Cestas de pescado sostenible: cómo comer del mar sin esquilmarlo

Por: | 11 de junio de 2014

M.GAZO_PESCADO

Joyas olvidadas. / M. GAZO (SUBMON)

 

Seré un pusilánime, pero en los últimos tiempos no lo paso bien en las pescaderías. Sé que este tipo de tiendas no tienen por qué ser el festival de la diversión, pero mi experiencia de compra, como dírían los cursis del márketing, no es todo lo gratificante que desearía. Por un lado, a veces me encuentro con precios con los que no sé si estoy comprando una merluza o un Ferrari. Por otro, cualquiera diría que la fauna marina se ha visto reducida a unas 10 especies, ya que al menos en las pescaderías de Barcelona no hay forma de salirse de los atunes, los rapes, los calamares y las sardinas de siempre. Ahora bien, lo que más inquietud moral me crea es no saber si con mis adquisiciones estoy potenciando la destrucción de la vida en el mar, más amenazada que nunca por la sobrepesca.

Por eso me alegró enterarme vía Mònica Escudero de una nueva iniciativa puesta en marcha por Submon, una plataforma formada por biólogos, veterinarios, submarinistas, ingenieros y educadores que lleva a cabo proyectos de conservación y estudio del medio marino. Son las cestas de pescado sostenible, que de alguna manera llevan al mar el espíritu de las ya muy implantadas cestas de frutas y verduras ecológicas compradas directamente a productores o cooperativas.

El invento funciona de la siguiente manera: dos martes al mes, puedes comprar cestas de dos o cuatro kilos de pescado fresco capturado por pescadores artesanales de Arenys de Mar. Las encargas por correo electrónico, las recoges en el local de Submon en Barcelona, y las pagas al muy competitivo precio de 10 euros el kilo, más dos euros por cesta destinados a cubrir los gastos de gestión. No eliges el tipo de bichos que incluye la cesta porque depende de lo que haya en el mar, pero los impulsores prometen fresquísimos y suculentos salmonetes, sargos, besugos, chicharros, sonsos, arañas, mojarras, bonitos o melvas.

M.GAZO_CESTAS

Las supercestas. / M. GAZO (SUBMON)

 

"La idea surgió hace unos seis meses como parte integrante de un proyecto de custodia marina, el de Canyons del Maresme", explica la responsable del proyecto, Carla Álvarez. "Nuestro objetivo era el de ofrecer un pescado de calidad, de proximidad y pescado de forma artesanal, que proviniera de la zona de custodia, y que fuera una explotación del recurso compatible con otras especies frecuentes, como los cetáceos". Para los que no sepáis qué es la custodia marina -como yo antes de escribir esta entrada-, explicaremos que se trata de una estrategia para preservar zonas marinas estableciendo acuerdos con todos los implicados: las instituciones, el sector pesquero, el náutico y el turístico. "Puesto que en el mar no existe la propiedad privada, básicamente, se trata de cuidar entre todos lo que es de todos".

En este momento, unas 50 familias que participan en el proyecto de cesta de “pez de custodia”. Con un ámbito de actuación limitado al barrio barcelonés de Gràcia, el objetivo a corto plazo de Submon es poder distribuir semanalmente y llegar a 200 familias. ¿Cuatro gatos? Puede, pero lo importante de estas iniciativas es su valor como ejemplo. Álvarez reconoce que sería difícil que un proyecto así creciera hasta convertirse en una opción masiva: "Al igual que ocurre con las cestas de verduras ecológicas, se trata de un consumo local. Los barcos de pesca artesanal no tienen la misma capacidad que la flota industrial".

M.GAZO_IMG_6563

Esos ojitos negros que me miraban... / M. GAZO (SUBMON)

 

Creo que uno de los mayores aciertos del proyecto consiste en acompañarlo con talleres de limpieza de pescado. Nos hemos acostumbrado tanto a comprar las cuatro especies de turno, cuando no directamente filetes dentro de un envase de porexpán, que hemos olvidado ese arte fundamental para variar nuestra dieta y ahorrar dinero. "El Mediterráneo es un mar con mucha diversidad, que ofrece más de 500 tipos de peces comestibles, así que intentamos dirigir nuestro consumo hacia los menos conocidos pero más abundantes, para disminuir la presión sobre aquellos más amenazados", asegura Álvarez. "Por eso organizamos talleres gratuitos donde los mismos pescadores nos enseñan a limpiar, filetear y cocinar el pescado. Además, cuando las familias vienen a recoger su cesta reciben un correo electrónico con fotografías que les ayudan a identificar la especie, y en ellos a veces incluimos algún consejo de conservación o preparación, o incluso alguna receta". La idea es aprender a hacerlo todo, menos pescar.

Más allá de vender pescado, el objetivo final de las cestas es implicar a los consumidores en la conservación del medio marino. Hacerles entender verdades tan básicas como semiolvidadas: "El día que hace mala mar, no hay pescado; no elegimos a las especies, si no que van por temporadas; respetamos las vedas, y el pescado no viene en filete". De esta forma, cuando las familias van al local compran algo más que una cesta: "Se llevan la posibilidad de conocer a los pescadores, de hablar sobre especies que nunca habían visto y de consumir de forma responsable".

Hay 61 Comentarios

Iturriaga (que no se entere tu hermano que a ti ya te llaman tb por el apellido), por si no te acuerdas eres un crack.

Muy buena entrada en el blog! Sé que vives en Barna, y que seguro que es un poquillo más difícil, pero conoces o sabes quién puede conocer alternativas equivalentes en otras grandes ciudades como Madrid?

Ojalá con el tiempo todos nos vayamos concienzando un poquito y tirando hacia canales de consumo como éste

aparecerán sellos de calidad, denominaciones de origen, etc, etc pero todo de acuicultura.

exactamente como con la carne.
gracias a eso el pescado no es para ricos

10 euros/kilo de pescado azul "déjame que yo lo elija" no es un disparate, es un robo.

es cuestión de tiempo que la pesca desaparezca y todo sea de piscifactoría. Igual que casi nadie come carne de caza y toda la carne es de granja por que el pescado va a ser diferente ?
Los ricos comerán peces salvajes que se pesquen en el mar pagando un sobre coste y el resto de piscifactoría.

Para la gente del Poble Sec, en Barcelona, hay una iniciativa muy parecida de la gente de "El peix al plat" (http://www.elpeixalplat.com/). Pescado bueno, fresco y variado!

UY que idea tan buena¡¡ Estoy de acuerdo que cuando se va al apesacadería no se puede ir buscando algo concreto sino que hay que dejarse llevar o aconsejar por lo que esté mejor en ese momento, y adaptarte a lo que se haya pescado en esos días¡¡ Tengo una muy buena pescadería cerca de casa, y la pescadera lo que hace es que si a primera hora hay algo que sabe que nos gusta nos llama, y así tenemos la oportunidad de que nos lo guarde¡¡ Y alos niños los mal acostumbran las mamis y sus abuelas/os. En mi pescadería hay un montón de merluzas sin cola¡¡ para el niño que tienen menos espinas, por favor, ponte gafas y calma para buscar las espinas.

Y ¿10€ kilo no es precio de oro?

Pues yo seré lo que queráis, pero me pasa parecido en las pescaderías. Llego, generalmente a última hora (cosas del trabajo) y veo tanto pescado, todo igual en especies y cerca de la hora de cierre...y me paso toda la compra pensando en la cantidad de pescado que deben tirar y en si no nos estamos cargando la pesca a base de querer tenerlo TODO. Si un día vas y no hay rape, qué pasa? pues ya comerás rape otro día, no? pero no, siempre tiene que haber de todo para satisfacer nuestros caprichos. Y voy pensando eso y me autoamargo. Ya os digo, no defiendo que sea lógico, pero a mí me pasa.

Buenos días, como profesional del pescado creo que ésta es una iniciativa estupenda, aunque solo sea por su carácter divulgativo. Es muy importante concienciar a los consumidores de comprar productos de temporada y capturados por la flota artesanal. También es importante dar a conocer otras especies menos amenazadas pero muy sabrosas y mas baratas. Es importante también acabar con los descartes de la flota industrial, autentica asesina del mar, obligar a los barcos a comercializar toda la pesca capturada, es dificil pero el esfuerzo merecería la pena en breve.
saludos

Se puede vivir perfectamente y comer de puta madre sin necesidad de martirizar y matar a otros animales.

Muy buen comienzo, a ver si se extiende y acalla a las dudas de los que siempre dudan

A mi me encantaria poder comer pescado de barquilla todas las semanas. Pero en este caso creo que comer "local" destruye mas que conserva.

Podrian favorecer el consumo de descartes de alta mar. Este link va en esa Linea (es una charla TED)

https://www.youtube.com/watch?v=9XFeW9dgyIs

Hola a todos, buenísima iniciativa!
En Madrid es igual, cuando voy a la pescadería los precio son cada día mas de oro!
Eso si, están abriendo muchísimos sitio de productos ecológicos, pero también a precios inaccesibles.
En fin, si queremos algo en condiciones tenemos que gastarnos un paston....si no queda siempre la fruta, carne y pescado del Mercadona que no sabe a nada!!!
Ya que estamos hablando de pescado os dejo una receta de pasta con salmón exquisita:

http://pastaporpasta.com/pasta-con-salmon

La iniciativa es buena, pero como ya han apuntado las artes de pesca no discriminan entre especies sino por tamaños. Ahí se podría incidir un poco más, ¿no?. A mi, excepto la palometa o..., me gustan todos los peces. Y estaría dispuesto a comerla en vez de otra especie amenazada.

El pescado para los gatos y la verdura para los loros. Así piensan mis hijos y es un infierno darles de comer :-( http://goo.gl/lWCif0

Nada hay más natural, ecológico y sostenible que el marisqueo a pie. Pero en Galicia se ataca continuamente a estas mujeres (consintiendo el furtivismo, con límites absurdos, con legislaciones ridículas). Ayer en a Pobra do Caramiñal unos turistas se escandalizaban del trabajo duro de esas mujeres y del ridículo precio que cobraban por kilo, cuando a ellos en la pescadería se lo vendían SIETE VECES más caro. Hay que acabar con los intermediarios, antes de que los intermediarios acaben con todo.

Gran iniciativa, gracias por hacerla (más) pública

Hay algo que no me casa en todo esto, y es que sea la iniciativa de una plataforma privada benévola, de un grupo de gente, vaya. La conservación del medio marino es responsabilidad pública, y debemos exigir a los poderes públicos que se responsabilicen por entero de que el pescado que llega a nuestras neveras lo haga sin disminuir la sostenabilidad, o sea la disponibilidad futura de nuestro capital marino colectivo. No puede ser que haya formas de pesca o distribución más "éticas" (y no además me gusta mucho aplicar este palabrón a este tema): lo que debe de haber es extracción autorizada (según cantidades, métodos, temporadas, etc...) o no autorizada (o sea, perseguida por los poderes públicos con todo el peso de la ley). Pero el que compra su corvina o su melva en el Eroski o en la pescadería de la esquina debe poder hacerlo tranquilamente, sin rollos morales.

Proyecto muy interesante que, confío se traslade a otras ciudades. Llevo un par de años suplicando a las pecaderas del Mercado Central de Valencia que organicen talleres para enseñarnos a limpiar pescado. De momento, no he triunfado, pero cuando vuelva en otoño, pienso dar la matraca hasta conseguirlo.

WWF sacó una guía con el nombre de las especies que se capturan de manera responsable y además MSC tiene una aplicación para móviles que te ayuda a saber si el pescado de que compras (fresco o en conserva) tiene el sello MSC de pescado capturado respetando vedas y de manera responsable. En este blog encontré la información http://sentidoysostenibilidad.com/2013/06/07/pescado-respetuoso-con-el-medio-ambiente/

@Antonio_E_B. Como ha dicho antes L., me parece fenomenal la idea de no tirar al mar como desechos los peces que no entran en el canon de las pescaderías y que además contribuyan a complementar los ingresos de los pescadores artesanales. Pero entonces, aclaremos de qué estamos hablando y no vendamos la burra que no es. El titular de Mikel es confuso y el texto también porque da a entender que este concepto de la "custodia marina" implica que no va a haber una sobreexplotación de recursos en la costa de Arenys de Mar. Salvo que Submon pueda aclararlo, lo que parece es que SÍ se van a evitar desechos y se nos va a concienciar de paso sobre el valor gastronómico de ciertas especies denostadas. PERO hay que aclarar a la gente de ciudad (a la que va dirigida la iniciativa) que esto no significa que SOLO se esté pescando las especies NO sobreexplotadas porque las artes de pesca solo pueden discriminar por tamaños (trama de la red, más tupida o menos) pero cuando se echa una red y luego se recoge, se pesca de todo. Quiere decirse, que las especies sobreexplotadas se seguirán pescando en Arenys con lo que no entiendo muy bien qué narices aporta este concepto de la Custodia marina, más allá de dar una solución a los desechos. O sea, que la CESTA sí es sostenible pero la PESCA en sí seguirá sin serlo. ¿Me equivoco en algo? ¿No? Entonces celebremos con discreción y no organicemos una kermés antes de tiempo. Este es para mí el problema de las ONGs actuales, que quieren pintarlo todo más bonito de lo que es y no somos párvulos...mejor afrontar que no hay soluciones fáciles a ponernos buenistas y flower-power.

Gracias Mikel por ofrecer en tus comentarios ese angulo perceptivo y ético que a muchos nos falta o preferimos ignorar. Te diré que en algunos puertos del Cantábrico también se están haciendo experiencias similares según me comentan.

Que buena idea, lo malo es que estas iniciativas no llegan a todas partes y los que vivimos en Madrid solemos quedarnos fuera... Os dejo mi receta de hoy: http://cocinarconamigos.blogspot.com.es/2014/06/paella-valenciana.html

Para Doraemon: yo tampoco veo nada de malo en que esto sea una actividad complemetaria a la pesca rutinaria de los pescadores.
Yo soy un ejemplo perfecto del desconocimiento total del mundo pescateril. No distingo un pez de otro. Y no me arriesgo a comprar nada que no esté perfectamente fileteado, y a ser posible congelado. Ni sabría cómo empezar a limpiar un pescado.
De verdad que creo que la iniciativa es más que interesante. Lástima que sea complicado hacerla más global. Pero es un comienzo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal