El rescate de una cerveza histórica

Por: | 30 de julio de 2014

P1050047

Una birra modernísima. / CERVEZAS DE BILBAO
 

Existen dos maneras de lanzar una cerveza. La inmensa mayoría de las empresas, industriales o artesanales, se inventan un nombre, salen al mercado y prueban suerte. Pero hay otro camino no tan frecuentado en España, a pesar de su atractivo para los nostálgicos adictos a lo retro/viejuno como yo: resucitar una marca perdida del pasado. Es lo que hizo Moritz, con un importante éxito, en Barcelona, y lo que ahora pretenden llevar a cabo un grupo de emprendedores bilbaínos con La Salve, 36 años después de su extinción.

Esta cerveza, nacida en 1886, fue la primera que se elaboró de manera industrial en Bilbao, y una de las pioneras en toda España. Era más que una bebida: sus veladores o cerveceras, especie de merenderos urbanos en los que se servía pollo asado, ensalada y abundantes jarras de la marca con o sin gaseosa, servían de punto de reunión y esparcimiento gastro-alcohólico para la ciudadanía (en algún lugar recóndito de mi cerebro habita el recuerdo difuso y feliz de ir al del Campo Volantín con mis padres, aunque por desgracia era un enano y no tenía edad de darle al frasco). Como tantas otras empresas dedicadas a este producto, La Salve desapareció a finales de los setenta, con la implantación masiva de las grandes marcas europeas.

"En vez de empezar una nueva, quisimos partir de una historia que ya existía y que de alguna forma reflejaba el espíritu que buscábamos", explica uno de los promotores de la recuperación, Jon Ruiz. Como en todos los proyectos bonitos, no sólo los motivos económicos animaron a este bilbaíno de 41 años, sino también los sentimentales: "No es casualidad que cuando le pregunté a mi padre por las cerveceras de Bilbao, él me habló de La Salve y de los cenadores dónde iba con mi abuelo a tomar cerveza. Luego iban al Casco Viejo porque daban vasos de leche a los críos".

Copia de phoca_thumb_l_GER_17339

El cenador de La Salve. / FONDO ELORZA-CERVEZAS DE BILBAO

Copia de Cervecera de La Casilla

Cervecera de La Casilla. / ARCHIVO MUNICIPAL-CERVEZAS DE BILBAO

 

Ruiz ha embarcado en la aventura a los propietarios de la empresa desde 1907, la familia Pérez-Yarza. A través de ellos ha conseguido recuperar las recetas de las distintas variedades de su cerveza, para elaborarla de forma artesanal. La primera, de hecho, se llamará La Salve Original, y pretende satisfacer a ese público de la tercera vía que encuentra la cerveza industrial un poco sosa y, la artesana, demasiado fuerte y nutritiva. "Queremos que sea diferente, pero también fácil de tomar, ni compleja ni para expertos. Una cerveza de consumo habitual".

Para los integristas de la birra artesana que se estén rompiendo botellines contra la cabeza ante semejante declaración de intenciones, convendría recordar que la implantación popular de esta bebida tiene mucho que ver con su aligeramiento. "A partir del último cuarto de siglo XIX, la cerveza de baja fermentación, más suave, refrescante y en definitiva de un gusto más convencional que la de alta, alcanza el éxito en buena parte de Europa", explica Miguel Ángel Santos, autor del blog La Cerveza en Bilbao. "Esto no pasará ni mucho menos inadvertido en España".

La aparición de esta cerveza fácil coincidió con un aumento del poder adquisitivo en las zonas de España más avanzadas económicamente en ese momento: Cataluña, el País Vasco y Cantabria. Según Santos, estas regiones enriquecidas por la industria, la minería y la siderurgia fueron las primeras en desarrollar sus propias marcas cerveceras. Por extraño que nos parezca en la era Homer Simpson, la cerveza comenzó siendo un artículo exclusivo: "El consumo se popularizó en Bilbao a finales del siglo XIX entre un publico de cierto nivel", asegura Santos. "La cerveza tenía una presión fiscal elevada y los precios no siempre resultaban asequibles a todos los bolsillos".

Las fábricas solían estar regentadas por franceses o alemanes: La Salve fue creada por José Schumann, hijo del cervecero germano Carlos Federico Schumann. Si en la actualidad muchas cervezas reivindican la idiosincrasia local -véase La Cibeles en Madrid o Almogàver en Cataluña-, en aquel entonces se iba en la dirección opuesta: "Siempre se intentó dar una apariencia alemana a los productos en todas las fábricas de cerveza de Bilbao. En ningún caso el localismo tuvo influencia como reclamo".

La foto 1

Alemanas del mismo Bilbao. / LA SALVE

 

SAL 08

Etiqueta con niño nudista y alcohólico. / CERVEZAS DE BILBAO.

 

Las cerveceras locales fueron un buen negocio hasta finales de los setenta. Entonces llegó la disolución en grandes grupos -caso de la también bilbaína Cervecera del Norte, absorbida y posteriormente eliminada por Cruzcampo- o directamente la desaparición. "La industria española sufrió una serie de cambios que condicionaron su pervivencia. La fuerte irrupción de grandes compañias cerveceras europeas en España hizo que las pequeñas empresas tuvieran los días contados", describe Santos.

La Salve sufrió su primer gran golpe con la construcción del horroroso puente del mismo nombre y la no menos horrorosa autovía que desemboca en él, que conllevó la expropiación de parte de los terrenos de la fábrica a finales de los sesenta. Tras una larga decadencia, la empresa cerró definitivamente sus instalaciones en 1978. Los cenadores nunca más fueron lugar de jolgorio, y la fábrica del barrio de Matiko fue desmantelada.

Se cerraba así un capítulo de la historia de Bilbao que tendrá su segunda parte a partir de agosto, cuando en la Semana Grande (las fiestas de la ciudad) se empiece a comercializar la nueva versión de esta cerveza. Los planes bullen en la cabeza de Jon Ruiz y los suyos: rescatar variedades antiguas de la marca como la Pilsner, la Munich, la Especial o la Sol, o intentar crear la primera cerveza artesana sin alcohol. Por ahora, las birras de La Salve serán elaboradas por el artesano Alberto Pacheco en Logroño -tranquilos, bilbotarras recalcitrantes: la Moritz se produce en Zaragoza y nadie duda de su barcelonismo-, pero según Ruiz, la intención de sus responsables es abrir una microcervecería "en el mismo centro de Bilbao" en 2015. Y después, en 2016, una fábrica que sea algo más que un conjunto de máquinas: un espacio cultural donde la gente vaya a encontrarse, a oír música, a comer y a beber. Como las antiguas cerveceras, pero en versión siglo XXI.

 

¿Qué cerveza de tu zona te gustaría que volviera? Cuéntalo en los comentarios.

Hay 34 Comentarios

Pues yo que ya he probado unas cuantas y me sigo quedando con la Estrella Galicia. Los Hnos. Rivera han sabido imprimirle un carácter especial. Y sobre todo a su "1906" ganadora de múltiples premios internacionales. En los últimos años han vuelto a producir un clásico, "la rojita" ahora denominada "red vintage". Venid a probarlas a Galicia, donde mejor saben.

Hay una cerveza que estaba buenísima y que está en El ADN de todo bilbaíno nacido antes de 1985. Oro Lujo, sabor, color... era única, yo solo la recuerdo de barril. Me comentó algún tabernari que la vendieron a Damm.

Todo iba bien hasta que he leido "...intentar crear la primera cerveza artesana sin alcohol..." ¡Vamos, no me jodas!, si es sin alcohol no será cerveza, será otra cosa, y tendrá su público, pero ceveza no es.

mangstadt Se vende más, al menos en Madriz, la Mahou 5 estrellas, tanto en botellín de 20 cl. en lata de 33 o en tercio, a mi me gusta más la clásica, le verda.. pero sinceramente.. donde está la Mahou Clásica de barril, una cañita bien tirada.. que se quite todo.
Cruzcampo no me gusta pues es muy amarga. Cuando la probé en Seviulla, cuando la Expo del 92, la de barril era una delicia, que bien entraba con esos 38º a la sombra.. pero desde que la compró Heineken.. le han dado un toque diferente.. y ya no me gusta.. Lo mismo paso con Mahou, cuando la fabricaban en Madriz, detrás del campo del Atleti, era una gozada, la fabricada en Guadalajara.. ha perdido bastante.. Es más hubo una temporada que se fabricaba, según que envase, en los dos lados.. y se notaba la diferencia. Bienvenidas las cervezas artesanales o cuasi artesanales. Mucha suerte para ellos

de la marca DAMM eso es

la turia ha vuelto como dicen por aquí , gran cerveza valenciana.

Veo que no soy el único que no soporta la cerveza Cruzcampo, y eso que hacen publicidad muy simpática. Otra que no soporto es la Voll Damm, pero porque tiene bastante más graduación (7,2º, más o menos) de lo habitual. Mi preferida sigue siendo la Guinness pero no para todos los días. En los sitios con dos barriles, uno de cerveza normal y otro de 0,0, suelo pedir un tubo de Quasimodo, que es mitad cerveza normal y mitad cero cero. Así me alcoholizo menos y todavía sabe a algo, porque tomarse una 0,0 a palo seco es como lamer una cazuela de aluminio. Alguien ha mencionado la Mahou Cinco Estrellas (5,3º) como la mejor cerveza que conoce. Por lo que yo sé tiene más aceptación la Mahou Clásica (4,8º). La Cinco Estrellas queda para los que piden tercios.

En Santander, "Cruz Blanca" era toda una institución...

Me acuerdo de una muy buena que se vendía en España a finales de los sesenta y que sorpresivamente desapareció: Gulder.

He estado en Barcelona hace unos días y es increíble el auge de Moritz, entre ella y Mahou se está comiendo a la lideresa histórica de esa zona, Estrella. La verdad es que Moritz está muy buena y está teniendo una excelente aceptación, de lo cual me alegro. Deseo la misma suerte a los refundadores de La Salve. A mi también me repatean lo que hicieron las grandes empresas cerveceras, cargarse marcas tradicionales.. Y me sigo resistiendo a decir Amstel... es El Aguila de toda la vida.
Preguntáis por marcas de cervezas desaparecidas.. Recuerdo El León y Keler, ambas vascas, de Donosti, de los hermanos Juan y Teodoro Kutz que se vendían mucho por el norte de la península. Hasta que les compro Damm y se la cargaron. También recuerdo SKOL que aún se vende en Brasil.. y que se la cargaron, en España, los de Calsberg

PastaporPasta: qué pobre pensamiento el tuyo...

A ver si alguien se acuerda de El Gavilan. En Extremadura era muy cinsumida

Sobre gustos no hay nada escrito, así que desde aquí reivindico, como una de las mejores cervezas del mundo , a la Mahou cinco estrellas. Todavía no he encontrado a nadie que no la disfrute!

Para saber más de la antigua fábrica de cervezas El Aguila Negra os recomiendo visitar el blog http://elaguilanegra.blogspot.com.es/

En Asturias alcanzo fama El Águila Negra; los restos de su preciosa fábrica en Colloto son patrimonio industrial, aunque la posibilidad de rescatarla se me antojan escasas

"Era más que una bebida: sus veladores o cerveceras, especie de merenderos urbanos en los que se servía pollo asado, ensalada y abundantes jarras de la marca con o sin gaseosa, servían de punto de reunión y esparcimiento gastro-alcohólico para la ciudadanía"

Tal como lo dice Mikel, suena a bilbainada de pro: parece como si esos merenderos surgidos alrededor de una cerveza hayan nacido, crecido y muerto solo en Bilbao. En realidad, creo que cualquier ciudad ha podido contar con ellos.

Por propia experiencia, puedo hablar del que tenía Cervezas Duna en Gamarra, a las afueras de Vitoria, y del de Estrella Galicia en Cuatro Caminos, Coruña. Pero seguro que mucha gente puede contar lo mismo de su propia ciudad.

Doraemon los cerveceros alemanes y franceses no venian como ingenieros, tipicamente llegaban (huyendo) despues de un sarao politico-militar en sus paises de origen. Y reivindicar el sur sobre la base de la fundacion con medio siglo de retraso de una cerveceria suena rarito. ¿No?
Moritz no pertenece a La Zaragozana, es propiedad de los fundadores. La Zaragozana la fabrica (en plan subcontrata digamos) segun las recetas originales.

Aquí en Asturias se fabricaba el Aguila Negra en Colloto. Mis buenos tragos le he echado cuando no tenía ni edad para ello (épocas más permisivas) por la relación laboral que mi familia tenía con la firma. Por tener, tenía hasta una fábrica que era una joya de arquitectura industrial y que los ignorantes que mandan han dejado que se pierda por pura desidia (o algo más).
Todavía quedan por aquí viejos bares con carteles luminosos de la época con la imagen del gordo vestido de tirolés que aparecía en la publicidad.

Cuanta más oferta de cerveza local, mejor. Personalmente me gusta mucho cuando salgo fuera probar las cervezas que se hacen en cada ciudad o región. Y no tengo nada en contra de las grandes marcas (algunas están muy buenas y otras vaya, vaya), pero ya se encargarán ellas de seguir teniendo su negocio boyante.

Earendil, a mi me pasa lo mismo con la cruzcampo! solo esta buena en Sevilla (que son grandes tiradores). Fuera de Sevilla le ganan todas. Pero mi favorita de barril es la Estrella Levante.

Pues esperemos que sea mejor que Moritz, cerveza mala donde las haya y que, imagino, por cuestiones políticas esta por toda Barcelona.

En Málaga existía la cerveza Victoria que la elaboraba Franquelo. Yo no tuve la ocasión de probar la original, pero mis padres hablaban de la pureza del agua con la que se abastecía la fábrica. Luego la compró Skol y la hizo desaparecer. Hace un par de años resurgió (creo que de la mano de Damm) y me parece que está muy buena. La Cruzcampo, sinceramente, únicamente como caña y en Sevilla. En cualquier otro formato, es infumable.

Me encanta la cerveza fresquita en veranito. Las mujeres bonitas y la cerveza es lo que más me gusta en el mundo. ¿Qué les parece disfrutar de estas vistas con una cervecita?: http://goo.gl/Kw5Fdz

Qué post más bonito! Aunque sea una riojana de pura cepa también hay que saber disfrutar de la buena cerveza! :)
http://tastyrules.wordpress.com

No soy para nada un experto en cerveza pero quiero discutir algunas afirmaciones respecto a que "la aparición de la Cerveza tuvo lugar en las zonas de España más avanzadas económicamente en ese momento: Cataluña, País Vasco y Cantabria". Buscando información sobre Moguer y JR Jiménez pude ver que si la cerveza fue introducida por franceses y alemanes es porque ingenieros de estos países vinieron a trabajar y emprender en industrias en las que nos llevaban delantera: Minería del metal, siderurgia, etc. Y entonces, hay que decir que Andalucía (Huelva y Málaga) y Valencia (Sagunto) fueron puertos de carga del mineral o importantes Siderurgias y allí también surgieron las cerveceras. La primera fábrica de cerveza de Gibraleón (Huelva) se fundó en 1896. Lo digo por si hay alguien (no tú, Mikel) se sirve de este artículo para a mitificar esa imagen del Sur subdesarrollado y el Norte febril que tanto daño hace.
http://huelvabuenasnoticias.com/2013/12/31/una-investigacion-recupera-la-historia-de-una-fabrica-de-cerveza-nacional-instalada-en-huelva-a-inicios-del-siglo-xx/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal