El engaño de la comida ecológica que venía de McDonald's

Por: | 27 de octubre de 2014

  Timthumb.php

McDonald's vs. ecológico. / LIFEHUNTERS

 

¿Sabe mejor la comida ecológica? ¿Podría la que sirven en McDonald's pasar por bío? ¿Son los expertos en gastronomía unos cantamañanas? Uno de los vídeos virales más divertidos de los últimos tiempos, publicado esta semana en YouTube por la productora holandesa LifeHunters, trata de responder a estas cuestiones con un sencillo experimento.

Dos reporteros montan un puesto en una feria alimentaria en Houten, a la que acuden muchos especialistas en gastronomía del país. Les dan a probar en forma de pinchitos una presunta alternativa ecológica a la comida rápida, y después recogen sus opiniones. Lo que han comido proviene en realidad de un McDonald's cercano, pero como los expertos no lo saben -los platos han sido sacados de sus cajas y envases, troceados y pulcramente presentados en bandejas-, todas sus opiniones resultan de lo más elogiosas. "Tiene un sabor muy puro, se nota que es ecológico y eso lo hace muy sabroso", dice uno. "Definitivamente es un producto fresco", suelta otro.

 

 

El vídeo, que produce risa y deleite a partes iguales -pocas cosas dan más gustito que ver cómo hace el ridículo un entendido-, ha obtenido una notable difusión en la red, con casi cuatro millones de visionados en una semana. Desde Amsterdam, uno de los responsables de LifeHunters, Erik Hensel, explica cómo se creó: "Somos una empresa de vídeos virales y queríamos crear algo que diera que hablar. Nos preguntamos si puedes detectar con el paladar si la comida es ecológica, así que lo probamos con la comida menos ecológica y natural imaginable, la de McDonald's. Los especialistas nos dijeron que era mucho mejor y que realmente podían degustar el elemento bío en ella".

Hensel saca dos conclusiones de su vídeo: "Cuando las personas se llaman a sí mismos 'expertos', no siempre es verdad, y la gente se cree todo lo que le dices". Asegura que todos los entrevistados estaban allí para participar en charlas, hablar sobre productos o comprarlos, y ninguno dio una opinión negativa "salvo uno que dijo que la comida sabía un poco seca". "Algunos eran críticos gastronómicos, otros, dueños de restaurantes, y otros, productores de comida", afirma, aunque algunas chicas que aparecen por el vídeo tienen toda la pinta de ser simples azafatas.

En cualquier caso, más allá de un valor periodístico cuando menos dudoso, ya que no sabemos en qué condiciones se produjo ni cómo fue manipulado en su montaje, lo mejor del reportaje es que plantea interesantes cuestiones sobre la credulidad, los prejuicios, la percepción de lo que comemos y la calidad real de la comida ecológica o de la rápida.

¿Es fácil engañarnos con la comida?

El vídeo incide en una idea que ya ha sido apuntada en experimentos anteriores: lo que sabemos, creemos saber o desconocemos sobre un alimento influye cómo lo percibimos. Si nos cuentan que un vino es extraordinario, ha ganado premios o ha costado un pastón, es probable que tendamos a juzgarlo con mayor aprecio, lo mismo que si ignoramos que sale de un tetrabrik de Hacendado. Un reciente estudio de la Universidad de Cornell (EEUU) demostró que la gente que había pagado más dinero por una comida la valoraba mejor, mientras que los que habían pagado menos por exactamente el mismo plato lo puntuaban con mayor dureza.  

"Cuando existían los ultramarinos", recuerda J.M. Mulet, biólogo y autor del libro Comer sin miedo, "a partir de la misma saca de garbanzos hacían dos bolsas. En una ponía garbanzos, y en la otra, garbanzos calidad extra, que eran más caros. Se solía agotar antes la de los más caros… siendo los mismos. Lo mismo ha pasado cuando se han hecho experimentos con catadores de vino. Un vino de 100 euros no tiene por qué estar mejor que uno de 10, pero si lo dices antes siempre van a encontrar mejor el de 100, y si no dices cuál es cuál, puede ser que ni los distingan. De hecho hasta se han hecho experimentos tiñendo vino blanco y han dado la cata como si fuera tinto".

La presión del entorno también logra efectos curiosos en la percepción de la comida. ¿Quién no se ha visto empujado a disfrutar más de algo si el resto de tus acompañantes lo está haciendo? En el vídeo quizá se produzca también el efecto "traje nuevo del emperador". "Aunque no lo encuentres bueno, te da miedo que el de al lado sí, y tu quedes como que no lo sabes apreciar", explica Mulet. "Luego está la sugestión del que te lo da, que ya te ha dicho que es muy bueno. Si tu compras unas manzanas ecológicas por un valor que triplica al de las convencionales, ya tratarás de asegurarte que están mejores como forma de autojustificarte".

¿Los expertos en gastronomía no tienen ni idea?

El reportaje invita a pensar que periodistas, críticos y otros personajes del mundillo gastronómico viven básicamente del postureo, porque son incapaces de distinguir una comida de McDonald's de una comida rápida ecológica. Reconociendo que yo también podría haber alabado la Mccomida (aunque nunca habría dicho que se notaba que era ecológica, ya que carezco del superpoder de diferenciar lo bío de lo no-bío), creo que la conclusión es un tanto injusta con los de mi gremio. Primero porque no sabemos si los expertos que salen son expertos de verdad, y segundo, porque puedes saber mucho de algo y caer en engaños similares en una situación determinada.

"Para mí el vídeo no invalida la opinión de los expertos", afirma Jordi Luque, cronista de restaurantes del suplemento Que Fem de La Vanguardia. "Presenta un engaño muy burdo: en un entorno de absoluta credibilidad, yo te digo que tal cosa que vas a comerte es de origen orgánico y no lo es. Lo que demuestra es que es fácil mentir sobre el origen de un alimento (o cualquier otro producto). Si te dicen que el entrecot que van a servirte proviene de una vaca que ha pastado en campos ecológicos y que ha sido muy bien tratada durante toda su vida, pero en realidad le han dado pienso y ha sido sacrificada a lo Toro de la Vega, ¿cómo vas a saberlo?".

En lo que el vídeo sí acierta de pleno es exponer cierta tontería bastante habitual en los ámbitos gastronómicos. "Muestra lo pedantes que somos algunos (me incluyo) cuando intentamos describir lo que comemos", reconoce Luque. "El señor viejete que dice que la comida es agradable en boca y que sólo falta el vino, en realidad lo que quiere es empinar el codo, se ve a la legua".

¿Sabe mejor la comida ecológica?

Yo no sería capaz de distinguirla. Desde mi experiencia, creo que el sabor no lo marca el ecologismo del alimento, sino otros factores como las variedades o el método de producción. JM Mulet asegura que "todas las pruebas de cata que han hecho comparando alimentos ecológicos con convencionales dan resultados similares: no se ha podido demostrar que estén mejor". Sin embargo, desde Obbio, una de las tiendas de productos bío más grandes de Barcelona, defienden la diferencia. "Cuando se trata de un producto cocinado es más dificil saber si su cultivo y elaboración es ecológico. Al aplicar calor, añadir salsas, o especias, modificamos el sabor del ingrediente original", asegura Irina Costafreda, una de las fundadoras. "Por el contrario, en los alimentos crudos; fruta, verdura, hortalizas resulta más evidente la diferencia, que se nota porque son más sabrosos".

"No obstante", añade Costafreda, "los consumidores de productos ecológicos, aparte del buen sabor, buscan alimentarse y que dichos alimentos les aporten los nutrientes que su cuerpo requiere para estar bien". Nutrientes, lo que se dice nutrientes, también los aportan los productos no ecológicos... pero entiendo que lo que quiere decir Costafreda es que el comprador de alimentos bío se mueve también por motivos de salud y de sostenibilidad.

¿La comida de McDonald's está más rica de lo que queremos reconocer?

Afirmar que la comida de McDonald's está buena podría acabar con la reputación de cualquier especialista en gastronomía. Como yo no tengo de eso, no me cuesta reconocer que algunas de sus hamburguesas mandan intensas sensaciones de gustarraco al cerebro, lo que explicaría su éxito entre los presuntos sabios holandeses de Houten. Otro asunto es que sea la comida más sana: todo ese placer está muy relacionado con la generosa cantidad de grasa, sal y azúcar presente en sus platos.

"Los productos de McDonalds no buscan alimentar, sino gustar para que la gente coma frecuentemente sus productos y de forma abundante", afirma Irina Costafreda. "Lo de menos es si se está nutriendo con dicha comida". "Demasiada sal y grasas saturadas", añade JM Mulet. "No soy partidario de demonizarla, pero no es la mejor elección". "No estoy en contra de la comida rápida, que cumple la función de saciar de forma fácil y barata el hambre", concluye Jordi Luque. "De lo que sí estoy en contra es de alimentarse exclusiva o mayoritariamente de ella. Estoy seguro de que la comida de McDonald’s sabe bien, pero también de que la heroína produce sensaciones la mar de agradables".

Documentación: Mònica Escudero.

Hay 75 Comentarios

Entiendo que la comida bio, ecológica o como queramos llamarla, es en principio mas sana por sus métodos de cultivo, la (presunta) no utilización de abonos químicos o pesticidas y no tiene nada que ver con su sabor o calidad. Es decir, que si coges unas semillas que son una porquería y las cultivas muy bio, el resultado es una porquería muy sana. Si recoges una fruta, hortaliza o verdura, cultivada de la manera mas ecológica que imaginas, antes de su correcto periodo de maduración, el resultado será algo muy insípido pero muy sano.

Es obvio que "sano" y "rico" no tienen por qué ser sinónimos.

Los consumidores por defecto somos un poco 'tonticos' y nos dejamos engañar demasiado.
Muchas veces la propia publicidad nos limita la forma de pensar, y acabamos pensado (por vagancia) lo que nos quieren imponer.
Por otro lado, si tu pones en la misma mesa una hamburguesa del McDonald's, y la siguiente hamburguesa con carne Euskolabel ... ¿quien preferiría el consumidor medio?

http://cocinadeemergencia.blogspot.com/2013/10/tosta-gourmet-con-hamburguesa-euskolabel.html

Nosotros lo tenemos claro.

No perdamos el Norte. Este vídeo ha sido hecho en los Países Bajos, cuyo (alabado) plato nacional consiste en puré tipo engrudo acompañado de una seca bola de carne picada. Un lugar donde volví a comer hígado tras 25 años sin hacerlo, del mismito tedio gastronómico que me producían sus supermercados. Resumiendo: un "experto en gastronomía holandés" es un oxímoron.

Lo importante en la comida Bio no es el sabor o la pinta, lo importante es la forma de cultivo, la sostenibilidad y el que no comamos productos toxicos con el alimento, creo.

cocina contada, algo parecido a recetas...

No por el artículo, sino por los comentarios me vino a la cabeza lo que publicó en el otro blog gastronómico de este periódico José Carlos Capel sobre el comerciante francés -y en francia- Philippe Poulanchon, de jamones españoles su experiencia con el sector.
Enlace y extracto del artículo: http://blogs.elpais.com/gastronotas-de-capel/2012/03/aquellos-jamones-de-antes.html

El francés: "Jamones ibéricos de bellota hay muy pocos. Incluso se trucan los piensos para subir el oleico artificialmente. El fraude es enorme." Capel: "Poulanchon se solivianta mientras suelta verdades como puños."

Sí que defiendo una postura que he leído por ahí, si el "experto" no va a un macdonald o no lo ha hecho hace 20 años... insípidas esas hamburguesas no serán.

Desde Holanda estoy escribiendo ahora mismo, y estoy de acuerdo con los comentarios que ya se han hecho. Aquí no tienen ni idea de lo que es comer bien... Así que hacer ese experimento en Países Bajos no tiene mucho valor

Reme, en los invernaderos de Almeria hay de todo, pero si te vas a comprar lo màs barato que ha llegado en càmaras frigorìficas... No en balde, el tomate raf, conocido Como el pata negra de los tomates, se da solo en una parte muy pequenna de la provincia.

En un estudio llevado adelante por organismos uruguayos respecto a la aceptación de la carne uruguaya en Europa quedó demostrado que existe un gran desfasaje entre preferencias racionales y preferencias gustativas. Estoy muy seguro que los resultados de este estudio son extrapolables a cualquier región del mundo y con cualquier alimento.
Extracto del artículo:
"El estudio también mostró un doble discurso del consumidor europeo. Cuando prueba la carne sin conocer el sistema de producción, le gusta más la carne producida a grano. Pero cuando se le pregunta por su preferencia, elige la carne producida a pasto. "

http://www.180.com.uy/articulo/35139_A-los-europeos-les-gusta-la-carne-uruguaya-pero-no-la-eligen

Mikel, me gusta el post porque creo que repasa, uno a uno, todos los aspectos implicados: me parece importante lo relativo al sabor de los alimentos bio cuando se trata, como en este caso, no de un producto de consumo en crudo sino de una hamburguesa en que la carne se consume picada (lo que dificulta apreciar la textura de la fibra), sazonada, condimentada y acompañada de salsas de sabor fuerte como la mostaza: es una fanfarronada atreverse a especular sobre la vida que llevó la res de una hamburguesa cargada de aliños; tampoco creo que la gente escoja una hamburguesa bio por el sabor sino por otras cuestiones más éticas y nutricionales. Me gustaría añadir que Ferrán Adriá ha señalado que la comida de McDonalds tiene una excelente relación calidad precio, aunque eso tampoco dice mucho: una porquería gratuita guarda una excelente relación calidad precio, y no digo lo de porquería por McDonalds: con mucha moderación, me encanta comerme una hamburguesa de McDonalds muy de vez en cuando, he de reconocer que disfruto con ello, aunque sé que no es lo más saludable que me puedo zampar.

Estimados señores: Mi familia llevamos trabajando con un producto complicado -el bacalao-, desde 1881 en mercados de Barcelona. Yo particularmente llevo 30 y, con prudencia, pero conocimiento de causa, diría en mayúsculas que, la inmensa mayoría de escribanos gastronómicos no tienen ni p,,, idea del producto, menos aún si el cocinero les da el cambiazo y les cuenta una película...

Nadie dice que alguien sea un paleto gastronómico por que no te guste el pata negra, si no te gusta el jamón, no te gusta ni del bueno ni del malo, como el caviar, el foie... ahora, si te jamón, pero sólo el de sobre de a 1 euro de oferta, pero no el pata negra, entonces sí, eres una paleta gastronómica con el paladar atrofiado

Lo que delata este tipo de vídeos es la cantidad de cantamañanas que parasitan las profesiones.

Estoy con Juan Maro. En Espana nos las damos de masterchefs pero sigue habiendo mucha ignorancia tambien culinaria. Y es posible que haya gente a la que le de asco en jamon pata negra? Pues si, a mi me dan asco el foie o el caviar y no por eso soy una paleta gastronomica.

Este "experimento" explica mucho más sobre la psicología humana que sobre la gastronomía o las aptitudes de los "expertos".

Pasa igual con el vino o las bebidas alcohólicas. Algunos van de entendidos pero les metes un Don Simón en una botella de Rioja y te dicen que es buenísimo y de lo mejor que han probado. El mundo está lleno de fantasmas, pero en realidad muy poca gente sabe de comida o de vinos http://goo.gl/1vRGTm

EL SEÑOR MULET ES UN TIPO QUE DA VERGÜENZA AJENA.

Pues yo estoy con Justiniano en que en Barcelona cada vez se come peor (y caro y con ínfulas de alta cocina). No quiero decir que no haya sitios buenos, pero la proporción de sitios estilo "Forraje a precio de oro" empieza a ser alarmante.

Esto es una muestra, todavía barata, de lo que te puede salir hacerte el snob, y el gran conocedor. Partirse de risa con tanto nuevo rico del este, o incuso rico de toda la vida de este país, que se creen conocedores del mundo del arte y la gastronomia, y se compran un cuadro tal cual, hecho por un niño de 6 años, por cien mil euros! Cuanta ignorancia. Tanta tanta información para que luego ni sepamos que hacer con ella y contrastarla si es verdad o no, o si lo que se dice es cierto o no. Los grandes conocedores lo son por vivencia y criterio, el resto, imorta mas bien poco.

Muy de acuerdo con Garrido y Justiniano, vivo en los Paises Bajos y esta gente son unos ineptos gastronómicos. Qué te esperas de unas personas que mojan un sandwich mixto en curryketchup, que viven a base de untar mantequilla, nocilla o mantequilla de cacahuete en el pan de molde y que me rechazaron (totalmente verídico) pata negra de a 90 euros el kilo por estar grasoso y mientras preferían comer el de campofrio terrible que se vende aquí en sobres! Posiblemente sea uno de los países con mayores atentados gastronómicos.

Con respecto al video? Hubiera colado igualmente en multitud de sitios, somos áltamente sugestionables y nos gusta darnoslas de entendidos...

Me ha gustado el artículo, porque están puestas las dos visiones del asunto, pero me resulta siempre triste que la única persona a la que se busque para poner en tela de juicio a la alimentación biológica sea el señor JMM Mulet, que en su blog no se corta a la hora de insultar y faltar al respeto a las personas que optamos por lo biológico (la mayoría, no por cuestión de sabor, que no somos tontos, sino por cuestiones de sostenibilidad, consumo local, etc.).

Bah! hacer esto con holandeses es trampa. En ese país no saben comer, y cualquier caca rebozada les sabe a gloria. Esos periodistas listillos no tienen huevos (orgánicos) de hacer lo mismo en un país decente como Francia o Italia.

PD Y no pongo España porque aquí cada vez se come peor. Por lo menos en BCN todo es porquería para turistas con reducción de vinagre de Módena.

Sobre el estudio de la Universidad de Cornell... creo que es más bien como después dice Mulet en el artículo: si pagas más por un mismo producto, quieres justificar a toda costa el precio que has pagado por ella, y sobre todo que no te han tomado el pelo, aunque creo que después, en privado, lloras todas tus lágrimas mientras miras las telarañas de tu bolsillo. En mi casa, es al revés. La comida que nos ha costado más barata la ensalzamos, y la que nos ha costado más cara, somos muy críticos... los mejores restaurantes para nosotros son aquellos en los que comes muy muy bien y no te dejas medio sueldo en un almuerzo... aunque eso sí, no vas a comer las delicatessen que te dan en un restaurante de estrella michelin

por eso yo siempre vuelo en Ryanair en vez de los timos de Iberia,air europa y Vueling.

Vi ayer la noticia y la verdad es que me reí bastante, hay mucho crítico suelto al que le vendrían bien un buen par de **** para quitarle la tontería... Esto es un zas en toda la boca de campeonato, me alegro.

En realidad no se trata de la comida, ni mucho menos del Mcdonalds. La neurociencia lleva décadas explicando este tipo de "fenómenos" y tienen que ver con nuestra sumisión al grupo y especialmente al concepto de obediencia a lo que creemos como poder/reputación establecido. Los seres humanos en cuanto seres sociales tendemos a ser obedientes como borregos. Hay un montón de experimentos realizados, por cierto mucho más espectaculares y desasosegantes por lo que implican, y hechos en entornos realmente científicos. Aunque aviso por si alguien los quiere ver, no dan mucha confianza en lo que realmente es el ser humano...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal