El engaño de la comida ecológica que venía de McDonald's

Por: | 27 de octubre de 2014

  Timthumb.php

McDonald's vs. ecológico. / LIFEHUNTERS

 

¿Sabe mejor la comida ecológica? ¿Podría la que sirven en McDonald's pasar por bío? ¿Son los expertos en gastronomía unos cantamañanas? Uno de los vídeos virales más divertidos de los últimos tiempos, publicado esta semana en YouTube por la productora holandesa LifeHunters, trata de responder a estas cuestiones con un sencillo experimento.

Dos reporteros montan un puesto en una feria alimentaria en Houten, a la que acuden muchos especialistas en gastronomía del país. Les dan a probar en forma de pinchitos una presunta alternativa ecológica a la comida rápida, y después recogen sus opiniones. Lo que han comido proviene en realidad de un McDonald's cercano, pero como los expertos no lo saben -los platos han sido sacados de sus cajas y envases, troceados y pulcramente presentados en bandejas-, todas sus opiniones resultan de lo más elogiosas. "Tiene un sabor muy puro, se nota que es ecológico y eso lo hace muy sabroso", dice uno. "Definitivamente es un producto fresco", suelta otro.

 

 

El vídeo, que produce risa y deleite a partes iguales -pocas cosas dan más gustito que ver cómo hace el ridículo un entendido-, ha obtenido una notable difusión en la red, con casi cuatro millones de visionados en una semana. Desde Amsterdam, uno de los responsables de LifeHunters, Erik Hensel, explica cómo se creó: "Somos una empresa de vídeos virales y queríamos crear algo que diera que hablar. Nos preguntamos si puedes detectar con el paladar si la comida es ecológica, así que lo probamos con la comida menos ecológica y natural imaginable, la de McDonald's. Los especialistas nos dijeron que era mucho mejor y que realmente podían degustar el elemento bío en ella".

Hensel saca dos conclusiones de su vídeo: "Cuando las personas se llaman a sí mismos 'expertos', no siempre es verdad, y la gente se cree todo lo que le dices". Asegura que todos los entrevistados estaban allí para participar en charlas, hablar sobre productos o comprarlos, y ninguno dio una opinión negativa "salvo uno que dijo que la comida sabía un poco seca". "Algunos eran críticos gastronómicos, otros, dueños de restaurantes, y otros, productores de comida", afirma, aunque algunas chicas que aparecen por el vídeo tienen toda la pinta de ser simples azafatas.

En cualquier caso, más allá de un valor periodístico cuando menos dudoso, ya que no sabemos en qué condiciones se produjo ni cómo fue manipulado en su montaje, lo mejor del reportaje es que plantea interesantes cuestiones sobre la credulidad, los prejuicios, la percepción de lo que comemos y la calidad real de la comida ecológica o de la rápida.

¿Es fácil engañarnos con la comida?

El vídeo incide en una idea que ya ha sido apuntada en experimentos anteriores: lo que sabemos, creemos saber o desconocemos sobre un alimento influye cómo lo percibimos. Si nos cuentan que un vino es extraordinario, ha ganado premios o ha costado un pastón, es probable que tendamos a juzgarlo con mayor aprecio, lo mismo que si ignoramos que sale de un tetrabrik de Hacendado. Un reciente estudio de la Universidad de Cornell (EEUU) demostró que la gente que había pagado más dinero por una comida la valoraba mejor, mientras que los que habían pagado menos por exactamente el mismo plato lo puntuaban con mayor dureza.  

"Cuando existían los ultramarinos", recuerda J.M. Mulet, biólogo y autor del libro Comer sin miedo, "a partir de la misma saca de garbanzos hacían dos bolsas. En una ponía garbanzos, y en la otra, garbanzos calidad extra, que eran más caros. Se solía agotar antes la de los más caros… siendo los mismos. Lo mismo ha pasado cuando se han hecho experimentos con catadores de vino. Un vino de 100 euros no tiene por qué estar mejor que uno de 10, pero si lo dices antes siempre van a encontrar mejor el de 100, y si no dices cuál es cuál, puede ser que ni los distingan. De hecho hasta se han hecho experimentos tiñendo vino blanco y han dado la cata como si fuera tinto".

La presión del entorno también logra efectos curiosos en la percepción de la comida. ¿Quién no se ha visto empujado a disfrutar más de algo si el resto de tus acompañantes lo está haciendo? En el vídeo quizá se produzca también el efecto "traje nuevo del emperador". "Aunque no lo encuentres bueno, te da miedo que el de al lado sí, y tu quedes como que no lo sabes apreciar", explica Mulet. "Luego está la sugestión del que te lo da, que ya te ha dicho que es muy bueno. Si tu compras unas manzanas ecológicas por un valor que triplica al de las convencionales, ya tratarás de asegurarte que están mejores como forma de autojustificarte".

¿Los expertos en gastronomía no tienen ni idea?

El reportaje invita a pensar que periodistas, críticos y otros personajes del mundillo gastronómico viven básicamente del postureo, porque son incapaces de distinguir una comida de McDonald's de una comida rápida ecológica. Reconociendo que yo también podría haber alabado la Mccomida (aunque nunca habría dicho que se notaba que era ecológica, ya que carezco del superpoder de diferenciar lo bío de lo no-bío), creo que la conclusión es un tanto injusta con los de mi gremio. Primero porque no sabemos si los expertos que salen son expertos de verdad, y segundo, porque puedes saber mucho de algo y caer en engaños similares en una situación determinada.

"Para mí el vídeo no invalida la opinión de los expertos", afirma Jordi Luque, cronista de restaurantes del suplemento Que Fem de La Vanguardia. "Presenta un engaño muy burdo: en un entorno de absoluta credibilidad, yo te digo que tal cosa que vas a comerte es de origen orgánico y no lo es. Lo que demuestra es que es fácil mentir sobre el origen de un alimento (o cualquier otro producto). Si te dicen que el entrecot que van a servirte proviene de una vaca que ha pastado en campos ecológicos y que ha sido muy bien tratada durante toda su vida, pero en realidad le han dado pienso y ha sido sacrificada a lo Toro de la Vega, ¿cómo vas a saberlo?".

En lo que el vídeo sí acierta de pleno es exponer cierta tontería bastante habitual en los ámbitos gastronómicos. "Muestra lo pedantes que somos algunos (me incluyo) cuando intentamos describir lo que comemos", reconoce Luque. "El señor viejete que dice que la comida es agradable en boca y que sólo falta el vino, en realidad lo que quiere es empinar el codo, se ve a la legua".

¿Sabe mejor la comida ecológica?

Yo no sería capaz de distinguirla. Desde mi experiencia, creo que el sabor no lo marca el ecologismo del alimento, sino otros factores como las variedades o el método de producción. JM Mulet asegura que "todas las pruebas de cata que han hecho comparando alimentos ecológicos con convencionales dan resultados similares: no se ha podido demostrar que estén mejor". Sin embargo, desde Obbio, una de las tiendas de productos bío más grandes de Barcelona, defienden la diferencia. "Cuando se trata de un producto cocinado es más dificil saber si su cultivo y elaboración es ecológico. Al aplicar calor, añadir salsas, o especias, modificamos el sabor del ingrediente original", asegura Irina Costafreda, una de las fundadoras. "Por el contrario, en los alimentos crudos; fruta, verdura, hortalizas resulta más evidente la diferencia, que se nota porque son más sabrosos".

"No obstante", añade Costafreda, "los consumidores de productos ecológicos, aparte del buen sabor, buscan alimentarse y que dichos alimentos les aporten los nutrientes que su cuerpo requiere para estar bien". Nutrientes, lo que se dice nutrientes, también los aportan los productos no ecológicos... pero entiendo que lo que quiere decir Costafreda es que el comprador de alimentos bío se mueve también por motivos de salud y de sostenibilidad.

¿La comida de McDonald's está más rica de lo que queremos reconocer?

Afirmar que la comida de McDonald's está buena podría acabar con la reputación de cualquier especialista en gastronomía. Como yo no tengo de eso, no me cuesta reconocer que algunas de sus hamburguesas mandan intensas sensaciones de gustarraco al cerebro, lo que explicaría su éxito entre los presuntos sabios holandeses de Houten. Otro asunto es que sea la comida más sana: todo ese placer está muy relacionado con la generosa cantidad de grasa, sal y azúcar presente en sus platos.

"Los productos de McDonalds no buscan alimentar, sino gustar para que la gente coma frecuentemente sus productos y de forma abundante", afirma Irina Costafreda. "Lo de menos es si se está nutriendo con dicha comida". "Demasiada sal y grasas saturadas", añade JM Mulet. "No soy partidario de demonizarla, pero no es la mejor elección". "No estoy en contra de la comida rápida, que cumple la función de saciar de forma fácil y barata el hambre", concluye Jordi Luque. "De lo que sí estoy en contra es de alimentarse exclusiva o mayoritariamente de ella. Estoy seguro de que la comida de McDonald’s sabe bien, pero también de que la heroína produce sensaciones la mar de agradables".

Documentación: Mònica Escudero.

Hay 75 Comentarios

Una de mis peores experiencias gastronómicas tuvo lugar allí, en un MacDonald's de Amsterdam, donde fui conducida por la manada (excursión de veinteañeros). Me pareció que la hamburguesa era insoportable, seca e insípida, como para tirarla por un puente. Han tenido que mejorar mucho para hacerlas pasar por una hamburguesa groumet (que las hay buenísimas, sin ser bio). Y luego, siguiendo en la línea comida basura a la que es difícil sustraerse cuando formas parte de un grupo de veinteañeros sin recursos, probamos las famosas patatas fritas holandesas. Un horror, pero al resto les gustó todo: las hamburguesas y las patatas.
Por cierto, espero que MacDonald's no estuviera detrás de este supuesto vídeo subversivo, que cosas más rebuscadas se han visto.

El problema del sabor de las verduras y frutas del supermercado no es por no ser ecológicas, es porque las plantan en esponjas, les ponen lámparas de rayos UVA en lugar de ponerlas al sol y las recogen verdes para que no se aplasten en la caja. Pon una tomatera en tu huerto y coge los tomates cuando estén maduros y verás la diferencia, aunque le eches fertilizantes y herbicidas. Si no los echas es probable que tus tomates no puedas ni recogerlos.

Bio, eco, mac... no me queda claro que tienen que ver esos conceptos con la relatividad del gusto. Las moscas no se equivocan. Pero son moscas.

Siempre que puedo compro producto ecológico, vaya por delante, por motivos de sostenibilidad. No me parece muy recomendable un producto cultivado en una atmósfera tóxica. Pero lo cierto es que es una producción cara que sobre todo se dirige al consumidor con dinero.
Ahora bien, es imposible distinguir un producto bio de un producto no bio pero bien cultivado o criado. Mi cuñado tiene unos tomates, pimientos, cardo... cojonudos, pero mejor no mirar los pesticidas y plaguicidas que utiliza.
Es evidente que en los supermercados habituales la mayor parte de la fruta y verdura son de cartón piedra, nada sabe a nada ni tiene una textura medianamente reconocible, pero eso no quiere decir que los productos de calidad tengan una vitola "trascendente" que se puede diferenciar con facilidad. Ahí los bio se pasan un poco.
Que la comida basura está rica tampoco hay que ponerlo en duda, otra cosa es la delicadeza del sabor, que es nula, y el ambiente de cultura norteamericana que lo rodea y le hace parecer más deseable, para mí bastante agobiante.
En cuanto a los expertos, me gustaría ver que nos recomienden cosas de todos los días, que el am@ de casa pueda encontrar sin volverse tarumba. Por mucho que lo intenten siempre te salen con el ingrediente estrambótico que "se encuentra en tiendas del ramo o herboristerías" o el vino o el queso que no se encuentran en ninuna parte (por ejemplo, el recetario de Ferran Adria "comida de la familia" tiene platos buenos pero no le fata el Simichi y alguna especia rara que no tienen en mercadona, día, carrefour ni hipercor.
Vamos: que los expertos debieran ponerse un poco más a la altura de "El comidista" y dejarse de rollos.

En algunos casos, sí es posible detectar cuándo es un producto ecológico. Suelo comprar tomates y hortalizas de los invernaderos de Almería y, qué os voy a contar, no tienen sabor y están más duros que una piedra. A veces recibo cajas de una cooperativa agroecológica en la que he trabajado de voluntaria y sé cuáles son sus métodos y los tomates son pura gloria. Tienen sabor, no te rompes un diente cuando los comes, son jugosos y huelen bien.

Cuánto complejo antiamericano y nacionalismo barato en cuanto sale McDonalds a la palestra. Me gustaría que hubiera esta crítica excesiva y este sobre control sobre los bocatas de chorizo de cualquier bar español, sus churros con chocolate, pinchos de tortilla hechos con huevina etc...A ver si maduramos y no nos dejamos llevar por miedos y xenofobias hacia lo que nos resulta ajeno.

Desde luego, es una verdad como un templo, y no solo en lugares de dudosa reputación gastronómica, como han dicho algunos. A más de uno seguro que les han dado gato por liebre en restaurantes y han salido encantados.
Y en cuanto a lo que dices de lo sabrosa que es la comida rápida, hay que reconocer que la sal es un potenciador, y que la grasa es precisamente lo que le da mejor sabor a las cosas, y de estos dos ingredientes este tipo de comida está llena.

Alguien lo ha dicho ya y merece la pena repetirlo: El que haya estado en Holanda y degustado la comida holandesa sabrá que el nivel gastronómico muy alto no es, la verdad. Patata, pescado del atlántico con salsas y queso de bola. No digo más.

El contexto del video es muy importante: hablamos de los Países Bajos, de dudoso gusto grastronómico y limitada cultura culinaria (una vez un holandés me dijo " La mejor cocina holandesa es la cocina indonesia", no comment), de una feria gastronómica abierta al público, no necesariamente experto y de una forma de ser, en general, que evita los conflictos. Pero intuyo que en cualquier punto de España pasaría lo mismo, porque el paladar y el sentido de la crítica necesitan entrenamiento y en general los tenemos un poquito abandonados.

El problema de esos "expertos" es muy sencillo: no han ido a un McDonald en su vida. Yo que voy de vez en cuando, creo que sabría distinguir una hamburguesa de McDonald de una de Burger King. Es cuestión de experiencia, y de no sentirse obligado ante supuestas convicciones que a la postre no son más que poses.

Veo mucha confusión por aquí. Vamor a ver, los que consumimos comida ecológica lo hacemos mayormente por 3 razones: 1. sostenibilidad medioambiental 2. sensibilidad por el maltrato animal 3. salud. El cuarto factor, el de tenga mejor sabor o no, al final es secundario. No siempre lo ecológico o lo bio es más sabroso (aunque suele serlo) y nadie niega que un Big Mac esté rico. Así que el video me parece una soberana estupidez y de una tremenda irresponsabilidad porque al final no es si no una defensa subrepticia de la comida basura. Y me apena que el señor López Iturriaga le dé publicidad, la verdad.

Veo mucha confusión por aquí. Vamor a ver, los que consumimos comida ecológica lo hacemos mayormente por 3 razones: 1. sostenibilidad medioambiental 2. sensibilidad por el maltrato animal 3. salud. El cuarto factor, el de tenga mejor sabor o no, al final es secundario. No siempre lo ecológico o lo bio es más sabroso, y nadie niega que un Big Mac esté rico. Pero m

Again Comidista, gracias por arrojar luz, aunque sea gastronómicamente hablando.

Pues las hamburguesas de McDonald's son de la categoría 'suela de zapato' si no fuera por todo el aderezo y los ingredientes secretos que me meten. El regusto a grasa también es notable. Vaya gastronomos de pacotilla, o directamente cantamañanas hay suelos por ahí .. En la era delpequeño ni-nicolás triunfan los telepredicadores, 'expertos', conferenciantes, tertulianos, gurús y demás fauna de nueva hornada de la pillería y de la economía de la especulación. Es decir, vendedores de humo y recitadores de palabras vacuas, correspondientemente coreados y jaleados por personas interesadas o directamente por personas torpes con déficit de atención (léase la mayoría votante) y sin la menor capacidad crítica y menos autocrítica.

Ese aditivo que detectas, José Luis, se llama glutamato monosódico y es un potenciador del sabor que resulta adictivo; es decir, intentan hacerte yonki de sus propias hamburguesas

Hay engaños con la comida que no son perniciosos para la salud como el juego mágico que os presentamos. Tan sólo percibimos una rebanada de pan, el huevo es invisible.
http://dosyemas.com/index.php/tostada-inglesa

Es lo malo que tiene creerte experto en algo y sobretodo en algo que dependa de alguno de los 5 sentidos, porque cada uno siente y gusta de una forma muy diferente.
Por eso nosotros recomendamos lugares en base a la experiencia, pero nunca como expertos.
Es más casi siempre nos salimos de la norma y de los famosos tenedores, estrellas michelin y demás premios que tan solo se basan en ..... bueno dejémoslo ahí. http://www.capitanfood.com

jajaja, Cuanto tonto culo por el mundo, snobs, cools y casca bombillas todos. Lo "orgánico" (que vaya palabra, porque todo hasta las hamburguesas de laboratorio aquellas famosas son orgánicas por definición) lo único que está haciendo es que al final tengamos que acabar con el amazonas por completo para poder cultivar lo que vamos a necesitar de comida como sigamos creciendo como lo hacemos XD. Menos tonterias y más transgénicos, que al final, todos coméis genes os gustes o no jajajaja. Dios, qué panda de inculturetas el mundo este...

La comida basura la analiza el estómago mejor que nadie, por horas repites el un gusto, más la típica sensación del envenenamiento ligero: digestión dificil. Cualquiera que compare con comidas sanas nota al instante el veneno

El problema no és tant la immediatés com el futur. Càncer, al·lèrgies, intolerància, disminució de la biodiversitat...

Tot difícilment demostrable sense estudis seriosos a llarg termini però que jo crec, - o vull creure - perquè sinó no s'expliquen moltes intoleràncies dels darrers anys.

Expertos? JA . Es por todos sabidos que la gente se vuelve sumisa y credula uando la tv esta de por medio. Estoi no demuestra nada mas que lo anteriormente dicho

ESTO INDICA TODAS LAS CHORRADAS QUE SE HAN IMPUESTO ALREDEDOR DEL VINO, LOS RESTAURANTES, LA COMIDA BIO, ETC... CHORRADAS TODAS. YO ESCUCHE DECIR EN UNA CATA DE VINO, QUE TENÍA RETRO GUSTO A SILLA DE MONTAR USADA Y TODAVÍA ME ESTOY PARTIENDO LA CAJA.

He ido bastantes veces a Mc Donal´s ,por los hijos, vacaciones con presuepuesto ajustado, antojos... No me considero gourmet, pero en los Mc´s hay un olor característico cuando entras, ya sea en Francia, en España y creo que son los aditivos que le echan a la carne que la hce parecer más sabrosa. He probado con mi hija si al fliete le echo un poco de salsa de soja , entonces, la encanta el filete. Creo que con el tema de lo "ecológico" u "orgánico" nos engañan

Como la vida misma. Muy relacionado con esto está este artículo que hace poco escribimos:

http://www.cocinoaconciencia.com/el-contexto-en-la-comida/

Saludos

Tengo buen diente pero creo que me resultaría imposible detectar una carne de buena calidad bio frente a la misma carne no-bio (nunca he hecho la prueba) pero de eso a no distinguir la carne de McDonald's de una carne de buena calidad va un mundo porque esta última prueba sí que la he hecho y acerté siempre. Los "expertos" holandeses en carne no parecen muy expertos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal