Cuatro pestos que no se parecen al pesto

Por: | 18 de febrero de 2014

Pestos

Pestos megamonos en vasitos supercuquis. / EL COMIDISTA

 

El pesto es el mejor amigo de los vagos, los torpes y los cagaprisas de la cocina. Preparar este invento italiano es tan sencillo como triturar unos cuantos elementos y dejarlos durmiendo un rato ellos solitos. Después, basta con abrir el bote donde lo hayamos puesto y añadirle un par de cucharadas a una humilde pasta cocida para obtener un plato digno de un emperador, un duce o un papa.

El pesto más famoso del mundo, procedente de Génova, lleva albahaca, piñones, parmesano  y ajo. Sin embargo, la fórmula hierba + fruto seco + queso + aceite de oliva puede ser replicada con toda clase de ingredientes a gusto del que se lo va a comer. Los ortodoxos te dirán que el pesto hay que hacerlo en mortero, machacando primero el ajo y los frutos secos, después las hierbas y finalmente el queso y el aceite. Seguramente tendrán razón, pero si no te da la vida para tanta artesanía, puedes echar las cortinas, cerrar la puerta de la cocina, cerciorarte de que nadie te está oyendo y usar una batidora o un robot de cocina. Y luego decir que lo has hecho a mano, por supuesto. Eso sí, nunca, nunca, nunca te pases con el triturado: el pesto no es una papilla, sino una salsa espesa en la que se deben notar los trocitos.

Como pasta sabrosa y con una textura casi de untable muy fácil de explotar, no es difícil encontrarle mil aplicaciones que vayan más allá de servir de acompañamiento para múltiples pastas -por cierto, las que le van mejor por su forma son las alargadas: tallarines, espaguetis y cintas en todas sus versiones. Puede darle otra dimensión a un bocadillo de verduras asadas, alegrar un pedazo de carne a la plancha o al horno –las grasas procedentes de los frutos secos y el aceite de oliva en crudo son más sanas, así que siempre será mejor que una salsorra cocinada–, servirse con unas sardinas asadas, tunear un puré de patata o rellenar el corazón de unas alcachofas al horno o hervidas. Un poco aligeradas con más aceite y zumo de limón o vinagre pueden servir como vinagreta para ensaladas de vegetales, pasta o arroz. 

Si te da miedo ponerte a innovar, un par de consejos. Primero, prepara un pesto base que ya sepas que te gusta o tengas por la mano (o cualquiera de los cuatro que te proponemos aquí). Después, separa una pequeña parte y ve jugando a añadir sabores en pequeña cantidad –rallados o picados muy pequeños– para ver si funcionan o no. Te puedes llevar sorpresas muy gratas: experimentando con el pesto de tomate y albahaca, le añadimos un poco de sobrasada, previamente pasada por la sartén para quitarle parte de la grasa, y el resultado fue atómico. 

PESTO DE ACEITUNAS, ANCHOAS Y PEREJIL

El único de estos cuatro pestos que no lleva queso. Además de para pasta, se puede usar para canapés de pan tostado o bruschettas

Ingredientes

  • 50 g de piñones
  • 150 g de aceitunas
  • 2 anchoas
  • 25 g de perejil
  • 50 g de aceite de oliva virgen extra

1. Triturar los piñones, las anchoas y las aceitunas.

2. Añadir el perejil y el aceite. Poner en un bote, cubrirlo de una capa fina de aceite y conservarlo en la nevera.

 

PESTO DE REMOLACHA Y PISTACHO

Este es posiblemente el pesto más raruno de los cuatro, pero no por ello el menos suculento. El dulzor de la remolacha, contrastado con el queso y el limón, lo convierte en un acompañamiento perfecto para pastas. La receta está adaptada del blog Eat, Live, Run

Ingredientes

  • 200 g de remolacha cocida
  • 40 g de pistachos pelados
  • 50 g de queso Idiazábal curado rallado
  • 1/2 limón
  • 1/2 diente de ajo
  • 50 g de aceite de oliva virgen extra
  • Sal

1. Triturar la remolacha con los pistachos, el ajo, el zumo de limón y sal.

2. Incorporar poco a poco el aceite de oliva y terminar con el queso. Aromatizar con ralladura del limón si se quiere.

 

PESTO DE TOMATE SECO Y AVELLANAS

Una versión sui generis del pesto rojo que, aligerada con un poco más de aceite –o incluso con un chorrito de limón– puede funcionar como aliño para ensaladas de hojas verdes, tomate o legumbres. Este pesto tiene más gracia si se distingue bien la textura del queso y la de las avellanas, por eso lo hacemos en la picadora y no rallamos el queso aparte. 

Ingredientes

  • 100 gramos de tomate seco en aceite
  • 25 gramos de hojas de albahaca
  • 75 gramos de avellanas tostadas
  • 100 gramos de queso de Mahón seco
  • 50 gr. de aceite de oliva virgen extra

1. Quitar el hollejo de las avellanas, introducir todos los ingredientes en la picadora y procesar hasta que estén molidos.

2. Conservar en la nevera, en un tarro con un poco de aceite por encima. 

 

PESTO DE AJÍ Y PARMESANO

Seguramente este es el más irreverente y menos italiano de los pestos que proponemos aquí, pero gracias al punto picante del rocoto y el frescor del cilantro y la ralladura de piel de limón este pesto de aires peruanos sirve tanto para tomar con pasta como para condimentar un pescado a la parrilla o unos mejillones al vapor. 

Ingredientes

  • 100 gramos de parmesano finamente rallado
  • 70 gramos de anacardos
  • 15 gramos de hojas de cilantro
  • Ají amarillo (rocoto) al gusto
  • 60 gr. de aceite de oliva
  • 1/2 cucharadita de ralladura de piel de limón

Preparación

1. Triturar los anacardos, el rocoto y el cilantro.

2. Añadir la ralladura de limón, el parmesano y el aceite. Poner en un bote, cubrirlo de una capa fina de aceite y conservarlo en la nevera.

Producción: Mònica Escudero.

Hay 42 Comentarios

Yo soy super fan del pesto. Fácil y rico!
almu
http://www.mavieenroseblog.com/

Otro pesto diferente, éste de eneldo y acompañando a una pasta con salmón
http://persucar-hipa.blogspot.com.es/2012/11/tallarines-con-salmon-puerro-confitado.html
Saludos!

Vas tan de sobrado que ni los ingredientes te sabes, tío.

Estoy ansiosa por probar el pesto de tomate seco y avellanas, tiene que estar buenísimo... Y me da que también lo intentaré con el último pero sin duda el que triunfará en mi casa será el de avellanas. Me ha encantado esta entrada, me la guardo!
http://www.deliciosafoto.com/

Muy ricas las recetas! La verdad es que todas suenan apetecibles. El pesto más "raro" que he hecho yo es uno con berenjena y tomate seco.

Un consejo: al principio me quedaban unos pestos demasiado aceitosos o demasiado pastosos (por evitar el derroche de aceite). Una amiga italiana me comentó que en vez de echar aceite a cascoporro es mejor echar al final una cucharada del agua que se ha usado para hervir la pasta. Acaba de ligar bien la salsa y queda más ligera!

Mmmmmmm, me encantan estos pestos tuneados, aunque el original me encanta y en casa lo hacemos bastante, aunque no lo tengo en mi blog. Pero si os puedo dejar algunas recetas de pasta y sus salsas que os encantarán seguro :)
http://cocinarconamigos.blogspot.com.es/search/label/Pasta

Aunque visito el blog a diario, es la primera vez que comento. Solo aclarar que el rocoto es rojo, y no es lo mismo que el ají amarillo. Este se usa para hacer la huancaína

Me encanta el pesto! y tus sugerencias hay que probarlas...Yo hice uno con rucula y queso de cabra, muy rico también!
saludos

El pesto con cilantro para el pescado es realmente sabroso y, en genaral, todos. Habrá que probar el de remolacha. A mí haces unos años que me pirra en verano hacer mi versión del pesto alla trapanese. Así, como deseo lanzado al aire, me encantaría que un día nos diéseis vuestra versión... Ahí dejo eso.

Me encantan los pestos, y estoy de acuerdo contigo: fácil y sabroso. Yo en verano hago unos cuantos con albahaca fresca y los congelo. Aquí te dejo la receta: http://cocinapasion.wordpress.com/2013/09/25/el-ultimo-pesto-del-verano/

"Sin embargo, la fórmula hierba + fruto seco + queso + aceite de oliva puede ser replicada con toda clase de ingredientes a gusto del que se lo va a comer...." te voy a denunciar por el copy right Mikel :-) esta frase la llevo diciendo años a todo el que conozco y por supuesto poniéndolo en práctica. Podría escribir un libro con todas las combinaciones que he hecho. Aunque yo nunca olvido el quinto elemento:ajo

Buenísimas las cuatro, el peligro es la facilidad con la que se preparan, yo también soy vaga.
Suelo tener pesto rojo para aliño de ensaladas. El último que propones con ají y cilantro me llama la atención, tiene una chispa.
Hace años tenía un molinillo de café, eléctrico claro, que usaba solo para picar los frutos secos y el ajo, era lo más.

Últimamente estoy enganchada a una coca de pulpo con pesto que preparan en El Goloso de Pamplona. Es una combinación buenísima, os la recomiendo!

El primero y el último me han encantado!!

http://areaestudiantis.com

Muchísimas gracias por esta entrada de salsitas (no es peloteo).

Todas ellas muy útiles para dar un toque distinto a la socorrida pasta.

Cocina de emergencia
http://cocinadeemergencia.blogspot.com

Puede que sea el mejor recurso de los vagos, pero hacerlo bien, es una maravilla para acompañar a la comida, la pasta por ejemplo. Creo que debe haber un poco de arte a la hora de hacerlo para que el gusto sea exquisito.
http://goo.gl/XsU80j

Me encantan estas entradas en las que varías sobre un tema como si fueras un músico de jazz, el que más me ha llamdo la atención es el último porque me encanta el picante, no tardaré en probarlo.

Hoy en Cocinar con-Ciencia: Judiones de la Granja con almejas y langostinos:
http://cocinarconciencia.blogspot.com.es/2014/02/judiones-de-la-granja-con-almejas-y.html

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal