Alerta mochi: hay pasteles que matan

Por: | 12 de enero de 2015

Harakimochi(1)

MATT MATERA

 

Mi año ha empezado con emociones contrapuestas. Unas noticias me empujan a creer en el futuro de la raza humana, como por ejemplo que el bloguero de moda Pelayo Díaz haya tenido que cancelar sus clases magistrales para “digital influencers” ante la inexistencia de 15 cretinos dispuestos a pagar 1.500 euros por ellas. Otras, por el contrario, me llevan a cuestionarlo todo.

Yo creía que los japoneses eran la gente más moderada y sensata del planeta en términos alimentarios, un reducto de delicadeza, contención y omega-3 en un mundo plagado de grasas, azúcares y zafios excesos. Y de repente me los he encontrado como protagonistas de una de las tradiciones gastronómicas más letales del mundo.

Leo en The Guardian que durante estas fiestas nueve personas han muerto y 13 permanecen en hospitales en estado grave en Japón por comer mochis, que no son setas ni peces venenosos ni nada parecido, sino unos pastelitos tradicionales de arroz de aspecto inocente y alma asesina. Se consumen en cantidades industriales en estas fechas y, si no andas con cuidado, puedes atragantarte, ahogarte y morirte con uno pegado en la garganta. Cual ola de calor o epidemia de gripe cualquiera en España, cada año nuevo se llevan por delante su decenita de ancianos.

El diario británico aporta algunos mochidatos escalofriantes: los japoneses consumen un kilo de estos gomosos bizcochos por persona al año, la mayoría de ellos en la primera semana de enero. El 80% de los fallecidos por mochi son personas mayores. Las autoridades recomiendan no tomarlos jamás estando solo, mientras que la industria alimentaria busca una fórmula de mochi menos pegajosa y, por lo tanto, menos peligrosa.

Personalmente, siempre desconfié de un producto que tiene como nombre el apellido de Juan Erasmo, aquel cantante de los setenta que nos regaló Mami Panchita y Los que se van, pero nunca imaginé que pudiera ser un arma letal. Cuando lo probé no me pasó nada más allá de reafirmarme en la idea de que, en cuestión de postres, el abismo cultural que me separa del Lejano Oriente es demasiado grande. Me siento incapaz de disfrutar de esa textura chiclosa, y el arroz nunca llena el hueco grabado en mi memoria por la harina de trigo, los huevos o la leche de la repostería europea. En definitiva, los mochis me parecen un soberano aburrimiento. Lo bueno es que, por una vez, mis prejuicios de hombre occidental tendrán un lado positivo, y me mantendrán inmune a una muerte ridícula.

 

Memoria histórica: los crímenes de Mochi. / YOUTUBE

 

Esta columna fue publicada originalmente en la Revista Sábado de la edición impresa de EL PAÍS.

Hay 25 Comentarios

El mochi de té verde está muy bien. Aquí es fácil de comprar en tiendas de productos de comida oriental. Hay un gran supermercardo en la carretera de Toledo, a la altura de Fuenlabrada que tiene varios sabores y marcas. Pero desde luego, como los mochis que venden en Tokyo en los pequeños puestos locales... frescos, dulces, pastositos, sí, pero muy ricos.

pero que dices Mikel!!!! No se si seré yo la rara, pero a mi me parecen una delicia, sobre todos los rellenos con helado de té verde o los de fresa natural con azuki. Quizás es que no has probado uno decente en tu vida, no sé!
En cuanto al caracter de los japos, yo también creía que eran los seres más educados , amables y monos sobre la faz de la tierra, pero NO. Después de trabajar con ellos codo a codo mi veredicto es que es todo una fachada para engañar al mundo y en realidad son todos unos psicopáticos (así, generalizando).

@Jose lo que dicen al contestar el teléfono es "moshi moshi", nada que ver con el mochi :)

A mi me encantan los mochis de te verde. Aunque su textura es muy rara para nosotros, mi media naranja los ha rebautizado directamente como la "teta plástica".

Te contradizco o contradugo, Itu. El arroz sí que tiene hueco en los postres occidentales, sobre todo del occidente de Asturias...

Vivo en China desde hace algunos años, y me encantan las cocinas china, japonesa, tailandesa, vietnamita o coreana. Sin embargo, lo que dice Mikel es una verdad como un templo: para el paladar occidental, los postres y dulces orientales son, en general, una espeluznante fusión entre ETA y el Estado Islámico. En el caso concreto de China, es impepinable para el occidental recién llegado al país entrar en una pastelería, comprarte un bollito creyendo que está relleno de chocolate y descubrir con aprensión, en el primer bocado, que en realidad el relleno es la apestosa pasta de judía roja. Lamtentéibol.

No he probado los mochis en mi vida, así que no se sí tengo derecho a opinar. Perp me viene a la mente (quizá por la proximidad de las fechas) el polvorón.Ese,ese sí que es difícil de tragar. Y me pregunto ¿tendremos en España una estadística de viejecitos fallecidos en las últimas Navidades por ingesta de polvorón de Pamplona? Felices mochis.

Felices mochis.

Pues podría ser buena idea ponerlos de moda en España, pensando sobre todo en cuadrar las cuentas de las pensiones...

...hay que pillarles el puntillo, no son nuestros postres, pero yo soy fanss... si pillas uno con fresas y nata de verdad dentro, o con helado.... que sean frescos, si los envasan ahí que son incomibles... la vida es breve, juégatela :D

Yo soy una verdadera adicta a los mochis de judía roja (Azuki creo que se llama), y tengo más que asumido que moriré joven dejando un bonito cadáver jajaja

Cierto es que la textura es ciertamente... complicada. Pero precisamente el hecho de que no sea excesivamente dulce es lo que más me gusta xD

La primera y única vez que comí un mochi fue en un japonés de Valencia. Era el único "postre" y nos lo trajeron... envuelto en su plástico, como recién importado desde Osaka. Aquello era perfectamente incomible, una masa correosa e insípida que se pegaba a todas partes y no había forma de diluir ni con siete tragos de sake -ni de salfumán-. Espantoso y asqueroso, le culpo a él directamente de la diabetes que sufro hoy día.

Cuando vi la película de Coixet sobre Japón, me llamó mucho la atención la escena en que ella come un mochi de fresa. Lo hacía como si fuera esponjoso y suave, parecía algodón de azúcar pero mucho más apetitoso. Consternado, supuse que el mochi que difíclmente me tragué estaba más pasado y rancio que un especial Nochevieja (Mochivieja) con Fernando Esteso.

Hoy te leo y me pregunto si mi mochi y el tuyo son hermanos, si en Japón son diferentes, si Coixet nos engaña o si en realidad morí ahogado aquel día y aún no me he enterado....

Ya me he hecho un lío. Entonces, ¿qué quieren decir los japoneses cuando descuelgan el teléfono y dicen "mochi mochi"? Es como si nosotros dijéramos "polvorón polvorón". Yo no lo digo pero lo pienso cuando me llama la churri.

Mikel, ¿podrías hacer un artículo explicando que dieta usan las asiáticas para estar así de delgadas y de bien?: http://goo.gl/1E0Vib

Estoy con Mikel: aunque soy fans a tope de la cocina japonesa, en que la repostería japonesa deja bastante que desear, quizás se deba una tradición de falta de azúcar en el mercado, o a la relativa escasez de cereales mejor panificables como el trigo.
Aviso para navegantes: he comido dorayakis todo lo auténticos que se puedan conseguir en España (con confitura de haba mungo dentro y tal) y son bastante insípidos y arenosos.

Comer mochis es el siguiente nivel una vez que eres capaz de comerte un bocata de pan del día anterior con polvorones y un vasito de agua calentita para bajarlo. Tortura total. Me da escalofríos pensar en esos pasteles tan gomosos.

Gasp...No entiendo. Pero si comer estos dulces es tradición, habrá una razón.
Yo, que soy italiana, prefiero comer una rebanada de torta :-)
Buenos días a todos!
Chao Sarah

http://www.gastronomiaditalia.com

@Verónica, tienes toda la razón.

A mí lo que me atraganta son aquellos comentaristas que ni disimulan y lo único que opinan es pásate por mi blog.

Yo solo conocía los dorayakis de Doraemon, esos sí que tienen buna pinta, me los imagino rellenos de Nutella o de mermelada de frambuesas, aunque nunca superaran a una Sacher és verdad!
Yo para fin de año tomé un plato de tartar de salmon con aguacate y granadas com mucho omega3 que estaba delicioso y no és letal para nada
http://lesreceptesquemagraden.blogspot.com.es/2014/12/tartar-de-salmo-alvocat-i-magrana.html

Pues a mí me gustan los mochis (con medida) y no me siento víctima de la gastromodernitis. Es cierto que por la textura chiclosa pueden ser algo problemáticos, pero por la misma regla de tres tendríamos que dejar de comer pollo (huesitos traicioneros), pescado (espinitas homicidas) y polvorones (argamasa malévola). Vamos, que no es que coman una especie supervenenosa de rana, ni nada. Una vez conocí a un tío que acabó en el hospital con el intestino perforado por haberse comido un pintxo con palillo y todo...Igual la cosa es comer despacito y masticar bien, que parece que se nos ha olvidado.

En cuanto a las clases para digital influencers por 1500 leuros sólo puedo decir WTF!!!

Los mochis son mano de santo antes de acostarse para las resacas

Tampoco es que acabemos de descubrir la pólvora, Mikel. Que en Europa tenemos una tradición repostera mucho más arraigada que en el resto del mundo -Francia, por supuesto, Suecia, Holanda, Suiza, España, pero también países como República Checa, Albania- no es un cuestión de ego sino de puro sentido común.

No era ningún aficionado a estos pastelillos, pero sí que he tomado unos recientemente que me han hecho darles una oportunidad a la repostería japo sin echarme a reír a carcajadas: Chuka Ramen Bar, abierto en noviembre en Madrid. Bizcocho ligero, nada almidonado y helado de limón para contrarrestar. Muy rico.

Frente a los mochis asesinos nuestra "gran gominola", que aunque en la película causara estragos la que presentamos en nuestro blog hará las delicias de los paladares más golosos.
http://www.dosyemas.com/index.php/gominolas

Ave mochi, morituri te salutan. En todas las regiones del mundo hay tradiciones medio monguers y platos relativamente peligrosos, pero lo que realmente me asusta son las mentes temerarias que toman esas ideas y las llevan de un lugar a otro por puro divertimento y por el hecho de que como muere gente nos parece peligroso y "emochionante". El año que viene tendremos gente comiendose 12 mochis para fin de año. Que viva españistan!!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal