Cómo conseguir 40.000 euros con una ensalada de patata

Por: | 09 de julio de 2014

Photo-main

Pastuflis de patata de oro. / KICKSTARTER

 

En internet pasan cosas loquísimas casi todos los días, pero hay algunas que sobrepasan la media y podrían considerarse fenómenos paranormales. Desde aquí desafío a los responsables de Cuarto milenio, a los de la revista Más allá o incluso al espíritu de Jiménez del Oso para que me expliquen el caso de Zach Danger Brown, un tipo de Columbus (Ohio, EEUU) que lleva recaudados más de 57.000 dólares (unos 41.000 euros) en la web de financiación colectiva Kickstarter para un complejísimo proyecto que probablemente revolucionará el mundo: hacer una ensalada de patatas.

Todo empezó como una parodia de los proyectos que pueblan la plataforma de crowdfounding, en la que te puedes encontrar peticiones de financiación para la compra de una croqueta o para artefactos imposibles que dosifican salsas en el mismo tenedor. El día 3, Brown abrió uno con un objetivo tan extraño como banal: recaudar 10 dólares para preparar algo parecido a lo que aquí llamamos ensaladilla. "Estoy haciendo una ensalada. Todavía no he decidido de qué tipo", decía en el texto explicativo. A los que donaran un dólar, les prometía "darles las gracias" en su web y "decir su nombre muy alto" mientras hiciera el plato. A los que dieran dos, además les enviaría una foto suya cocinando.

Por motivos que escapan al razonamiento humano, la iniciativa de Brown empezó a difundirse por la red. El primer día recaudó 107 dólares. Tres días después, alcanzó los 8.000. Y sólo en el día de ayer captó cerca de 35.000 dólares. El emprendedor ha ido ampliando las posibilidades de inversión: ahora mismo puedes poner 10 dólares y "andar por la cocina" con él mientras hace la ensalada, o estirarte hasta 20 y recibir "un haiku sobre ensalada de patata, tu nombre grabado en una patata que será usada en la ensalada y un frasco de mayonesa firmado". Si sueltas más de 50 dólares, recibes un libro de cocina con recetas de ensaladas de patata inspiradas en cada país desde el que haya llegado dinero, "un bocado de ensalada de patata" más todos los privilegios adquiridos por los inversores de uno y dos dólares.

 

Con 35 dólares, una camiseta. / YOUTUBE

 

Brown se puede considerar afortunado: no sólo ha aparecido en un montón de medios de comunicación de todo el mundo, sino que va a ingresar un pastón con una idea disparatada. Ahora bien, también tiene un pequeño problema: si quiere cumplir sus compromisos con las más de 4.000 personas que han puesto dinero, va a tener que montar una mini empresa para asumirlos. Y más teniendo en cuenta que su número puede crecer de aquí al 2 de agosto, fecha en la que termina la ronda de financiación.

Sin embargo, no está demasiado claro a qué va a destinar sus fondos este hombre de 32 años. Primero dijo que haría "el mayor bien posible". Después, que montaría "una fiesta gigantesca en Columbus a la que estará invitado todo internet". Pronto le han salido los aguaídems, que le reclaman que done el dinero a alguna organización humanitaria o banco de alimentos (no quiero imaginar lo que pensarán del fenómeno potato salad las ONGs que se tienen que batir el cobre a diario para conseguir que la gente afloje el bolsillo: yo me plantearía abandonar este planeta). En cualquier caso, Kickstarter no permite recaudar fondos con fines humanitarios, aunque si se recauda más dinero del pedido inicialmente -en este caso, prácticamente todo-, en teoría el impulsor puede disponer de esa cantidad como quiera.

"Estoy sobrepasado por el poder de internet", ha declarado Brown a la cadena ABC. "Es un honor estar en la posición en la que estoy". Desde luego, puede estar orgulloso de formar parte de la historia de Kickstarter con una de las iniciativas más absurdas a la par que exitosas que ha pasado por la plataforma. Ha logrado superar incluso a algunas de mis favoritas hasta el momento, como el museo de la pizza de Filadelfia (16.587 dólares recaudados) o la máquina de hacer sandwiches con la cara de Jesucristo (25.604 dólares). Como la inmensa mayoría de los fenómenos virales, seguramente dentro de tres días ya nos habremos olvidado de Brown, pero al menos hay que reconocerle su sentido del humor. "No entré en el juego de la ensalada de patata para ganar dinero. Lo hice para preparar ensalada de patata".

Hay 34 Comentarios

Mucha chorrada suelta... Pero bueno, el artículo es divertidillo.

Una ensalada de patata bien preparada no sé si vale tanto pero rica sí que está :)

Soy consciente de que mezclar churras con merinas no es, en ocasiones, la mejor manera de desmontar una realidad, pero sólo pensar en lo que está logrando el pavo éste, y que El Cocinero Fiel aún no haya conseguido una tercera parte de la financiación que necesita para su segundo libro de recetas... http://www.verkami.com/projects/9272-segundo-libro-de-elcocinerofiel-com/

Jajajajaja me parto, es que la patata es mucha patata! Besos
http://cocinarconamigos.blogspot.com.es

Acabo de leer el tuit del sexo croquetero y aún me estoy riendo.

Supongo que la ensalada de patata será alemana... Con siete patatas como siete goles.

El amigo del video se perdió el Orgullo 2014 por quítame allí una camiseta con mensaje. ¿Y si el dinero patatero de las redes procediera de los productos que "gratuitamente" está ayudando a promocionar? Permítanme el cinismo: Detrás de toda excentricidad en internet se encuentra una campaña de marketing (verbigracia, el anuncio casposo de LOEWE con los nenes pijetes, que dicen que fueron utilizados. Véase entrevista de hoy a Ouka Lele en El Mundo) Seguro que el número de visitas que tendrá este video, le viene muy bien a la marca de Mostaza que sale en plan "product placement" encubierto y a la tienda de ropa. Sugerencias para imitadores españoles: Una campaña de calimochos con el primo de Zumosol.

La patata parece que tiene más posibilidades que las culinarias, es buena recaudadora! http://dosyemas.com/index.php/tacos-de-bacalao

A mi que las redes sociales deriven en estas excentricidades no me parece ni bien ni mal. El problema es (y no me refiero a ti Mikel, que esto es un blog) que los medios de comunicación den pábulo a estas historias. Como lo del preso más guapo, otra gilipollez que debería hacer que les quitasen la licencia para operar. Los medios de comunicación están jugando con algo muy serio: Si renuncian a su capacidad para informar, investigar, servir de contrapoder, entonces merecen la quiebra más absoluta. Que te enteres Cebrián.

Otro claro ejemplo que demuestra que el fin del mundo se acerca. o por lo menos que indica la decadencia de la raza humana

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal