El pan 'runner' y la estupidez alimentaria

Por: | 31 de octubre de 2014

Pan runner santa gloria

Granos por un tubo. / EL COMIDISTA

 

¿Pensabas que lo habías visto todo en márketing gastronómico? ¿Que no se podía ir más allá en la creación de alimentos extraños con reclamos inverosímiles? Te equivocabas. SantaGloria, una cadena de panaderías con 26 establecimientos en Barcelona, Madrid, Valladolid y Andorra, ha subido el listón, y mucho, en la locura por dar con inventos que suban las ventas. Su último lanzamiento se llama "pan runner", diseñado "para los que hacen deporte de forma regular, quieren reducir su consumo de hidratos de carbono o simplemente quieren cuidarse", según se afirma en su página web.

Como producto de mercadotecnia típicamente contemporáneo, el pan runner lo tiene todo, y supera la anterior genialidad de esta misma empresa, el pan gin tonic. Llega avalado por el rostro de un cocinero mediático como Jordi Cruz, jurado de Masterchef y chef del restaurante ABaC. Se apunta a una moda en plena efervescencia, como la de correr (perdón, la del running, que en inglés mola más). Utiliza el reclamo de lo saludable, autentica plaga con la que la industria trata de cautivar al consumidor más desinformado. Y por supuesto, no tiene reparos a la hora de vender unas cuantas verdades a medias.

Banner-Destacat-Home-Jordi-Cruz

De la peluquería a la panadería. / SANTAGLORIA

 

El runner no es más que un pan de harina de trigo y de soja, potenciado con proteínas de origen vegetal, semillas, salvado, malta y fibra de manzana. SantaGloria incide en que tiene tres veces más proteínas que el pan común, "que ayudan a la regeneración de los músculos después de la actividad física", 3-4 veces más fibra y un 75% menos hidratos de carbono que el pan integral normal. Éste último dato no deja de ser chocante, como bien señala el especialista en pan y también corredor Ibán Yarza: "Sin entrar en discusiones de qué necesitan los runners (he corrido varias maratones en mi vida, y si alguien me llama eso le arreo con las Asics en todos los morros), normalmente la gente hace fondo, y para correr 10, 21 o 42 kilómetros necesitas gasolina. Es decir, carbohidratos".

La dietista-nutricionista Raquel Bernácer también se pregunta si este pan tiene algún sentido. "¿Para qué tanta proteína y tan poco hidrato de carbono? La alimentación occidental ya es suficientemente rica en proteínas como para añadir más, y los corredores tambien han de reponer hidratos de carbono. ¿Cómo lo hacen con este pan? Y la pregunta del millón: ¿qué necesidad esta cubriendo que no cubre una alimentacion tradicional bien planificada?".

SantaGloria subraya la riqueza en ácidos grasos Omega-3 de este pan, que cifra en un 2,6%. Sin embargo, hace menos énfasis promocional en otro dato bastante peculiar en un producto "para gente que se cuida": el runner tiene un 14,5% de grasa, nueve veces más que el pan normal, que tiene 1,6. "Es importante fijarse en la calidad de estas grasas", puntualiza Bernácer. "El contenido de grasas insaturadas de este pan, reconocidas como 'cardiosaludables', es mucho mayor que el de saturadas. En cualquier caso, si pensamos en que estaria sustituyendo a un pan tradicional, en términos de aporte de grasa no tiene nada que envidiarle a una tostada con un chorrito de aceite de oliva y unos boquerones, por ejemplo". Así que ya sabéis, no me comáis el pan runner con panceta, torreznos y tranchetes, que el solito ya contiene suficientes lípidos.

Los fabricantes tampoco destacan que se trata de un pan con alto contenido en gluten, porque como bien dice Yarza, a éste se le conoce como "Satanás, ETA y el ébola" juntos y conviene denominarlo con el nombre "proteína de trigo" (el gluten no es la única proteína de este cereal, pero sí la principal). Por cierto, Jordi Cruz no se enteró bien del asunto, porque hace dos semanas decía esto en La Vanguardia: "Es un pan con muy poco gluten, algo que últimamente procuro descartar de mi dieta en la medida de lo posible". Desde SantaGloria reconocen que el cocinero se confundió "entre el gluten y el índice glucémico, que es muy bajo (24) comparado con una baguette (95) o un pan integral tradicional (65)".

El panadero Javier Marca no alcanza a entender el beneficio de tanta proteína. "Es una más de las absurdas tendencias en el fantástico mundo del cuidarse: vivan las proteínas, mueran los carbohidratos, abajo el gluten (que es proteína). Claves fáciles para gentes influenciables. Triste". Ibán Yarza, por su parte, destaca el curioso parecido a este respecto entre el runner (26,5% de proteína) y el "pan glutinado" del siglo XX (25%), que se defendía como dietético en tiempos en que el gluten todavía no había sido demonizado por jipitruscos, gwynethpaltrows y tontolabas de todo el planeta (y no, no me refiero a los celíacos, porque ellos sí tienen un motivo real para no tomarlo).

Pan glutinado

Glutanazo en 'El libro del pan' (1990), de Bilheux y otros. / IBAN YARZA

 

Cabe preguntarse si, además de poseer tantas bondades nutricionales, el pan runner es comestible. Yo lo probé ayer y me recordó a esos negrísimos panes "alemanes" con kilos y kilos de semillas que se empezaron a vender en los ochenta en los supermercados, envueltos en su bolsita de plástico transparente. Te tomabas una tostada fina y te llenaba como si te hubieras zampado un antílope, efecto de saciedad similar al que imagino persigue el pan runner. "A mí me recuerda al Silueta multisemillas, pero con más chicha", dice Yarza. "Es extremadamente esponjoso, la miga es tenaz y húmeda, incluso grasienta. Parece más un bollo que pan, y el sabor de la masa, con tantas semillas, queda algo oculto".

Más allá de su sabor, que podrá gustar más o menos en función de tu tolerancia al alpiste, este producto es relevante como símbolo de la estupidez alimentaria que nos invade. "Es la enésima vuelta de tuerca a la tontería extrema", afirma Javier Marca. "Los próximos productos serán un pan para macroeconomistas imberbes y otro para votantes capricornio de Podemos. Lo curioso es que los ingredientes serán los mismos, porque la soja también sirve para desarrollar la capacidad de sumar y crecer el pelo y para incrementar el índice de cansinez".

Es el signo de los tiempos: la palabrería nos empuja a creernos comidas con efectos milagrosos en nuestra salud, como la "bebida láctea articular" de Central Lechera Asturiana o los Activia de Danone. La vagancia mental lleva a los periodistas y a los blogueros palmeros de turno a repetir como loros los mensajes de las marcas sin cuestionar su veracidad. Y al final, el atolondramiento del consumidor permite a la industria alimentaria colar productos más caros con un valor añadido real más que dudoso.

El pan runner cuesta unos ocho euros el kilo; panaderías pequeñas y artesanas de verdad, como Cloudstreet Bakery o Panic, hacen panes equiparables con harinas ecológicas molidas a la piedra por cinco. Pero da igual: lo importante es que éste lo bendice Jordi Cruz, que tiene dos estrellas Michelin y además es muy mono, y tomándolo te vas a sentir más deportista.

Documentación: Mònica Escudero.

Hay 98 Comentarios

Pues quería yo sentirme deportista tomando este pan, pero runner no soy... ¿Qué pasa con los que practicamos otros deportes? ¿No tenemos derecho a tener nuestro propio pan? No es justo, oiga.
Cuando una cree que ya no se pueden inventar más gilipolleces en el mundo de la alimentación, aparece el pan runner. Lo peor es que habrá gente que lo comprará, dándose una palmadita en la espalda por haber comprado un pan sanísimo y mirando con aires de superioridad a sus amigos corredores que siguen comiendo pan "normal".

Bien por poner el dedo en la miga (perdón quise decir la llaga) de este escabroso asunto de los panes "dopados". A nosotros nos resulta curioso el fenómeno del auge simultáneo de los panarras caseros y los odiadores profesionales de los hidratos de carbono. De todas maneras creemos que un buen producto artesano como estas olivadas de hoy en http://www.selectosbalbina.es consumidas con moderación no pueden ser malas. Y si no probarlas a ver que os parece.

Ese pan es una mierda. Como todos los hidratos de carbono de absorción rápida. Si además le ponen soja, apaga y vámonos.

Han utilizado el mismo molde (de un panettone) para hacer el pan y para el corte de pelo de Jordi Cruz. Como diría el añorado Paco Rubianes: cágate lorito!

Me ha encantado el artículo, felicidades por él. Se puede decir más alto pero no más claro. Desde luego que parece que nos quieran tomar el pelo. Mira que es bueno correr si se hace con cabeza, pero que ya llamen a un pan 'runner' es la pera...Espero que los corredores (y en español) de verdad no compren ni una simple hogaza, que se dejen de tanto postureo ya...

Gran artículo. Podríais dedicar otro al pan de espelta, otra moda reciente. Yo lo como porque está muy rico y la verdad es que me sienta bien (incluso noto que me ayuda a mantener el peso, cosa difícil para mí) pero no sé por qué, ni si es solo una sensación que yo tengo, ni encuentro información fiable sobre sus supuestos beneficios nutricionales. Echadnos una mano que de vuestra opinión sí que me fío!

Como enfermo celíaco que soy no puedo estar más de acuerdo contigo. La frivolización del gluten es asquerosa, e incluso peligrosa, porque puede darse el caso de que alguien (persona o empresa) entienda que todo es una patraña e intente colar como "gluten-free" productos que no lo son.
Por otra parte si que tiene algo de bueno esa moda de "el gluten es un demonio vestido de proteína", y es que como vivimos en una sociedad de consumo, en la que obviamente el mercado tiene mucho que decir (y eso no está del todo mal), esa demanda de productos sin gluten hace que aparezcan más productos así, o que los mismos sean identificados.

Guapo y simpático, yo lo compro! :)

Amén Mikel. Mi difunta abuela, cuando nos poníamos tontos con la comida, siempre decía: "qué falta os hacía un 41..."
Pues eso, que en vez del apocalipsis zombie, estamos en la fase del apocalipsis gilipollas.

Supongo que como también eres corredor habrás reparado en lo mismo que yo. La mayoría de la gente que va a correr no lo hace por practicar un deporte o para aumentar sus límites, sino como medio para perder grasa, y de paso como ejercicio cardiovascular que fortalezca aunque sea un poco su corazón del tremendo esfuerzo al que lo someten en el gimnasio levantando peso. No practican la carrera de fondo, sino que simplemente hacen eso que ellos (y los que hablan inglés) llaman "running".

En resumen, hoy se considera sana una persona muy musculosa, independientemente de que por dentro tenga los órganos a punto de romperse o que no sea capaz de hacer una tarea sencilla durante más de cinco minutos sin sudar y jadear.

Para la gente que piensa que eso es estar sano, la palabra "proteínas" enciende una bombillita en sus cerebros cada vez que la escuchan. Está claro que para conseguir grandes cantidades de masa muscular es necesario ingerir proteínas, y no me meto en quien quiera tener una musculatura muy por encima de la media siempre y cuando sepa las consecuencias de hacerlo mal. Pero creo que la presión social por conseguir esa forma física está llevando a muchísima gente a hacer barbaridades con su cuerpo que van a pasarles factura en pocos años. Y con pasarle factura me refiero a problemas graves de salud. La gente apenas mira por su corazón, por su hígado, sus riñones o incluso el sobrepeso que le proporcionan sus músculos (porque la mayoría no es consciente de que el sobrepeso no sólo se puede conseguir con grasa) y que hace que una persona de 130 Kg se destroce las piernas si intenta correr aunque sea una tanda de sólo 10 Km. Ni digamos una media maratón o maratón completa.

Y entre tanto hay quien aprovecha para sacar tajada (chistaco) de toda esta desinformación. Ojalá la gente conociese el atletismo tal y como es y ojalá la gente supiese lo que realmente es sano y lo que no. Pero sabemos que no vivimos en ese mundo. Fijo que esto no nos pilla por sorpresa.

Vaya manera de empezar el día!! Entre la fiebre del running, que me parece tan saludable como cansino, los panes multitropocienticereales, que saben a cualquier cosa menos a pan y por ultimo el tipo este, que no me preguntéis porqué, pero me cae como el culo. Muy buenos y glutinosos días!!

Como no van a triunfar los corruptos y los cantamañanas de medio pelo, si nos encanta que nos engañen, que nos envuelvan en palabras milagrosas, sobre los que muy pocos se paran un momento a pensar y ver lo huecas e incoherentes que son... Beeee.

Pues lo dicho, Jordi Cruz más bueno que el pan :)

Será bueno esto pan.... pero yo prefiero una dieta equilibrada de pescado al horno y una hermosa ensalada ....
Buen fin de semana a todos
Saludos Sarah

http://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=319
http://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=275

Jo, pues yo le di mi teléfono online a Jordi Cruz y ni me llamó, seguramente porque no sabía lo que se perdía.

Todos estos panes son tan artificiales que echan para atrás desde el primer momento. Lo triste del asunto es que como van disfrazados con una campaña de marketing brutal y adornados con famoseo, la gente pica en el anzuelo y hasta se acaba creyendo las supuestas propiedades.
Felicidades por el articulo Mikel!

Cómo me gusta cuando publicas un post de estos, en los que es probable que te digan más de una barbaridad y que lo hagas sin casarte con nadie. 100%de acuerdo, de la primera a la última letra.

Uffff, que miedo da el marketing! Parece que este artículo está pensado para la noche de Halloween, como estos bizcochos disfrazados de fantasma y de momia.
http://dosyemas.com/index.php/fantasmahalloween

Yo tampoco entiendo la moda actual de demonizar los hidratos de carbono.... He perdido en el último año y medio 60 kilos y, cada vez que mis amigos me veían comer de todo, me decían que cómo podía comer hidratos de carbono, y menos mezclados con proteínas, que era malísimo y engordaba mogollón.....
A las pruebas me remito, como estan ell@s que parece que se meten la satánica mezcla en vena, y como estoy yo.
A mí me dijeron: come de todo pero con cabeza y manteniendo unas proporciones de cada cosa en cada comida.... y es lo que he hecho y los resultados saltan a la vista
Yo como pan integral multicereales con semillas (que quizá no debería porque el aporte calórico es mayor por estas últimas) pero porque me gusta, no porque lo haya puesto de moda algún gurú gastronomico y, enloquezco por un buen pan de centeno y cada vez que lo consigo encontrar de calidad, lo compro y lo como disfrutándolo como si no hubiera un mañana

Menuda estupidez. El pan tiene los hidratos de carbono que necesita un corredor y es muy bueno después de cualquier entrenamiento largo. Cambiar los hidratos de carbono por proteínas es una barbaridad. Una de las objeciones que se achacaba a la dieta Dukan era su exceso de proteínas y que obligaba a un esfuerzo extra del hígado. Exacto, lo ideal para que a los corredores les de el flato a las primeras de cambio. Pregunto irónicamente; ¿Está detrás de todo esto un corredor popular que quiere ganar en su categoría el próximo MAPOMA?

Uf! Yo también soy corredora o runner (yo no le lanzaría mis mizuno a la cara a nadie por llamarme así jajajaj) y vaya tela, me avergüenza ver esto. ¿Tan gilis somos q somos nicho de mercado no solo para carreras cuya inscripción -algunas- cuesta un dineral, zapatillas, ropa, accesorios varios, dietas, masajes, entrenamientos dirigidos... ? ¿También para el pan? Y mucha razón, si lo que necesitamos los que corremos 50-70 km a la semana -en momentos de preparación de pruebas- son muchos hidratos para tener gasolina!!! Cuánta estulticia señormío!

El 'running' es una moda, pero lo de que cocineros famosos salgan anunciando cualquier cosa, ya es de pena (no para ellos, que ingresan una pasta), pero sí para su imagen y credibilidad... como Chicote y su Rakuten, y el aceite con Chiquito (todo un prodigio de imagen).
Nosotros no vamos a caer en la novedad del pan especial para running, mejor nos quedamos con lo tradicional de unos buenos panellets

http://cocinadeemergencia.blogspot.com/2011/11/panellets.html

Otra gilipollez para pijos.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal