Canelones de verano (sin leche, sin aceite y sin pasta)

Por: | 25 de junio de 2014

  La foto-4
Canelón parece, ensalada es / EL COMIDISTA

¿No os pasa que cuando empieza a hacer un calor de esos que hace que se te arrebolen los mofletes, que la frente te brille y que no quieras nada más que ponerte en remojo como un garbancito, el cuerpo empieza os grita "dame ensalada" en cada comida? Puede ser en forma de ensalada tradicional –verdura cortada y aliñada, vamos–, deconstruida (un gazpacho o sopa fría) o, como en este caso, convertida en unos canelones sin leche, aceite o pasta. "Si no llevan pasta ni bechamel, ¿por qué cojones narices les llamas canelones?", os preguntaréis algunos, además con mucha razón. Pues porque esta receta está diseñada para apoyar una campaña solidaria que busca recaudar alimentos para familias en riesgo de exclusión, y parte de una premisa.

La idea que me propusieron –muy bien planteada a nivel conceptual pero que me hizo romperme la almendra un buen rato pensando qué podía preparar– fue diseñar una receta a base de alimentos básicos como pasta, arroz, leche o aceite en la que faltara el ingrediente principal. Por ejemplo, paella sin arroz, fabada sin judías o carbonara sin pasta. Os preguntaréis –otra vez con toda la razón– el porqué de esta limitación. La respuesta es descorazonadora: porque más de 3 millones de personas en este país carecen de alimentos para cubrir sus necesidades mínimas diarias, o sea, de cosas tan básicas como legumbres, conservas, aceite o leche. 

Los creadores de la campaña, llamada No sabes qué es el hambre hasta que pasas hambre, esperan recaudar 800.000 kilos de algunos de los alimentos básicos que les faltan a las recetas que participan en la acción, como arroz, legumbres, conservas, pasta, leche o aceite. Se puede colaborar a través de su página web, donando productos sueltos o packs en forma de carrito de la compra, o enviando un SMS con la palabra HAMBRE al 28029.

Por lo demás, estos canelones sui generis no son más que una manera divertida y diferente de presentar una ensalada. Ya os hemos hablado en otras ocasiones de las virtudes del calabacín crudo, delicioso tanto en forma de bastoncito –por ejemplo, para mojar en un hummus o cualquier otra salsa – como cortado a láminas finas. El aliño, que no lleva aceite ni lo necesita, porque los anacardos ya aportan la textura y la grasa necesaria, está inspirado en una deliciosa receta de paté de anacardo que me enseñó Carla, una amiga vegetariana que siempre tiene ideas cocinillas la mar de inspiradoras, al que se le pueden añadir setas, cebolla o ajo fritos (o, en versión dulce, pasas, orejones o dátiles).

Dificultad

Para gente que cree que la comida de los demás también es importante

Ingredientes 
Para 4 personas (12 canelones)

  • 3 calabacines sin semillas
  • 50 gramos de pasas
  • 4 tomates de pera
  • 1 manzana verde
  • 1 cebolla tierna (2 si son muy pequeñas)
  • 150 gramos de queso fresco de cabra
  • 100 gramos de anacardos 
  • 100 gramos de rúcula
  • 50 gramos de pipas peladas (las mías eran garrapiñadas, pero no hace falta)
  • 2 limones
  • Sal 
  • Pimienta 

Preparación 

1. Poner en remojo los anacardos tostados hasta que se hinchen un poco y se vuelvan un poco más blanditos. 

Tiempo aproximado: 2 horas. 

2. Picar la cebolleta y remojar con el zumo de medio limón y un poco de sal, reservando el tallo para emplatar. Mientras, lavar dos de los calabacines y cortarlos a lo largos en láminas finas con ayuda de la mandolina, un pelador de verduras o un cuchillo afilado y buen pulso. Salar ligeramente y dejar que pierdan algo de agua. 

Tiempo aproximado: 15 minutos

3. Pelar los tomates y cortarlos a daditos. Hacer lo mismo con la manzana, pelada o sin pelar (a mí me gusta el punto de resistencia y acidez que da la piel). Poner en una batidora o robot de cocina los anacardos remojados, 1/3 de taza de agua, el zumo de medio limón, sal y pimienta. Procesar hasta conseguir una salsa blanca, que debe tener la textura de una bechamel ligera.  

4. Mezclar el tomate y la manzana picados, las pasas, el queso tierno de cabra, la mitad de las pipas y la rúcula con la mitad de la salsa, y remover hasta que quede bien aliñado. Poner tres o cuatro tiras de calabacín una al lado de la otra –unos 12-15 cm, que será el largo del canelón– en una superfície limpia. Rellenar con parte de la ensalada (tienen que quedar gorditos) y enrollar. 

5. Emplatar tres canelones por ración y terminar con un poco más de salsa de anacardos, unas pipas, un poco de perejil fresco picado y la parte verde de la cebolleta picada muy finita. 

 

Hay 32 Comentarios

Madre mía qué pintaza!!! Mañana mismo la hago!!

http://areaestudiantis.com

Apoyamos por supuesto campañas como "no sabes que es el hambre hasta que pasas hambre! En línea con la receta que propones os presentamos unos cucuruchos sin helado
http://dosyemas.com/index.php/empanadillas-debrie-y-calabacin

Nos desdeñes unos buenos espárragos navarros igualmente cubiertos por exquisito salmón ahumado y, sobre todo ello, huevo duro picado. Mayonesa casera para acompañar, of course.

http://casaquerida.com/2014/06/24/pasen-y-agredan/

Estoy con Doraemon: dudo mucho que estas campañas solucionen nada, y por mucho que "deconstruyamos" los canelones o "reinventemos" la tortilla de patata, (o viceversa) las "familias en riesgo de exclusión" (que ya son ganas de utilizar eufemismos) acabarán "excluidas"... En realidad, me parece que sólo sirven, estas campañas, para tranquilizar la mala conciencia, así que allá cada uno con la suya.

Mònica, nunca criticaré un banco de alimentos ni una iniciativa de estas pero me parece que ya es hora de ir poniendo precintos al parque móvil ministerial. Si no hay para comer, que vayan en burro. Lo mismo que Green Peace se encarama a un petrolero, yo creo que ya es hora de encaramarse a algún Ministerio o Consejería de Bienestar Social

Doraemon, siempre tengo mis dudas a la hora de apuntarme a este tipo de iniciativas... Por un lado me parece una mierda enorme que tanta gente no tenga cubiertas sus necesidades básicas y que el estado se desentienda, por otro no creo en el concepto cristiano de caridad. Así que he decidido llamarle "movilización ciudadana" y pisar el acelerador. Sé que no podremos arreglarlo todo, pero tampoco es excusa para quedarse con los brazos cruzados! Dicho esto, buenos días!

Loable...que lo hables. Yo propongo otra campaña: "No sabes lo cara que es la luz en España hasta que te pasa el recibo Iberdrola" (la misma cuyo jefe cobra un cohón de pato y ha invitado a 40 periodistas al Mundial de Brasil porque ellos lo valen). Mi propuesta es un filete ruso sin cocinar, es decir un tartár de ternera sin pan rallado, sin harina, sin aceite y con la yema sin batir. Otra variante de la campaña es hacer el amor con la luz apagada o reciclar la carcasa de la Nintendo como servilletero. O a lo mejor, la solución ante tanta indecencia es pasar de campañas y empezar la revolución.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal