Cómo convivir con vegetarianos sin acabar a tortas

Por: | 11 de febrero de 2014

No quiero verduras, quiero carne (y galletas). / VINE

 

Hace no demasiados años, toparse con un vegetariano en España era casi tan raro como conocer a un bosquimano, un monje shaolín o una transexual lesbiana. El vegetarianismo sonaba a rareza de guiris, jipis o naturistas excéntricos que, por algún motivo ignoto, habían decidido no comer carne. En la actualidad, la situación ha cambiado... en parte. Hay más personas que toman la libre decisión de alimentarse sólo con vegetales, huevos y lácteos, sea por motivos éticos, por cuestiones de salud o por ambas cosas. Ya no se les ve como bichos raros, pero la mayoría omnívora sigue mostrando cierta perplejidad -cuando no incomprensión o desdén- ante los humanos que siguen una dieta sin animales muertos.

En este marco, la convivencia entre carnívoros y vegetarianos entraña pequeñas dificultades. La teoría dice que debemos respetar las opciones de cada cual, como no podría ser de otra forma. En la práctica, que nuestra pareja, hijo, amigo o compañero de piso mantenga hábitos diferentes a los nuestros plantea ciertos inconvenientes en el día a día, empezando por la necesidad de currarse dos menús diferentes o de poseer cierta sensibilidad hacia las preferencias del otro.

Siempre en pro del entendimiento entre las distintas condiciones alimentario-sexuales, El Comidista ha pedido consejo a tres personas que se enfrentan a este drama del Primer Mundo: la periodista y ayudante en este blog Mònica Escudero, omnívora con pareja vegetariana (y dos hijos también omnívoros, al menos de momento); Alba Salgado, vegetariana en situación inversa y autora del blog Mi Carnívoro y Yo, y Carlos Egea, legendario comentarista de estas páginas y creador del blog de cocina vegetariana Vegetal y Tal. En el caso de Carlos la cosa se complica todavía más, ya que uno de sus hijos tiene una intolerancia alimentaria (a la proteina del vacuno) y su mujer es alérgica a las grasas del cerdo y el cacao. Los tres comparten sus vivencias personales, que espero os resulten útiles para no acabar devorándoos o asesinándoos para convertir después a vuestras víctimas en abono para plantas.

Replantéate el concepto de proteína

"Conozco a bastantes personas, no sé por qué la mayoría de sexo masculino, a las que si no les sirves carne o pescado en una comida les da la sensación de no haber comido, como si les hubieran estafado o algo y se quedan inquietos y como poco saciados", afirma Mònica. "Pero unos garbanzos con acelgas (los de la receta llevan hueso de jamón, nuestra versión no), una ensalada de judías potente con huevo duro o unas lentejas con curry, nueces, espinacas y queso aportan una cantidad importante de proteína vegetal de calidad, y pueden ser compartidos por vegetarianos y omnívoros, que para eso comemos de todo y no solo carne o pescado”.

Entiendo que el tofu, el seitán o el tempeh y todo ese tipo de preparados que sustituyen a la carne en la dieta de los vegetarianos en las preparaciones rápidas (especialmente en la de los veganos, que no pueden tirar de huevos o lácteos) pueden parecer un poco agrestes para el paladar no acostumbrado, pero si se tratan con cariño pueden funcionar muy bien como proteína no conflictiva. Lo creo especialmente desde que a una de las personas más carnacas que conozco le prepararon una hamburguesa de soja texturizada con ajo, pimentón ahumado, mozzarella y algunas hierbas y especias más (bien hidratada y amalgamada) y se la comió convencido de que aquello era chicha.

Tumblr_mz50lxQecy1qbhgvxo1_1280

Esperando un argumento válido contra el vegetarianismo". / USHMUSH

 

Alba cree que su condición de ovolactovegetariana debería ampliar considerablemente el rango de comidas que ella y su pareja podrían compartir sin problema, pero por desgracia para ella esa no es una regla matemática. “Por ejemplo, podemos comer los dos algo tan común como una tortilla de patatas con una ensalada. Si no compartimos menú más a menudo es, de hecho, porque me ha tocado en suerte un carnívoro argentino que se pone malo si pasa un día entero sin carne y porque hay muchas otras cosas en las que no coinciden nuestros gustos”, comenta sin ninguna acritud.

Divide y vencerás

Especialmente si lo haces a mitad o al final de la cocción, en eso coinciden los tres entrevistados. Carlos afirma que cuando uno está en la cocina tiene huecos de tiempo que sirven para sacar adelante dos recetas sin apenas notarlo. “Hay muchos platos en los que existe un proceso de elaboración que puede ser común y se puede finalizar personalizando para cada tipo de comensal. Por ejemplo, los platos de pasta. La cocción de la pasta es común y la finalización es personalizada. En los asados el horno nos permite poner una bandeja en la que se aprovechan los jugos de carnes y pescados para dar sabor a las verduras que las acompañan y en otra asar las verduras bien aliñadas que serán mi plato. Por supuesto, en los platos de filetes de carne o pescado que se acompañan con salsa y guarnición, éstas últimas pueden ser comunes para todos y sólo el elemento principal cambiaría”.

Dicho así no parece tan complicado, ¿no? Pues en el caso de Alba y Luis, el mismo plato de pasta que en casa de Carlos concilia, supone una batalla entre varias opciones de salsas con verduras (ella) y la simpleza de cubrirlos con mantequilla y queso (él). Ella prefiere las pastas integrales, y él las blancas. Así que suelen trabajar bastante el punto de la adaptación. “Es mucho más sencillo de lo que la gente imagina, y hemos perfeccionado cada uno unos cuantos platos al gusto del otro. Luis ha aprendido a cocinar con soja texturizada, tofu y seitán y yo he comenzado a pillarle el punto a diferentes tipos de carne".

"De los platos que suele cocinar", continúa, "están entre mis preferidos el pastel de papas o boniatos, que hace para él con carne picada y para mi con soja texturizada, o el pollo/tofu con curry y champiñones que le sale estupendo. Yo hago algo parecido: pollo/seitán a la mostaza. Con un poco de organización y sentido común consigues hacer los dos platos sin demasiados pasos ni recipientes sucios extra. Por ejemplo, cuando hago lentejas comienzo preparando todo junto y solo al final separo la mitad a otra olla donde añado la carne. Con el tiempo hemos ido desarrollando ambos esta capacidad y cada vez es más fácil”. Otra opción recurrente es hacer una ensalada completa que él usa como guarnición para un bife y Alba como plato único, además de “cosas muy obvias como hacer una  pizza y que cada uno decida lo que pone en su mitad. O hacer hamburguesas cambiando la de carne de ternera por alguna vegetal”.

Busca puntos en común

No es tan difícil encontrar cosas con las que vegetarianos y carnacas disfruten por igual. No hay fórmula mágica, porque cambia en cada casa, pero siempre hay platos o preparaciones que triunfan. En casa de Carlos estas comidas libres de conflicto son sobre todo “las sopas y cremas (ya sean frías o calientes), las ensaladas y muchos guisos de olla. En el apartado de los postres elaborados en casa usamos leche de cabra, nata vegetal y margarina en lugar de leche de vaca, nata de leche y mantequilla. Cambia un poco el sabor, pero no es tanto como para no poder asumir la diferencia, y tampoco es necesariamente para mal: incluso han habido invitados en casa que han probado nuestros postres y han decido cambiarse a los ingredientes que nosotros usamos”.

Gato vegetariano

Soy carnaca pero estoy abierto a comer verdura. / GIPHY

 

En casa de Mònica, además de Jon el veggie hay dos pequeños omnívoros que todavía “no son tan fans” (según sus propias palabras) de las cremas de verduras, pero han asumido el cambio de su sopa con carne por una vegana sin ningún drama. “Básicamente uso nabo, chiribía, cebolla, calabaza, puerro y zanahoria, lo dejo 30 minutos en la olla rápida y, cuando retiro las verduras, dejo tres zanahorias y algo de calabaza y lo trituro. El caldo queda muy sabroso y con cuerpo, y justo antes de servir la sopa añado algo de miso”, afirma la madre en cuestión. Otras preparaciones que no fallan nunca son “los gratinados de pasta y verduras, la escalivada y otros tipus de verdura asada, el arroz a la cubana con plátano macho, las ensaladas de cualquier tipo y uno de los platos más apañados de la historia: el puré de patatas –aligerado con nabo– con un poco de cebolla salteada y huevo mollet”.

Apuesta por la tolerancia

Todos los vegetarianos implicados en esta investigación han cocinado carne o pescado por amor. Carlos ya no tiene que hacerlo casi nunca, ya que en su casa ya están todos en edad de cocinar y rara vez le toca elaborar platos con ingredientes no vegetarianos. “Pero cuando toca hacerlo, lo hago sin mayor problema. Lo hago por respeto a los que conviven conmigo, pero que no comparten todas mis peculiaridades personales”, afirma convencido. “Así que no hay nada que me niegue a cocinar, y si lo hubiera, seguro que encontraríamos la forma de solucionarlo”.

Jon prepara todo tipo de piezas de carne y pescado a sus hijos, todavía pequeños, cuando le toca, pero no suele comprarla y si está Mònica en casa se ocupa ella de cocinarla. “No hace falta que pase por el trago, obviamente si has rechazado comer carne por un tema moral tampoco te gusta manipularla, es perfectamente comprensible. Y con la cara que pone cuando recuerda el sabor del chorizo, sé que no le ha sido fácil renunciar a él”.

Alba, que para eso convive con un adulto capaz de hacerlo por si mismo, se niega a manipular la carne. “Mientras me la de cortada, picada o lista para agarrarla con una pinza y tirarla a la sartén todo va bien. Claro que él también se niega a lavar lechuga o cualquier verdura de hoja verde por mí. Es un acuerdo justo, ¿o no?”.

Carlos sugiere una solución final que debería servir como bálsamo para minimizar conflictos, además de concienciar sobre las decisiones alimentarias de los demás. “Todos deben estar implicados en la elaboración de la comida, desde la elección del menú y la compra de los ingredientes hasta el último paso de la elaboración. Así cada uno disfruta más de lo que come y lo sabe apreciar. Esto hace que llegado el momento de la posible situación conflictiva cada uno ponga de su parte para flexibilizar su postura y llegar a una solución satisfactoria para todos”. Más claro, imposible.

Hay 165 Comentarios

Y siguiendo los mismos razonamientos que mi anterior comentario (abajo), resulta también innegable que el espectacular aumento de vegetarianos en occidente debe tener cierta base en los sagrados planes de autoregulación de la naturaleza, quiero decir, que dicho aumento no puede sino tener un origen absolutamente natural. Es probable que la población humana haya pasado los límites de la sobrepoblación (al loro con el aumento demográfico mundial durante el siglo XX, y concretamente en occidente; en Asia la plaga humana es esencial y, efectivamente, allí nació hace mucho tiempo el vegetarianismo), de modo que habrá llegado el momento de la selección natural. La naturaleza es sabia (es más que sabia, es todo), y no puede permitir que se vaya de las manos la población de ningún animal. Como nosotros, queridos amigos, no tenemos depredadores, la naturaleza tira por otras vías: debilitamiento por empeorar voluntariamente la propia alimentación, alguna buena guerra que se ve venir, un evidente aumento de la homosexualidad (a la par de que cada vez ésta esté mejor vista), una enorme abundancia de gatillazos y problemas sexuales (¿o no?), etcétera, etcétera. Selección natural pura y dura. Lo que está clarísimo es que la naturaleza necesita el equilibrio, siempre lo busca y lo encuentra por cualquier medio. Por lo demás, nosotros sólo podemos sentarnos y observarlo. Yo, por ejemplo, fumo... ;)

Hola a todos. Tengo algo que añadir acerca del gráfico "ESPERANDO UN ARGUMENTO VÁLIDO CONTRA EL VEGETARIANISMO".
No recae actualmente mayor problema sobre la naturaleza que la pijada, entendida ésta, para mí, como aquella tergiversación ridícula de la vida que efectúan algunos hombres partiendo del supuesto de que lo que hace el hombre no es natural (e instintivo), como todo lo que hacen el resto de las especies de este planeta, sino artificial (ridículo hasta el punto de que todo "artificio", si bien se piensa, se da dentro de los marcos de la naturaleza, ergo es natural por definición).
Me explico. Soy de un pueblo de Toledo, donde está apunto de abrirse la media veda de caza. En mis frecuentes paseos veraniegos por el campo descubro cómo desde los alrededores del pueblo hasta la lejanía, es decir, en todas las zonas cultivadas por el hombre, abunda el conejo en lo que constituye una verdadera plaga (no hay paseo veraniego en el que no se vea, por lo menos, 40 ó 50 conejos, una barbaridad). En las zonas boscosas, al conejo lo depredan diversos animales: ágilas, zorros, linces, etcétera. Pero en las zonas cultivadas por el hombre, donde no existen estos animales, los conejos no tienen más depredador que el hombre. Está todo pensado por el hombre (como parte del magnífico plan divino de la naturaleza, el ciclo de la vida, la sostenibilidad ecológica, etcétera) para mantener en su justa medida la población de conejos, respetando la temporada de cría y aumentando gradualmente la matanza necesaria, fundamental, a medida que aumenta la sobrepoblación.
Si el hombre come carne es porque, tal y como están las cosas (tal y como han estado desde que comemos carne) en la naturaleza, ésta necesita que lo haga. No es un capricho. Y tampoco me meteré en el hecho, porque es un hecho, de que somos una especie comedora de carne, como otra cualquiera. Mi argumento aplastante, más que válido, científico, es que si el hombre come carne es porque la naturaleza necesita que lo haga por algún motivo, ¿no? Porque, en conclusión, SI YO NO ME COMIERA MIS CONEJOS, ENTONCES NADIE COMERÍA TOMATES Y LECHUGAS, porque los devorarían los conejos, lógicamente.
Es natural que el hombre coma carne porque, de hecho, la come.
Un saludo

"Las lechugas también sienten", el clásico argumento de gente que no está cómoda consigo misma. Comparar un geranio con un ternero es de hacérselo mirar, por que implica un grave problema de comprensión y la creencia ciega en una falacia elemental) Convivo con un omnívoro (siento decepcionaros, pero "carnívoro" es un león; los humanos somos omnívoros... como los cerdos) desde hace años. Comemos lo mismo. Cuando le apetece él se hace carne para él. Fin de la disputa.
No le cocinaría carne a mis hijos, por que me he molestado en informarme lo suficiente como para entender que la carne que se consume es veneno. Tampoco les cocinaría transgénicos, ni les fumaría en la jeta.

Lamentablente, vivimos sumergidos en la incomprensión y el desconocimiento absoluto. Aún hay gente que cree que las vacas que comemos viven felices en sus prados como si de una película de Disney se tratase. Hay gente que cree que ser vegetariano implica tener carencias alimentarias. Hay gente que confunde "depredación" con "explotación", supongo que ven un león cuando se miran al espejo, y no el mono mutante que son en realidad. Hay muuucha gente que cree que sus colmillos están ahí para comer carne: os invito a que observeis la dentadura de un hipopótamo, por ejemplo.

Etc.

Enhorabuena a la gente que se molesta en pensar por si misma, coman lo que coman.

Yo acepto que haya gente que no quiera comer carne, haya ellos, cada uno hace de su traste un pito.

Pero me da en el forro del mis partes intimas que me vengan a mirar feo y mucho menos decirme que carajos meto en mi boca.

Yo no le voy a romper los quinotos a nadie diciendole lo que tiene que comer, asi que dejenme tranquila con mis milanesas o una buena parrillada rioplantense de riñon, tripa gorda, ubre, chinchulines, morcilla (dulce y/o salada) y chorizo.

A los veganos les recomiendo NO MIRAR el capitulo de Anthony Bourdain en Uruguay, capaz que mueren de un infarto por la impresion de ver en una hora la carne que no veran en su vida. Yo termine extasiada, casi diria que con un orgasmo.

Leo tanta estupidez que me entristece. Estoy segura que todos los que comen carne no se Han molestado en informarse BIEN y profundamente de como funciona la industria carnica y lechera. Si fuera asi, casi todos Serian vegetarianos o carnivorous "responsables" ( carne maximo 2 veces semana y sabiendo procedencia del animal). La explotacion y salvajadas por las que tienen que pasar Esos seres es INTOLERABLE y no se justifica de ninguna manera!! Estamos locos o que? El tema no es respetar a vegetarianos o carnivoros cojones!!! Es respetar a Los animales!!! Hay que vivir en Otro mundo o carecer de valores eticos para no darse Cuenta de lo mas obvio. Yo comia carne pero me es imposible ahora, sabiendo todo lo que se. Yo no puedo ser participe de esta atrocidad. Tengo cerebro y lo uso. Lo que esta mal esta mal y punto. El problema es que la mayoria de la gente es una ignorante y vaga para tomarse la molestia de como organizarse con la comida y re- educarse. Mas info que me abrio ojos: www.gererandoconciencia.com. Los videos son indispensables... Solo teneis que mirar...(si podeis)

Hace cinco años que decidí no comer animales y once que vivo en un pueblo segoviano. Anteriormente cocinaba de todo. Siempre he recibido a muchos amigos en casa dispuestos a comer lo que les cocinara, ya que me tienen por buena cocinera. Y no os imagináis la de corderitos, judiones y barbacoas que les he hecho en otros tiempos.
Ahora no cocino animales y os aseguro que sigo recibiendo amigos y se van tan contentos y satisfechos como antes sin haber comido nada de carne o pescado. Incluyo a mi marido, que no es vegetariano, comemos juntos todos los días, y se ha adaptado sin el más mínimo problema a mi forma de comer.
Cocino de forma tradicional pero sin añadir carnes y pescados a mis guisos y nadie los echa de menos.
Podéis ver mis recetas ovo-lácteo-vegetarianas en http://www.hoyhemoscomido.blogspot.com.es/

El Estragon Vegetariano..........Para Sorprender a los No Vegetarianos

Y lo de que los vegetales no sienten, ES OPINABLE, que no tengan sistema nervioso central no significa que tengan su propia manera de sentir, algunos apuntan a la secrección de elementos químicos como una forma de comunicación entre las plantas. Acabad con el holocausto de lechugas porelamordedios.

Hay un libro que se llama "The Vegetarian Myth" de Lierre Keith en el que se exponen varios argumentos contra el vegetarianismo/veganismo. El principal y en muy resumidas cuentas, es que hay que dejar de vivir en mundos de yupi, la tierra eventualmente necesitará potasio, nitrógeno y fósforo, sacarlos de cualquier fuente distinta de la animal además de no sostenible, tiene potencial para contaminar el planeta y matar todavía mas animales.
Si comes estás matando, no hay forma de escaparse.

Hombre Carlos de Vegetal y Tal!!!, ,participante histórico del blog!!!. Cuantisimo tiempo... me ha encantado recobrarte en esta entrada, te lo mereces :-) .
En fin, si se resume todo en dos palabras: respeto + tolerancia, formula que sirve para tantas otras cosas.

Sergi eres definitivamente retrasado.

Argumento valido contra el vegetarianismo: Porque es rico.

lups: tienes toda la razon. Aqui lo unico que se plantea es no tener que oir a unos que los normales somos asesinos y a otros inquirir que porque no comen animales. Yo no pregunto nunca a nadie el porque no come animales, es su decision y ya esta. Ahora bien, no tolero tampoco que nadie crea tener una moral superior por el hecho de no hacerlo.

¿No será más fácil respertarse y ya está? Qué costumbre con lo mismo, que si las plantas sufren, que si mulas y bueyes sufren con el agricultor (en serio, @etual,¿has visto alguna vez a un agricultor trabajar en el siglo XXI?), que si tendríamos que comer piedras... Si yo decido comer carne o no comerla, es MI decisión, con mis motivos. Si el de al lado come carne cada 8horas, estupendo, pero yo no lo hago porque no quiero.
Igual que al que le gusta que le meen durante el sexo, o al que le gusta escuchar Pimpinela, cada persona es diferente pero no por ello hay que juzgar sistemáticamente una conducta que no hace daño a nadie.
Que sois muy pesaos, de verdad.

antiespeciastas: lo mas necio del genero humano. En la naturaleza no existe tal cosa, y solo una parte de humanos aborregados que son simplemente la parte decadente de nuestra especie (seguramente en otros tiempo no pasarian sus genes a la descendencia) lo son. La naturaleza es la lucha por sobrevivir, comiendo lo que sea, y si no hay de A, se come de B. Lo demas son nenes ricos llorando por chorradas.

Yo creo que mientras el vegetariano deje claro que lo suyo es una preferencia, un gusto, y no una condena moral de los que sí comen bicho, no hay problema; porque además de garantizar el necesario, así queda también claro que no hay derecho a tratar de privar al otro de ocasiones de comer carne. Esto me ha parecido interesante al respecto: http://lacomunidad.elpais.com/situacion-critica/2011/2/24/etica-vegetariana

Especismo.... discriminación de unas especies sobre otras. Un ejemplo:
¿Es normal que alguien tenga una pecera y llore cuando se le muere un pez y sin embargo, para matar la ansiedad derivada del fallecimiento, se atiborre a pasta con "atún"? ¿Por que no aprovecha la muerte de su pez para asarlo y comérselo en media rebanada de pan cual sardina? Yo os diré porque: es la cultura que mamas desde que naces la que te ciega. En ciertos lugares, se zampan la carne de perro como cosa buena, y seguro que está de rechupete. Ellos no ven a un perro como un animal de compañía, bueno, de compañía de verduras, seguro. Y por último otro ejemplo:
Imagina que naces en una granja. Tu padre te pone al cargo de una ternera de ojos negros, grandes y expresivos. La cuidas, le das de comer, la acaricias y un día tu padre te da un cuchillo y te pide que la saques del establo y le rebanes el cuello. Para tu padre es solo comida, pero para ti, con el transcurrir de los meses se ha convertido en una amiga (mascota grande). Ahora, si tienes lo que hay que tener: mátala, recoge y limpia toda la sangre derivada del proceso y luego despellejala, troceala con un machete bien afilado y grande y filetea toda la carne. Luego vas a tu padre, le das la carne resultante y mientras te lavas las ensangrentadas manos y cara (no veas como salpicaba la ternera con el cuello rebanado y los gemidos de dolor que pega) le dices con una sonrisa en tu cara: Ummmmm, estoy deseando hincarle el diente a un buen filete de ternera.

Por favor, dejad de de decir que sois vegetarianos "porque no quereis comer nada que se haya matado" o "por no querer comer muertos"; Que yo sepa, en la siega se mata la planta del cereal (ya sea trigo, arroz o soja), las zanahorias, las patatas, las lechugas o los nabos se arrancan del suelo con la planta entera, y así ad eternum. Incluso pongo en duda que os comais los garbanzos, judias o guisantes (son fetos de plantas...) Y está demostrado que las plantas sufren cuando les amputan sus organos genitales fecundados (otrosí, frutos).

Por lo tanto, si taaaannn éticos y morales quereis ser, limitaros a comer la fruta que se haya caido al suelo. O piedras. Lo demás es siempre alimentarse de algún ser que ha sufrido o ha muerto para que tu puedas comer.

O dejad de dar lecciones de moral, que también.

Oihana:
"la mayoría de las veces porque el carnívoro se siente ofendido porque no matamos para comer. Siempre he pensado que es sentimiento de culpabilidad por matar, pero eso es cosa de ellos, yo no tengo esa carga."

"Igual dentro de muchas décadas se haya avanzado más"

Pedante, arrogante, con un sentimiento de superioridad moral y aleccionante. Vamos el perfil medio del que no come carne. De todas maneras, si es por no matar, no te preocupes, no matas, ahora bien, las vacas estabuladas encerradas de por vida para darte a ti la leche, y embarazadas y abortadas cada x meses (o como crees que dan la leche...gratis?)...eso si, moralmente aceptable. Ovolacto...la chorrada mas grande jamas escrita. Estoy incluso en contra de llamaros nada, con ningun termino, para mi sois los que no comeis carne, ni vegetarianos ni gaitas. Por cierto, yo no tengo ningun sentimiento de culpa por matar animales, de hecho como no lo tiene el leon, ni el tigre ni el oso polar. Problemas del primer mundo...

Por experiencia de más de 15 años como ovoláctea he llegado a la conclusión de que no hay entendimiento posible, la mayoría de las veces porque el carnívoro se siente ofendido porque no matamos para comer. Por suerte el porcentaje de carnívoros ofendidos es bajo, pero de vez en cuando aparece uno para atacar. Siempre he pensado que es sentimiento de culpabilidad por matar, pero eso es cosa de ellos, yo no tengo esa carga.
Mi entorno siempre ha sido 100% carnívoro y desde pequeña era muy consciente de que no quería matar, así que lo he tenido siempre muy claro. Nunca he intentado convencer a nadie (lo hice sin querer, con gente que me preguntaba los motivos, pero si realmente se es vegetariano se lleva dentro, nadie te convence, es uno mismo. Más tarde esta gente dejó de serlo –no lo sentían realmente-). También he tenido la desgracia de conocer “vegetarianos” a los que he visto comer carne, prefiero que digan lo que realmente son y que no sean falsos.
Mi pareja de hace varios años es carnívoro, y lo respeto, de hecho no quiero que sea vegetariano, porque sé que no es así, por mucho que le gusten los animales.
Cuando mis amigos dicen de hacer una comida o cena, adaptandola y haciéndola vegeta, no me gusta en absoluto, porque entiendo que la mayoría de gente no lo es y que por una sola persona no tienen porqué pringar, por eso no me gustan nada las comidas y cenas. Prefiero que se haga la comida para la mayoría de la gente y que los raritos (vegetas, alérgicos, etc) que se apañen, porque al fin y al cabo es nuestra decisión y somos una minoría. Eso sí, que no se metan con nosotros, porque es una decisión muy respetable, no basada en la violencia, sino todo lo contrario, en mi caso en el amor a los animales. Además así no tenemos que dar explicaciones de que no comemos atún, anchoas, o que de nada sirve apartar la carne, y de que el pescado también estaba vivo.
Así es mucho más fácil. Igual dentro de muchas décadas se haya avanzado más y sea más común y tengamos más posibilidades y comprensión, pero de momento soy consciente de que no estamos en un lugar como Alemania, donde ser vegetariano es fácil.

PiñaLimón, ayudarme, lo que se dice ayudarme, no mucho, verás: dices no ser también Selene, por lo que desconoces totalmente su intención. Supongo que tú nunca te has enfrentado a un comentario de ese tipo, por eso automáticamente piensas en la ironía, pero perfectamente puede no haber sido así, te lo digo por experiencia.
Ojalá me equivoque, desde luego, pero no pareces ser tú la persona que vaya a resolver esta incógnita. Otra vez será, ¡no desesperes!

Querida Valentina, no soy Piña Colada ni Selene.


Modo irónico ON: Me alegro de haberte ayudado a incrementar tu capacidad de comprensión lectora y reducir tu desconfianza y susceptibilidad hacia los que comemos de todo.


Modo irónico OFF: Por si aún no te has dado cuenta, gente ignorante, maleducada, prepotente, pedante, avasalladora y sorda cerebral la hay por todo y de todos los colores: carnívora, frugívora, omnívora, vegetariana, vegana, etc.


Un saludo y mucha salud

Estudio serio sobre alimentacion humana durante la evolucion. Sugiero una lectura atenta de la frase que empieza por "El genero Homo..." en la segunda pagina.

http://www.colvetvalladolid.es/imagenes/formaciones/6a_AnaMateos_Documentacion_Jornadas.pdf

felixsv: estoy completamente de acuerdo en todas tus reflexiones. En lo unico que discrepo es en el nombre de flexitarianos, que indica un consumo alto de verduras, legumbres, etc, y un consumo reducido de derivados animales, y aun mas reducido de carnes y pescados. Y estoy en desacuerdo porque flexitariano implica ser vegetariano con consumo ocasional de carne, y parece casi un sometimiento al vegetarianismo. Es que esa dieta que sugieres es LA dieta, ni mas ni menos. La DIETA del Homo sapiens, la unica que existe, la unica que es recomendable y la unica que es "natural". Los osos siguen una dieta muy parecida, solo que mas subdividida en estaciones por razones de habitat y fisiologicos. Lo dicho, que estoy de acuerdo, ojo, solo quiero puntualizar, sobretodo para veganos, vegetarianos y gente en general con dietas desequilibradas, que esa es la unica dieta, porque a ver en el siglo II de donde sacaban la B12, la levadura en capsulas para compensar carencias nutricionales, etc...

Hablando se entiende la gente. Pero señalo la siguiente frase de la entrada: "la mayoría omnívora sigue mostrando cierta perplejidad -cuando no incomprensión o desdén- ante los humanos que siguen una dieta sin animales muertos". Ni una palabra acerca de que vegetarianos, veganos y demás muestren jamás ningún tipo de "perplejidad, incomprensión o desdén" ante quienes no lo son. Pues tales cosas suceden, oiga. Es más, el talibanismo no falta.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal