Gastroplañideras sin fronteras

Por: | 16 de junio de 2014

Dariģo Barrio

MATT MATERA

 

Un buen amigo me dice que hablo demasiado de cosas serias en esta columna, nacida bajo el signo de la ligereza pero degenerada con el tiempo hacia cierta profundidad inapropiada. Quizá tenga razón, pero yo, que soy rebelde porque nadie me ha tratado con amor, me atrevo a tratar hoy el tema más espeso de todos los tiempos: la muerte.

¿Por qué nos viene éste a tocar el níspero con un asunto tan poco apetecible?, se preguntarán. Muy sencillo: Darío Barrio. El chef madrileño ha muerto a los 42 años en un accidente de esos que dan escalofríos cuando te enteras. Estaba participando en una exhibición de salto base en Jaén y chocó contra una ladera. Aparte de transmitir mis condolencias a la familia, poco tengo que decir sobre esta desgracia: apenas le conocía y siento tanta pena por su desaparición como por la de cualquier persona con talento de su edad. Lo que merece comentario es la reacción al suceso en las redes sociales, que alcanzó momentos cercanos al esperpento.

Muchas personas manifestaron su pesar por esa vía, obedeciendo a ese sentimiento tan humano llamado compasión. Ninguna pega. Los chefs que trataron a Barrio comentaron sus virtudes, cosa lógica porque en semejante momento tampoco te vas a poner a recordar su participación en ¡Splash! Algunos, eso sí, dejaron un tanto picuetos con sus arrebatos poéticos a parte de sus seguidores: Chicote, por ejemplo, incluyó en un par de tuits la frase “Vuela alto, amigo”, a lo que alguien contestó: “Hombre, volar, volar, lo que se dice volar...”.

A la vez, unas cuantas personas del mundillo culinario se transformaron en gastroplañideras. No sólo inundaron la Red con sus lágrimas online, sino que se pusieron a rescatar fotos, artículos, entradas de blogs o cualquier ítem que construyera un pasado común con Barrio. Todo valía con tal de demostrar que ellos le conocían más, le querían más y lo sentían más, en un ejercicio de autopromoción que a mí, de ser familiar del muerto, me habría repugnado hasta la arcada. Hubo individuos que hasta usaron etiquetas en los tuits sobre el cocinero para aumentar la difusión de los mismos, incapaces de distinguir una muestra de dolor de lo que publican habitualmente cada vez que una marca de chorizo les invita a un evento. Parece que cuando muere algún famoso, ya no bastan las loas exageradas, que en España están muy vistas: lo que ahora es trending topic es tratar de vampirizar la notoriedad de los difuntos.

Esta columna fue publicada originalmente en la Revista Sábado, dentro de la edición impresa de EL PAÍS.

Hay 25 Comentarios

En Espańa "enterramos" como nadie, a algunos incluso en vida!, respetar a los muertos, ya es otra cosa....

Hay que saber comunicarse en las redes y saber lo que se dice. Si hay sentido común en tus palabras. Si vienes por Granada pásate por el restaurante El Deseo,te va a gustar.

Totalmente de acuerdo con el autor. En este caso, porque ha sido el cocinero, pero en casos recientes, esa obsesión social por fustigarse por la pérdida, por santificar al muerto, por mostrar una "relación especial" con le finado. Ha habido de todo, desde ex-presidentes, a escritores (cada vez que alguien le llamaba Gabo, Dios mataba un gatito...) Lideres mundiales (otra que tal con lo de Madiba...! Que sólo se lo decía su familia!)entrenadores de futbol o artistas. Ese exceso de exposición pública de un dolor que probablemente fuera real en la mayoria de veces, pero no siempre, no es sano. Y es que, tal como dice Rubalcaba, "Los españoles enterramos muy bien".

Pues la verdad es que no lo conocía, jamás comí en su restaurante porque las críticas que escuché por amigos míos eran más bien negativas que positivas, pero hoy un grupo le hemos hecho un pequeño homenaje (nada cursi), elaborando una de sus recetas y personalmente la que yo he hecho la pienso repetir, me ha encantado, deliciosa! http://cocinarconamigos.blogspot.com.es/2014/06/hamburguesa-calamar-pesto-negro.html

Imagino que el autor de la entrada se refiere, exactamente, a esto. Perfecto ejemplo de caníbal torpe, inane, ridículo, que aprovecha lo que sea, literalmente, para sodomizarnos intelectualmente con sus estúpidas recetitas de aficionado malo y su no menos inane blog. No tienen ni asomo de ética ni de vergüenza.

Sencillamente, excelente nota, post o como la quieran llamar.
Felicitaciones, Mikel. Así se habla/escribe/dice.
Saludos porteños.

Sr. López Iturriaga, ¿qué le pasa? Está Vd. cansado? Los lunes repite el artículo del fin de semana, y entre semana Mónica escribe alguno de los artículos. No sé los demás lectores, pero a mí me gusta su sutil ironía, y Mónica no lo hace igual.

A ver… blogueros con ínfulas, levantas una piedra y salen cincuenta! De los que les encanta decir y demostrar que se hacen fotos con chefs de renombre, que comieron en sus restaurantes y les trataron maravillosamente bien, que les contaron sus trucos, que son vecinos, o que compartieron confidencias…. yo que sé! Pues estupendo! Suerte la suya. Una forma como otra de sacar un poco la cabecita en este mar de blogs de cocina (que cuando empecé el mío, tontaina de mi, pensé que habían pocos, y cuando me di cuenta de la marabunta casi me da un parraque, pero bueno).
Lo dicho, al enemigo, ni agua! Y por destacar, lo que haga falta.
Pero oye, que cada uno en su casa y con su casa hace lo que quiere, como quiere y cuando quiere. Y no seré yo quien mezcle a los que de verdad le conocieron y sintieron su pérdida, con los que no.
Hombre… A mi me impactó la noticia y me dio penita. No le conocía de absolutamente nada (en plan personal me refiero, porque en el profesional a cualquiera que nos guste un poco la cocina nos habrá sonado de algo). Le vi por primera vez en Canal Cocina, cuando hacía Bombón (que la verdad, siempre pensé que el nombre iba por él y no por los platos con chocolate que hacía, jaja), y, confieso, compartí en Facebook la primera noticia que vi. Si te llego a leer antes de verlo no lo hago!! Gastroplañidera dice…. Jaja.
Pero yo de plañidera ni media! Me dio pena por su juventud, su notoriedad, su talento, su familia… Pero bueno, seguro que cuando practicas uno de estos deportes y tienes dos dedos de frente sabes a lo que te expones y sin embargo te compensa. La adrenalina es adictiva, supongo.
Y todo este rollo viene a cuento de que me he sentido aludida… por un simple clic en “compartir” del Face.
Sensible soy madre!

aquí se beatifica a todo el que se pone a tiro, es una costumbre que va de lo local a lo universal, la muerte (ajena) nos pone

Mikel, cuando te pones así (igual que el día en que desmontaste el blog de una nena pija que se dedicaba a fotografiarse vestidita de "guay" en un memorial a las víctimas de la Shoah) de golpe pareces una persona incluso razonable. Os adjunto una joyita de Cortázar -y leída por él - sobre la actitud de su familia en los velorios. Seguro que Mikel la conoce.... http://www.youtube.com/watch?v=AThfIzEmavg

Sí, es patético... Pero si mal me ma parece la falta de, voy a decir elegancia, en la actitud que describes, no digo ya los que ni siquiera en un artículo en el que se hace una fundamentada crítica al respecto se corten en poner un comentario "trapero" con la única finalidad de poner un link a su blog.
Lamentable.

Ah y otra cosa que se agradece es que de autobombo y manipulación comercial disfrazada de falsa espontaneidad, lo justo, (Al menos que yo perciba).
Eres un referente moral y de estilo en el universo twitter-blogger (ahí me he sobrado algo...) pero no se puede negar que siempre es refrescante leerte y dada la relevancia que tienes en Internet, se agradece muucho, porque no abundan.
Muchas cuentas del estilo parecen destinadas a hacer darnos cuenta a los humildes seguidores de lo mediocre y limitada que es nuestra vida en contraste, queriendo hacer parecer que viven en un permanente anuncio.

Certero y apropiado, como siempre. Opino, al revés de tu amigo, que este blog puede ir más allá de la frivolidad -tan necesaria, sobre todo si es tratada desde el sarcasmo, como es el caso- cuando le venga en gana, porque la capacitación el bloguero da para opinar de lo que le venga en gana. No creo que tenga que justificar mis halagos diciendo que muchas veces no estoy de acuerdo contigo, la verdad es que esas veces son las menos. Ni creo que halagar a alguien cuando lleva a cabo una labor que es digna de ello sea "lamer el culo" o "dorar la píldora". En este país parece que si no practicas el noble arte del desprecio eres sospechoso de ser un pusilánime o un trepa. Eso sí, una vez muerta la persona en cuestión, caben todas las loas del mundo. Es este comportamiento tan infantil el que lleva a las personas a tomar decisiones desaprensivas y poco responsables; desde endeudarse hasta las cejas para comprarse un BMV hasta utilizar a un muerto para promocionar un negocio o una publicación. En fin...

La historia es tremenda, a lo mejor si dejan de tirarse en homenaje al precedente que se tiró en homenaje al anterior... Otra cosa es el bombardeo al que nos han sometido con la noticia, exagerado.

Pues la verdad es que no lo conocía, jamás comí en su restaurante porque las críticas que escuché por amigos míos eran más bien negativas que positivas, pero hoy un grupo le hemos hecho un pequeño homenaje (nada cursi), elaborando una de sus recetas y personalmente la que yo he hecho la pienso repetir, me ha encantado, deliciosa! http://cocinarconamigos.blogspot.com.es/2014/06/hamburguesa-calamar-pesto-negro.html

Recuerdo un programa en la tele que daban semanalmente entrevistando a famosos y siempre les preguntaban por "su polémica con Iñaki Gabilondo" y siempre respondían que tenían una relación muy buena con él; al final de la serie de programas entrevistaron al propio Iñaki y respondió más o menos, que no se había tratado ni con la mitad de esas personas..

Por otra parte me dio mucha pena el estupidísimo accidente que acabó con la vida de Darío.
Cuando era pequeña los deportes de riesgo no estaban de moda, lo que sí, los manitas con ilusiones y objetivos; los fines de semana había dos chicos que se habían fabricado "artefactos a motor para volar" y los veía pasar por encima de mi casa con envidia sana, por toda esa libertad que me imaginaba.. con el tiempo me enteré que uno de ellos con eso del gusanillo se atrevió a sacarlo un día de viento y murió al chocar en un acantilado.
Lo de Darío muy triste.

Con el antecedente de Suárez, que parecía el fundador de España tras la Reconquista, la gente se pasa ya un poquito de más. Hasta parecía que el Rey había fenecido en vez de abdicado vistos los panegíricos insoportables a los que nos han sometido.

Foster's Hollywood dejó de emitir el anuncio de la hamburguesa en el que salía, ayer lo volví a ver, esta vez sin sus planos.

Sobre la muerte de Darío Barrio, mis condolencias a la familia. Descanse en paz.

¡Inés, lo has bordado! No puedo estar más de acuerdo contigo y con Mikel con su término "gastroplañideras", es que hasta cuando se pone serio me arranca una sonrisa.

Efectivamente, se llama autopromoción. Descarada y carroñera.

Alguna ver algún post sobre los lameculos?

INÉS tú si que das en el clavo¡¡ Suscribo todo lo que dices de Mikel, aún sin ser perfecto, porque eso de ser perfecto da mucho trabajo, consigue conectar conmigo y me hace pasar un rato estupendo¡¡ Ah y alguna vez hasta pongo en práctica sus recetas.
a veces me siento como si estuviera en mi cocina escuchando la radi0

Hola,
yo me enteré de la triste noticia leyendo a Capel, quien le dedicó unas sentidas palabras, y la verdad me quedé desolada aunque apenas le conocía, no he visto ninguno de sus programas, por su juventud, sus dos hijos pequeños..
Quiero resaltar lo que he conocido de él a raíz de la noticia, su importante labor en pro de una alimentación sana, especialmente para los niños, y su labor solidaria contratando a jóvenes en situación desfavorecida. Descanse en Paz.

Totalmente de acuerdo, con el bochorno que produce la falta de recato intelectual en las redes. La tecnología en sí misma no es ni mala ni buena, solo es un soporte, pero no olvidemos que, por muy espontáneo que parezca todo, la cosa empezó con un pecado original en el departamento de marketing de Twitter: Alguien le atribuyó cualidades cuasi-místicas como haber posibilitado las primaveras árabes o la elección de Rohaní en Irán y muchos se lo creyeron. Y ancha es Castilla, los medios “tradicionales” comenzaron a darle una relevancia cuestionable: Cualquier parida es reportada por cabeceras como el Huffinton Post en español (Monserrat Domínguez quien te ha visto y quién te ve) y las y los Beatrices Talegones del mundo encontraron su púlpito. La realidad es que, por lo menos en España, Twitter es un patio de vecinos donde el 80% de lo que circula no está a la altura una barra de bar después de tres carajillos. Es cuestión de tiempo que las aguas vuelvan a su cauce.

Se me olvidaba; siempre te amaré por tu carta al señor Mercadona

No he probado nada tuyo y no sé cómo serás como cocinero, (intuyo que bueno por cómo clavas la descripción de las recetas y la originalidad de muchas de ellas y cocina internacional), pero lo que más mola de ti es tu sentido común, y tu ironía 'anticoolismo de pega' de ese que abunda en twitter y en los blogueros con pretensiones en general. Demasiado divertido para ser rancio, demasiado perfeccionista para no tomar en serio tus recetas, y demasiado culto para hacer el ridículo en tus post. Ah y lo mejor tuyo, que yo más agradezco, no vas de estrella (que se note) y no tienes miedo de hablar o criticar cosas comprometidas, haciéndonos además partirnos el culo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal