaba una parada en un poblado cerca de la carretera en la que vimos la cara al hambre: niños con la tripa hinchada, mujeres tiradas en el suelo, miradas serias y sensación de subdesarrollo extremo. Pero en ese momento, gracias a la acción de Oxfam y de las personas que la apoyan, estábamos en un lugar donde la gente parecía razonablemente contenta.

Mientras los hombres, para variar, se tocaban los pies, las mujeres prepararon un montón de platos diferentes con derivados del maíz -harina, grano tierno, cuscús- elaborados por ellas mismas. Algunos, como una versión aún más compacta de la polenta, resultaban un poco duros; otros, como unas bolitas de maíz y verdura con salsa de tomate y manteca de karité, eran una verdadera delicia. Viéndome catarlos y zamparme los que más me gustan, esta gente se desorinaba de la risa. Por fin me sentí en mi salsa: no sé si funcionaré como protagonista de una campaña para recaudar fondos, pero como bufón gastronómico, triunfé.

Hay 127 Comentarios

No entiendo que tiene de malo dar el pez. Precisamente el artículo cuenta que los niños necesitan una escuela, si, pero también comer para poder aprender. Así que construir escuelas es necesario, pero también alguien que intente ayudar en lo inmediato, el ahora, el comer hoy para poder trabajar y comer mañana.

Qué grande Ainhoa Gomà! buenísimas las fotografías!

De Mikel no digo nada que luego se le sube a la cabeza... Enserio, buen artículo y buena manera de hacérnoslo llegar y de incitarnos a colaborar ;)

El poder de los alimentos demuestra una vez más porque muchos africanos a costa de su vida continúan cruzando día a día esa línea, que es el estrecho de Gribraltar, y prefieren sufrir el menosprecio y el desdén, a pasar hambre.
Las imágenes y este vídeo nos recuerdan, nuevamente, donde vivimos. Lo comparto.
Besos y saludos dulces desde Cakes

Desgraciadamente no me sorprende la existencia de mendrug@s -¿o se llaman directamente gilipollas?- con vocación de tocapelotas integrales. Directamente a l@s que se han dedicado a soltar lapos les digo castizamente "vaseustéalamierda"... @Mònica Escudero, a primerita hora mandé un sms y animé a unos colegas a hacer otro tanto. Que siga el buen día!!

Moro no Brasil e sou brasileiro. Aqui no Brasil trabalho com arroz vermelho de origem africana trazido pelos portugueses e pelo negros escravizados em 1600.
Gostaria de saber qual a variedade de arroz que é cultivada em Burkina?

No acostumbro a contestar, pero algunos comentarios me parecen indignos. La publicidad que genera este tipo de escritos es impagable. Bravo Mikel por hacerla.

Desde luego, ¡qué cantidad de gente que se levanta de mal humor por la mañana! Con lo fácil que resulta ver el lado bueno de las cosas. Qué más da quien haya pagado este reportaje. El caso es remover conciencias y que no olvidemos que hay gente que vive de manera infrahumana y hay que ayudarla. Gracias por ir y contarlo.

Buenas días buena gente!

Es siempre gratificante saber que aun en este mundo en crisis hay buenas voluntades dispuestas a compartir! muchas gracias por vuestra compasión hacia los que tienen poco y a los que no han entendido nada del Mensaje de Mikel, pues dearles lo mejor, seguro que aprendaran algo cuando almenos leen esos tipos de articulos. Me temo que sólo de han limitado a leer el titulo y no la totalidad del articulo.
Solo una Cosa , 80% de los africanos no mueren de hambre, eso para que lo sepa los que aun no han entendido NADA!

Gracias Mikel por el post! Colaboro con Intermón desde hace algunos años y de vez en cuando es bueno ver que algunas cosas funcionan... Me quedo con sonrisa de idiota para el resto de la mañana. Comparto el video.

Abrazo!

A Lola: Sí, el mundo está lleno de hijos de puta, pero qué le vamos a hacer... Aunque sólo el 10% de mi aportación a Intermón llegara a su destino me vale. Que el otro 90% se lo quedan ladrones? Pues qué le vamos a hacer, espero que se les pudra el alma.
Se te nota que tienes poco mundo, sal a la calle, habla con la gente, viaja (y no te digo a Benidorm). Aprenderás que la gente vive muy dignamente con muy muy muy poco dinero... Y echa un cable al resto del mundo hija que cuesta muy muy muy poco y no todo el mundo es malo, afortunadamente está lleno de buena gente. Y si te encuentras negativa ve a ver a las monjitas de tu cole católico y se lo cuentas a ellas...

Soy socio y voluntario de Manos Unidas hace años y para despejar dudas explico cómo se financian los proyectos de desarrollo que financia MMUU: en primer lugar no se construyen hospitales imposibles de mantener diseñados por arquitectos e ingenieros europeos; el diseño, construcción, viabilidad, etc. los hace personal de allí, con la ayuda de los misioneros y cooperantes; desde aquí lo que se hace es estudiar el proyecto, que cumple con los estrictos requisitos de viablidad, control, etc. y se financia enviando el dinero directamente a los promotores del proyecto (de cuenta a cuenta, sin intermediarios estatales). Y los proyectos son a veces tan sencillos como construir un pozo, comprar barcas y utensilios de pesca, construir un centro para una cooperativa de trabajo de mujeres...no son megaestructuras como las que hacen aquí Ayuntamientos y Comunidades Autónomas. Y también se financian campañas de vacunación, material escolar, comunicaciones e informática...en todo el mundo.
Claro que se pide dinero para los países pobres desde años, pero la población crece, se extienden las enfermedades, caen los gobiernos, se producen guerras...por la misma razón aquí en España ya tendríamos que tener construidos todos los colegios y hospitales que necesitamos porque todos los años se presupuesta dinero para ello, pero claro, cada año surgen nuevas necesidades. ¿Por qué no se condona la deuda exterior de estos países subdesarrollados, que les ahoga? ¿por qué no se cumplen los Objetivos del Milenio de la ONU que obliga a cada Estado a destinar el 0,7 % de su PIB a cooperación?
Y al funcionario de la Junta, aquí nadie ha hablado que haya o no corrupción en Andalucía, sino que la Junta como otras tantas instiuciones en este país, financia proyectos de desarrollo con su partida destinada a estos fines (algo que otras instituciones con la excusa de la crisis se han cargado).
Animo a todos los que leen este blog a que aparte del SMS se hagan socios de esta u otras ONG´s de cooperación al desarrollo y que aporten una cantidad fija según sus posibilidades.

Gran artículo, como siempre, y gran labor, enhorabuena. Por cierto, no os perdáis esto: http://xurl.es/9ik46

Muchas gracias Mikel, por el artículo y por implicarte e implicarnos.

¡Menuda reacción! "ratas de cloaca" "mentes abyectas y miserables" Con explicarte hubieras hecho mas que suficiente, y de manera muy elegante. Voy a ver si dono unos cuartos a Intermón, que seguro que necesitan dinero para investigar las semillas mejoradas y los abonos sostenibles.

Muchas gracias a todos los que habéis apoyado esta iniciativa. A los resabiados, les diría que desde luego es mucho mejor estar sentado en el salón de casa regodeándote en tu cinismo que hacer algo que ayuda a miles de personas a salir de la miseria. A los economistas que hacen cuentas con lo que ha costado el viaje, les diría que por esa regla de tres ninguna empresa del mundo invertiría en publicidad. Este vídeo y esta campaña recaudarán más fondos de lo que han costado, os lo aseguro. Y a los que presuponen que yo he cobrado por esto o que me he ido a Burkina Faso a hacer turismo, les pediría que no proyecten en otros sus miserables maneras de conducirse por la vida.

Enhorabuena x el viaje y el artículo, y por supuesto por la implicación.

Creo que lo que más me gusta es ver más comentarios positivos y de apoyo que negativos.

Últimamente los q estamos dentro del mundo de la cooperación vemos q, con todos sus fallos, se ha lanzado una campaña mediática fuerte en contra de la misma para que a nadie le importe cuando se recorta ayuda al desarrollo.

Y lamentablemente va calando en los ciudadanos q empiezan a dudar tb de sus donativos privados.

En otros países desde muy pequeño se ve normal apoyar a una ong.

Me siento muy orgullosa de ser seguidora tuya y que prestes tu imagen y tu trabajo por una causa justa como esta.. por cierto has hecho unas fotos bellísimas, me encantan porque inspiran ternura sin necesidad de enseñar el lado más dramático que todos conocemos. Un besazo!!
http://elpucherodehelena.blogspot.com

Genial Mikel. A Babette y a Lola les diría que creo que no se puede comparar lo del dinero para negritos de las monjas (a nosotros nos hacían recoger el papel de estaño de las tabletas de chocolate ?????? y eso que mi cole no era de religiosos), con el trabajo tan serio de organizaciones como Oxfam, MSF, etc. . Lo de las monjas era el pescado (como se ha dicho ya en otro comentario) y lo de estas ONG es enseñar a pescar. El tema de la corrupción y el aprovechamiento de los recursos naturales de Africa por parte del primer mundo es otro tema, sobre el cual no me siento bastante cualificada para comentar.

Oh si, la solución al hambre son los monocultivos que destruyen el suelo. ¿Semillas mejoradas? ¿Abonos sostenibles? JAJAJAJAJAJA

Hoy no hablo como moderadora, sino como Mònica. Cualquier melón/a que sea capaz de ver algún atisbo de oscuridad al tema, buscarle la vuelta, decir que esto no es gran cosa si Mikel no se ha pagado el viaje (supongo que una semana de tiempo y todo el trabajo posterior relacionado con la campaña no cuentan para vosotros/as), que a ver qué van a hacer con el dinero, que si aquí también hay hambre y algunas de las otras burradas habituales, es que no ha entendido NADA. Pero no del post, ¿eh? De la vida en general. Con cariño, y eso. Al resto, besos. Yo ya he mandado dos SMS, ¿y vosotros?

La foto de los piececillos asomando a los lados de la mamá es preciosa. Una gran experiencia, gracias por compartirla y abrirnos los ojos.

Muy buena entrada Mikel

Como miembro de OXFAM (y por tanto pagador) no veo nada mal que se destine algo de dinero a hacer algo de publicidad llevando a alguien conocido. El dinero gastado en ese viaje puede llegar a ser una inversión muy buena a la hora de captar a nuevos socios. Lola, Babette, no os lo tomeis a mal, pero me parece que las personas que cuestionais siempre las acciones de los demás a ver si sacais algo donde rascar y escandalizar soleis ser a la vez las que menos aportan.

Muchas gracias por la sensibilidad y cercanía con la que has mostrado una realidad tan dura. Creo que se necesitan más periodistas/blogueros como tú.

Precioso el artículo.

A Lola, que ve Africa como un pozo sin fondo donde despercidian su dinero desde que era una niña de colegio de monjitas misioneras: lee un poco sobre descolonización y de como a los países "occidentales" les ha interesado siempre mantener en el absoluto subdesarrollo a estos países "con potencial" para poder saquear bien felices sus recursos naturales. O impidiendo que puedan comerciar ventajosamente, poniendo aranceles brutales (para proteger los intereses propios de los países ricos). Por ejemplo, la piña de Costa de Marfil es super buena... pero hay mucha más y más barata traída por grandes fruteras (como DelMonte)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal