Puchero de la concordia: la receta del cocido que Eugenia sirvió a Junqueras

Por: | 21 de octubre de 2014

Cocido eugenia

Potajes sin fronteras: el cocido andaluz de Eugenia para Junqueras. / ATRESPLAYER

 

Ni Oriol Junqueras, ni Jordi Évole: la sensación del regreso de Salvados fue Eugenia Parejo. Esta mujer de 74 años, que recibió en su casa de Gines (Sevilla) al líder de Esquerra Republicana en el estreno de la nueva temporada del programa de LaSexta, cautivó a los televidentes con su soltura, su simpatía y su sentido común. En un debate como el de la independencia, al que le sobran toneladas de griterío, fue un placer escucharla a ella y al resto de invitados a la comida hablando tranquilamente con Junqueras sobre las relaciones entre Cataluña y el resto de España.

Catalán y andaluces mantuvieron posiciones divergentes respecto a la secesión, pero todos parecieron muy unidos a la hora de disfrutar de la otra estrella del estreno: el cocido con el que Eugenia agasajó al republicano. "El día del programa no lo pude preparar yo, pero lo hizo un cocinero amigo mío siguiendo mi receta", me confiesa por teléfono. "Es comodísimo cuando hay mucha gente por casa, en los cumpleaños o el día de Reyes que vienen los niños y toda la banda. ¿Que a alguno no le gusta? Pues le pones arroz al caldo o haces una sopa de picadillo con un poco de jamón. Los garbanzos con las verduras están de escándalo. Y la pringá ni te cuento".

Eugenia aprendió a preparar este puchero en la casa de sus padres, que compartía con sus 11 hermanos. "Era un lugar de puertas abiertas, venía todo Cristo. El cocido era genial porque después se podían hacer otras cosas con él: sopas, croquetas con la carne... se aprovechaba todo. Era un plato socorrido, rico y con el que quedaban divinamente. Ahora lo hacemos todas las hermanas".

Captura de pantalla 2014-10-20 a la(s) 16.46.55

Hay un independentista en mi mesa. / ATRESPLAYER

 

La receta, tal como nos la ha contado Eugenia, no parece complicada, y para llevarla a cabo sólo hace falta mucha paciencia. "Hay gente que lo pone en la olla exprés, pero a mí me gusta que se haga despacito, a fuego lento". Jordi Évole ha declarado que el cocido estaba "extraordinario", ¿pero tanto como para convencer de las bondades de permanecer en España a los catalanes que están por la independencia? "Yo creo que sí", dice entre risas Eugenia. "A Junqueras le gustó, se lo comió todo, pero servimos poquito para que la gente no se nos durmiera después en la tertulia. Si esto lo hicieran los políticos más a menudo, juntarse para comerse un cocido y hablar, no estaríamos así".

Ingredientes

Para 4-6 personas, como plato único. Las cantidades son aproximadas y se pueden modificar al gusto.

  • 400 g de garbanzos
  • 500 g de jarrete de ternera o de buey
  • 200 g de magro de cerdo
  • 50 g de tocino blanco
  • 200 g de chorizo
  • 200 g de morcilla
  • 1 cebolla
  • 250 g de calabaza
  • 250 g de judías verdes
  • Sal

Preparación

1. Dejar a remojo los garbanzos la noche anterior.

2. Poner en una olla grande los garbanzos con la cebolla, el jarrete, el magro de cerdo y el tocino y cocer a fuego suave unas tres horas en agua abundante (unos 3-4 litros).

3. Añadir la calabaza y las judías verdes. Cocer unos 30 minutos o hasta que las verduras estén tiernas. Sacarlas a un plato. Retirar parte del caldo para hacer sopa por la noche.

4. Incorporar el chorizo y la morcilla y cocer unos 20 minutos más o hasta que estén hechos.

5. Sacar las carnes, el chorizo, la morcilla y el tocino. Picarlos finos y mezclarlos todos bien para hacer la pringá.

6. Servir los garbanzos con las verduras picadas. Después se puede tomar la pringá se puede tomar con pan tostado o en bocadillitos calentados en una sandwichera.

Hay 39 Comentarios

Hay que apurarse, que aún nos quedan unas semanas de frío: http://www.carpe-diem.today/blog/2015/2/19/los-mejores-cocidos-de-madrid

Ideal para cuando empiece a hacer frío, pero para hacer concordia... en este tema ni mil cocidos...
No obstante lo probaremos, palabra.

Hola a tod@s, estoy construyendo un blog sin pretensiones con la comida que hago a diario en casa, un poco de todo pero lo iré enfocando a la cocina tradicional andaluza especialmente enfocado para ayudar a aquellas personas que quieren comer bien y no tienen mucho tiempo ni conocimientos para hacer un buen puchero o un gazpachuelo. http://cocina-de-mi-madre.blogspot.com.es/

La verdad es con calabaza y judías verdes, se hace un poco extraño, ¿no?. Dos sabores que a priori no se complementan, y teniendo en cuenta los ingredientes tan parecidos a un cocido gallego. Eso sí, indiscutiblemente, el tocino aporta un gran sabor al cocido. La pena, es que no lleve rabo u oreja de cerdo, que seguro que haría las delicias de más de uno.
Galicia, no la puedes visitar si no te pasas por alguno de los restaurantes que nos los ofrece, y ya no sólo se puede degustar el Domingo, como hacían nuestros abuelos, sino que lo puedes degustar todos los días -como es el caso del restaurante Mesón Barcelona en Vigo (https://www.quetecomo.es/Vigo-restaurante-Meson-Barcelona-calle-barcelona-5.php)-.
Y es nunca habrá excusa para probar un cocido, vayamos donde vayamos.
Muchísimas gracias por la aportación Mikel. Habrá que probarlo añadiendo un poco de calabaza.
Un abrazo, desde la guía de restaurantes en Galicia y Cataluña https://www.quetecomo.es/

Maxi, yo me fijo en lo quiero y pienso lo que me da la gana.

Jaqueline, lo dicho: yo también soy de Sevilla y en mi casa se le echan ;-)

Vaya, soy de Sevilla, he tomado mil veces cocido y jamás con judías verdes. Esto debe ser como el gazpacho, que cada uno tiene su receta y defiende que es el mejor.

Jooo que platazo! di que con este tiempo y estas calores.. no se yo si apetece aún tanto..

Tocino blanco ? será de hebra que así sustituye el magro de cerdo y todo

Oé, te puedo pasar, si quieres, el enlace a su tesis doctoral, a ver si te parece tan avispado o no, o, si quieres, las referencias a alguno de sus libros. Igual él no bebe vino, o tiene otro tipo de sacacorchos, o se hizo un lío. Tiene narices que os tengáis que ir a fijar precisamente en eso.

Es la receta típica que hacía mi madre, aunque ella le ponía también unas hojas de espinacas. La pringá está de escándalo. La mejor pringá del mundo mundial se come en Bodeguita Romero, esta es la pinta: http://detapasporsevillayotrascosillas.blogspot.com.es/2012/11/11112012-restaurante-albarama.html

Resulta muy interesante, a la hora de lo que se eligió para comer, recordar que las raíces del cocido, y sus análogos, puede que se encuentren en la cristianización de la adafina preparada para el sábado judío, a la que se añadieron carnes de cerdo para demostrar a los vecinos que uno se había convertido.

Costalita, a mí no me sorprendió que Junqueras no supiera usar ese sacacorchos, que deben de tener en la mitad de las casas de España. Pero es que no me parece un tipo muy avispado.

Completamente de acuerdo con Nacho.
En cuanto al tiempo, yo el cocido madrileño lo hago en la olla rápida y me queda aún mejor que a fuego lento.
10 minutos los huesos, el jamón, la carne y la gallina.
Se abre la olla y se añaden los garbanzos. A los diez minutos de salir el vapor, se abre de nuevo y se añaden las verduras. Otros diez minutos y listo. Es la regla del 10+10+10. No falla. El chorizo y la morcilla los hago aparte, para evitar que se quede rojo y grasiento.

Para hacer el potaje, como se hace en Madrid, se ponen
los garbanzos y las judias al mismo tiempo a cocer?

Ahora queda que el señor Junqueras invite a esa familia sevillana a escudella i carn d'olla. Son variantes de lo mismo que tienen poco que ver con el cozido à portuguesa que lleva arroz y ahumados y menos aún con el pot au feu francés.

El cocido o puchero de la entrañable señora, que por cierto tenía una casa taaaaan acogedora, demuestra que somos muy parecidos en toda España, Cataluña incluida. Todas las regiones o nacionalidades de este país tienen su versión del cocido (cocido madrileño, maragato, montañés, escudella, murciano, olla fresca, etc) aunque es común en todas las carnes (ternera, jamón, pollo, gallina...), embutidos y tocinos, las verduras, los garbanzos y la sopa. También los rellenos o pelotas. En las comunidades mediterráneas la pelota no es sólo de miga de pan, sino que lleva carne picada y embutido o tocino. Pero al final en todos los lugares tenemos nuestra versión de este tipo de potajes o pucheros...nos parecemos mucho más de lo que algunos empeñan en que es diferente.

Enhorabuena Comidista por este post y su perspectiva. Andalucía suele aportar una nota de sosiego y madurez en los debates, fruto de su historia y su cultura. Saludos,

¿Quien puede estar casi 5 horas pendiente de una comida? YO lo hago en la olla rápida y esta de muerte

Soy Begoña y no el Tachera ni Antonio. No soy hippie, yo creo en la pareja. Mi marido es mi marido, mi marido es mi marido, mi marido es mi marido, mi marido es mi marido, mi marido es mi marido.

Según Oriol Junqueras le faltó la "siesta". El catalán sabe que los andaluces viven para fiestas, comer y dormir la siesta. ¡¡¡ Menudo huésped imbécil !!

Buena sobremesa. Seguro que Oriol fué el que abrió la veda y se tiró el primer cuesquito garbancero.

Tanto el cocido (colorado) como el puchero, con "pringá" son dos de los mejores platos que hay de cuchara, y no hay que olvidar el potaje de bacalao y garbanzos que se hace en Semana Santa. (O por lo menos mi madre lo hace muy muy bueno)

A ver, no confundamos términos. En la Baja Andalucía está el cocido y el puchero que son dos cosas diferentes. El puchero es, básicamente, como los cocidos de la meseta, se hacen sopas, fideos etc y jamás lleva chacina. El cocido es "colorao", puede llevar chacina aunque lo tradicional es carne y tocino. El cocido tiene dos variantes principales, el cocido de calabaza (o de verano) que es el que ha hecho la señora y el cocido de cardos y acelgas (o de invierno). Por supuesto y a ser posible siempre con garbanzos de Escacena.

Y si al cocido le añadimos el relleno que hace mi madre de vez en cuando (miga de pan, perejil, ajo, huevo, freir e incorporar al cocido), Junqueras se cambia de chaqueta (como se decía cuando empezó la transición).

Es broma, que siga con su chaqueta, pero cuanto bien hace el diálogo y dejar de pensar que nuestra postura es la única razonable, y más si es en torno a una buena mesa.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal